LA  CONQUISTA DEL ESPACIO un trabajo de José Oliver Sinca

  MISIONES ORBITALES MARCIANAS:

  STATUS:

EN CURSO

   

MARS ORBITERS: TODAS LAS NAVES EN ORBITA DE MARTE(DESARROLLO DE LAS MISIONES)

LOGO IR A DESCRIPCIÓN DE LA MISISON
MARS EXPRESS (ESA)
MRO (MARS RECONNAISSANCE ORBITER) (NASA)
MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution) (NASA)
MOM-MANGALYAAN ( (ISRO)
TGO (Trace Gas Orbiter) (ESA)
EMM-HOPE PROBE (EMIRATES MARS MISSION) (EAU)

 

 

 

30 de julio de 2021, Las arcillas, no el agua, son la fuente probable de los 'lagos' de Marte. La nave espacial MRO detectó arcillas cerca de este hielo; Los científicos han propuesto que tales arcillas son la fuente de reflejos de radar que previamente se han interpretado como agua líquida. La imagen parece arcilla con muchas líneas arenosas que van verticalmente. MRO detecta arcillas y hielo: esta imagen tomada por el Mars Reconnaissance Orbiter muestra capas de hielo en el polo sur de Marte. La nave espacial detectó arcillas cerca de este hielo; Los científicos han propuesto que tales arcillas son la fuente de reflejos de radar que previamente se han interpretado como agua líquida.

Donde hay agua, hay vida. Ese es el caso en la Tierra, al menos, y también la razón por la que los científicos siguen atormentados por cualquier evidencia que sugiera que hay agua líquida en el frío y seco Marte. El planeta rojo es un lugar difícil para buscar agua líquida: si bien el agua helada es abundante, cualquier agua lo suficientemente caliente como para ser líquida en la superficie duraría solo unos momentos antes de convertirse en vapor en el tenue aire de Marte. De ahí el interés generado en 2018, cuando un equipo dirigido por Roberto Orosei del Istituto Nazionale di Astrofisica de Italia anunció que había encontrado evidencia de lagos subterráneos muy por debajo de la capa de hielo en el polo sur de Marte. La evidencia que citaron provino de un instrumento de radar a bordo del orbitador Mars Express de la ESA (Agencia Espacial Europea).

Las señales de radar, que pueden penetrar la roca y el hielo, cambian a medida que se reflejan en diferentes materiales. En este caso, produjeron señales especialmente brillantes debajo del casquete polar que podrían interpretarse como agua líquida. La posibilidad de un entorno potencialmente habitable para los microbios era emocionante. Pero después de observar más de cerca los datos, junto con experimentos en un laboratorio frío aquí en la Tierra, algunos científicos ahora piensan que las arcillas, no el agua, podrían estar creando las señales. En el último mes, un trío de nuevos artículos han desentrañado el misterio y pueden haber secado la hipótesis de los lagos.

Por supuesto, no sería la primera vez que una interesante hipótesis relacionada con el agua desencadena una serie de investigaciones. En 2015, el Mars Reconnaissance Orbiter encontró lo que parecían rayas de arena húmeda corriendo por las pendientes, un fenómeno llamado "líneas de pendiente recurrentes". Pero las observaciones repetidas utilizando la cámara HiRISE de la nave espacial han revelado desde entonces que esto es más probable que sea el resultado de los flujos de arena. Un artículo publicado a principios de este año encontró muchas líneas de pendiente recurrentes después de una tormenta de polvo global en Marte en 2018.El hallazgo sugirió que el polvo que se deposita en las pendientes desencadena flujos de arena, que, a su vez, exponen los materiales subterráneos más oscuros que dan a las líneas su coloración distintiva.

Al igual que con la hipótesis de la arena húmeda, varios científicos comenzaron a pensar en formas de probar la hipótesis de los lagos subterráneos. "Hubo la sensación de que deberíamos tratar de abordar esto", dijo Isaac Smith de la Universidad de York en Toronto, quien organizó la conferencia en Ushuaia y dirigió el estudio más reciente que muestra que las arcillas pueden explicar las observaciones.

Los puntos de colores representan sitios donde el orbitador Mars Express de la ESA ha detectado reflejos brillantes de radar en el casquete polar sur de Marte. Estos reflejos se interpretaban anteriormente como agua líquida subterránea, pero su prevalencia y proximidad a la superficie helada sugieren que pueden ser otra cosa. ¿Lagos subterráneos o algo más?.

Entre esos científicos estaba Plaut. Él y Aditya Khuller, un estudiante de doctorado de la Universidad Estatal de Arizona que estaba haciendo una pasantía en el JPL, analizaron 44.000 ecos de radar de la base del casquete polar a lo largo de 15 años de datos MARSIS. Aparecieron docenas de reflejos más brillantes como los del estudio de 2018. Pero en su artículo reciente publicado en Geophysical Research Letters, encontraron muchas de estas señales en áreas cercanas a la superficie, donde debería estar demasiado fría para que el agua permanezca líquida, incluso cuando se mezcla con percloratos, un tipo de sal que se encuentra comúnmente en Marte. que puede reducir la temperatura de congelación del agua.

Carver Bierson de ASU completó un estudio teórico que sugiere varios materiales posibles que podrían causar las señales, incluidas arcillas, minerales que contienen metales y hielo salino. Pero Isaac Smith, de la Universidad de York, sabiendo que un grupo de arcillas llamadas esmectitas estaban presentes en todo Marte, fue más allá en un tercer artículo separado: midió las propiedades de la esmectita en un laboratorio. Las esmectitas parecen rocas ordinarias, pero hace mucho tiempo se formaron por agua líquida. Smith colocó varias muestras de esmectita en un cilindro diseñado para medir cómo las señales de radar interactuarían con ellas. También los roció con nitrógeno líquido, congelándolos a -50ºC, cerca de lo que estarían en el polo sur marciano.

Después de congelar las muestras de arcilla, Smith descubrió que su respuesta coincidía casi perfectamente con las observaciones del radar MARSIS. Luego, él y su equipo buscaron arcillas presentes en Marte cerca de esas observaciones de radar. Se basaron en datos de MRO, que lleva un mapeador de minerales llamado Espectrómetro de Imágenes de Reconocimiento Compacto, o CRISM.

No hay forma de confirmar cuáles son las señales brillantes del radar sin aterrizar en el polo sur de Marte y excavar millas de hielo. Pero los artículos recientes han ofrecido explicaciones plausibles que son más lógicas que el agua líquida.

 

26 de julio de 2021, los estudios a largo plazo del ozono y el vapor de agua en la atmósfera de Marte podrían conducir a una mejor comprensión de la química atmosférica de la Tierra. Un nuevo análisis de datos de la misión Mars Express de la ESA ha revelado que nuestro conocimiento de la forma en que estos gases atmosféricos interactúan entre sí es incompleto. Utilizando cuatro años marcianos de observaciones del instrumento SPICAM (espectroscopia para la investigación de las características de la atmósfera de Marte), que corresponde a siete años y medio terrestres, un equipo de investigadores de Europa y Rusia descubrió la brecha en nuestro conocimiento cuando tratando de reproducir sus datos con un modelo climático global de Marte.

El ozono y el vapor de agua no son buenos compañeros atmosféricos. El ozono (O3) se produce cuando las moléculas de dióxido de carbono (CO2), que comprende el 95% de la atmósfera marciana, se separan por la radiación ultravioleta del Sol. A su vez, el ozono puede dividirse mediante moléculas llamadas radicales de hidrógeno (HOX), que contienen un átomo de hidrógeno y uno o más átomos de oxígeno. Los propios radicales de hidrógeno se producen cuando el vapor de agua se separa por la luz ultravioleta.

En Marte, dado que el dióxido de carbono es omnipresente, debería haber una firma global de ozono, a menos que una región en particular contenga vapor de agua. En esa circunstancia, el agua se dividirá en radicales de hidrógeno, que reaccionarán con la molécula de ozono y la separarán. Por lo tanto, siempre que SPICAM detectó vapor de agua, debería haber visto una disminución en el ozono. Cuanto más vapor de agua, menos ozono. El equipo investigó esta relación inversa, también conocida como anticorrelación. Descubrieron que podían reproducir la naturaleza inversa general de la misma con un modelo climático pero no lograr la relación precisa. En cambio, para una cantidad determinada de vapor de agua, el modelo produjo solo el 50% del ozono visto en los datos de SPICAM.

“Sugiere que la eficiencia de la destrucción del ozono está exagerada en las simulaciones por computadora”, dice Franck Lefèvre, del Laboratoire atmosphères (LATMOS), CNRS / Sorbonne Université, Francia. En la actualidad, sin embargo, el motivo de esta sobreestimación no está claro. Comprender el comportamiento de los radicales de hidrógeno en Marte es esencial. “Desempeña un papel clave en la química atmosférica de Marte, pero también en la composición global del planeta”, dice Franck. El modelo químico utilizado en este trabajo fue construido específicamente por Franck y sus colegas para analizar Marte. Se basó en un modelo de parte de la atmósfera superior de la Tierra; la mesosfera. Aquí, entre aproximadamente 40 y 80 kilómetros de altitud, la química y las condiciones son muy similares a las que se encuentran en la atmósfera de Marte.

Cuando Franck y sus colegas introdujeron cálculos sobre la forma en que HOX es absorbido por las partículas heladas que forman las nubes en Marte, descubrieron que sobrevivía más ozono en sus modelos. Esto se debe a que las moléculas de HOX se absorbieron antes de que pudieran separar el ozono. Pero esto solo explica parcialmente sus resultados.

Sobre la base del extraordinario conjunto de datos de Mars Express, ahora están llegando nuevos resultados del Trace Gas Orbiter de la ESA, que ha estado dando vueltas a Marte desde octubre de 2016. Lleva dos instrumentos, ACS (Atmospheric Chemistry Suite) y NOMAD (Nadir y Ocultación para MArs Discovery ) que están analizando la atmósfera marciana. La misión Maven de la NASA también lleva equipos ultravioleta que monitorean la abundancia de ozono. Entonces, la información vital que finalmente desvela este misterio podría llegar en cualquier momento.

El monitoreo a largo plazo de los parámetros atmosféricos y sus variaciones por Mars Express proporciona un conjunto de datos único con el que estudiar la atmósfera marciana como un sistema dinámico complejo. “Quizás la suma de todos estos años juntos eventualmente sea la clave de cómo el HOX realmente controla la atmósfera marciana, beneficiando nuestra comprensión de las atmósferas planetarias en general”, dice Franck.

 

19 de julio de 2021, Trace Gas Orbiter ha establecido nuevos límites superiores sobre la cantidad de metano, etano, etileno y fosfina que hay en la atmósfera marciana, cuatro de los llamados gases "biomarcadores" que son posibles signos de vida. La búsqueda de biomarcadores en Marte es un objetivo principal del ExoMars Trace Gas Orbiter. Un biomarcador clave de interés es el metano, ya que gran parte del metano que se encuentra en la Tierra es producido por seres vivos o actividad geológica, por lo que lo mismo puede ser cierto para Marte.

Las estimaciones anteriores de Marte y las misiones terrestres oscilan entre 0,2 y 30 partes por billón en volumen (ppbv), lo que indica hasta 30 moléculas de metano por billón de moléculas. Como referencia, el metano está presente en la atmósfera de la Tierra a casi 2000 ppbv. Sin embargo, los primeros resultados del Trace Gas Orbiter, reportados en abril de 2019, no detectaron metano, sino que calcularon que, si está presente, el gas debe tener una concentración máxima de solo 0.05 ppbv.

"Ahora hemos utilizado el Trace Gas Orbiter para refinar aún más el límite superior de metano en Marte, esta vez recopilando datos de más de 1,4 años marcianos - 2,7 años terrestres", dice Franck Montmessin de LATMOS, Francia. "No encontramos ninguna señal del gas en absoluto, lo que sugiere que la cantidad de metano en Marte es probablemente incluso más baja de lo que sugieren las estimaciones anteriores". Como los instrumentos del orbitador son muy sensibles, si hay metano presente, debe estar en una abundancia de menos de 0.05 ppbv, y más probablemente menos de 0.02 ppbv, dicen Franck y sus colegas. Los científicos también buscaron señales de metano alrededor de investigación de Curiosity, el cráter Gale, y no encontraron nada, a pesar de que el rover informó la presencia de metano allí.

"La Curiosity mide directamente en la superficie de Marte, mientras que el orbitador toma medidas unos pocos kilómetros por encima, por lo que la diferencia entre estos dos hallazgos podría explicarse por cualquier metano atrapado en la atmósfera inferior o en las inmediaciones del rover", agrega Franck.

"Tampoco encontramos señales de metano en Marte, y establecimos un límite superior de 0.06 ppbv, que concuerda con los hallazgos iniciales de TGO usando ACS", dice la autora principal del artículo, Elise Wright Knutsen, anteriormente en el Goddard Space Flight Center de la NASA. "Además de buscar metano global, también buscamos columnas localizadas en más de 2000 lugares del planeta y no detectamos nada, por lo que si el metano se libera de esta manera, debe ser esporádico".

Junto al metano, Elise y sus colegas buscaron otros dos posibles gases biomarcadores: etano y etileno. Se espera que estas moléculas se produzcan después de que la luz solar descomponga el metano, por lo que son emocionantes tanto por derecho propio como en el contexto de nuestra búsqueda de metano. Las moléculas de etano y etileno también tienen una vida útil corta, lo que significa que si se encuentran en una atmósfera planetaria, deben haber sido liberadas recientemente o creadas a través de un proceso continuo. Esto los convierte en excelentes trazadores de una posible actividad biológica o geológica.

"Estos son los primeros resultados de ExoMars en la búsqueda de estos dos gases", dice Elise. "No detectamos ninguno de los dos, por lo que establecimos límites superiores para el etano y el etileno en 0,1 y 0,7 ppbv, respectivamente, bajo, pero más alto que nuestros límites para el metano".

El orbitador también ha estado buscando fosfina, un gas que causó una gran controversia el año pasado cuando supuestamente fue detectado en Venus. La mayor parte de la fosfina en la Tierra se produce biológicamente, lo que la convierte en un biomarcador interesante en las atmósferas de los planetas terrestres. "No encontramos ningún signo de fosfina en Marte", dice Kevin Olsen de la Universidad de Oxford, Reino Unido, y autor principal del estudio de la fosfina. "Nuestros límites superiores son similares para los de etano y etileno, entre 0,1 y 0,6 ppbv".

El próximo rover de ExoMars, Rosalind Franklin, que se lanzará en 2022, complementará la búsqueda de biomarcadores de TGO al excavar en la superficie marciana; Es más probable que las muestras subterráneas retengan biomarcadores, ya que el material está protegido del duro entorno de radiación del espacio. “Ya sea que se detecten biomarcadores o no, estos hallazgos son importantes para comprender qué procesos ocurren y cuáles no, en la atmósfera marciana: información esencial al considerar dónde enfocar nuestra investigación continua de Marte”, agrega Håkan Svedhem, científico del TGO (Trace Gas Orbiter).

Quedan muchas preguntas clave, por ejemplo, ¿por qué Curiosity ve metano en el cráter Gale, mientras que nosotros no encontramos ninguno en órbita?. ¿Podría este metano haber venido de otra parte, o solo encontrarse en lugares particulares del planeta, o podría un proceso inesperado estar destruyendo cualquier metano presente antes de que podamos detectarlo?.

 

26 de junio de 2021, un nuevo artículo encuentra más señales de radar que sugieren la presencia de "lagos" subterráneos, pero muchos se encuentran en áreas demasiado frías para que el agua permanezca líquida. En 2018, los científicos que trabajaban con datos del orbitador Mars Express de la ESA (la Agencia Espacial Europea) anunciaron un descubrimiento sorprendente: las señales de un instrumento de radar reflejadas en el polo sur del Planeta Rojo parecían revelar un lago subterráneo líquido. Desde entonces se han anunciado varias reflexiones más de este tipo.

En un nuevo artículo publicado en la revista Geophysical Research Letters, dos científicos del JPL (Jet Propulsion Laboratory) describen el hallazgo de docenas de reflejos de radar similares alrededor del polo sur después de analizar un conjunto más amplio de datos de Mars Express, pero muchos se encuentran en áreas que deberían estar demasiado fría para que el agua permanezca líquida. "No estamos seguros de si estas señales son agua líquida o no, pero parecen estar mucho más extendidas de lo que encontró el artículo original", dijo Jeffrey Plaut de JPL, co-investigador principal del orbitador MARSIS (Mars Advanced Radar for Subsurface and Ionospheric Sounding), que fue construido conjuntamente por la Agencia Espacial Italiana y el JPL. "O el agua líquida es común debajo del polo sur de Marte o estas señales son indicativas de algo más".

Las señales de radar originalmente interpretadas como agua líquida se encontraron en una región de Marte conocida como Depósitos en capas del Polo Sur, llamados así por las capas alternas de hielo de agua, hielo seco (dióxido de carbono congelado) y polvo que se han asentado allí durante millones de años. Se cree que estas capas proporcionan un registro de cómo la inclinación en el eje de Marte ha cambiado con el tiempo, al igual que los cambios en la inclinación de la Tierra han creado edades de hielo y períodos más cálidos a lo largo de la historia de nuestro planeta. Cuando Marte tenía una inclinación axial más baja, las nevadas y las capas de polvo se acumularon en la región y finalmente formaron la capa gruesa de hielo que se encuentra allí hoy.

Al emitir ondas de radio en la superficie, los científicos pueden mirar debajo de estas capas heladas, mapeándolas en detalle. Las ondas de radio pierden energía cuando atraviesan material en el subsuelo; a medida que se reflejan en la nave espacial, por lo general tienen una señal más débil. Pero en algunos casos, las señales que regresaban del subsuelo de esta región eran más brillantes que las de la superficie. Algunos científicos han interpretado que estas señales implican la presencia de agua líquida, que refleja fuertemente las ondas de radio.

Plaut y Aditya Khuller, estudiante de doctorado en la Universidad Estatal de Arizona que trabajó en el artículo, no están seguros de lo que indican las señales. Las áreas que supuestamente contienen agua líquida abarcan entre 10 y 20 kilómetros en una región relativamente pequeña del polo sur marciano. Khuller y Plaut ampliaron la búsqueda de señales de radio potentes similares a 44.000 mediciones distribuidas a lo largo de 15 años de datos MARSIS en la totalidad de la región del polo sur marciano. El análisis reveló docenas de reflejos de radar brillantes adicionales en un rango de área y profundidad mucho mayor que nunca. En algunos lugares, estaban a menos de una milla de la superficie, donde se estima que las temperaturas son de -63ºC, tan fría que el agua se congelaría, incluso si contuviera minerales salados conocidos como percloratos, que puede bajar el punto de congelación del agua. Khuller señaló un artículo de 2019 en el que los investigadores calcularon el calor necesario para derretir el hielo del subsuelo en esta región, y encontraron que solo el vulcanismo reciente debajo de la superficie podría explicar la presencia potencial de agua líquida debajo del polo sur

 

7 de junio de 2021, la nave orbital de los Emiratos Arabes Unidos (EAU) Hope sigue su trabajo desde la distancia sobre Marte. Según las noticias que están llegando todos los sistemas e instrumentos funcionan de forma perfecta, por lo que nos está ilustrando con nuevos datos del planeta rojo.

El 15 de marzo de 2021, el Emirates eXploration Imager (EXI) capturó una imagen monocromática del Cerberus Fossae, un sistema de fracturas que se extiende por más de 1.000 km a través de la superficie marciana, con una escala espacial de aproximadamente 180 metros / píxel. La misión  pasó de la órbita de captura a su órbita científica con la finalización exitosa de una combustión de 510 segundos de sus propulsores. La sonda Hope se encuentra ahora en su órbita final de Marte y lista para su recopilación de datos científicos de dos años, el objetivo principal de la misión. La fase científica comenzó el 14 de abril de 2021.

El espectrómetro ultravioleta Emirates (EMUS) tomó imágenes de hidrógeno atómico que rodea a Marte el 24 y 25 de abril de 2021 después de la transición a la órbita científica. EMM es la primera misión en cualquier planeta que puede tomar imágenes desde diferentes puntos de vista en el transcurso de un día. Durante las 10 horas y 34 minutos entre las imágenes, la sonda Hope pasó de estar sobre el planeta cerca del mediodía y ver todo el lado del día (arriba) a estar sobre el planeta al anochecer y ver tanto el lado del día como de la noche (abajo). Estas imágenes se utilizarán para reconstruir la distribución 3D del hidrógeno y aprender más sobre su producción a través del proceso de división de las moléculas de agua por la luz solar y su eventual escape al espacio.

La imagen en color de Emirates Exploration Imager (EXI) se generó utilizando los filtros rojo (635 nm) y ultravioleta (320 nm) de la cámara. El canal rojo muestra claramente las características oscuras y claras de la superficie marciana, mientras que las nubes de hielo de agua se destacan en el canal ultravioleta. La imagen fue adquirida el 22 de abril de 2021, a una longitud solar de ~ 35º, que es la primavera en el hemisferio norte. Es de destacar el casquete polar norte, que probablemente comience a retirarse a medida que aumentan las temperaturas, con distintas nubes que lo rodean. También visible a lo largo del terminador y el borde este es una capa de nubes delgada, así como una capa de nubes bastante continua al oeste de Acidalia Planitia, la región más oscura en el centro superior de la imagen. Esta imagen compuesta destaca el tipo de datos que EXI recopilará de forma rutinaria ahora que ha comenzado la fase científica de la misión de EMM.

Esta imagen EMIRS se adquirió el 5 de marzo de 2021 desde una altitud de ~ 15.000 km. En la imagen de temperatura de la superficie (abajo), centrada en la región de Tharsis de Marte, se puede ver el amanecer hacia el lado derecho. Las bajas temperaturas superficiales observadas se deben a la naturaleza polvorienta de la superficie marciana. También se observa una temperatura atmosférica elevada durante la noche a 25 km de altitud (arriba) sobre la región de Tharsis.

Esta imagen fue adquirida por el instrumento EMUS el 10 de mayo de 2021 y muestra la luz solar reflejada en la nube extendida de gas hidrógeno atómico que rodea al planeta Marte, que es visible en el centro solo como un disco oscuro escondido en las profundidades de la niebla de gas. El hidrógeno atómico está formado por la luz solar que divide el agua en la atmósfera inferior, que luego se difunde a la atmósfera superior y escapa al espacio. El hidrógeno es más denso cerca de Marte, rodeando el planeta con un anillo de luz brillante, y se vuelve más delgado y tenue más lejos, con altitudes de más de 20,000 km observadas en esta imagen. El rango completo de la imagen es demasiado grande para que el instrumento pueda verlo todo a la vez, por lo que realizó cuatro escaneos separados en todo el planeta, que se superpusieron en el patrón de asterisco que se muestra aquí para formar una sola imagen, con áreas en negro que muestran dónde no se tomaron datos. La nave espacial EMM es la única misión en Marte capaz de realizar este tipo de imágenes, gracias a su órbita a gran altitud (20.000 km x 43.000 km).

 

19 de marzo de 2021, la nave Hope de Emiratos Arabes Unidos (EAU) sigue fuerte en su trabajo desde la órbita marciana, de nuevo ha conseguido enviar dos tipos diferentes de estudios del planeta rojo.

El espectrómetro de infrarrojos Emirates Mars (EMIRS) mide la energía térmica infrarroja emitida desde la superficie (temperatura de la superficie, fila superior) y su interacción con la atmósfera (temperaturas a ~ 25 km de altitud, fila inferior). La primera de muchas imágenes de este tipo de EMIRS capturó principalmente el lado nocturno marciano (tonos púrpura, verde y azul), aunque el amanecer se puede ver en el lado derecho de la imagen de temperatura de la superficie (tonos rojos). Características como Arabia Terra (baja inercia térmica y, por tanto, temperaturas nocturnas frías) se pueden observar en la parte superior izquierda de los datos de temperatura de la superficie. Las huellas de medición EMIRS se mapearon en el planeta, se colorearon por temperatura y se superpusieron en un mapa de relieve sombreado Mars Orbiter Laser Altimeter (MOLA) (columna derecha). Los datos entre las huellas también se interpolaron, colorearon y superpusieron en el relieve sombreado MOLA para formar una imagen continua (columna izquierda).

El Emirates eXploration Imager (EXI) capturó esta vista de Olympus Mons, el volcán más alto del Sistema Solar el 26 de febrero desde una altitud de 13,007 km. El norte está hacia la esquina superior derecha de la imagen. El color se crea a partir de una combinación de imágenes EXI en rojo, verde y azul. La cumbre de Olympus Mons está a 21 km por encima del datum global de Marte (elevación de nivel cero). En perspectiva, eso es aproximadamente dos veces y media la altura del Monte Everest sobre el nivel del mar. Olympus Mons es el más joven de los grandes volcanes de Marte que se formaron durante el Período Hespérico (hace ~ 3.700 a ~ 3.000 millones de años), que corresponde aproximadamente al Período Arcaico en la Tierra. Probablemente fue construido por miles de flujos de lava basáltica altamente fluidos durante largos períodos de tiempo. En la Tierra, los volcanes en escudo de las islas hawaianas se han utilizado como un análogo para comprender los procesos volcánicos que crearon Olympus Mons y otros volcanes en escudo en Marte, aunque en una escala mucho menor.

 

11 de marzo de 2021, la Emirates Mars Mission (EMM), la primera exploración interplanetaria realizada por una nación árabe, logró otro hito importante el 20 de febrero de 2021 con el regreso de las primeras imágenes científicas del Espectrómetro Ultravioleta de los Emiratos (EMUS), uno de los tres instrumentos científicos en aborde la sonda Hope. El Centro Espacial Mohammed bin Rashid (MBRSC) publicó estas imágenes pasado un mes desde que la sonda entró con éxito en órbita alrededor de Marte el 9 de febrero de 2021. "De hecho, estamos muy emocionados de entrar en nuestra órbita científica y comenzar el flujo de datos planetarios que pretendemos recopilar durante el próximo año marciano", dijo Hessa Al Matroushi, directora científica de EMM.

EMUS recogió su primera serie de imágenes desde una altitud de órbita de 36.000 km. Cada imagen de color falso representa la luz recogida en una longitud de onda ultravioleta diferente que proporciona información sobre la composición de la atmósfera superior de Marte. EMUS es el primer instrumento en orbitar Marte con la capacidad de medir la región de longitud de onda ultravioleta extrema. El espectrómetro EMUS medirá las características globales y la variabilidad del hidrógeno y el oxígeno en la atmósfera superior de Marte, justo en el borde del espacio. Las imágenes muestran la señal medida de la luz solar dispersa de hidrógeno y oxígeno y la emisión de monóxido de carbono en la termosfera de Marte, producida por la descomposición del agua y el dióxido de carbono en la atmósfera.

"Momentos como estos, cuando los primeros datos científicos provienen de un instrumento en el que has estado trabajando durante años, siempre son especiales. Con el instrumento EMUS podremos ver cómo se comporta la atmósfera superior de Marte de nuevas maneras, y en nuevas longitudes de onda", señaló el Dr. Mike Chaffin, científico de instrumentos EMUS. "Hay algo único y especial en ver el universo invisible con un instrumento ultravioleta. Los fotones que se ven son dulces, pero los que no se ven son más dulces", dijo el Dr. Justin Deighan, científico del instrumento EMUS.

"Me impresionó lo similares que son estas primeras imágenes en comparación con nuestras simulaciones de modelos. Pero si bien podemos predecir muchos aspectos de la atmósfera de Marte, hay muchas incógnitas que se investigarán a lo largo de la misión, como cómo se ha perdido la atmósfera en el espacio. con el tiempo", dijo el Dr. Greg Holsclaw, científico de instrumentos EMUS. "Hasta ahora hemos acumulado unos 60 gbits de datos de los instrumentos de Hope en la misión", dijo Hessa Al Matroushi, directora científica de EMM. "Junto con los primeros flujos de datos de EMUS y su instrumento compañero EMIRS, también hemos podido tomar una variedad de imágenes muy detalladas del planeta utilizando nuestro generador de imágenes, EXI, ayudado por el hecho de que cuando estamos en nuestro punto más cercano en nuestro órbita, estamos en el lado soleado de Marte”.

 

8 de marzo de 2021, cuando llega la primavera al sur de Marte, una nube de hielo de agua emerge cerca del volcán Arsia Mons de 20 kilómetros de altura, que se extiende rápidamente a lo largo de varios cientos de kilómetros antes de desaparecer en cuestión de horas. Un estudio detallado a largo plazo ahora revela los secretos de esta nube alargada, utilizando nuevas y emocionantes observaciones de la 'Mars Webcam' en el Mars Express de la ESA.

Sin embargo, la nube es difícil de observar en su totalidad debido a la dinámica rápida y cambiante de la atmósfera marciana y las limitaciones de muchas órbitas de naves espaciales, lo que limita nuestro conocimiento de cómo y por qué se forma y cambia con el tiempo. “Para superar estos obstáculos, utilizamos una de las herramientas secretas de Mars Express: la Cámara de Monitoreo Visual, o VMC”, dice Jorge Hernández Bernal de la Universidad del País Vasco en Bilbao, España, autor principal de los nuevos hallazgos y parte de un proyecto a largo plazo que estudia la dinámica de la nube.

El equipo de investigación combinó las observaciones de VMC con las de otros dos instrumentos Mars Express, OMEGA y HRSC, y de varias otras naves espaciales, a saber, las misiones Mars Atmosphere and Volatile Evolution (MAVEN) de la NASA, Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) y Viking 2, y Mars Orbiter Mission (MOM) de la Organización de Investigación Espacial de la India. "Estábamos especialmente emocionados cuando profundizamos en las observaciones de Viking 2 de la década de 1970", dice Jorge. "Descubrimos que esta enorme y fascinante nube ya había sido parcialmente fotografiada hace tanto tiempo, y ahora la estamos explorando en detalle".

Los hallazgos revelaron que, en su punto más grande, la nube mide unos 1800 km de longitud y 150 km de ancho. Es la nube "orográfica" más grande jamás vista en Marte, lo que significa que se forma como resultado del viento que es forzado hacia arriba por características topográficas (como montañas o volcanes) en una superficie planetaria. En este caso, Arsia Mons perturba la atmósfera marciana para desencadenar la formación de la nube; Luego, el aire húmedo sube por los flancos del volcán en corrientes ascendentes, y luego se condensa a altitudes más altas y mucho más frías.

La nube experimenta un ciclo diario rápido que se repite todas las mañanas durante varios meses. Comienza a crecer antes del amanecer en la ladera occidental de Arsia Mons antes de expandirse hacia el oeste durante dos horas y media, creciendo notablemente rápido, a más de 600 km/h, a una altitud de 45 km. Luego deja de expandirse, se desprende de su ubicación inicial y es empujado aún más hacia el oeste por los vientos de gran altitud, antes de evaporarse a última hora de la mañana, cuando la temperatura del aire aumenta con el Sol naciente.

 

26 de febrero de 2021, en este par de imágenes, capturadas el 27 de febrero de 2019 por la cámara CaSSIS en el orbitador TGO (Trace Gas Orbiter) con una diferencia de aproximadamente 45 segundos, se han captado dos polvos del diablo en acción. Las "plumas" brillantes fueron vistas atravesando el interior de un cráter de 70 km en el hemisferio sur de Marte, dejando una línea oscura detrás de ellas. Las sombras de las dos columnas de polvo también se pueden ver en movimiento. El polvo del diablo en la parte izquierda de la imagen viaja a unos 4 m/s, mientras que el de la derecha viaja a 8 m/s. La mancha oscura de tierra a la izquierda de la imagen es un gran campo de dunas basálticas.

La acción frecuente del polvo del diablo polvo deja esta típica red de marcas entrecruzadas en la superficie a medida que levantan la capa superior de polvo, dejando caminos más oscuros a su paso. Los polvos del diablo en Marte se forman de la misma manera que los de la Tierra: cuando el suelo se calienta más que el aire sobre él, las columnas de aire caliente se mueven a través del aire más frío y denso, creando una corriente ascendente, con el aire más frío hundiéndose y formando una circulación vertical. Si pasa una ráfaga de viento horizontal, se activa el polvo del diablo. Una vez que giran lo suficientemente rápido, los embudos giratorios pueden recoger polvo y empujarlo por la superficie.

Sin embargo, los polvos del diablo marcianos son mucho más grandes que sus contrapartes terrestres. En el planeta rojo pueden elevarse hasta ocho kilómetros de altura, creando caminos que tienen decenas a cientos de metros de ancho y se extienden por varios kilómetros. Su tamaño colosal los hace muy efectivos para transportar polvo a la atmósfera de Marte. Como tales, son interesantes e importantes de estudiar para comprender cómo podrían influir en el clima del planeta a lo largo del tiempo.

Uno de los objetivos científicos del generador de imágenes CaSSIS es investigar los procesos dinámicos de la superficie, incluidos los procesos eólicos como estos, y ayudar al conjunto de espectrómetros del orbitador a documentar los gases traza en la atmósfera del planeta y sus fuentes potenciales.

Otra de las imágenes que ha podido tomar CaSSIS (Colour and Stereo Surface Imaging System) ha sido el lugar de contacto del rover de la NASA Perseverance, el mismo rover como todas las partes que intervinieron en el momento de tomar tierra el pasado 18 de febrero en el interior del cráter Jezero.

 

13 de febrero de 2021, la sonda "Hope" de los Emiratos Árabes Unidos envió su primera imagen de Marte, dijo la agencia espacial nacional, días después de que la nave entrara con éxito en la órbita del planeta rojo. La imagen "capturó el volcán más grande del Sistema Solar, Olympus Mons, emergiendo a la luz del sol de la mañana", dijo en un comunicado.

La imagen fue tomada desde una altitud de 24.700 kilómetros sobre la superficie marciana, un día después de que la sonda entrara en la órbita de Marte. Hope se convirtió en la primera de las tres naves espaciales en llegar al planeta rojo este mes después de que China y Estados Unidos también lanzaran misiones en julio de 2020, aprovechando un período en el que la Tierra y Marte están más cerca.

"Hope" orbitará el planeta rojo durante al menos un año marciano, o 687 días, utilizando tres instrumentos científicos para monitorear la atmósfera marciana. Se espera que comience a transmitir más información a la Tierra en septiembre de 2021, con los datos disponibles para que los estudien científicos de todo el mundo.

 

11 de febrero de 2021, antes de hablar de la noticia más importante de los últimos años en Marte, vayamos a conocer alguna de las postreras imágenes de la nave TGO (Trace Gas Orbiter), que por cierto ha superado el numero de las 20.000.

La imagen, tomada el 13 de diciembre de 2020, muestra a Solis Dorsum, un segmento de un prominente sistema de crestas de arrugas en una vasta meseta volcánica, conocida como Tharsis. Las crestas arrugadas son características tectónicas que se forman en lavas de basalto estratificadas debido a la carga y flexión de la corteza y el manto superior del planeta. Estas tensiones tectónicas son causadas por el enfriamiento interior del planeta y la posterior contracción. El estudio de las crestas de las arrugas, y en particular su distribución y orientación, puede revelar detalles de la compleja y dinámica historia geológica de Marte.

El sistema de imágenes de superficie en color y estéreo (CaSSIS) a bordo de la misión ExoMars 2016 Trace Gas Orbiter devolvió esta imagen de un área en Melas Chasma, parte del vasto sistema de cañones Valles Marineris en Marte. Valles Marineris se extiende por más de 4000 km a través de la superficie del planeta y se sumerge a más de 7 km de profundidad en algunos lugares. La sección que se ve aquí tiene un tamaño de aproximadamente 5 x 6 km. Es una imagen infrarroja en color (que combina los filtros NIR, PAN y BLU de CaSSIS) y enfatiza la diversidad espectral de accidentes geográficos y sedimentos en la superficie. Muestra detalles de un depósito en bloques en el piso de Melas Chasma que es consistente con un depósito de deslizamiento erosionado y expuesto. Las ondas arrastradas por el viento son abundantes y se intercalan entre los bloques. El espectrómetro CRISM en el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA reveló una variedad de minerales y fases que se correlacionan con los bloques de tonos claros que se ven aquí (por ejemplo: nontronita, jarosita, arcillas ricas en aluminio, sílice hidratada y / o arcilla lixiviada con ácido) . Las ondas de color tostado probablemente contienen óxidos de hierro férrico que dan lugar a este color distintivo. También hay evidencia de la presencia pasada de agua en esta región. Los materiales en capas de color blanco brillante implican la presencia de un sulfato de calcio hidratado (posiblemente yeso), que se cree que se formó a través del encharcamiento y posterior evaporación del agua que alguna vez pudo haber ocupado porciones del piso de Chasma.

Esta imagen muestra la pared sureste de un pequeño cráter ubicado a unos cientos de kilómetros al norte de la gigantesca cuenca de impacto Hellas en Marte. El cráter completo en sí tiene unos 12 km de diámetro; esta imagen muestra un área de 5 x 10 km. Cuando se ve con los filtros de color de CaSSIS, la imagen muestra una diversidad de color excepcional. Esta diversidad está relacionada con la presencia de varios minerales que reflejan la luz de manera diferente en diferentes longitudes de onda. Los depósitos de tonos claros resaltan las exposiciones del lecho rocoso del área, que probablemente contienen antiguos minerales ricos en arcilla que se habrían formado en presencia de agua. También son visibles los depósitos de arena arrastrados por el viento que forman ondas en el suelo del cráter. Su distintivo color bronceado implica que contienen minerales de óxido de hierro.

Ahora entraremos en la noticia estrella, posiblemente de los últimos años, en cuanto a la exploración de Marte. La sal marina incrustada en la polvorienta superficie de Marte y lanzada a la atmósfera del planeta ha llevado al descubrimiento de cloruro de hidrógeno, la primera vez que el orbitador TGO (Trace Gas Orbiter) del ESA-Roscosmos detectado un nuevo gas. La nave espacial también está proporcionando nueva información sobre cómo Marte está perdiendo su agua. Dos nuevos resultados del equipo de ExoMars 2016 publicados hoy en Science Advances revelan una clase de química completamente nueva, y brindan más información sobre los cambios estacionales y las interacciones superficie-atmósfera como fuerzas impulsoras detrás de las nuevas observaciones.

“Hemos descubierto el cloruro de hidrógeno por primera vez en Marte. Esta es la primera detección de un gas halógeno en la atmósfera de Marte y representa un nuevo ciclo químico para comprender”, dice Kevin Olsen de la Universidad de Oxford, Reino Unido, uno de los científicos principales del descubrimiento.

El gas cloruro de hidrógeno, o HCl, comprende un átomo de hidrógeno y cloro. Los científicos de Marte siempre estuvieron atentos a los gases a base de cloro o azufre porque son posibles indicadores de la actividad volcánica. Pero la naturaleza de las observaciones del cloruro de hidrógeno, el hecho de que se detectó en lugares muy distantes al mismo tiempo y la falta de otros gases que se esperarían de la actividad volcánica, apunta a una fuente diferente. Es decir, el descubrimiento sugiere una interacción superficie-atmósfera completamente nueva impulsada por las estaciones de polvo en Marte que no se había explorado previamente.

En un proceso muy similar al visto en la Tierra, las sales en forma de cloruro de sodio, remanentes de océanos evaporados e incrustadas en la superficie polvorienta de Marte, son elevadas a la atmósfera por los vientos. La luz solar calienta la atmósfera y hace que se eleve el polvo, junto con el vapor de agua liberado por los casquetes polares. El polvo salado reacciona con el agua atmosférica para liberar cloro, que luego reacciona con moléculas que contienen hidrógeno para crear cloruro de hidrógeno. Otras reacciones podrían hacer que el cloro o el polvo rico en ácido clorhídrico regresen a la superficie, quizás como percloratos, una clase de sal compuesta de oxígeno y cloro.

“Se necesita vapor de agua para liberar cloro y se necesitan los subproductos del agua, el hidrógeno, para formar cloruro de hidrógeno. El agua es fundamental en esta química”, dice Kevin. “También observamos una correlación con el polvo: vemos más cloruro de hidrógeno cuando aumenta la actividad del polvo, un proceso relacionado con el calentamiento estacional del hemisferio sur”.

El equipo vio por primera vez el gas durante la tormenta de polvo global en 2018, observando que aparecía simultáneamente en los hemisferios norte y sur, y fue testigo de su desaparición sorprendentemente rápida nuevamente al final del período polvoriento estacional. Ya están analizando los datos recopilados durante la siguiente temporada de polvo y ven que el HCl aumenta de nuevo.

“Es increíblemente gratificante ver a nuestros instrumentos sensibles detectar un gas nunca antes visto en la atmósfera de Marte”, dice Oleg Korablev, investigador principal del instrumento Atmospheric Chemistry Suite que hizo el descubrimiento. "Nuestro análisis vincula la generación y la disminución del gas cloruro de hidrógeno con la superficie de Marte".

“El descubrimiento del primer gas traza nuevo en la atmósfera de Marte es un hito importante para la misión Trace Gas Orbiter”, dice Håkan Svedhem, científico del proyecto ExoMars Trace Gas Orbiter de la ESA. “Esta es la primera clase nueva de gas descubierta desde la observación de metano por parte de Mars Express de la ESA en 2004, que motivó la búsqueda de otras moléculas orgánicas y finalmente culminó con el desarrollo de la misión Trace Gas Orbiter, para la cual la detección de nuevos gases es un objetivo principal".

Comprender la interacción de los posibles depósitos de agua y su comportamiento estacional y a largo plazo es clave para comprender la evolución del clima de Marte. Esto se puede hacer mediante el estudio del vapor de agua y el agua "semi-pesada" (donde un átomo de hidrógeno es reemplazado por un átomo de deuterio, una forma de hidrógeno con un neutrón adicional). “La proporción de deuterio a hidrógeno, D / H, es nuestro cronómetro, una métrica poderosa que nos informa sobre la historia del agua en Marte y cómo evolucionó la pérdida de agua con el tiempo. Gracias al Trace Gas Orbiter, ahora podemos comprender y calibrar mejor este cronómetro y probar posibles nuevos depósitos de agua en Marte”, dice Geronimo Villanueva del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y autor principal del nuevo resultado.

“Con el Trace Gas Orbiter podemos observar la trayectoria de los isotopólogos del agua a medida que se elevan a la atmósfera con un nivel de detalle que antes no era posible. Las mediciones anteriores solo proporcionaron el promedio sobre la profundidad de toda la atmósfera. Es como si antes solo tuviéramos una vista 2D, ahora podemos explorar la atmósfera en 3D”, dice Ann Carine Vandaele, investigadora principal del instrumento Nadir and Occultation for MArs Discovery (NOMAD) que se utilizó para esta investigación.

Las nuevas mediciones revelan una variabilidad dramática en D / H con la altitud y la estación a medida que el agua se eleva desde su ubicación original. "Curiosamente, los datos muestran que una vez que el agua se vaporiza por completo, muestra principalmente un gran enriquecimiento común en agua semipesada, y una relación D / H seis veces mayor que la de la Tierra en todos los reservorios de Marte, lo que confirma que se han perdido grandes cantidades de agua con el tiempo”, dice Giuliano Liuzzi de la Universidad Americana y el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y uno de los científicos principales de la investigación.

“El cambio de estaciones en Marte, y en particular el verano relativamente caluroso en el hemisferio sur, parece ser la fuerza impulsora detrás de nuestras nuevas observaciones, como la mayor pérdida de agua atmosférica y la actividad de polvo relacionada con la detección de cloruro de hidrógeno, que vemos en los dos últimos estudios”, añade Håkan. "Las observaciones de Trace Gas Orbiter nos permiten explorar la atmósfera marciana como nunca antes".

 

9 de febrero de 2021, los Emiratos Arabes Unidos (EAU) ya lo pueden decir bien alto, son la quinta nación terrestre en poner una nave en el entorno de Marte.

La nave espacial Hope disparó un grupo de cohetes para entrar en órbita a partir de las 15:30 GMT del martes, mientras que los tensos ingenieros reunidos en el centro de control de la misión en Dubai monitoreaban la transmisión de telemetría desde la sonda. Las señales de radio que viajaban a la velocidad de la luz tardaron unos 11 minutos en recorrer los casi 191 millones de kilómetros desde Marte hasta la Tierra. El retraso de tiempo significó que el encendido del motor planeado de 27 minutos estaba casi a la mitad cuando los ingenieros confirmaron que arrancó. Los datos que fluían desde la nave espacial Hope indicaron que la sonda entró con éxito en órbita alrededor de Marte alrededor de las 16:00 GMT.

Omran Sharaf, director de proyecto de la misión Emirates Mars, anunció la finalización de la exitosa maniobra de inserción de la órbita de Marte, lo que provocó aplausos y golpes de puños en el centro de control del Centro Espacial Mohammed Bin Rashid en Dubai. La famosa torre Burj Khalifa súper alta se iluminó con una exhibición especial que celebra el logro, la primera vez que una nave espacial del mundo árabe llega a otro planeta.

"Creo que la gente está en estado de shock, incluyéndome a mí, pero hay mucho alivio, tal vez un poco de incredulidad al llegar a este hito y llegar exactamente como estaba planeado", dijo Sarah Al Amiri, ministra de estado de ciencias avanzadas de los EAU, y presidente de la Agencia Espacial de los EAU. "Ha sido un viaje increíble con muchos obstáculos y muchos desafíos, y ver que esto se materializa ... No podríamos haber esperado un mejor resultado".

Al Amiri dijo que una evaluación rápida mostró que la nave espacial estaba en órbita alrededor de Marte después de que sus motores frenaran a la nave, y que fue diseñado para reducir a unos 1.000 m/s la velocidad de la trayectoria de Hope en relación con Marte.  La nave espacial apuntó a una "órbita de captura" inicial que se extendía entre 1,000 por 49,380 kilómetros de Marte.

Los instrumentos científicos recopilarán sus primeros datos en el planeta rojo en las próximas semanas, preparando el escenario para que Hope se mueva a una órbita científica operativa a mediados de mayo que oscila entre aproximadamente 20,000 kilómetros y 43,000 kilómetros. sobre Marte. La misión Emirates Mars pondrá los instrumentos "en esta nueva órbita que abre toda nueva ciencia para que investiguemos la atmósfera marciana", dijo Brain. “Así que hay tres aspectos de la órbita científica que son importantes. No. 1, es una órbita de gran altitud, mucho más alta que la mayoría de las otras misiones científicas de Marte. Esa órbita de gran altitud permite a nuestros instrumentos observar Marte desde una perspectiva global. Siempre veremos aproximadamente la mitad de Marte, sin importar dónde estemos en la órbita cuando miremos el planeta”.

"No. 2, la órbita es bastante paralela al ecuador de Marte, y con esto me refiero a algo así como la forma en que la luna orbita la Tierra ”, dijo Brain. “EMM tendrá una órbita similar a la de la luna alrededor del planeta a diferencia de muchas otras naves espaciales de Marte, que orbita sobre la parte superior del Polo Norte y luego sobre la parte inferior del Polo Sur. Tienen órbitas muy inclinadas que son muy polares. Ese tipo de órbitas son excelentes para la ciencia, pero obligan a la nave espacial a observar siempre a la misma hora del día, 2 a.m., 2 p.m. 2 a.m., 2 p.m. Cuando colocas esa órbita de lado como la luna orbita la Tierra, de repente, cada vez que das la vuelta al planeta, lo visitas a cualquier hora del día. Llegas por encima de la medianoche, por encima del mediodía, por encima de las 3 p.m. Has visto todos los momentos del día, lo cual es genial para nuestra ciencia".

“La última parte de la órbita que es importante aquí es que todavía es elíptica. A veces, la nave espacial está cerca de Marte, a veces lejos de Marte”, dijo Brain. “Entonces, cuando está lejos de Marte, se mueve lentamente, está por encima de una hora del día, mientras que Marte gira por debajo. Por lo tanto, puede observar muchas regiones geográficas a la misma hora del día. Cuando toda la sonda se acerca a Marte, se acelera y puede igualar la velocidad a la que Marte gira sobre su eje. Puede flotar sobre una sola región geográfica como el gran volcán Olympus Mons y estudiar la atmósfera allí en muchos momentos del día".

 

 

8 de febrero de 2021, esto se acerca, para la nave de Emiratos Arabes Unidos (EAU) los segundos van a parecer horas, por la tensión acumulada en los momentos cruciales, donde en trabajo de años se reducen a unos simples 27 minutos.

Después de despegar de Japón en julio pasado, la misión Hope se enfrenta ahora a su maniobra "más crítica y compleja", según funcionarios emiratíes, con una probabilidad de 50 a 50 de entrar con éxito en la órbita de Marte. La nave debe reducir significativamente la velocidad para ser capturada por la gravedad marciana, girando y disparando los seis propulsores Delta-V durante 27 minutos para reducir su velocidad de crucero de 121.000 Km/h a unos 18.000 Km/h.

El proceso, que consumirá la mitad de su combustible, comenzará el martes día 9 a las 15:30 GMT y tomará 11 minutos para que una señal sobre su progreso alcance el control en tierra.

Omran Sharaf, director del proyecto de la misión de los EAU, dijo que era un "gran honor" ser la primera de las misiones de este año en llegar a Marte. "Es una lección de humildad estar en una compañía tan auspiciosa y calificada mientras todos nos embarcamos en nuestras misiones", dijo. "Nunca fue una carrera para nosotros. Abordamos el espacio como un esfuerzo colaborativo e inclusivo".

Mañana, la historia y las esperanzas del mundo árabe dependerán de la resistencia y la independencia de seis motores encargados de conducir una nave espacial del tamaño de un SUV a la órbita de Marte.

 

5 de febrero de 2021, la nave espacial Emirates Mars Mission, o Hope, llegará a Marte el 9 de febrero y entrará en órbita alrededor de las 15:41 GMT. La nave espacial disparará sus propulsores principales durante 27 minutos para reducir la velocidad lo suficiente como para que la gravedad del planeta capture la nave espacial en órbita.

La maniobra es una de las fases más críticas de la misión después de su lanzamiento en julio de 2020. No realizar la maniobra según lo planeado podría evitar que la nave entre en órbita o incluso hacer que colisione con el planeta, como sucedió con el Mars Climate Orbiter de la NASA. misión en 1999. “Esta es una maniobra muy ensayada, diseñada y probada”, dijo Sarah Al Amiri, ministra de estado de tecnología avanzada de los EAU y presidenta de la Agencia Espacial de los EAU, durante un seminario web el 1 de febrero. “Pero nunca hemos usado nuestros propulsores durante 27 minutos seguidos. Vamos a quemar la mitad de nuestro combustible". "Siete años de trabajo que involucran a un equipo de personas increíbles de varios continentes se basa en el destino de la inserción en la órbita de Marte, que no es una maniobra fácil", dijo, describiendo sus sentimientos encontrados como "cómodos e incómodos, preocupados y no preocupados".

Los propulsores que se utilizarán para la maniobra de captura de la órbita se han probado muchas veces para detectar igniciones cortas, incluidas las correcciones de rumbo después del lanzamiento. La clave, dijo, es comenzar la maniobra a tiempo. "Esa es probablemente la parte más peligrosa de la maniobra".

Si Hope entra en órbita, utilizará su conjunto de tres instrumentos para proporcionar una visión completa de la atmósfera marciana, incluido el seguimiento del clima del planeta y el estudio de los procesos mediante los cuales los gases escapan de la atmósfera al espacio. Esos estudios comenzarán a finales de año, una vez que la nave espacial entre en su órbita final entre 20.000 y 43.000 kilómetros de altitud. La órbita permitirá a la nave espacial capturar una vista completa de la atmósfera del planeta, en todo el planeta y en diferentes momentos del día, cada nueve días.

La misión es la primera de las tres que llegan a Marte este mes, y será seguida el 10 de febrero por la nave espacial Tianwen-1 de China, que entrará en órbita antes de desplegar un módulo de aterrizaje con un rover, probablemente en mayo. La misión Perseverance de la NASA aterrizará el rover Perseverance en Marte el 18 de febrero.

 

1 de febrero de 2021, la luna marciana Phobos orbita a través de una corriente de átomos cargados y moléculas que fluyen de la atmósfera del planeta rojo, según muestra una nueva investigación. Muchas de estas partículas cargadas, o iones, de oxígeno, carbono, nitrógeno y argón, han estado escapando de Marte durante miles de millones de años a medida que el planeta se deshacía de su atmósfera. Algunos iones, predicen los científicos, se han estrellado contra la superficie de Phobos y podrían conservarse en su capa superior, según un artículo publicado el 1 de febrero en la revista Nature Geoscience.

Esto significa que si el suelo de Phobos se analizara en laboratorios en la Tierra, podría revelar información clave sobre la evolución de la atmósfera marciana, dicen los investigadores. Marte tuvo una vez una atmósfera lo suficientemente espesa como para soportar agua líquida en su superficie; hoy, es menos del 1% de la densidad de la Tierra.

"Sabíamos que Marte perdió su atmósfera en el espacio, y ahora sabemos que parte de ella terminó en Phobos", dijo Quentin Nenon, investigador del Laboratorio de Ciencias Espaciales de la Universidad de California en Berkeley y autor principal del estudio. Phobos es una de las dos lunas de Marte (junto con Deimos). Orbita íntimamente cerca del planeta rojo, unas 60 veces más cerca de lo que la Luna orbita la Tierra, medido aproximadamente de superficie a superficie. Deforme, marcado por cráteres y 100 veces más pequeño en diámetro que la Luna de la Tierra, Phobos es fuente de gran controversia entre los científicos.

El misterio es ¿de dónde vinieron Phobos y Deimos? ¿Son asteroides que fueron capturados por la gravedad marciana o satélites naturales de Marte que fueron generados por la misma nube que creó el planeta?. También es posible que se formaran a partir de los escombros que arrojaron cuando Marte chocó con algo, similar a cómo se cree que se formó nuestra Luna después de que la Tierra chocó con un objeto rocoso.

Phobos está bloqueada por mareas en Marte, como la Luna de la Tierra está bloqueada en la Tierra, por lo que siempre muestra al planeta solo un lado. Como resultado, las rocas del lado cercano de Phobos han estado bañadas durante milenios por átomos y moléculas marcianas. La investigación de Nenon muestra que la capa superior de la superficie del lado cercano de Phobos ha sido sometida a 20 a 100 veces más iones marcianos rebeldes que su lado lejano. "Con una muestra del lado cercano", dijo Nenon, "podríamos ver un archivo de la atmósfera pasada de Marte en las capas poco profundas de grano, mientras que más profundo en el grano podríamos ver la composición primitiva de Phobos".

El equipo de Nenon analizó datos de la nave espacial MAVEN para llegar a esta conclusión. MAVEN ha estado recopilando datos de la órbita de Marte durante más de seis años, para ayudar a los científicos a descubrir cómo Marte perdió su atmósfera, y para proporcionar otros conocimientos científicos importantes sobre la evolución del clima del planeta. Dado que la nave espacial cruzó la órbita de Phobos unas cinco veces cada día terrestre mientras giraba alrededor de Marte durante su misión principal, Nenon y sus colegas pensaron que podrían usar las mediciones MAVEN para aprender algo sobre Phobos, especialmente porque es el objetivo de la próxima misión MMX del Japón en 2024.

Se basaron en el instrumento de composición de iones térmicos y supratérmicos de MAVEN, o STATIC, para medir los iones marcianos en la órbita de Phobos. STATIC mide la energía cinética y la velocidad de las partículas entrantes. Esto permite a los científicos calcular su masa. Basado en las diferentes masas de iones medidas, STATIC determinó qué partículas provenían de Marte en lugar del Sol. El Sol también emite iones que destruyen la atmósfera, aunque predominantemente de masa mucho menor. Luego, los científicos estimaron cuántos iones podrían llegar a la superficie de Phobos y qué tan profundamente serían implantados (no más de varios cientos de nanómetros, que es aproximadamente 250 veces más superficial que el ancho de un cabello humano).

"Lo que ha hecho Quentin es tomar las investigaciones que hemos hecho en la Luna y en otras lunas del sistema solar y aplicar los mismos métodos a Phobos por primera vez", dijo Andrew Poppe, científico investigador asociado en el Laboratorio de Ciencias Espaciales y co -autor del artículo de Phobos.

 

 

28 de enero de 2021, MAVEN de la NASA continúa avanzando en los esfuerzos de retransmisión de telecomunicaciones y ciencia de Marte, con un conjunto de nuevas naves espaciales internacionales preparadas para explorar el planeta rojo después de su llegada el próximo mes, la misión MAVEN de la NASA está lista para brindar apoyo y continuar su estudio de la atmósfera marciana.

MAVEN se lanzó en noviembre de 2013 y entró en la atmósfera marciana aproximadamente un año después. Desde entonces, MAVEN ha realizado contribuciones fundamentales para comprender la historia de la atmósfera y el clima marcianos. Algunos aspectos científicos destacados incluyen:

 

·       Determinación de que la mayor parte de la atmósfera marciana se ha perdido en el espacio a través del tiempo, provocando cambios en el clima de Marte y la capacidad de sustentar la vida en la superficie.

·       Caracterización de los mecanismos por los cuales el gas se extrae de la atmósfera al espacio y del papel de las tormentas solares que golpean a Marte en la mejora de la tasa de escape.

·       Existe una variabilidad significativa e inesperada en la tasa de pérdida de hidrógeno al espacio a través de las estaciones, lo que tiene importantes implicaciones para la historia del agua.

·       Descubrimiento de dos nuevos tipos de auroras en Marte y caracterización de los tres tipos de auroras y de sus mecanismos causales.

·       Primeras mediciones completas de los vientos en la atmósfera superior marciana, que indican una interacción sustancial (e inesperada) entre diferentes capas de la atmósfera.

·       Reveló la complejidad inesperada y la naturaleza dinámica de la magnetosfera marciana, con su influencia en el comportamiento de la atmósfera superior (incluida la variabilidad en el escape y la aparición de auroras).

 

Ahora, con la llegada del rover Perseverance a la superficie del planeta en febrero, MAVEN continuará llevando a cabo tanto el soporte de comunicaciones de retransmisión para las misiones de superficie de la NASA como el análisis de datos conjunto con estas misiones y con los orbitadores que ya están en Marte. Además, MAVEN trabajará en el análisis de datos en colaboración con las misiones actuales y con las misiones que están a punto de llegar a Marte.

El año pasado, en preparación para proporcionar soporte de retransmisión de comunicaciones, MAVEN redujo la altitud más alta en su órbita utilizando una maniobra de frenado aerodinámico, un proceso que aprovecha la atmósfera superior marciana para colocar una pequeña cantidad de resistencia en la nave espacial. MAVEN también ajustó la orientación de su órbita, para monitorear mejor los datos de Perseverance durante su entrada, descenso y aterrizaje. Cuando no esté realizando comunicaciones de retransmisión, MAVEN continuará estudiando la estructura y composición de la atmósfera superior de Marte. MAVEN tiene suficiente combustible para operar hasta al menos 2030.

Con menos de dos semanas antes de que la primera misión interplanetaria del país entre en órbita alrededor de Marte, los científicos de los Emiratos Árabes Unidos no pueden esperar a la llegada del orbitador Hope. Los Emiratos Árabes Unidos lanzaron Hope en julio de 2020, una de las tres misiones que aprovechan una ventana óptima para dirigirse al Planeta Rojo, junto con la misión Tianwen-1 de China y el rover Perseverance de la NASA. Hope es un orbitador diseñado para estudiar la atmósfera de Marte alrededor del planeta y desde la superficie al espacio. La misión realizará su maniobra de inserción en la órbita de Marte el 9 de febrero a partir de las 1530 GMT.

"En este momento, el equipo se ha preparado lo mejor posible para llegar a la órbita alrededor de Marte", dijo Sarah Al Amiri, presidenta de la Agencia Espacial de los EAU, durante una conferencia de prensa celebrada hoy. "Estamos contando los últimos días antes de llegar al Planeta Rojo".

Menos de la mitad de las misiones a Marte intentadas hasta la fecha han tenido éxito. Antes de la arriesgada maniobra, que involucrará a Hope encendiendo sus propulsores durante casi media hora, para reducir la velocidad lo suficiente como para entrar en órbita alrededor de Marte, la nave espacial será revisada para no tener ninguna sorpresa, dijo el personal de la misión. Si todo va bien el 9 de febrero, los Emiratos Árabes Unidos lograrán un gran logro, convirtiéndose en la quinta entidad en llegar con éxito a Marte, después de la NASA, la Unión Soviética, la Agencia Espacial Europea e India. (China puede seguir rápidamente los talones de los Emiratos Árabes Unidos; la misión Tianwen-1 completará su propia inserción en la órbita de Marte un día después de que lo haga Hope).

 

18 de enero de 2021, la cámara CaSSIS (Colour and Stereo Surface Imaging System) a bordo del ExoMars Trace Gas Orbiter capturó los depósitos de escarcha remanentes en una región cercana a Sisyphi Tholus, en las altas latitudes del sur de Marte (74ºS / 246ºE). Esta imagen fue tomada durante la madrugada de un día de verano en el hemisferio sur. En estas altas latitudes, se forman hielo y escarcha de dióxido de carbono. La escarcha se puede ver dentro de las grietas poligonales del terreno, una característica que indica la presencia de hielo de agua incrustado en el suelo. Los puntos negros observados en toda la escena se deben a que el suelo oscuro se empuja a través de las grietas en el hielo de dióxido de carbono a medida que se sublima (pasa directamente de hielo sólido a vapor) en los meses de verano.

 

16 de diciembre de 2020, a medida que se acerca rápidamente la temporada navideña, incluso nuestros vecinos planetarios están entrando en el espíritu, como lo demuestra este par perfecto de siluetas festivas detectadas por el Mars Express del ESA.

Las alas definidas de una figura angelical, completa con halo, se pueden ver barriendo hacia arriba y fuera de la parte superior del marco en esta imagen de la cámara HRSC (High/Super Resolution Stereo Colour Imager), mientras que un gran corazón se encuentra justo a la derecha del centro. Estas formas parecen saltar del bronceado claro, en el espíritu de la temporada, a su color oscuro es el resultado de la composición de los campos de dunas constituyentes, que en gran parte comprenden arenas ricas en minerales oscuros que forman rocas que también se encuentran en la Tierra (piroxeno y olivino). En contexto: una escena festiva cerca del polo sur de Marte.

El polo sur suele estar cubierto por una capa de hielo de 1,5 km de espesor que mide alrededor de 400 km de ancho y con un volumen de 1,6 millones de Km3, de los cuales poco más del 12% es hielo de agua. El resto del casquete está compuesto en gran parte por "hielo seco" (dióxido de carbono sólido), que se congela de la atmósfera durante el invierno y luego se sublima (pasa de sólido a gas) en el verano.

El "ángel" y el "corazón" se componen de varias características interesantes. En primer lugar, se cree que la mano del ángel, vista como si se extendiera hacia la izquierda, es un gran pozo de sublimación, un tipo de característica que se forma cuando el hielo se convierte en gas y deja bolsas vacías y depresiones en la superficie planetaria (un proceso que ocurre a menudo), a medida que cambian las estaciones. Se han visto pozos de sublimación en otros planetas del Sistema Solar, como Plutón, y también se pueden ver esparcidos por el terreno a la derecha.

Pasando a una de las características más distintivas del ángel, su halo, revela procesos aún más intrigantes en juego. La "cabeza" y el halo están formados por un cráter de impacto. Cuando este impactador golpeó, se hundió en la superficie, revelando los numerosos depósitos en capas que componen la región del polo sur. Estas capas subsuperficiales se pueden vislumbrar en otras áreas donde la superficie ha sido alterada, áreas que son claramente identificables en la vista topográfica asociada debido a su elevación notablemente baja, e insinúan la larga, compleja e interesante historia de esta parte de Marte.

Finalmente llega el corazón, que está subrayado por una escarpa escarpada, una línea de acantilados o pendientes pronunciadas creadas por procesos erosivos, y separada de la extensión oscura de dunas debajo. El origen de este material oscuro, que se encuentra en todo Marte, sigue sin estar claro, pero los científicos postulan que alguna vez existió más profundamente debajo de la superficie en capas de material formadas por la actividad volcánica antigua. Aunque este material fue enterrado inicialmente, desde entonces ha sido traído a la superficie por los impactos y la erosión continuos, y luego distribuido más ampliamente por todo el planeta por los vientos marcianos.

Este paisaje también muestra señales de remolinos de polvo en el patrón oscuro, rayado a la izquierda del marco. Los remolinos de polvo son comunes en Marte y se forman cuando el viento levanta el polvo de la superficie calentada por el Sol. Aquí, los remolinos de polvo han levantado el material de la superficie y se lo han llevado, dejando marcas oscuras a su paso.

Como muchos se preparan para un período navideño “seguro” (estamos en plena pandemia de COVID-19) y reparador, Mars Express no se dormirá en los laureles; la nave continuará observando e imaginando a nuestro vecino planetario en detalle, como lo ha hecho desde que entró en órbita alrededor de Marte en diciembre de 2003.

 

28 de noviembre de 2020, la primera incursión de los Emiratos Árabes Unidos más allá de la órbita de la Tierra transcurre tan bien que la nave espacial Hope Mars de la nación abordará algunas observaciones adicionales antes de llegar a su destino, anunciaron los líderes de la misión.

La nave espacial Hope se lanzó en julio y llegará en órbita alrededor del planeta rojo el 9 de febrero de 2021. Allí estudiará la atmósfera y el clima de Marte, observaciones que ayudarán a los científicos a comprender cómo funciona la burbuja de gas del planeta. Pero después de que las primeras tres maniobras de corrección de trayectoria de la nave espacial fueran más precisas de lo que los ingenieros de la misión habían pensado, el equipo de Hope decidió dividir brevemente el enfoque de la nave espacial para recopilar algunos datos científicos adicionales antes de que la sonda llegue a Marte. "Este es uno de los objetivos generales de la misión, proporcionar ciencia novedosa a la comunidad internacional", dijo Hessa Al Matroushi, subdirectora de proyectos de ciencia de la misión Hope. "Nos gustaría agregar valor".

Los científicos y administradores de Hope saben desde hace un tiempo que la nave espacial podría eliminar algunos datos adicionales en las últimas etapas de su viaje, que totaliza unos 500.000 kilómetros. Pero el equipo de la misión solo se sintió cómodo al comenzar a planificar tales observaciones adicionales después de confirmar que las primeras tres maniobras de dirección de la sonda fueron lo suficientemente precisas como para necesitar pocos ajustes durante la segunda mitad del viaje.

"El equipo lo ha estado discutiendo durante algún tiempo, pero como director de proyecto tuve que detener las cosas porque hay prioridades", dijo Omran Sharaf, director de proyecto de la misión. "Las discusiones estaban ahí, era algo que siempre estuvo en el fondo de nuestras cabezas".

Una de esas observaciones adicionales verá a la nave espacial unirse a BepiColombo, una misión conjunta europeo-japonesa para visitar Mercurio que se lanzó en octubre de 2018 para comenzar un crucero de siete años al planeta más interno del sistema solar. En una maniobra cuidadosamente coreografiada a través de una franja del sistema solar interior, las dos naves espaciales se girarán para apuntar entre sí, y ambas sondas medirán la cantidad de hidrógeno en el tramo de espacio entre ellas, dijo Sharaf. Luego, cada nave espacial hará una pirueta para tomar la misma medida mirando hacia afuera a través del sistema solar, agregó Al Matroushi.

El hidrógeno interplanetario está en todas partes del sistema solar, pero uno de los objetivos científicos clave de Hope es medir un tipo diferente de hidrógeno, que se escapa de la atmósfera marciana. El instrumento de la nave espacial está diseñado teniendo en cuenta las fuentes duales de hidrógeno, pero las observaciones coordinadas con BepiColombo ayudarán al equipo de Hope a diferenciar mejor el hidrógeno interplanetario del hidrógeno marciano una vez que la nave espacial se acerque al planeta.

Un segundo subconjunto de estas primeras observaciones también se centrará en el hidrógeno, pero esta vez dará a los científicos de Hope su primer vistazo al hidrógeno en la exosfera de Marte, alejándose del planeta. Para estas observaciones, dos instrumentos en la nave espacial se coordinarán: mientras el generador de imágenes fotografía el planeta desde la distancia de acuerdo con los planes anteriores, el instrumento ultravioleta de la sonda se unirá para obtener una mirada anterior al hidrógeno en la atmósfera del planeta.

El último lote de observaciones adicionales de Hope activará una función incorporada del rastreador de estrellas de la nave espacial, una herramienta de navegación en lugar de un instrumento científico. Ese rastreador de estrellas viene con un modo que le permite rastrear el polvo interplanetario y, con la nave espacial funcionando tan bien, el equipo de Hope decidió que sería una tontería no aprovechar todas sus capacidades. Precisamente gracias al rastreador estelar Hope logró tomar imágenes de Marte y otros planetas de nuestro Sistema Solar.

 

17 de noviembre de 2020, hoy la noticia procede del interior de la nave MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution) de la NASA, y que fue a la órbita de Marte para estudiar su atmosfera, tanto de cómo era en el pasado, como es hoy y como será en el futuro.

Los científicos que utilizan un instrumento a bordo de la nave espacial MAVEN, han descubierto que el vapor de agua cerca de la superficie del planeta rojo se eleva más alto en la atmósfera de lo que cualquiera esperaba. Allí, se destruye fácilmente por partículas de gas cargadas eléctricamente, o iones, y se pierde en el espacio.

Los investigadores dijeron que el fenómeno que descubrieron es uno de varios que han llevado a Marte a perder el equivalente a un océano global de agua hasta cientos de metros de profundidad durante miles de millones de años. Al informar sobre su hallazgo el 13 de noviembre en la revista Science, los investigadores dijeron que Marte continúa perdiendo agua hoy, a medida que el vapor se transporta a grandes altitudes después de sublimarse de los casquetes polares congelados durante las estaciones más cálidas. "A todos nos sorprendió encontrar agua tan alta en la atmósfera", dijo Shane W. Stone, estudiante de doctorado en ciencia planetaria en el Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona en Tucson. "Las mediciones que usamos solo podrían provenir de MAVEN mientras se eleva a través de la atmósfera de Marte, muy por encima de la superficie del planeta".

Para hacer su descubrimiento, Stone y sus colegas se basaron en datos del espectrómetro de masas de iones y gases neutrales (NGIMS) de MAVEN. El espectrómetro de masas inhala aire y separa los iones que lo componen por su masa, que es como los científicos los identifican. Stone y su equipo rastrearon la abundancia de iones de agua en lo alto de Marte durante más de dos años marcianos. Al hacerlo, determinaron que la cantidad de vapor de agua cerca de la parte superior de la atmósfera a unos 150 kilómetros, sobre la superficie es más alta durante el verano en el hemisferio sur. Durante este tiempo, el planeta está más cerca del Sol y, por lo tanto, más cálido, y es más probable que ocurran tormentas de polvo.

Las temperaturas cálidas del verano y los fuertes vientos asociados con las tormentas de polvo ayudan a que el vapor de agua llegue a las partes más altas de la atmósfera, donde se puede descomponer fácilmente en sus constituyentes oxígeno e hidrógeno. El hidrógeno y el oxígeno luego escapan al espacio. Anteriormente, los científicos pensaban que el vapor de agua estaba atrapado cerca de la superficie marciana como en la Tierra. "Todo lo que llega a la parte superior de la atmósfera se destruye, en Marte o en la Tierra", dijo Stone, "porque esta es la parte de la atmósfera que está expuesta a la fuerza total del Sol".

Los investigadores midieron 20 veces más agua de lo habitual durante dos días en junio de 2018, cuando una severa tormenta de polvo global envolvió a Marte (la que puso fuera de servicio al rover Opportunity de la NASA). Stone y sus colegas estimaron que Marte perdió tanta agua en 45 días durante esta tormenta, como lo hace normalmente durante todo un año marciano, que dura dos años terrestres. "Hemos demostrado que las tormentas de polvo interrumpen el ciclo del agua en Marte y empujan las moléculas de agua más arriba en la atmósfera, donde las reacciones químicas pueden liberar sus átomos de hidrógeno, que luego se pierden en el espacio", dijo Paul Mahaffy, director de la División de Exploración del Sistema Solar. en NASA Goddard e investigador principal de NGIMS.

Otros científicos también han descubierto que las tormentas de polvo marcianas pueden elevar el vapor de agua muy por encima de la superficie. Pero nadie se había dado cuenta hasta ahora de que el agua llegaría hasta la cima de la atmósfera. Hay abundantes iones en esta región de la atmósfera que pueden romper las moléculas de agua 10 veces más rápido de lo que se destruyen en niveles inferiores. "Lo único de este descubrimiento es que nos proporciona una nueva vía que no pensamos que existiera, para que el agua escape del entorno marciano", dijo Mehdi Benna, científico planetario de Goddard. "Cambiará fundamentalmente nuestras estimaciones de qué tan rápido se escapa el agua hoy y qué tan rápido se escapaba en el pasado".

 

28 de octubre de 2020, de nuevo la nave europea MarsExpress  nos ha vuelto a remitir información, para que conozcamos mucho mejor a Marte. En esta ocasión nos explica que Marte está cubierto de intrigantes cicatrices, algunas de las cuales son cráteres de impacto más prominentes. Un ejemplo particularmente inusual se muestra en esta nueva imagen del MarsExpress: un antiguo triplete que comprende no uno sino tres cráteres superpuestos.

El triplete del cráter se encuentra en una parte especialmente antigua del hemisferio sur de Marte conocida como Noachis Terra. Esta región estuvo llena de cráteres durante la era de Noachian, una época antigua hace unos cuatro mil millones de años en la historia de Marte en la que un gran número de asteroides y cometas volaron hacia estrellarse contra la superficie del planeta. Algunas de las características creadas por estas colisiones permanecen intactas en Marte hoy y, como se formaron durante los primeros días del Sistema Solar, son de particular interés para los científicos que buscan saber más sobre nuestro vecino planetario y su pasado.

Los signos de los procesos y eventos caóticos de Noachian se ven con especial claridad en las tierras altas del sur de Marte, que están salpicadas de cráteres viejos y desgastados por el tiempo. MarsExpress ha captado imágenes de muchos cráteres en esta región, desde el cráter Greeley severamente erosionado, llamado así por el geólogo estadounidense Ronald Greeley, hasta el cráter Neukum con patrón de dunas, que lleva el nombre de uno de los fundadores de la misión MarsExpress (y el ex director Investigador de la HRSC ‘High/Super Resolution Stereo Colour Imager’ de la nave espacial, la cámara responsable de esta nueva imagen).

Esta imagen muestra un cráter triple que se encuentra justo al este de una característica más conocida llamada Cráter Le Verrier, que se extiende por casi 140 km de ancho. Por el contrario, las tres depresiones que se ven aquí son algo más pequeñas; el más grande mide 45 km de ancho y el más pequeño 28 km.

¿Cómo se formaría un triplete de cráteres así?. Una posible explicación, y que se cree que es la más probable, es que el impactador se rompió en tres antes de golpear el suelo, formando un trío de cráteres al impactar. No todos los "impactadores múltiples" dejan características tan claras y nítidas de su paso, y en su lugar muchos muestran depresiones alargadas, huecos no circulares que se encuentran muy cerca uno al lado del otro o cuencas solo parcialmente superpuestas. Otra explicación podría ser una coincidencia: en diferentes momentos, tres impactadores separados podrían haber golpeado la superficie de Marte en esta ubicación, creando una superposición ordenada de cráteres completamente por casualidad. Curiosamente, si el impactador se fragmentó y se rompió, esto puede implicar que la atmósfera del Marte de Noachian era mucho más densa, y más difícil de penetrar, de lo que es ahora. Esto apunta hacia un Marte temprano que era mucho más cálido y húmedo que el mundo frío y árido que vemos hoy. Las observaciones de numerosas misiones apoyan este punto de vista y brindan evidencia de que el agua fluyó una vez a través del planeta rojo en grandes cantidades, revelando características como las antiguas redes de valles fluviales y grandes cuencas lacustres que se cree que se formaron en el período Noachian.

Como muchos de los cráteres antiguos y erosionados en las tierras altas del sur de Marte, estos tres cráteres tienen bordes aplanados, lechos poco profundos y se han llenado de sedimentos en los cuatro mil millones de años desde su formación. También hay evidencia de hielo aquí: el cráter más pequeño tiene marcas que generalmente se crean cuando el hielo y los escombros se arrastran por una superficie, similar a cómo se mueven los glaciares de roca y hielo mezclados o los glaciares de hielo cubiertos de escombros en las regiones alpinas de la Tierra.

Este marco puede haber contenido otros cráteres, como lo indican los parches redondos de superficie hundida en la parte superior derecha e inferior izquierda. De hecho, a pesar de la naturaleza llena de cráteres de Noachis Terra, el entorno alrededor de este triplete es sorprendentemente suave para un terreno tan antiguo. Solo un puñado de pequeños cráteres circundantes parecen tener bordes y cuencos claros y bien definidos, lo que indica que son relativamente jóvenes y aún no han comenzado a erosionarse en serio. En general, parece que los cráteres más antiguos de esta área se han "derretido" en la superficie, un fenómeno que se debe, nuevamente, al hielo.

A medida que el hielo justo debajo de la superficie de Marte fluye y se derrite durante muchos millones de años, el suelo se vuelve más blando. Este suelo blando y rico en hielo se hunde más rápidamente y rellena las hendiduras y depresiones con mayor facilidad, lo que contribuye a la apariencia suave de esta parte de Noachis Terra. Esto sugiere que debe haber habido una gran cantidad de agua presente en Marte, al menos durante el período de Noachian, capaz de producir un flujo de abundante hielo similar a un glaciar.

Comprender la historia de Marte y mapear las características que cubren la superficie del planeta en detalle es un objetivo clave de MarsExpress. La nave espacial ha estado explorando el planeta rojo desde su lanzamiento en 2003 y se está preparando para colaborar con una serie de nuevas misiones que se han unido, o pronto se unirán, a la nave espacial en Marte. La ESA-Roscosmos ExoMars Trace Gas Orbiter (TGO) llegó en 2016, y el rover ExoMars Rosalind Franklin y la plataforma científica de superficie que lo acompaña están programados para su lanzamiento en septiembre de 2022.

 

29 de septiembre de 2020, la nave espacial Mars Express de la ESA ha descubierto varios estanques de agua líquida enterrados bajo el hielo en la región del polo sur de Marte. El instrumento de radar de la nave espacial, MARSIS (Mars Advanced Radar for Subsurface and Ionosphere Sounding), reveló un depósito subterráneo en 2018, enterrado a unos 1,5 km por debajo del hielo. Ahora, teniendo en cuenta más datos y analizándolos de forma diferente, se han descubierto tres nuevos estanques. El lago subterráneo más grande mide unos 20 x 30 km y está rodeado por varios estanques más pequeños. Se cree que el agua es muy salada para que permanezca líquida a bajas temperaturas.

Marte fue una vez más cálido y húmedo con agua fluyendo a través de la superficie, al igual que la Tierra primitiva. Si bien hoy en día no es posible que el agua permanezca estable en la superficie, el nuevo resultado abre la posibilidad de que exista un sistema completo de lagos antiguos bajo tierra, quizás con millones o incluso miles de millones de años. Serían lugares ideales para buscar evidencia de vida en Marte, aunque muy difíciles de alcanzar.

Los lagos subglaciales también se conocen en la Tierra, como el lago Vostok en la Antártida. Pueden albergar ecosistemas únicos, proporcionando analogías útiles para los astrobiólogos que exploran cómo la vida puede sobrevivir en ambientes extremos. Las técnicas utilizadas para analizar los datos del radar en Marte son similares a las utilizadas en las investigaciones de lagos subglaciales en la Antártida, Canadá y Groenlandia. 

 

25 de septiembre de 2020, la nave de la NASA MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution) continua su labor de hormiguita, estudiando y aportando datos de los detalles de la atmósfera marciana. Casi cada mes obtiene pequeños detalles de las características de la débil capa gaseosa del planeta, que los remite a la Tierra en forma de “nuggets”. Así, hoy podemos dar cuatro de los últimos descubrimientos de este ingenio orbital del planeta rojo, con los consiguientes enigmas.

MAVEN ha revelado que la "ionosfera" marciana altamente cargada tiene bolsas a pequeña escala donde la densidad de partículas es mayor o menor que la del entorno. ¿Cómo se forman estas regiones?.

MAVEN está observando la influencia de las entradas de energía solar en la atmósfera superior de Marte. ¿Cómo varían las entradas solares debido tanto al ciclo solar como a la órbita excéntrica del planeta?.

La estructura y dinámica de la atmósfera superior de Marte está impulsada por la circulación global del viento, que redistribuye la entrada de energía del Sol. ¿Cuáles son los patrones de viento en Marte y cuál es el responsable de desarrollar estos patrones?.

¿Por qué hay tanto argón a grandes altitudes por encima de Marte?. A grandes altitudes por encima de Marte hay significativamente más argón de lo que se puede explicar únicamente por el calentamiento de la luz solar. ¿Cómo es que todo ese argón sube tan alto?.

 

19 de agosto de 2020, el orbitador Hope Mars de los EAU ha ejecutado con éxito su primera maniobra de corrección de rumbo interplanetario, anunciaron los funcionarios de la misión el 17 de agosto. En un tweet, los funcionarios describieron el evento como un "hito importante" en el viaje a Marte. Fue el primer disparo de los seis propulsores más grandes de la sonda desde el lanzamiento del orbitador el 19 de julio sobre un cohete japonés H-2A.

Financiada y dirigida por los Emiratos Árabes Unidos, y desarrollada en asociación con científicos estadounidenses, la sonda Hope lleva una cámara digital para obtener imágenes de la superficie marciana, tormentas de polvo y nubes de hielo, y espectrómetros para medir componentes en múltiples niveles de la atmósfera del planeta.

 

11 de agosto de 2020, un nuevo conjunto de imágenes capturadas esta primavera por CaSSIS (Colour and Stereo Surface Imaging System) de la nave TGO (Trace Gas Orbiter) de ESA-Roscosmos, muestra una serie de características geológicas interesantes en la superficie de Marte, capturadas justo cuando el planeta pasaba su equinoccio de primavera.

La imagen de abajo, tomada el 27 de abril de 2020 y centrada en 52,3º S, 351,8º E, muestra parte de un cráter de impacto ubicado dentro del cráter verde más grande en el cuadrángulo de Argyre en el hemisferio sur de Marte. La imagen revela un campo de dunas casi negro a la derecha rodeado de suelos rojos, parcialmente cubierto de hielo blanco brillante. Los barrancos, también parcialmente cubiertos de hielo, son visibles en la pared del cráter en el centro de la imagen. Actualmente, los científicos están investigando la relación entre este hielo estacional y la presencia de barrancos. La imagen fue tomada justo después del equinoccio de primavera en el hemisferio sur de Marte, cuando la parte más al sur del cráter (a la derecha) estaba casi completamente libre de hielo mientras que la parte norte (centro) todavía estaba parcialmente cubierta. La pared del cráter sur ha tenido una exposición más prolongada al Sol (como en la Tierra, las laderas que miran hacia el ecuador reciben más luz solar), por lo que el hielo en esta área ha retrocedido más rápido.

 Esta imagen, capturada el 25 de marzo de 2020, muestra el fondo del cráter de impacto Antoniadi de 400 km de diámetro, que se encuentra en el hemisferio norte de Marte en la región de Syrtis Major Planum. El color azul de la imagen, centrada en 21,0º N, 61,2º E, no representa el color real del suelo del cráter, pero destaca la diversidad de la composición de la roca dentro de este cráter de impacto. En el centro de la imagen hay estructuras dendríticas que se parecen a las venas de las hojas de roble. Estas estructuras, evidencia de antiguas redes fluviales en esta región, sobresalen de la superficie, a diferencia de los canales, que suelen estar hundidos en la superficie. Esto se debe a que los canales se llenaron con material más duro, posiblemente lava, y con el tiempo las rocas más blandas que rodean estos canales ramificados se han erosionado, dejando una huella invertida de este antiguo sistema fluvial.

La siguiente imagen de la cuenca de impacto de Argyre en las tierras altas del sur de Marte fue tomada el 28 de abril de 2020, justo cuando Marte había pasado su equinoccio de primavera en el hemisferio sur. El hielo estacional en la cuenca de impacto de 800 km de largo está retrocediendo visiblemente, mientras que la cresta en el lado derecho de la imagen todavía está cubierta de escarcha. La imagen está centrada en 57,5º S, 310,2º E. La cresta cubierta de escarcha está frente al polo, por lo que recibe menos radiación solar que la pendiente vecina que mira hacia el ecuador. En Marte, la radiación solar entrante transforma el hielo en vapor de agua directamente sin derretirlo primero en agua en un proceso llamado sublimación. Dado que la ladera orientada al norte (a la izquierda) ha tenido una exposición más prolongada a la radiación solar, su hielo se ha sublimado más rápidamente. 

La imagen tomada el 5 de mayo de 2020 muestra una parte del suelo del cañón Ius Chasma, parte del sistema de cañones Valles Marineris que se extiende casi una cuarta parte de la circunferencia de Marte al sur del ecuador del planeta. El cañón de Ius Chasma, que se puede ver en la imagen que se eleva hasta una cresta en el lado derecho, tiene aproximadamente 1000 km de largo y hasta 8 km de profundidad, lo que lo hace más del doble de largo y cuatro veces más profundo que el famoso Gran Cañón en el estado estadounidense de Arizona. El centro de esta imagen se encuentra en 8.8º S, 282.5º E. Las hermosas variaciones de color en el suelo de Ius Chasma se deben a cambios en la composición de la roca. Los científicos teorizan que las rocas ligeras son sales que quedan después de la evaporación de un antiguo lago. La información sobre la composición de la roca es útil para los científicos, ya que les permite rastrear la historia de la formación del cañón.

 

10 de agosto de 2020, vastas áreas del cielo nocturno marciano pulsan en luz ultravioleta, según imágenes de la nave espacial MAVEN de la NASA. Los resultados se están utilizando para iluminar patrones de circulación complejos en la atmósfera marciana. El equipo de MAVEN se sorprendió al descubrir que la atmósfera pulsaba exactamente tres veces por noche, y solo durante la primavera y el otoño de Marte. Los nuevos datos también revelaron ondas y espirales inesperadas sobre los polos invernales, al tiempo que confirmaron los resultados de la nave espacial Mars Express de que este resplandor nocturno era más brillante en las regiones polares invernales.

"Las imágenes de MAVEN ofrecen nuestra primera visión global de los movimientos atmosféricos en la atmósfera media de Marte, una región crítica donde las corrientes de aire transportan gases entre las capas más bajas y más altas", dijo Nick Schneider, del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial (LASP) de la Universidad de Colorado. Los brillos ocurren donde los vientos verticales llevan gases hacia regiones de mayor densidad, acelerando las reacciones químicas que crean óxido nítrico y potencian el brillo ultravioleta. Schneider es líder del instrumento MAVEN Imaging Ultraviolet Spectrograph (IUVS) que realizó estas observaciones. La luz ultravioleta es invisible para el ojo humano pero detectable por instrumentos especializados.

"El resplandor ultravioleta proviene principalmente de una altitud de unos 70 kilómetros, con el punto más brillante de unos mil kilómetros de ancho, y es tan brillante en el ultravioleta como las luces del norte de la Tierra", dijo Zac Milby, también de LASP. “Desafortunadamente, la composición de la atmósfera de Marte significa que estos puntos brillantes no emiten luz en longitudes de onda visibles que les permitan ser vistos por los futuros astronautas de Marte. Lástima: los parches brillantes se intensificarían en lo alto todas las noches después del atardecer y se desplazarían por el cielo a 300 Km/h".

Las pulsaciones revelan la importancia de las ondas que rodean el planeta en la atmósfera de Marte. El número de ondas y su velocidad indica que la atmósfera media de Marte está influenciada por el patrón diario de calentamiento solar y las perturbaciones de la topografía de las enormes montañas volcánicas de Marte. Estos puntos pulsantes son la evidencia más clara de que las ondas de la atmósfera media coinciden con las que se sabe dominan las capas de arriba y de abajo.

"Los principales descubrimientos de MAVEN sobre la pérdida de atmósfera y el cambio climático muestran la importancia de estos vastos patrones de circulación que transportan los gases atmosféricos por todo el mundo y desde la superficie hasta el borde del espacio". dijo Sonal Jain, también de LASP. A continuación, el equipo planea mirar el resplandor nocturno "de lado", en lugar de desde arriba, utilizando datos tomados por IUVS mirando justo por encima del borde del planeta. Esta nueva perspectiva se utilizará para comprender los vientos verticales y los cambios estacionales con mayor precisión.

El resplandor nocturno marciano fue observado por primera vez por el instrumento SPICAM (UV and IR Atmospheric Spectrometer) en la nave espacial Mars Express de la Agencia Espacial Europea. Sin embargo, IUVS es un instrumento de próxima generación capaz de trazar repetidamente el resplandor nocturno, encontrando patrones y comportamientos periódicos. Muchos planetas, incluida la Tierra, tienen resplandor nocturno, pero MAVEN es la primera misión en recopilar tantas imágenes del resplandor nocturno de otro planeta.

 

28 de julio de 2020, lo habíamos hablado y ha vuelto a suceder, la MarsExpress de nuevo ha podido visualizar la misteriosa nube alargada que aparece y desaparece sobre Marte.

Una nube misteriosamente larga y delgada ha aparecido nuevamente sobre el volcán Arsia Mons de 20 km de altura en Marte. Una característica recurrente, la nube está compuesta de hielo de agua, pero a pesar de las apariencias, no es un penacho vinculado a la actividad volcánica. En cambio, la corriente curiosa se forma a medida que el flujo de aire está influenciado por la pendiente de sotavento del volcán, el lado que no mira al viento.

Estas imágenes de la nube, que pueden alcanzar hasta 1800 km de longitud, fueron tomadas el 17 y 19 de julio por la Cámara de Monitoreo Visual (VMC) de Mars Express, que ha estado estudiando el planeta rojo desde la órbita durante los últimos 16 años.

"Hemos estado investigando este fenómeno intrigante y esperábamos ver una nube de este tipo en este momento", explica Jorge Hernández-Bernal, candidato a doctorado en la Universidad del País Vasco (España) y autor principal del estudio en curso. “Esta nube alargada se forma cada año marciano durante esta temporada alrededor del solsticio del sur, y se repite durante 80 días o incluso más, siguiendo un ciclo diario rápido. Sin embargo, aún no sabemos si las nubes siempre son tan impresionantes".

El solsticio del sur es el período del año en que el Sol se encuentra en la posición más meridional de los cielos marcianos, al igual que el 21 de diciembre en la Tierra. En las primeras horas de la mañana durante este período, esta nube fugaz crece durante aproximadamente tres horas, y desaparece rápidamente unas pocas horas más tarde. La mayoría de las naves espaciales en órbita alrededor del planeta rojo tienden a observar por la tarde, sin embargo, Mars Express está en una posición privilegiada para reunir y proporcionar información crucial sobre este efecto único.

"El alcance de esta enorme nube no se puede ver si su cámara solo tiene un campo de visión estrecho, o si solo está observando por la tarde", dice Eleni Ravanis, graduada de la misión Mars Express que trabaja específicamente para el instrumento VMC. “Afortunadamente para Mars Express, la órbita altamente elíptica de la nave espacial, junto con el amplio campo de visión del instrumento VMC, nos permite tomar fotografías que cubren un área amplia del planeta en la madrugada. ¡Eso significa que podemos atraparlo!”. El equipo científico de Mars Express ahora ha llamado a la nube "Nube Alargada Arsia Mons, AMEC". Entonces, ¿por cuánto tiempo ha estado desapareciendo y reapareciendo? ¿Por qué solo se forma temprano en la mañana?.

 

27 de julio de 2020, la nave orbital marciana del ESA (Agencia Espacial Europea) TGO va poco a poco, pero nos va desvelando los distintos misterios de la atmósfera de Marte. Para eso fue al planeta rojo y está cumpliendo sus objetivos de forma exquisita.

El ExoMars Trace Gas Orbiter de ESA ha descubierto nuevas firmas de gas en Marte. Estos desbloquean nuevos secretos sobre la atmósfera marciana y permitirán una determinación más precisa de si hay metano, un gas asociado con la actividad biológica o geológica, en el planeta.

Mientras tanto, la nave espacial ahora ha visto firmas nunca antes vistas de ozono (O3) y dióxido de carbono (CO2), basándose en un año completo de observaciones marcianas por su sensible Atmospheric Chemistry Suite (ACS). Los hallazgos se informan en dos nuevos artículos publicados en Astronomy & Astrophysics, uno dirigido por Kevin Olsen de la Universidad de Oxford, Reino Unido y otro dirigido por Alexander Trokhimovskiy del Instituto de Investigación Espacial de la Academia de Ciencias de Rusia en Moscú, Rusia.

"Estas características son desconcertantes y sorprendentes", dice Kevin. "Se encuentran sobre el rango exacto de longitud de onda donde esperábamos ver los signos más fuertes de metano. Antes de este descubrimiento, la característica de CO2 era completamente desconocida, y esta es la primera vez que se identifica el ozono en Marte en esta parte del rango de longitud de onda infrarroja".

La atmósfera marciana está dominada por el CO2, que los científicos observan para medir las temperaturas, rastrear las estaciones, explorar la circulación del aire y más. El ozono, que forma una capa en la atmósfera superior tanto en Marte como en la Tierra, ayuda a mantener estable la química atmosférica. Tanto el CO2 como el ozono han sido vistos en Marte por naves espaciales como Mars Express del ESA, pero la exquisita sensibilidad del instrumento ACS en TGO pudo revelar nuevos detalles sobre cómo estos gases interactúan con la luz. Observar el ozono en el rango donde TGO busca metano es un resultado totalmente inesperado.

Los científicos han mapeado cómo el ozono marciano varía con la altitud antes. Hasta ahora, sin embargo, esto ha tenido lugar en gran medida a través de métodos que dependen de las firmas del gas en el ultravioleta, una técnica que solo permite la medición a grandes altitudes (más de 20 km por encima de la superficie). Los nuevos resultados de la ACS muestran que es posible mapear el ozono marciano también en el infrarrojo, por lo que su comportamiento puede ser probado en altitudes más bajas, para construir una visión más detallada del papel del ozono en el clima del planeta.

"Descubrir una firma de CO2 imprevista donde buscamos metano es significativo", dice Alexander Trokhimovskiy. "Esta firma no se podía tener en cuenta antes y, por lo tanto, puede haber jugado un papel en la detección de pequeñas cantidades de metano en Marte". Las observaciones analizadas por Alexander, Kevin y sus colegas se realizaron principalmente en diferentes momentos a los que respaldan las detecciones de metano marciano. Además, los datos de TGO no pueden representar grandes columnas de metano, solo cantidades más pequeñas, por lo que actualmente no existe un desacuerdo directo entre las misiones.

"De hecho, estamos trabajando activamente en la coordinación de mediciones con otras misiones", aclara Kevin. "En lugar de disputar cualquier afirmación previa, este hallazgo es una motivación para que todos los equipos miren más de cerca: cuanto más sepamos, más profunda y exactamente podremos explorar la atmósfera de Marte".

 

19 de julio de 2020, podemos decir que la nave marciana de los Emiratos Arabes Unidos (EAU) Hope ha abierto la veda de los lanzamientos hacia Marte de este 2020, el siguiente debe ser el vuelo de Tianwen-1 por parte de China.

Montando un cohete japonés, la primera sonda interplanetaria del mundo árabe partió el planeta Tierra hoy para comenzar un viaje de siete meses a Marte en una doble misión de exploración científica y probar el temple del creciente programa espacial de los EAU. La sonda Hope se lanzó a las 21:58:14 GMT desde el Centro Espacial Tanegashima en Japón. Un cohete japonés H-2A, construido por Mitsubishi Heavy Industries, despegó con la nave espacial Hope de 1,350 kilogramos a las 06:58, hora estándar de Japón.

El cohete arrojó su primera etapa para caer al Pacífico, y la etapa superior criogénica del H-2A se encendió dos veces para alcanzar primero una órbita de estacionamiento preliminar a baja altitud, luego para impulsar la nave espacial Hope a una velocidad de aproximadamente 34,000 Km/h en dirección marciana. Unos minutos más tarde, la sonda Hope voló dentro del alcance de una estación de rastreo de la DSN (Deep Space Network) de la NASA cerca de Madrid. Después de una breve preocupación de que una de los dos paneles solares de la nave espacial no se había desplegado, los controladores de tierra en el Centro Espacial Mohammed Bin Rashid en Dubai confirmaron que ambos paneles estaban perfectamente. Los datos de telemetría transmitidos por Hope indicaron que la computadora de la nave espacial, los sistemas de propulsión y comunicación y otros componentes funcionaban normalmente.

Con el exitoso lanzamiento detrás de esto, la sonda Hope realizará la primera de una serie de maniobras de corrección de rumbo en agosto, comenzando un proceso de ajuste fino de la trayectoria de la sonda Hope hacia Marte. Eventualmente, los navegadores en la Tierra guiarán la nave espacial hacia un punto de puntería preciso cerca del planeta rojo, comparable a un arquero que golpea un objetivo de 2 milímetros desde un kilómetro de distancia.

Una ignición de 30 minutos por los motores de la sonda Hope conducirá la nave espacial a la órbita alrededor de Marte en febrero, completando el viaje interplanetario. La maniobra para entrar en órbita en Marte es una de las fases más peligrosa.

 

16 de julio de 2020, nuevo retraso en el lanzamiento de la nave marciana de los EAU, el estado meteorológico no acompaña al sur del Japón y los responsables han optado por no poner fecha inminente al disparo.

El gobierno de los EAU anunció el retraso el miércoles por la mañana temprano a través de Twitter, diciendo que "se anunciará una nueva fecha de lanzamiento en julio en las próximas 24 horas".

 

14 de julio de 2020, como no podía ser de otra manera, cuando hay un lanzamiento a Marte siempre surge algo para añadir un suspense al inicio de las misiones. En este caso ha sido de nuevo el estado meteorológico, el que ha pospuesto el disparo de la nave de Emiratos Arabes Unidos (EAU) hacia el planeta rojo.

Las autoridades han anunciado que el lanzamiento de la misión Hope Mars o EMM no ocurrirá el martes 14 de julio. Los meteorólogos predicen mal tiempo en el lugar de lanzamiento del cohete H-2A en el Centro Espacial Tanegashima en el sur de Japón. Los gerentes de la misión decidieron retrasar el lanzamiento poco antes del momento en que el cohete H-2A de 53 metros recorrería la distancia hasta su plataforma de lanzamiento en Tanegashima para abastecerse de combustible y preparativos para la cuenta regresiva final. La nueva fecha para el inicio de la misión es el jueves 16 de julio a las 20:43 GMT.

 

13 de julio de 2020, se acerca el momento crucial para la primera nave marciana de los Emiratos Arabes Unidos (EAU), el lanzamiento está previsto para mañana de occidente. El orbitador de Marte desarrollado por los Emiratos Árabes Unidos en asociación con científicos estadounidenses se montó encima de un cohete japonés H-2A y su batería se cargó para despegar desde el Centro Espacial Tanegashima. Desde entonces, los ingenieros han completado una serie de trabajos integrados para garantizar buenas conexiones entre el cohete H-2A y la nave espacial Emirates Mars Mission. Los equipos también completaron una revisión de preparación de vuelo y cargaron la batería de la nave espacial en preparación para el despegue.

El cohete H-2A está programado para despegar a las 20:51:27 GMT del martes desde Tanegashima, y ​​se lanzará en una trayectoria sobre el Océano Pacífico. Después de dejar caer sus dos propulsores sólidos, el carenado de carga útil y la primera etapa, el H-2A encenderá su etapa superior criogénica para acelerar la nave espacial de 1.350 kilogramos en una trayectoria para escapar de los enlaces gravitacionales de la Tierra. La sonda de Marte de los EAU se separará del cohete aproximadamente una hora después del despegue, luego comenzará una secuencia para desplegar sus paneles solares y activar su sistema de propulsión. Si todo va según lo planeado, la nave espacial Hope se convertirá en la primera sonda del mundo árabe en llegar a Marte. La llegada al planeta rojo está programada para febrero de 2021. El lanzamiento del martes será el vuelo número 42 de un cohete H-2A desde 2001, y el primer lanzamiento de H-2A hacia Marte.

El cohete H-2A desplegará la nave espacial Hope a una velocidad de más de 34,000 Km/h en relación con la Tierra, impartiendo suficiente energía para que la sonda se libere de la Tierra y comience el viaje a Marte. La nave espacial ajustará su trayectoria con una serie de maniobras de corrección de rumbo utilizando sus propulsores a bordo, comenzando con una ignición a mediados de agosto para comenzar a apuntar al planeta rojo.

Una maniobra crítica en febrero de 2021 permitirá que la nave espacial entre en órbita alrededor de Marte, uniéndose a misiones robóticas que ya operan allí desde los Estados Unidos, la Agencia Espacial Europea e India. La misión de los Emiratos Árabes Unidos a Marte es una de las tres programadas para su lanzamiento en las próximas semanas, junto con el primer rover de Marte de China y el rover Perseverance de la NASA.

Después de llegar a Marte en febrero, la nave espacial Hope maniobrará en una órbita científica operativa alrededor de abril de 2021 que oscila entre aproximadamente 20,000 y 43,000 kilómetros sobre Marte. Durante partes de cada órbita de 55 horas, la nave espacial se mueve aproximadamente a la misma velocidad alrededor de Marte que la rotación del planeta. Eso le dará a los instrumentos científicos del orbitador vistas sostenidas de la misma región de Marte.

Pero Hope estudiará toda la atmósfera, no solo la atmósfera inferior, donde se desarrolla el clima. En particular, ayudará a los científicos a comprender lo que ocurre en una capa llamada termosfera, que se encuentra entre la atmósfera superior e inferior, a unos 100 a 200 kilómetros de altura. Aquí, el gas está influenciado por lo que sucede tanto cerca de la superficie de Marte como en la atmósfera superior.

Si la nave espacial supera las probabilidades y llega con éxito al Planeta Rojo, también ayudará a muchas otras investigaciones. Algo de eso está integrado en los objetivos principales de la misión. Por ejemplo, la órbita de Hope también posicionará a la nave espacial para fotografiar regularmente la burbuja borrosa de hidrógeno que sale del planeta. MAVEN vio esa estructura cuando llegaba, pero no pudo imaginar la burbuja con regularidad. Esas imágenes también podrían ayudar a los científicos a comprender cómo Marte está perdiendo su atmósfera. Una vez, antes de que el planeta rojo fuera tan rojo, tenía una atmósfera espesa y húmeda como la Tierra, pero ahora se ha ido. Y aún así, la atmósfera se aleja lentamente del tirón gravitacional del planeta, derivando hacia el espacio para formar ese halo.

 

8 de julio de 2020, la próxima semana, los Emiratos Árabes Unidos lanzarán su primera misión interplanetaria, un orbitador de Marte que la nación espera inspire a la región y haga avanzar la ciencia del planeta rojo.

Ahora, ese navío está escondido en la nariz de un cohete japonés H-2A en el Centro Espacial Tanegashima en Japón, esperando su momento para saltar de la Tierra. El lanzamiento está actualmente programado para las 20:51 GMT del 14 de julio. La misión plantea una serie de desafíos, conocidos y desconocidos, y sería la primera vez que un país árabe alcanzara otro planeta. Y todo tendría que suceder rápidamente, mucho más rápido que una misión tradicional de Marte. El liderazgo de los EAU comenzó a plantear la idea de enviar un orbitador a Marte en 2014. Y tenían una fecha límite: la llegada a Marte antes de diciembre de 2021, el 50 aniversario de la nación. Debido a la mecánica orbital delicada de llegar a nuestro vecino, eso significó despegar este verano, y si la nave espacial pierde su ventana, tendrá que esperar 26 meses para volver a intentarlo.

Se le pidió al equipo que aprovechara la experiencia internacional y construyera en el país una nave espacial que pudiera llevar a cabo una nueva ciencia en Marte en ese período de tiempo. Eso significaba que el personal de la misión no solo necesitaba gestionar los desafíos de ingeniería de los vuelos espaciales, sino también formar parte de la comunidad internacional de científicos de Marte. Necesitaban estar lo suficientemente familiarizados con la historia de la exploración de Marte para identificar qué proyectos podrían ser científicamente prometedores.

"No queremos tener estas cantidades masivas de datos y nadie está interesado en ellos", dijo Fatma Lootah, gerente de ciencia de instrumentos Hope. "Queremos que estos datos sean novedosos, que estos sean avances". El equipo decidió centrarse en la atmósfera de Marte, que las sondas han estudiado antes pero no de manera exhaustiva. Al poner a Hope en una órbita que ninguna nave espacial ha utilizado en Marte, la misión podrá estudiar la atmósfera superior e inferior simultáneamente, lo que permitirá a los científicos comprender mejor cómo interactúan. La órbita única también brindará a los científicos la primera comprensión detallada del clima de Marte en general: en todo el planeta, durante todo el día y durante todo el ciclo estacional.

 

14 de junio de 2020, el ExoMars Trace Gas Orbiter de la ESA ha detectado oxígeno verde brillante en la atmósfera de Marte, la primera vez que se ha visto esta emisión en un planeta que no es la Tierra. En la Tierra, se produce oxígeno brillante durante las auroras polares cuando los electrones energéticos del espacio interplanetario golpean la atmósfera superior. Esta emisión de luz impulsada por oxígeno le da a las auroras polares su hermoso y característico tono verde.

La aurora, sin embargo, es solo una de las formas en que se iluminan las atmósferas planetarias. Las atmósferas de los planetas, incluida la Tierra y Marte, brillan constantemente durante el día y la noche a medida que la luz solar interactúa con átomos y moléculas dentro de la atmósfera. El resplandor diurno y nocturno son causados ​​por mecanismos ligeramente diferentes: el resplandor nocturno ocurre cuando las moléculas rotas se recombinan, mientras que el resplandor diurno surge cuando la luz del Sol excita directamente átomos y moléculas como el nitrógeno y el oxígeno. En la Tierra, el resplandor nocturno verde es bastante tenue, por lo que se ve mejor desde una perspectiva "de borde", como se muestra en muchas imágenes espectaculares tomadas por astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI). Este desmayo puede ser un problema al buscarlo alrededor de otros planetas, ya que sus superficies brillantes pueden ahogarlo.

“Una de las emisiones más brillantes observadas en la Tierra proviene del resplandor nocturno. Más específicamente, de los átomos de oxígeno que emiten una longitud de onda de luz particular que nunca se ha visto alrededor de otro planeta”, dice Jean-Claude Gérard, de la Universidad de Lieja, Bélgica, y autor principal del nuevo estudio publicado en Nature Astronomy. "Sin embargo, se prevé que esta emisión exista en Marte durante unos 40 años, y, gracias a TGO, la hemos encontrado".

Jean-Claude y sus colegas pudieron detectar esta emisión utilizando un modo de observación especial del TGO. Uno de los conjuntos de instrumentos avanzados del orbitador, conocido como NOMAD (Nadir And Occultation for MArs Discovery) y que incluye el Ultraviolet Imaging Spectrograph (UVIS)), puede observar en varias configuraciones, una de las cuales coloca sus instrumentos para apuntar directamente hacia la superficie de Marte, conocido como el canal 'nadir'.

"Las observaciones anteriores no habían capturado ningún tipo de resplandor verde en Marte, por lo que decidimos reorientar el canal nadir UVIS para apuntar al 'borde' de Marte, similar a la perspectiva que se ve en las imágenes de la Tierra tomadas desde la I.S.S.", agrega la coautora Ann Carine Vandaele del Institut Royal d'Aéronomie Spatiale de Belgique.

Entre el 24 de abril y el 1 de diciembre de 2019, Jean-Claude, Ann Carine y sus colegas utilizaron NOMAD-UVIS para escanear altitudes que van de 20 a 400 kilómetros de la superficie marciana dos veces por órbita. Cuando analizaron estos conjuntos de datos, encontraron la emisión de oxígeno verde en todos ellos. "La emisión fue más fuerte a una altitud de alrededor de 80 kilómetros y varió dependiendo de la distancia cambiante entre Marte y el Sol", agrega Ann Carine.

"Modelamos esta emisión y descubrimos que se produce principalmente como dióxido de carbono, o CO2 , se divide en sus partes constituyentes: monóxido de carbono y oxígeno", dice Jean-Claude. "Vimos los átomos de oxígeno resultantes brillando tanto en luz visible como ultravioleta". La comparación simultánea de estos dos tipos de emisión mostró que la emisión visible era 16.5 veces más intensa que la ultravioleta.

"Las observaciones en Marte concuerdan con los modelos teóricos anteriores, pero no con el brillo real que hemos visto alrededor de la Tierra, donde la emisión visible es mucho más débil", agrega Jean-Claude. "Esto sugiere que tenemos más que aprender sobre cómo se comportan los átomos de oxígeno, lo cual es muy importante para nuestra comprensión de la física atómica y cuántica".

Comprender las propiedades de la atmósfera de Marte no solo es científicamente interesante, sino que también es clave para operar las misiones que enviamos al planeta rojo. La densidad atmosférica, por ejemplo, afecta directamente el arrastre experimentado por los satélites en órbita y por los paracaídas utilizados para entregar sondas a la superficie marciana.

 

9 de junio de 2020, la primera misión espacial árabe a Marte, armada con sondas para estudiar la atmósfera del planeta rojo, está diseñada para inspirar a los jóvenes de la región y allanar el camino para los avances científicos, dijeron el martes funcionarios. La sonda no tripulada Al-Amal (Hope en Árabe) despegará del centro espacial japonés el 15 de julio, con los preparativos ahora en sus etapas finales.

Omran Sharaf, gerente de proyectos de la misión, dijo que, aparte de los ambiciosos objetivos científicos, la misión fue diseñada para recordar la era dorada de la región de logros culturales y científicos. "Los EAU querían enviar un fuerte mensaje a los jóvenes árabes y recordarles el pasado, que solíamos ser generadores de conocimiento", dijo. "Personas de diferentes orígenes y religiones coexistieron y compartieron una identidad similar", dijo sobre el mundo árabe, donde muchos países están hoy afectados por conflictos sectarios y crisis económicas.

Sarah al-Amiri, subdirectora del proyecto de la misión, dijo que era imperativo que el proyecto tuviera un impacto científico a largo plazo. "No es una misión de corta duración, sino una que continúa a lo largo de los años y produce hallazgos científicos valiosos, ya sea por investigadores en los EAU o en todo el mundo” comentó. Ella dijo que la sonda proporcionará una imagen completa de la dinámica del clima en la atmósfera de Marte con el uso de tres instrumentos científicos. El primero es un espectrómetro infrarrojo para medir la atmósfera más baja del planeta y analizar la estructura de temperatura; el segundo, un generador de imágenes de alta resolución que proporcionará información sobre el ozono; y un tercero, un espectrómetro ultravioleta para medir los niveles de oxígeno e hidrógeno desde una distancia de hasta 43,000 kilómetros de la superficie.

Las tres herramientas permitirán a los investigadores observar el planeta rojo "en todo momento del día y observar todo Marte durante esos momentos diferentes", dijo Amiri. "Algo que queremos entender mejor, y que es importante para la dinámica planetaria en general, son las razones de la pérdida de la atmósfera y si el sistema climático en Marte realmente tiene un impacto en la pérdida de hidrógeno y oxígeno", dijo, refiriéndose a los dos componentes que forman el agua.

Sharaf dijo que la alimentación de la sonda comenzará la próxima semana. Está programado para lanzarse el 15 de julio desde el Centro Espacial Tanegashima de Japón y llegar a Marte en febrero de 2021, dependiendo de muchas variables, incluido el clima en la zona de lanzamiento. "Si perdemos la oportunidad de lanzamiento, que es entre mediados de julio y principios de agosto, tendríamos que esperar dos años para otra ventana", dijo Sharaf.

 

8 de junio de 2020, Christopher Edwards, profesor asistente en el Departamento de Astronomía y Ciencia Planetaria de NAU, acaba de procesar nuevas imágenes de la luna marciana Phobos que brindan a los científicos una visión de las propiedades físicas de la luna y su composición. Las imágenes de la pequeña luna, que tiene unos 25 kilómetros de diámetro, fueron capturadas por el orbitador 2001 Mars Odyssey de la NASA. Cuando se revisan en combinación con tres imágenes publicadas anteriormente, estas nuevas imágenes podrían finalmente ayudar a resolver el debate sobre si el cuerpo planetario es un "asteroide capturado", arrastrado a una órbita perpetua alrededor de Marte, o un antiguo trozo de Marte despegado de la superficie por un impacto de meteorito.

Junto con los científicos de la JPL y la Universidad Estatal de Arizona, Edwards utilizó el Sistema de Imágenes de Emisión Térmica (THEMIS) a bordo del orbitador 2001 Mars Odyssey  para capturar las imágenes desde aproximadamente 6,000 kilómetros sobre la superficie de la luna para medir las variaciones de temperatura durante diferentes fases.

Una imagen tomada el 9 de diciembre de 2019 muestra la superficie de Phobos a su temperatura máxima, 27ºC. Una imagen tomada el 25 de febrero de 2020, muestra a Phobos mientras está en eclipse, donde la sombra de Marte bloqueó completamente la luz solar para que no llegara a la superficie de la luna. Este evento resultó en algunas de las temperaturas más frías medidas en Phobos hasta la fecha, siendo la más fría de aproximadamente -123ºC. El 27 de marzo de 2020, se observó a Phobos saliendo de un eclipse, cuando su superficie todavía se estaba calentando.

A partir de las nuevas imágenes, dijo: "Estamos viendo que la superficie de Phobos es relativamente uniforme y está hecha de materiales de grano muy fino. Estas observaciones también están ayudando a caracterizar la composición de Phobos, que parece ser básicamente basáltica". “Las observaciones futuras proporcionarán una imagen más completa de los extremos de temperatura en la superficie de la luna”.

"Hasta donde llega Phobos", dijo, "sus orígenes son enigmáticos. La órbita en la que se encuentra no es muy estable, y algunos científicos han propuesto que la luna ha sido destruida y reformada varias veces debido a su posición orbital. También Resulta que la geometría exacta de la órbita hace que sea difícil de capturar, por lo que algunos equipos han propuesto que se deriva de Marte”. ¡Cómo sucedió eso tampoco está claro!.

"Tal vez sea por un gran impacto de meteorito que expulsó material a la órbita, y el material se agrupó para formar Phobos. Por eso estamos buscando las propiedades físicas de la superficie, lo que podría ayudar a identificar ubicaciones donde podríamos ver el primario composición y no solo el polvo de grano fino".

Edwards agregó: "JAXA, la agencia espacial de Japón, enviará una misión completa para investigar Phobos y Deimos (la otra luna de Marte) llamada Martian Moons eXploration (MMX), ¡así que estamos esperando algunos buenos datos de reconocimiento para esa próxima misión!".

 

26 de mayo de 2020, cinco años después de que la nave espacial MAVEN de la NASA entrara en órbita alrededor de Marte, los datos de la misión llevaron a la creación de un mapa de sistemas de corriente eléctrica en la atmósfera marciana. "Estas corrientes juegan un papel fundamental en la pérdida atmosférica que transformó a Marte de un mundo que podría haber soportado la vida en un desierto inhóspito", dijo el físico experimental Robin Ramstad, de la Universidad de Colorado, Boulder. "Actualmente estamos trabajando en el uso de las corrientes para determinar la cantidad precisa de energía que se extrae del viento solar y potencia el escape atmosférico". Ramstad es el autor principal de un artículo sobre esta investigación publicado el 25 de mayo en Nature Astronomy.

La Tierra también tiene tales sistemas actuales: incluso podemos verlos en forma de coloridos despliegues de luz en el cielo nocturno cerca de las regiones polares conocidas como auroras o luces del norte y del sur. Las auroras de la Tierra están fuertemente vinculadas a las corrientes, generadas por la interacción del campo magnético de la Tierra con el viento solar, que fluyen a lo largo de las líneas verticales del campo magnético hacia la atmósfera, concentrándose en las regiones polares.

El magnetismo de la Tierra proviene de su núcleo, donde el hierro fundido y eléctricamente conductor fluye debajo de la corteza. Su campo magnético es global, lo que significa que rodea todo el planeta. Dado que Marte es un planeta rocoso y terrestre como la Tierra, uno podría suponer que el mismo tipo de paradigma magnético funciona allí también. Sin embargo, Marte no genera un campo magnético por sí solo, fuera de parches relativamente pequeños de corteza magnetizada. Algo diferente de lo que observamos en la Tierra debe estar sucediendo en el planeta rojo. El viento solar, compuesto principalmente de electrones y protones cargados eléctricamente, sopla constantemente desde el Sol a alrededor de un millón de millas por hora. Fluye alrededor e interactúa con los objetos de nuestro sistema solar. El viento solar también está magnetizado y este campo magnético no puede penetrar fácilmente en la atmósfera superior de los planetas no magnetizados como Marte. En cambio, las corrientes que induce en la ionosfera del planeta causan una acumulación y un fortalecimiento del campo magnético, creando una llamada magnetosfera inducida. La forma en que el viento solar alimenta esta magnetosfera inducida en Marte no se ha entendido bien hasta ahora.

A medida que los iones y electrones del viento solar chocan contra este campo magnético inducido más fuerte cerca de Marte, se ven obligados a separarse debido a su carga eléctrica opuesta. Algunos iones fluyen en una dirección, algunos electrones en la otra dirección, formando corrientes eléctricas que se extienden desde el lado del día hasta el lado nocturno del planeta. Al mismo tiempo, los rayos X solares y la radiación ultravioleta ionizan constantemente parte de la atmósfera superior en Marte, convirtiéndola en una combinación de electrones e iones con carga eléctrica que pueden conducir electricidad.

"La atmósfera de Marte se comporta un poco como una esfera de metal que cierra un circuito eléctrico", dijo Ramstad. "Las corrientes fluyen en la atmósfera superior, con las capas de corriente más fuertes que persisten a 120-200 kilómetros sobre la superficie del planeta".

Los nuevos resultados revelan varias características inesperadas particulares del objetivo de MAVEN de comprender el escape atmosférico: la energía que impulsa el escape parece derivarse de un volumen mucho mayor de lo que a menudo se suponía. La pérdida atmosférica impulsada por el viento solar ha estado activa durante miles de millones de años y ha contribuido a la transformación de Marte de un planeta cálido y húmedo que podría haber albergado la vida en un desierto frío global. MAVEN continúa explorando cómo funciona este proceso y qué parte de la atmósfera del planeta se ha perdido.

 

18 de mayo de 2020, la naturaleza es un escultor poderoso, como se muestra en esta imagen del Mars Express de la ESA, que retrata un paisaje marciano fracturado y con grandes cicatrices. Este terreno fue formado por fuerzas intensas y prolongadas que actuaron sobre la superficie de Marte durante cientos de millones de años. Tal fenómeno está en juego en esta imagen de Mars Express, que muestra parte de Tempe Fossae, una serie de fallas que atraviesan la región de Tempe Terra en las tierras altas del norte de Marte. Al noreste de la provincia de Tharsis en Marte.

A primera vista, es difícil saber si el suelo está subiendo, hundiéndose o una mezcla de ambos. El paisaje aquí está rayado y arrugado: las crestas se cortan a través del marco, intercaladas con el extraño cráter de impacto, y toda la región está llena de acantilados y abismos. El terreno aquí pertenece a la provincia volcánica de Tharsis, también conocida como el aumento de Tharsis, que se encuentra cerca del ecuador del planeta, en el límite entre las llanuras bajas en el hemisferio norte y las tierras altas en el sur, y muestra una compleja geología que se origina en los procesos.

Tempe Fossae es un gran ejemplo de terreno con dos características marcianas clave: grabens y horsts. En cierto modo, estos son opuestos el uno del otro: los grabens son cortes de tierra que han caído entre dos fallas más o menos paralelas, mientras que las horsts son tierra que se ha elevado entre fallas. A lo sumo, los grabens que se ven aquí alcanzan unos pocos kilómetros de ancho, unos cientos de metros de profundidad y varios cientos de kilómetros de largo. Ambos fueron creados por fuerzas volcánicas y tectónicas que actúan a través de la superficie de Marte, que fracturaron el suelo y lo manipularon en nuevas configuraciones. Mars Express ha observado estas características muchas veces antes, en regiones que incluyen Claritas Fossae, Acheron Fossae y el cercano Ascuris Planum.

A pesar de cualquier confusión visual inicial, este paisaje es una mezcla de fallas, terreno elevado, valles profundos y crestas en gran parte paralelas, que se extienden tanto hacia la superficie como sobre la corteza marciana. La ilusión de cráter/cúpula es en realidad solo un truco de la luz causada por nuestros ojos que interpretan incorrectamente las sombras. Al comparar esta imagen con la imagen antes mencionada de Ascuris Planum, un terreno similar, se destaca muy bien, lo que demuestra la importancia de las condiciones de iluminación en la fotografía.

Si bien la mayoría de las crestas que se ven aquí corren paralelas entre sí desde la parte superior izquierda a la inferior derecha, también hay algunos rasguños que cortan en una dirección perpendicular. Este es un efecto de la ubicación, ya que este parche de terreno está justo al noreste de la conocida provincia de Tharsis, un punto de acceso pasado en Marte para una actividad volcánica y tectónica sustancial.

Tharsis es considerable, la provincia mide varios miles de kilómetros de ancho y cinco kilómetros de alto en promedio en relación con el "nivel del mar" marciano, un nivel que, dada la falta de mares del planeta, se define arbitrariamente en Marte en función de la elevación y la presión atmosférica. Alberga los volcanes más grandes de todo el Sistema Solar, que van desde 15 hasta más de 20 kilómetros de altura. Si bien la formación de Tharsis causó actividad tectónica a nivel local, como lo muestran estas rebanadas, también influyó en la corteza de Marte a una escala mucho mayor y se cree que tuvo una gran influencia en la formación de Valles Marineris, el cañón más grande del Sistema Solar. Se ha producido una erosión generalizada en Valles Marineris desde su formación, moldeando y esculpiendo el paisaje en el sistema de cañones que vemos hoy.

La flota de naves espaciales actualmente en Marte, operada por varias agencias espaciales, puede obtener imágenes de la superficie del planeta a escalas desde lo global (con una resolución espacial de alrededor de diez metros) hasta lo local (resolución espacial de alrededor de un metro). Esta combinación permite a los científicos caracterizar los procesos geológicos a escala global, regional y local, lo que les permite trabajar hacia una comprensión más completa de Marte y su intrigante historia.

 

5 de mayo de 2020, la primera sonda de Marte del mundo árabe llegó a su lugar de lanzamiento en Japón después de que los funcionarios aplicaran los protocolos de cuarentena relacionados con el coronavirus y las restricciones de viaje para garantizar que la nave espacial pueda lanzarse a tiempo en julio.

El orbitador de Marte llegó al Centro Espacial Tanegashima en Japón el 24 de abril después de un viaje de varios días desde Dubai a través del transporte aéreo y marítimo, listo para comenzar las pruebas finales, el abastecimiento de combustible y otras preparaciones para el despegue durante una ventana de tres semanas que se abrirá el 14 de julio a bordo de un cohete japonés H-2A.

"La identidad de la misión no se trata solo de los Emiratos Árabes Unidos, también es para el mundo árabe", dijo Omran Sharaf, gerente del proyecto para la Misión Emirates Mars. "Se supone que inspira a la juventud árabe y les envía un mensaje de esperanza, y un mensaje que básicamente les dice que si un país como los Emiratos Árabes Unidos puede llegar a Marte en menos de 50 años, entonces ustedes pueden hacer mucho más dado la historia que tienes, dado el talento humano que tienes".

El 20 de abril, la nave espacial Hope salió del Centro Espacial Mohammed Bin Rashid en Dubai para comenzar el viaje de cuatro días a Tanegashima, ubicado en la costa sur de la isla japonesa de Kyushu, la más meridional de las principales islas del país. Protegida dentro de un contenedor de transporte climatizado, la nave espacial montó en un avión de carga Antonov An-124 operado por Rusia y construido en Ucrania desde Dubai a Nagoya, Japón. La fase final del viaje ocurrió en un barco, que llevó la sonda desde Nagoya a la isla de Tanegashima.

Cuando completen el período de cuarentena, el personal se unirá a los 11 ingenieros y técnicos que viajaron a Japón anteriormente en Japón para completar las pruebas finales en la nave espacial dentro de una sala limpia de instalaciones de procesamiento de carga útil en Tanegashima. Muchos de los ingenieros de pruebas que realizarán en la nave espacial en Tanegashima verificarán dos o tres veces el trabajo realizado antes del envío de la sonda a Japón.

Más de la mitad del peso de la nave espacial en el lanzamiento estará compuesto por combustible de hidracina. Completamente cargado, el orbitador pesará casi 1,350 kilogramos en el momento del despegue. La ventana de lanzamiento se abre el 14 de julio (15 de julio en Japón) y se extiende tres semanas. Las misiones interplanetarias que toman una ruta directa a Marte deben lanzarse en ciertos períodos cada 26 meses, cuando la Tierra y Marte están en las posiciones correctas en el Sistema Solar.

Al igual que la nave espacial, los tres instrumentos científicos de la sonda Hope se desarrollaron en una cooperación entre instituciones de investigación en los Estados Unidos y los Emiratos Árabes Unidos. LASP desarrolló una cámara en color para la misión en la Universidad de Colorado en Boulder y Mohammed Bin Rashid Space Centre (MBRSC). Los espectrómetros infrarrojos y ultravioleta fueron producidos por LASP, la Universidad Estatal de Arizona y la Universidad de California, Berkeley, en colaboración con científicos emiratíes.

Los sensores explorarán la atmósfera marciana, uniéndose a una flota de la NASA, la Agencia Espacial Europea y las naves espaciales indias que operan actualmente en el Planeta Rojo. "La motivación detrás de la ciencia de la Misión Marte de Emirates es cubrir la atmósfera inferior de Marte durante todo un día marciano, y muestrearla durante todas las estaciones en Marte", dijo tristemente Sarah Al Amiri, científica jefe del proyecto Hope y ministra de Emiratos Árabes Unidos. Estado de ciencias avanzadas.

Después de pasar a una órbita de captura inicial el próximo febrero, la nave espacial Hope maniobrará en una órbita científica operativa alrededor de abril de 2021 que oscilará entre aproximadamente 20,000 kilómetros y 43,000 kilómetros sobre Marte. Durante partes de cada órbita de 55 horas, la nave espacial se mueve aproximadamente a la misma velocidad alrededor de Marte que la rotación del planeta. Eso le dará a los instrumentos científicos del orbitador vistas sostenidas de la misma región de Marte.

La misión Hope perseguirá muchos de los mismos objetivos científicos que la nave MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution). MAVEN llegó al planeta rojo en 2014. Los científicos han analizado datos de la misión MAVEN para confirmar que el bombardeo del viento solar y la radiación despojaron la atmósfera marciana, transformando el planeta de un mundo más cálido y húmedo en el planeta árido de hoy. Hope rastreará el oxígeno y el hidrógeno que escapan de la atmósfera marciana al espacio, y mirará más profundamente en la atmósfera del planeta que MAVEN. Los científicos quieren investigar posibles vínculos entre el clima marciano y el clima con el escape de partículas atmosféricas.

 

2 de mayo de 2020, la misión EMM está siendo llevada a cabo por un equipo de ingenieros emiratíes en colaboración con instituciones de investigación extranjeras, y es una contribución a una economía basada en el conocimiento en los EAU. La sonda se llama Hope o Al-Amal (en árabe: الأمل) y está programado para llegar a Marte en 2021, lo que coincide con el 50 aniversario de la formación de los Emiratos Árabes Unidos. Su lanzamiento desde Japón esta previsto para el 14 de julio de este 2020.

La Agencia Espacial de los EAU y el Centro Espacial Mohammed Bin Rashid anunciaron la transferencia segura de la nave espacial Mars Hope a su sitio de lanzamiento en el Centro Espacial Tanegashima (Japón). La transferencia se realizó en una operación de 83 horas adelantada desde su fecha de envío programada para mayo debido a las restricciones de viaje y movimiento impuestas por los esfuerzos internacionales para contener el impacto de Covid-19. La Misión Marte de los Emiratos, denominada The Hope Probe, es la primera exploración interplanetaria realizada por una nación árabe.

"Estamos en camino para nuestro lanzamiento en julio ahora", dijo el líder de la Misión EMM, Omran Sharaf. "La planificación de la mitigación y la acción temprana, junto con el apoyo de nuestros socios y el Gobierno japonés, salvaron el día: toda la operación fue básicamente una carrera contra el reloj y Covid-19, para garantizar que lográramos tener la nave espacial en Tanegashima lista para su ventana de lanzamiento de julio / agosto a Marte ".

EMM y la sonda Hope son la culminación de un esfuerzo de transferencia de conocimiento y desarrollo iniciado en 2006, que ha visto a los ingenieros de Emiratí trabajando con socios en todo el mundo para desarrollar las capacidades de diseño, ingeniería y fabricación de naves espaciales de los EAU. La nave espacial fue nombrada como un símbolo de esperanza para todos los jóvenes árabes.

 

24 de abril de 2020, ahora si me refiero a la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter), estoy hablando de una nave orbital marciana que lleva 14 años y un mes dando vueltas al planeta rojo y ha remitido a la Tierra un total de 374 Terabits de información, en este mismo momento que lo estoy escribiendo. Gracias a todo ese bagaje de datos los científicos tienen mucho trabajo para interpretarlos, pero cada día aparecen nuevos hallazgos necesarios de publicar.

El antiguo Marte pudo haber presentado aguas termales de superficie, según una investigación de Dorothy Oehler de PSI. Utilizando nuevos datos de un modelo digital del terreno (derivado de las imágenes de HiRISE adquiridas con el orbitador MRO de la NASA), y la comparación con un análogo de Marte (el cráter de impacto Haughton en el Ártico canadiense), Oehler descubrió que las características elípticas se ven en el cráter Vernal, Arabia Terra Marte, podrían ser restos de aguas termales generadas por el impacto.

Estas características podrían tener una importancia astrobiológica única, ya que las aguas termales en la Tierra no solo parecen albergar algunas de las primeras formas de vida evolutivas en nuestro planeta, sino que también precipitan minerales que preservan la evidencia de esa vida. Y cada vez hay más pruebas de que las aguas termales terrestres, a diferencia de los respiraderos hidrotermales submarinos, pueden haber albergado el origen de la vida en la Tierra.

Además, las características en el cráter Vernal pueden haber sido parte de una tendencia importante de las aguas termales, y podrían proporcionar un raro ejemplo de epicentros expuestos de actividad de primavera. Hoy en día, estas características tienen una cubierta de polvo relativamente baja y serían favorables para la caracterización a baja altitud de mineralogía, texturas o terrazas que podrían ayudar en su interpretación. Si estas características son, de hecho, restos de las antiguas aguas termales marcianas, pueden preservar la evidencia de vida microbiana, si alguna vez se desarrolló en el planeta rojo. Por lo tanto, estos depósitos serían candidatos excepcionales para futuras misiones pequeñas que utilizan sensores robóticos o módulos de aterrizaje.

 

5 de marzo de 2020, conocida por sus amplias franjas de dunas onduladas, texturizadas y suavemente inclinadas, la región de Terra Sabaea en Marte alberga muchas características geológicas fascinantes, incluido el prominente cráter Moreux, la estrella de una nueva imagen de la Mars Express del ESA.

El cráter Moreux en Marte muestra numerosos procesos y características geológicas intrigantes. Se asienta en el extremo norte de Terra Sabaea, una gran área del planeta rojo que está salpicada de cráteres de impacto y cubierta de flujos glaciares, dunas, terreno inquieto y complejas redes de crestas. En comparación con otros cráteres de impacto tanto en Marte como en la Tierra, el cráter de Moreux parece un poco deformado y desordenado, el resultado de la erosión en curso sobre la historia marciana. Su borde en forma de huevo está roto, sus paredes oscuras están surcadas, onduladas y moteadas, y su centro presenta un prominente "pico" agrupado, creado a medida que el material del piso del cráter rebota y se eleva hacia arriba después del impacto inicial.

Es difícil tener una idea de la escala cuando se ve este pico desde la órbita, pero la cresta central del cráter Moreux es considerable y alcanza alrededor de dos kilómetros de altura. El cráter en sí tiene aproximadamente tres kilómetros de profundidad y se extiende 135 kilómetros de borde a borde. En el caso del cráter Moreux, las diferencias de color son marcadas: mientras que el material circundante es visible en tonos de caramelo, las paredes del cráter son oscuras, se asemejan a un anillo de ceniza o carbón. Las dunas de color marrón oscuro y negro cubren el suelo del cráter, mientras que el pico sigue siendo de color amarillo pálido y anaranjado. La eyección oscura y prominente, que comprende material arrojado hacia afuera durante la colisión que forma el cráter, se extiende hacia afuera desde el borde del cráter, decolorando e invadiendo el terreno circundante más claro. Se cree que las dunas dentro y alrededor del cráter contienen material arenoso rico en piroxeno y olivino: minerales formadores de rocas que son máficos (que contienen magnesio y hierro) y se caracterizan por su apariencia típicamente oscura.

A partir de la orientación de las dunas, los científicos han teorizado un sistema complejo de vientos predominantes, probablemente influenciados por la topografía del cráter. Las dunas al norte y al este del pico central están influenciadas en gran medida por los vientos provenientes del noreste, mientras que las dunas situadas al oeste del parque están controladas por los vientos del noroeste.

 

12 de febrero de 2020, los datos aportados por las naves orbitales marcianas están dando lugar a muchas teorías, una de las que más información está aportando es la MAVEN, la cual provoca un aluvión de estudios científicos sobre el pasado, el presente y posiblemente el futuro del planeta rojo.

La nave espacial MAVEN de la NASA ha descubierto "capas" y "grietas" en la parte cargada eléctricamente de la atmósfera superior (la ionosfera) de Marte. El fenómeno es muy común en la Tierra y causa interrupciones impredecibles en las comunicaciones por radio. Sin embargo, no los entendemos completamente porque se forman en altitudes que son muy difíciles de explorar en la Tierra. El descubrimiento inesperado de MAVEN muestra que Marte es un laboratorio único para explorar y comprender mejor este fenómeno altamente disruptivo.

"Las capas están tan cerca de todas nuestras cabezas en la Tierra y pueden ser detectadas por cualquier persona con una radio, pero aún son bastante misteriosas", dice Glyn Collinson, del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland, autor principal de un artículo. Si su estación de radio favorita alguna vez se ha atascado o ha sido reemplazada por otra estación, una causa probable son las capas de gas con carga eléctrica, llamada "plasma", en la región más alta de la atmósfera, llamada "ionosfera".

En la Tierra, las capas se forman a una altitud de aproximadamente 100 km donde el aire es demasiado delgado para que un avión pueda volar, pero demasiado grueso para que un satélite orbite. La única forma de alcanzarlos es con un cohete, pero estas misiones duran solo decenas de minutos antes de volver a caer en la Tierra. "Hemos sabido que existen desde hace más de 80 años, pero sabemos muy poco acerca de lo que sucede dentro de ellos, porque ningún satélite puede bajar lo suficiente como para alcanzar las capas", dice Collinson.

En Marte, las naves espaciales como MAVEN pueden orbitar a altitudes más bajas y pueden muestrear estas características directamente. MAVEN lleva varios instrumentos científicos que miden plasmas en la atmósfera y el espacio alrededor de Marte. Mediciones recientes de uno de estos instrumentos detectaron picos repentinos inesperados en la abundancia de plasma mientras volaba a través de la ionosfera marciana. "Las bajas altitudes observables por MAVEN llenarán un gran vacío en nuestra comprensión de esta región tanto en Marte como en la Tierra, con descubrimientos realmente significativos", dice Grebowsky, coautor del artículo.

Las observaciones de MAVEN ya están volcando muchas de nuestras ideas existentes sobre los fenómenos: MAVEN ha descubierto que las capas también tienen un espejo opuesto, una "grieta", donde el plasma es menos abundante. La existencia de tales "grietas" en la naturaleza era completamente desconocida antes de su descubrimiento en Marte por MAVEN, y anula los modelos científicos existentes que dicen que no pueden formarse. Además, a diferencia de la Tierra, donde las capas son de corta duración e impredecibles, las capas marcianas son sorprendentemente longevas y persistentes.

 

30 de enero de 2020, en el aspecto de los datos científicos que se van adquiriendo gracias a las naves orbitales, ahora sabemos que el planeta rojo está perdiendo agua más rápidamente de lo que sugerirían las teorías y las observaciones pasadas.

La desaparición gradual del agua (H2 O) ocurre en la atmósfera superior de Marte: la luz solar y la química disocian las moléculas de agua en átomos de hidrógeno y oxígeno y la débil gravedad de Marte no puede evitar que escapen al espacio. Un equipo de investigación internacional, dirigido en parte por el investigador del Centre National D’Etudes Spatiales (CNES) Franck Montmessin, acaba de revelar que el vapor de agua se acumula en grandes cantidades y proporciones inesperadas a una altitud de más de 80 km en la atmósfera marciana. Las mediciones mostraron que las grandes bolsas atmosféricas están incluso en un estado de sobresaturación, con la atmósfera que contiene 10 a 100 veces más vapor de agua de lo que su temperatura debería permitir en teoría. Con las tasas de sobresaturación observadas, la capacidad de escape del agua aumentaría considerablemente durante ciertas estaciones.

Cuando el sol ilumina los grandes depósitos de hielo en los polos, se libera vapor de agua a la atmósfera. Estas moléculas de agua son transportadas por los vientos hacia altitudes más altas y frías donde, en presencia de partículas de polvo, pueden condensarse en nubes y evitar una progresión rápida y masiva del agua hacia altitudes más altas (como en la Tierra). En Marte, la condensación a menudo se ve obstaculizada. Por lo tanto, la atmósfera está regularmente sobresaturada en vapor de agua, lo que permite que aún más agua llegue a la atmósfera superior, donde los rayos UV del sol los disocian en átomos. El descubrimiento de la mayor presencia de vapor de agua a gran altitud implica que una mayor cantidad de átomos de hidrógeno y oxígeno pueden escapar de Marte, lo que amplifica la pérdida de agua marciana a largo plazo.

Estos resultados, que se publicaron en Science el 9 de enero de 2020, se obtuvieron gracias a la sonda Trace Gas Orbiter de la misión ExoMars 2016. 

 

10 de junio de 2018, cuando la nave hindú Mangalyaan ya resistidos más de tres años estudiando el planeta Marte, los datos enviados son escasos y poca referencia hacen a la detección del metano tan buscado en la atmósfera del planeta. En su lugar remite imágenes de la superficie marciana, lo cual indica que su estado de salud general es bueno, sin conocer detalles de sus instrumentos.

Últimamente ha hecho una campaña fotográfica basada principalmente en el pico más alto, conocido, del Sistema Solar, el Olympus Mons. Este volcán fue observado por Mangalyaan desde una distancia de 8387 kilómetros lo cual muestra una resolución de 436.21 m/píxel. Olympus Mons es una montaña volcánica importante en la región de Tharsis con su cumbre (flecha) de 21 km de altura sobre el nivel de la media marciana. Marte está en ~ 145º longitud solar (Ls). En la imagen se puede observar la formaciones de nubes sobre Olympus Mons.