LA  CONQUISTA DEL ESPACIO un trabajo de José Oliver Sinca

  MISION: LUCY

 
STATUS:

EN CURSO

 
MISION LUCY: AL ESTUDIO DE LOS ASTEROIDES TROYANOS (DESARROLLO)

 

 

IR A DESCRIPCION DE LA MISION

 

 

6 de febrero de 2024, la nave espacial Lucy de la NASA, que salta asteroides, está de regreso a la Tierra para una cita navideña este año, antes de continuar su misión de investigar las rocas espaciales que quedaron de la formación del Sistema Solar hace 4.500 millones de años. El largo viaje a casa de Lucy comenzó cuando realizó la mayor explosión de su motor principal planificada para toda su misión de 12 años. La nave espacial, que se lanzó en octubre de 2021, encendió sus motores principales el sábado (3 de febrero) durante más de 36 minutos. La operación siguió a la primera explosión de los motores principales de Lucy el 31 de enero, que duró sólo 6 minutos. El objetivo de los dos encendidos de motores, que habrán agotado más de la mitad del combustible a bordo de Lucy, es desplazar la sonda de su órbita actual, que roza el principal cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, a una que la llevará a las proximidades de Júpiter. Este último camino permitirá a Lucy convertirse en la primera nave espacial en visitar los asteroides troyanos, que comparten órbita con el gigante gaseoso alrededor del Sol.

La maniobra combinada alteró la velocidad de Lucy en alrededor de 3.200 Km/h y la puso en curso de regreso a la Tierra. Anteriormente, la nave espacial sólo había activado sus propulsores secundarios para realizar maniobras que cambiaban su velocidad en no más de unos 10 Km/h. La visita de Lucy a la Tierra en diciembre de 2024 no será social. Será vital para enviar la nave espacial hacia los asteroides troyanos, que se dividen en dos poblaciones: el campo griego, que está por delante de Júpiter en su órbita del sol, y el campo troyano, que sigue al gigante gaseoso. Con la mitad del combustible de Lucy agotado, la nave espacial recibirá un impulso de la Tierra para ayudarla a alcanzar estos asteroides nunca antes visitados. Esta será la segunda asistencia gravitacional que la nave espacial reciba de la Tierra desde que comenzó su misión espacial. El 16 de octubre de 2022, Lucy regresó a la Tierra un año después de su lanzamiento, acercándose a 350 kilómetros de la superficie de nuestro planeta. Este acercamiento, que estuvo más cerca de lo que vuela la Estación Espacial Internacional, le dio a Lucy una patada de resorte mientras viajaba a alrededor de 46.700 Km/h. Durante su segunda asistencia gravitatoria desde la Tierra a finales de este año, Lucy se acercará a 370 kilómetros del planeta, recibiendo el impulso que necesita para atravesar el cinturón de asteroides principal.

Después de esto, el próximo encuentro de Lucy con un asteroide será con el asteroide de la familia troyana Eurybates y su satélite o 'moonlet' Queta en agosto de 2027. Luego, la nave espacial visitará cuatro asteroides más, tres de los cuales también son sistemas dobles, lo que le permitirá avistar tres más. lunas. Diciembre de 2024 no marcará la última visita de la nave espacial de la NASA a la Tierra. Lucy recibirá una asistencia gravitacional final de nuestro planeta en 2031, lo que le ayudará a alcanzar los grandes asteroides binarios Patroclus y Menoetius en marzo de 2033, que será el último año de su misión principal.

 

25 de enero de 2024, después de su primer encuentro exitoso con un asteroide en 2023, la misión Lucy de la NASA tiene la vista firmemente puesta en sus principales objetivos: los asteroides troyanos de Júpiter, nunca antes explorados. En 2024, la nave espacial Lucy pasará de su órbita actual alrededor del Sol, una que apenas roza el borde interior del cinturón de asteroides principal, a una nueva órbita que la llevará más allá de la órbita de Júpiter y hacia el reino de los asteroides troyanos. Esto se hará en dos pasos: una serie de maniobras en el espacio profundo y una asistencia de gravedad terrestre.

A finales de enero, Lucy comenzará la serie de dos maniobras en el espacio profundo. El 31 de enero, la nave espacial hará funcionar brevemente sus motores principales por primera vez en el espacio. Después de analizar el desempeño de la nave espacial durante ese breve encendido, el equipo ordenará a la nave espacial que lleve a cabo una maniobra más grande, nominalmente el 3 de febrero. Combinadas, estas dos maniobras están diseñadas para cambiar la velocidad de la nave espacial en alrededor de 900 m/s y consumirá aproximadamente la mitad del combustible a bordo de la nave espacial. Cada una de las maniobras anteriores de la nave espacial cambió la velocidad de la nave en solo unos pocos metros por segundo y fueron lo suficientemente pequeñas como para ser realizadas por los propulsores menos potentes de la nave espacial. La trayectoria de la nave espacial Lucy de la NASA vista desde una perspectiva del Sistema Solar. El Sol (círculo amarillo), las órbitas de la Tierra (azul) y Júpiter (naranja), así como la posición de Júpiter a mitad del recorrido de Lucy (círculo naranja) y las ubicaciones aproximadas de las poblaciones de cuerpos pequeños (gris) se incluyen para referencia. La trayectoria de la nave espacial durante 2024 se muestra como una línea roja continua (con la trayectoria anterior y siguiente indicadas por líneas rojas discontinuas). Se marcan las ubicaciones de la nave espacial y los objetivos en los momentos de varios hitos de la misión.

Estas maniobras pondrán a Lucy en camino hacia su segundo hito del año, la segunda asistencia gravitacional de la Tierra de la nave espacial. En diciembre de 2024, Lucy volará a 370 kilómetros de la Tierra. Este encuentro lanzará la nave espacial a través del cinturón de asteroides principal, donde se encontrará con el asteroide Donaldjohanson en abril de 2025, y saldrá hacia el enjambre de asteroides troyanos de Júpiter. Allí, Lucy podrá observar de cerca un asteroide troyano por primera vez en agosto de 2027, cuando llegue a Eurybates y su satélite Queta.

 

1 de diciembre de 2023, el satélite descubierto durante el primer encuentro con un asteroide de la misión Lucy de la NASA ya tiene nombre oficial. El 27 de noviembre de 2023, la Unión Astronómica Internacional aprobó el nombre "Selam", que significa "paz" en el idioma etíope amárico, para la luna de Dinkinesh. "Dinkinesh es el nombre etíope del fósil apodado 'Lucy'", dice Raphael Marshall del Observatorio de la Costa Azul en Niza, Francia, quien originalmente identificó a Dinkinesh como un objetivo potencial de la misión Lucy. "Parecía apropiado nombrar a su satélite en honor a otro fósil al que a veces se le llama el bebé de Lucy". El fósil Selam, descubierto por Zeresenay Alemseged en 2000 en Dikika, Etiopía, pertenecía a una niña de 3 años de la misma especie que Lucy; aunque el "bebé" en realidad vivió más de 100.000 años antes que Lucy.

El equipo ha completado la transmisión de datos del primer encuentro con un asteroide de Lucy y continúa procesándolos. El encuentro con Dinkinesh se añadió en enero de este año como una prueba en vuelo de los sistemas e instrumentos de la nave espacial, y todos los sistemas funcionaron bien. Las herramientas y técnicas refinadas con los datos de este encuentro ayudarán al equipo a prepararse para los principales objetivos de la misión, los asteroides troyanos de Júpiter, nunca antes explorados. Además de las imágenes tomadas por la cámara L'LORRI de alta resolución de Lucy y sus cámaras de seguimiento terminal (T2Cam), los otros instrumentos científicos de Lucy también recopilaron datos que ayudarán a los científicos a comprender estos desconcertantes asteroides.

Los dos componentes del instrumento L'Ralph suministrado por Goddard, la cámara de imágenes visibles multiespectrales (MVIC) y el conjunto espectral de imágenes lineales Etalon (LEISA), observaron con éxito los dos asteroides desde una variedad de puntos estratégicos durante su máxima aproximación. Durante el encuentro, los dos componentes escanearon las superficies de los asteroides, lo que permitió al equipo ensamblar imágenes en color y espectros de los objetos resueltos espacialmente. "Para reunir las imágenes finales, debemos tener en cuenta cuidadosamente el movimiento de la nave espacial, pero la precisa información de puntería de Lucy lo hace posible", dijo Amy Simon del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, en Greenbelt, Maryland. "Estas imágenes ayudarán a los científicos a comprender la composición de los asteroides, permitiendo al equipo comparar la composición de Dinkinesh y Selam y comprender cómo estos cuerpos pueden estar relacionados composicionalmente con otros asteroides".

El espectrómetro de emisiones térmicas Lucy (L'TES), suministrado por la Universidad Estatal de Arizona, también detectó los asteroides, aunque, a diferencia de los futuros objetivos de asteroides troyanos, llenaron sólo una pequeña fracción del amplio campo de visión del instrumento. Los científicos esperan que los datos proporcionen principalmente información sobre las propiedades de la superficie del asteroide más grande, Dinkinesh. "L'TES pudo detectar y medir la temperatura del sistema durante unos nueve minutos mientras la nave espacial pasaba en su máxima aproximación", dijo Phil Christensen de la Universidad Estatal de Arizona. "Las partículas de diferentes tamaños, como arena, guijarros y cantos rodados, se calientan de manera diferente a medida que el asteroide gira. Las mediciones de temperatura del L'TES nos permitirán estudiar el tamaño y las propiedades físicas de los materiales en la superficie del asteroide".

Se espera que Lucy visite nueve asteroides más durante la próxima década en seis encuentros separados. Después de una asistencia gravitatoria de la Tierra en diciembre de 2024, la nave espacial regresará al cinturón de asteroides principal, donde se encontrará con el asteroide Donaldjohanson en abril de 2025. Lucy atravesará el cinturón principal y alcanzará los objetivos principales de la misión, los asteroides troyanos de Júpiter, en 2027.

 

2 de noviembre de 2023, el 1 de noviembre, la NASA confirmó que su nave espacial Lucy completó con éxito un sobrevuelo del asteroide Dinkinesh, una roca espacial relativamente pequeña ubicada en el cinturón principal entre Marte y Júpiter. Esto marca un hito en el viaje de Lucy, ya que Dinkinesh, o 'Dinky', es el primero de los 10 asteroides que la sonda visitará durante los próximos 12 años. "Basándose en la información recibida, el equipo ha determinado que la nave espacial goza de buena salud", escribieron funcionarios de la NASA en una publicación de blog después de que se produjera el sobrevuelo. "El equipo ha ordenado a la nave espacial que comience a transmitir los datos recopilados durante el encuentro".

Según la publicación del blog, los datos de del sobrevuelo tardarán aproximadamente una semana en transmitirse a la Tierra, y el equipo está "esperando ver cómo se desempeñó la nave espacial durante esta primera prueba en vuelo de un encuentro con un asteroide de alta velocidad".

Pues bien, una vez recibidas las primeras imágenes de Dinkinesh, ha saltado la sorpresa. Recordemos que Lucy originalmente debía visitar no más de 7 asteroides a lo largo de su misión, durante el paso de los meses y años, los astrónomos descubrieron que varios de esos cuerpos del Sistema Solar eran binarios, es decir, que eran dos y no uno. Por lo tanto en el momento del lanzamiento Lucy tendría a su disposición 9 asteroides, posteriormente se pudo observar que sus instrumentos podrían ser calibrados ante la presencia de Dinkinesh, con lo cual el numero subió a 11. Pues nos hemos quedado cortos de nuevo, Dinkinesh es también un asteroide binario….. la cifra ha subido a 12, y la misión sigue.

Aproximadamente cuatro horas después del acercamiento más cercano, Lucy había enviado las primeras imágenes y nosotros, el equipo científico, pudimos verlas. Lo que vimos fue absolutamente maravilloso. ¡Ahora podemos compartir estas emocionantes imágenes contigo!. El sistema de seguimiento de la terminal no sólo funcionó para mantener a Dinkinesh en el campo de visión de los instrumentos, sino que Dinkinesh nos tenía una gran sorpresa. A continuación podéis ver una de las imágenes de aproximación cercana de la cámara L'LORRi. Dinkinesh no está solo, sino que tiene un pequeño satélite orbitando a su alrededor. El satélite asoma detrás de Dinkinesh.

El 1 de noviembre, la nave espacial Lucy de la NASA pasó cerca no sólo de su primer asteroide, sino también de sus dos primeros. Las primeras imágenes devueltas por Lucy revelan que el pequeño asteroide Dinkinesh del cinturón principal es en realidad un par binario. Imagen del asteroide Dinkinesh, un par de asteroides grises con una superficie ligeramente irregular, tomada desde la nave espacial Lucy. Esta imagen muestra la “salida de la luna” del satélite cuando emerge de detrás del asteroide Dinkinesh vista por el Lucy Long-Range Reconnaissance Imager (L'LORRI), una de las imágenes más detalladas obtenidas por la nave espacial Lucy de la NASA durante su sobrevuelo del asteroide. Esta imagen fue tomada a las 16:55 UTC del 1 de noviembre de 2023, dentro de un minuto de su máxima aproximación, desde un rango de aproximadamente 430 km. Desde esta perspectiva, el satélite está detrás del asteroide primario. La imagen ha sido nítida y procesada para mejorar el contraste.

“Dinkinesh realmente hizo honor a su nombre; "Esto es maravilloso", dijo Hal Levison, refiriéndose al significado de Dinkinesh en el idioma amárico, "maravilloso". Levison es el investigador principal de Lucy de la sucursal de Boulder, Colorado, del Southwest Research Institute, con sede en San Antonio. “Cuando Lucy fue seleccionada originalmente para volar, planeamos volar sobre siete asteroides. Con la incorporación de Dinkinesh, dos lunas troyanas y ahora este satélite, lo hemos elevado a 11”.

En las semanas previas al encuentro de la nave espacial con Dinkinesh, el equipo de Lucy se había preguntado si Dinkinesh podría ser un sistema binario, dado que los instrumentos de Lucy veían que el brillo del asteroide cambiaba con el tiempo. Las primeras imágenes del encuentro despejaron todas las dudas, Dinkinesh es un binario cercano. A partir de un análisis preliminar de las primeras imágenes disponibles, el equipo estima que el cuerpo más grande tiene aproximadamente 790 m en su parte más ancha, mientras que el más pequeño tiene aproximadamente 220 m de tamaño.

Una serie de imágenes del par de asteroides binarios, Dinkinesh, vistas por la cámara de seguimiento terminal (T2CAM) de la nave espacial Lucy durante su aproximación más cercana el 1 de noviembre de 2023. Las imágenes se tomaron con 13 segundos de diferencia. El movimiento aparente de los dos asteroides se debe al movimiento de la nave espacial cuando pasó volando a 4,5 km/s.

Si bien este encuentro se llevó a cabo como una prueba de ingeniería, los científicos del equipo están estudiando con entusiasmo los datos para obtener información sobre la naturaleza de los pequeños asteroides. "Sabíamos que este iba a ser el asteroide más pequeño del cinturón principal jamás visto de cerca", dijo Keith Noll, científico del proyecto Lucy del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. “El hecho de que sean dos lo hace aún más emocionante. En cierto modo, estos asteroides se parecen al asteroide binario cercano a la Tierra Didymos y Dimorphos que vio DART, pero hay algunas diferencias realmente interesantes que investigaremos”.

Al equipo le tomará hasta una semana descargar el resto de los datos del encuentro desde la nave espacial. El equipo utilizará estos datos para evaluar el comportamiento de la nave espacial durante el encuentro y prepararse para la próxima observación de cerca de un asteroide, el asteroide del cinturón principal Donaldjohanson, en 2025. Lucy estará entonces bien preparada para encontrar los principales objetivos de la misión. , los asteroides troyanos de Júpiter, a partir de 2027.

 

30 de octubre de 2023, estamos a menos de dos días del encuentro de Lucy con Dinkinesh. El acercamiento más cercano a este pequeño asteroide del cinturón principal será el 1 de noviembre de 2023 a las 16:54 UTC. Aquí se muestra el campo de visión de la cámara de mayor resolución de Lucy, L'LORRI. Dentro de ese cuadro, verá una estimación del tamaño que se espera que tenga Dinkinesh. Puede ver tres instantáneas del campo de visión de L'LORRI a continuación. Debido al pequeño tamaño de Dinkinesh (aproximadamente 1 km de diámetro), L'LORRI sólo resolverá Dinkinesh aproximadamente una hora antes de la máxima aproximación.

Se prevé que la nave espacial pase aproximadamente a 425 km del asteroide, el 28 de octubre, el equipo envió a la nave espacial lo que se conoce como la actualización de conocimiento final, un paquete de datos con la información más actualizada sobre las posiciones relativas de la nave espacial y el asteroide. Este conjunto de datos es lo suficientemente preciso como para guiar la nave espacial a lo largo de casi 800.000 km que actualmente separan a Lucy y Dinkinesh.

Aproximadamente una hora antes de la máxima aproximación de la nave espacial, cuando esté aproximadamente a 16.000 km del asteroide, Lucy comenzará a monitorear activamente la posición de Dinkinesh con su sistema de seguimiento terminal, aunque debido al pequeño tamaño de Dinkinesh, no se espera que el sistema “fijar” el asteroide hasta unos minutos antes de su máxima aproximación. Este sistema reorientará de forma autónoma la nave espacial para mantener el pequeño asteroide dentro del campo de visión de los instrumentos científicos a medida que la nave espacial se acerca a unos 4,5 m/s. Este será el primer uso de este sistema de seguimiento de terminales, y este sobrevuelo fue diseñado para probar el sistema en condiciones reales de vuelo espacial.

Cuando Lucy se acerque a Dinkinesh en la mañana del 1 de noviembre, la nave espacial girará hasta una posición que le permitirá seguir continuamente el asteroide. Esto alejará la antena de alta ganancia de la Tierra y la nave espacial no podrá volver a comunicarse hasta que haya completado la secuencia de encuentro y se haya reorientado de modo que la antena de alta ganancia apunte hacia la Tierra. Las imágenes y otros datos científicos y de ingeniería del sobrevuelo se transferirán a lo largo de las próximas semanas.

 

20 de octubre de 2023, la nave espacial Lucy de la NASA se está preparando para observar de cerca un asteroide por primera vez. El 1 de noviembre, sobrevolará el asteroide Dinkinesh y probará sus instrumentos en preparación para visitas en la próxima década a múltiples asteroides troyanos que giran alrededor del Sol en la misma órbita que Júpiter. Dinkinesh, de menos de 1 kilómetro de ancho, gira alrededor del Sol en el cinturón principal de asteroides ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter. Lucy ha estado siguiendo visualmente a Dinkinesh desde el 3 de septiembre; Será el primero de los 10 asteroides que Lucy visitará en su viaje de 12 años. Para observar tantos, Lucy no se detendrá ni orbitará los asteroides, sino que recopilará datos a medida que los pase a toda velocidad en lo que se llama un "sobrevuelo".

"Esta es la primera vez que Lucy podrá observar de cerca un objeto que, hasta ahora, sólo ha sido una mancha sin resolver en los mejores telescopios", dijo Hal Levison, investigador principal de Lucy del Instituto de Investigación del Suroeste, que es con sede en San Antonio, "Dinkinesh está a punto de ser revelado a la humanidad por primera vez”. El objetivo principal de la misión Lucy, que se lanzó el 16 de octubre de 2021, es estudiar los asteroides troyanos de Júpiter, una población de cuerpos pequeños nunca antes explorada que orbitan alrededor del Sol en dos "enjambres" que lideran y siguen a Júpiter en su órbita. Sin embargo, antes de que Lucy llegue a los troyanos, pasará por otro asteroide del cinturón principal en 2025 llamado Donaldjohanson para realizar pruebas adicionales en vuelo de los sistemas y procedimientos de la nave espacial. Durante el sobrevuelo de Dinkinesh, el equipo probará su sistema de seguimiento terminal que permitirá a la nave espacial señalar de forma autónoma la ubicación del asteroide, manteniéndolo dentro del campo de visión de los instrumentos durante todo el encuentro.

Como este encuentro pretende ser una prueba de los sistemas de Lucy, las observaciones científicas serán más sencillas que las de los objetivos principales de la misión. La nave espacial y la plataforma que contiene los instrumentos se colocarán en posición dos horas antes de la máxima aproximación a Dinkinesh. Una vez en su lugar, la nave espacial comenzará a recopilar datos con su cámara de alta resolución (L'LORRI) y su cámara de infrarrojos térmicos (L'TES). Una hora antes de su máxima aproximación, la nave espacial comenzará a rastrear el asteroide con el sistema de seguimiento terminal. Sólo en los últimos ocho minutos Lucy podrá recopilar datos con MVIC y LEISA, el generador de imágenes en color y el espectrómetro infrarrojo que componen el instrumento L'Ralph. Se espera que el máximo acercamiento de Lucy estará a 430 kilómetros del asteroide. Lucy realizará imágenes y seguimiento continuos de Dinkinesh durante casi otra hora. Después de ese tiempo, la nave espacial se reorientará para reanudar las comunicaciones con la Tierra, pero continuará tomando imágenes periódicas de Dinkinesh con L'LORRI durante los próximos cuatro días.

"Sabremos qué debería estar haciendo la nave espacial en todo momento, pero Lucy está tan lejos que las señales de radio tardan unos 30 minutos en viajar entre la nave espacial y la Tierra, por lo que no podemos ordenar un encuentro con un asteroide de forma interactiva", dijo Mark Effertz, ingeniero jefe de Lucy en Lockheed Martin Space en Littleton, Colorado. "En cambio, preprogramamos todas las observaciones científicas. Una vez completadas las observaciones científicas y el sobrevuelo, Lucy reorientará su antena de alta ganancia hacia la Tierra, y luego la primera señal tardará casi 30 minutos en llegar a la Tierra”.

Después de confirmar el estado de la nave espacial, los ingenieros ordenarán a Lucy que envíe datos científicos del encuentro a la Tierra. Esta descarga de datos tardará varios días. Si bien el objetivo principal del encuentro Dinkinesh es una prueba de ingeniería, los científicos de la misión esperan utilizar también los datos capturados para obtener información sobre el vínculo entre los asteroides más grandes del cinturón principal explorados por misiones anteriores de la NASA y los asteroides más pequeños cercanos a la Tierra.

Después del encuentro con Dinkinesh, la nave espacial Lucy continuará en su órbita alrededor del Sol y regresará a las proximidades de la Tierra para su segunda asistencia gravitatoria en diciembre de 2024. Este empujón desde la Tierra la enviará de regreso al cinturón principal de asteroides para su sobrevuelo Donaldjohanson en 2025. y luego a los asteroides troyanos de Júpiter en 2027.

 

14 de octubre de 2023, desde que la nave espacial Lucy de la NASA tomó imágenes por primera vez del asteroide Dinkinesh el 3 de septiembre de 2023, Lucy ha viajado más de 54 millones de kilómetros y ahora está a 7,6 millones de kilómetros del pequeño asteroide. Sin embargo, mientras Dinkinesh continúa su órbita alrededor del Sol, Lucy todavía tiene otros casi 25 millones de kilómetros por recorrer hasta su encuentro con el asteroide el 1 de noviembre.

Esta visualización de datos superpone algunas de las imágenes tomadas por L'LORRI de la nave espacial Lucy del 3 de septiembre de 2023 al 3 de octubre de 2023, en la trayectoria de Lucy (rojo) y la órbita del asteroide Dinkinesh (oro). Estas imágenes fueron tomadas como parte del programa de navegación óptica antes del encuentro del 1 de noviembre.

Durante el último mes, el equipo de la nave espacial ha observado que el asteroide objetivo se ilumina en general a medida que Lucy se acerca a él y también ha observado una sutil variación de brillo consistente con el período de rotación de 52,7 horas observado anteriormente. Desde que Lucy observó el asteroide por primera vez el 3 de septiembre, el equipo ha utilizado imágenes recopiladas por la cámara de alta resolución de la nave espacial, L'LORRI, para refinar su conocimiento de las posiciones relativas de la nave espacial y el asteroide, guiando ópticamente a Lucy hacia el encuentro. Utilizando esta información, el 29 de septiembre la nave espacial llevó a cabo una pequeña maniobra de corrección de trayectoria, cambiando la velocidad de la nave espacial en sólo 6 cm/s. Se prevé que este empujón enviará a la nave espacial en una trayectoria que pasará a 425 kilómetros del asteroide. A finales de octubre el equipo tendrá otra oportunidad de ajustar la trayectoria si es necesario.

El 6 de octubre, la nave espacial pasó detrás del Sol vista desde la Tierra, iniciando un apagón de comunicaciones planificado. La nave espacial ha seguido tomando imágenes del asteroide y devolverá estas imágenes a la Tierra una vez que se reanuden las comunicaciones después del final del período de conjunción solar a mediados de octubre.

 

12 de septiembre de 2023, el pequeño punto que se mueve sobre el fondo de estrellas es la primera vista desde la nave espacial Lucy de la NASA del asteroide Dinkinesh del cinturón principal, el primero de los 10 asteroides que visitará la nave espacial en su viaje de descubrimiento de 12 años. Lucy capturó estas dos imágenes el 2 y 5 de septiembre de 2023. A la izquierda, la imagen parpadea entre estas dos primeras imágenes de Dinkinesh. A la derecha, el asteroide está rodeado por un círculo para ayudar a la vista.

Lucy tomó estas imágenes mientras estaba a 23 millones de kilómetros del asteroide, que tiene sólo 1 kilómetro de ancho. Durante los próximos dos meses, Lucy continuará hacia Dinkinesh hasta su máxima aproximación de 425 km el 1 de noviembre de 2023. El equipo de Lucy aprovechará este encuentro como una oportunidad para probar sistemas y procedimientos de la nave espacial, centrándose en el sistema de seguimiento terminal de la nave espacial, diseñado para mantener el asteroide dentro de los campos de visión de los instrumentos mientras la nave espacial pasa a 4,5 km/s. Lucy continuará tomando imágenes del asteroide durante los próximos meses como parte de su programa de navegación óptica, que utiliza la posición aparente del asteroide contra el fondo estelar para determinar la posición relativa de Lucy y Dinkinesh y garantizar un sobrevuelo preciso. Dinkinesh seguirá siendo un punto de luz sin resolver durante la larga aproximación y no comenzará a mostrar detalles en la superficie hasta el día del encuentro.

La estrella más brillante en este campo de visión es HD 34258, una estrella de magnitud 7,6 en la constelación de Auriga que es demasiado tenue para ser vista a simple vista desde la Tierra. A esta distancia, Dinkinesh tiene sólo magnitud 19, unas 150.000 veces más débil que esa estrella. El norte celeste está a la derecha del cuadro, que tiene aproximadamente 120.000 km de ancho. Las observaciones fueron realizadas por la cámara de alta resolución de Lucy, el instrumento L'LORRI (abreviatura de Lucy LOng Range Reconnaissance Imager) proporcionada por el Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

 

24 de mayo de 2023, la nave espacial Lucy de la NASA ha ajustado el rumbo en su camino para explorar rocas espaciales distantes. La trayectoria actual de Lucy hará que la sonda visite el pequeño asteroide Dinkinesh en noviembre de 2023. La nave espacial se detendrá en este asteroide de 800 metros de ancho antes de convertirse en la primera nave en visitar los asteroides troyanos que siguen la órbita de Júpiter alrededor del Sol.

La maniobra de ajuste de rumbo se realizó el 9 de mayo, cuando la nave espacial Lucy se lanzó hacia su objetivo a 67.590 km/h, o aproximadamente 30 veces más rápido que la velocidad máxima de un avión de combate. Aunque la operación cambió la velocidad de Lucy en solo 12 km/h, este cambio es suficiente para alterar su trayectoria y reducir en 65.000 kilómetros la distancia a Dinkinesh durante el encuentro planificado para el 1 de noviembre de 2023.

Durante el sobrevuelo de Lucy de Dinkinesh, pasará la roca espacial a una distancia de solo 425 kilómetros mientras viaja a unas 16,000 Km/h en relación con el asteroide.

Inicialmente, Lucy no estaba programada para visitar Dinkinesh. La nave espacial de la NASA, que se lanzó el 16 de octubre de 2021, estaba programada para visitar solo ocho asteroides troyanos durante su misión de 12 años, pero Dinkinesh se agregó como su primera parada para brindar una importante oportunidad de probar algunos de los instrumentos de la sonda antes llega a los troyanos. Además de servir como un vuelo de prueba importante, la visita a Dinkinesh también revelará información importante sobre el asteroide, el objeto principal del cinturón de asteroides más pequeño jamás explorado por una sonda espacial.

"Este es realmente un pequeño asteroide", dijo Hal Levison, científico planetario del Southwest Research Institute (SwRI) e investigador principal de Lucy, sobre Dinkinesh en un comunicado en febrero. “Algunos miembros del equipo se refieren cariñosamente a él como 'Dinky'. Pero, para un asteroide pequeño, esperamos que sea de gran ayuda para la misión Lucy".

Mientras Lucy continúa su viaje hacia los asteroides troyanos, sus operadores tendrán la oportunidad de seguir ajustando el rumbo de la nave espacial. Además de esto, analizarán los datos recopilados durante su visita a Dinkinesh y calibrarán sus instrumentos en consecuencia. Después de Dinkinesh, la próxima parada de Lucy es el asteroide del cinturón principal (52246) Donaldjohanson, al que debería llegar en abril de 2025. Después de esa parada, Lucy visitará ocho asteroides troyanos entre 2027 y 2033, recopilando datos sobre las diferentes clases de rocas espaciales que examina. La NASA ha declarado anteriormente que "ninguna otra misión espacial en la historia se ha lanzado a tantos destinos diferentes en órbitas independientes alrededor de nuestro Sol".

 

18 de abril de 2023, algunos de los asteroides que visitará la misión Lucy todavía están a más de 530 millones de kilómetros de distancia de la nave espacial, que es más de tres veces la distancia promedio entre la Tierra y el Sol. Pero a pesar de la gran distancia y los tamaños comparativamente pequeños de estos asteroides, Lucy captó vistas de cuatro de ellos recientemente. Del 25 al 27 de marzo de 2023, Lucy usó su generador de imágenes de mayor resolución, L'LORRI, para capturar sus primeras vistas de cuatro asteroides troyanos de Júpiter.

Aunque las cuatro imágenes están todas a la misma escala, la orientación de cada una es diferente, lo que refleja las diferentes orientaciones de la cámara L'LORRI a medida que giraba para capturar cada objetivo. Los objetivos también se observaron durante diferentes períodos de tiempo en función de sus períodos de rotación:

 

+ Las imágenes de Eurybates se tomaron en un lapso de 6,5 horas.

+ Polymele, alrededor de 2,5 horas.

+ Leuco, 2 horas.

+ Orus, 10 horas.

 

Estas imágenes son las primeras de una serie de observaciones planificadas diseñadas para medir cómo los asteroides troyanos reflejan la luz en ángulos más altos que los observables desde la Tierra. Aunque los asteroides siguen siendo solo puntos de luz únicos en estas imágenes, vistos contra un fondo de estrellas distantes, los datos ayudarán al equipo a elegir los tiempos de exposición para las observaciones en primer plano de Lucy de sus objetivos.

Lucy sobrevolará estos asteroides en 2027 y 2028 mientras la nave espacial viaja a través de un enjambre de pequeños asteroides que conducen a Júpiter en su órbita alrededor del Sol. Lucy lleva poco más de un año en un viaje de 12 años que implica la observación cercana de nueve de los troyanos de Júpiter, la primera misión espacial que los visita, y dos asteroides del cinturón principal.

 

15 de febrero de 2023, el primer asteroide visitado por la misión Lucy de la NASA ya tiene nombre. La Unión Astronómica Internacional aprobó el nombre (152830) Dinkinesh para el diminuto asteroide del cinturón principal que la nave espacial Lucy encontrará el 1 de noviembre de 2023. "Dinkinesh" es el nombre etíope para el fósil del ancestro humano, también conocido como Lucy, que fue encontrado en ese país y actualmente allí. Dinkinesh significa "eres maravilloso" en amárico. En 1999, cuando se descubrió por primera vez el asteroide Dinkinesh, se le otorgó la designación provisional 1999 VD57. Obtuvo un número oficial, (152830), varios años después, cuando su órbita estuvo suficientemente bien determinada. Pero, como la mayoría de los millones de pequeños asteroides en el cinturón principal de asteroides, se dejó sin nombre. Sin embargo, una vez que el equipo de Lucy identificó este asteroide como objetivo, el equipo propuso este nuevo nombre, inspirado en la misión de Lucy de explorar los restos del sistema solar primitivo.

La razón principal por la que el equipo agregó a Dinkinesh al recorrido ya repleto de Lucy (10 asteroides, incluidos los satélites recién descubiertos) es para probar el innovador sistema de seguimiento de terminales, que es fundamental para obtener imágenes precisas durante estos encuentros de alta velocidad. Si bien el asteroide tiene menos de media milla (menos de un kilómetro) de diámetro, es una excelente oportunidad para probar los sistemas de Lucy antes de las principales actividades científicas de la misión: aprender sobre los asteroides troyanos de Júpiter nunca antes explorados, que son en muchos sentidos fósiles de nuestro primitivo Sistema Solar.

"Este es realmente un pequeño asteroide", dijo Hal Levison, investigador principal de Lucy, de la oficina de Boulder del Southwest Research Institute (SwRI). “Algunos miembros del equipo se refieren cariñosamente a él como 'Dinky'. Pero, para un asteroide pequeño, esperamos que sea de gran ayuda para la misión Lucy". Si bien el objetivo principal de este encuentro es una prueba de ingeniería, los científicos de la misión también están entusiasmados con lo que este pequeño asteroide podría enseñarnos. Este será el asteroide del cinturón principal más pequeño jamás explorado, y tiene un tamaño mucho más cercano a los asteroides cercanos a la Tierra que fueron estudiados recientemente por naves espaciales que los asteroides del cinturón principal visitados previamente por otras misiones.

"En la aproximación más cercana, si todo sale bien, esperamos que Dinkinesh tenga 100 píxeles de ancho como se ve desde el generador de imágenes más nítido de Lucy", dice Simone Marchi, investigadora principal adjunta, también de SwRI. "Si bien no podremos ver todos los detalles de la superficie, incluso la forma general puede indicar si los asteroides cercanos a la Tierra, que se originan en el cinturón principal, cambian significativamente una vez que ingresan al espacio cercano a la Tierra".

 

26 de enero de 2023, a la sonda Lucy de nuevo le han aumentado el trabajo, la nave agregará otro encuentro con un asteroide a su viaje. El 1 de noviembre de 2023, la misión Lucy, dirigida por el Southwest Research Institute, obtendrá una vista de cerca de un pequeño asteroide del cinturón principal para realizar una prueba de ingeniería del innovador sistema de navegación de seguimiento de asteroides de la nave espacial. La misión Lucy ya estaba en camino de batir récords con su visita planificada de nueve asteroides durante su misión de 12 años para recorrer los asteroides troyanos de Júpiter, que orbitan alrededor del Sol a la misma distancia que Júpiter. Originalmente, no se esperaba que Lucy obtuviera una vista de cerca de ningún asteroide hasta 2025, cuando volará junto al asteroide del cinturón principal (52246) Donaldjohanson. Sin embargo, el equipo de Lucy dirigido por SwRI identificó un pequeño asteroide, aún sin nombre, en el cinturón principal interno como un objetivo potencial nuevo y útil para la nave espacial Lucy.

“Hay millones de asteroides en el cinturón principal de asteroides”, dijo el Dr. Raphael Marschall, colaborador de Lucy del Observatorio de Niza en Francia, quien identificó el asteroide (152830) 1999 VD57 como un objeto de especial interés para Lucy. "Seleccioné 500 000 asteroides con órbitas bien definidas para ver si Lucy podría estar viajando lo suficientemente cerca como para verlos bien, incluso desde la distancia. Este asteroide realmente se destacó. Sin ninguna modificación, la trayectoria de Lucy lo llevaría dentro 65.000 kilómetros del asteroide, al menos tres veces más cerca que el siguiente asteroide más cercano".

El equipo de Lucy se dio cuenta de que, con una pequeña maniobra, la nave espacial podría observar de cerca este asteroide. El 24 de enero de 2023, el equipo agregó oficialmente el sobrevuelo de asteroides a la gira de Lucy como una prueba de ingeniería del sistema de seguimiento terminal pionero de la nave espacial. El nuevo sistema resuelve un problema de larga data para las misiones de sobrevuelo: durante la aproximación de una nave espacial a un objetivo, es bastante difícil determinar exactamente qué tan lejos está la nave espacial del asteroide y exactamente en qué dirección apuntar las cámaras.

"En el pasado, la mayoría de las misiones de sobrevuelo han tenido en cuenta esta incertidumbre tomando muchas imágenes de la región donde podría estar el asteroide, lo cual es ineficiente y produce muchas imágenes del espacio en blanco", dice el investigador principal de Lucy, el Dr. Hal Levison, de la División de Exploración y Ciencia del Sistema Solar de SwRI en Boulder, Colorado. "Lucy será la primera misión de sobrevuelo en emplear un sistema innovador y complejo para rastrear automáticamente el asteroide durante el encuentro. El novedoso sistema de rastreo terminal permitirá que la nave espacial tome muchas más imágenes del objetivo".

El asteroide 1999 VD57 brinda una excelente oportunidad para validar este procedimiento nunca antes realizado. La geometría de este encuentro, particularmente el ángulo en que la nave espacial se aproxima al asteroide en relación con la Tierra y el Sol, es muy similar a los encuentros planeados con asteroides troyanos. Este sobrevuelo permite al equipo llevar a cabo un ensayo general en condiciones similares mucho antes de los principales objetivos científicos de la nave espacial, los sobrevuelos de los asteroides troyanos nunca antes explorados.

Este asteroide no fue identificado como objetivo antes porque es extremadamente pequeño. De hecho, 1999 VD57 será el asteroide del cinturón principal más pequeño jamás visitado por una nave espacial, con un tamaño estimado de apenas 700 metros. Es más similar en tamaño a los asteroides cercanos a la Tierra visitados por misiones espaciales recientes, incluidas OSIRIS-REx y DART, que a los asteroides del cinturón principal visitados anteriormente. El equipo de Lucy llevará a cabo una serie de maniobras a partir de principios de mayo de 2023 para colocar la nave espacial en una trayectoria que pasará aproximadamente a 450 km de este pequeño asteroide.

 

22 de enero de 2023, el equipo de la misión Lucy de la NASA ha decidido suspender más actividades de despliegue de paneles solares. El equipo determinó que operar la misión con el conjunto solar en el estado actual desbloqueado conlleva un nivel de riesgo aceptable y es poco probable que las actividades de implementación adicionales sean beneficiosas en este momento. La nave espacial continúa avanzando a lo largo de su trayectoria planificada. Poco después del lanzamiento de la nave espacial en octubre de 2021, el equipo de la misión se dio cuenta de que uno de los dos paneles solares de Lucy no se había desplegado ni enganchado correctamente. Una serie de actividades en 2022 lograron implementar aún más la matriz, colocándola en un estado tensionado, pero desbloqueado. Usando modelos de ingeniería calibrados con datos de naves espaciales, el equipo estima que la matriz solar está desplegada en más del 98 % y es lo suficientemente fuerte como para soportar el estrés de la misión de 12 años de Lucy. La confianza del equipo en la estabilidad de la matriz solar se confirmó por su comportamiento durante el sobrevuelo cercano de la Tierra el 16 de octubre de 2022, cuando la nave espacial voló a 392 km de la Tierra, a través de la atmósfera superior de la Tierra. La matriz solar está produciendo el nivel esperado de energía en el rango solar actual y se espera que tenga suficiente capacidad para realizar la misión de referencia con margen.

El equipo decidió suspender los intentos de despliegue después de que el intento del 13 de diciembre de 2022 solo produjo un pequeño movimiento en el panel solar. Las pruebas en tierra indicaron que los intentos de despliegue fueron más productivos mientras la nave espacial estaba más caliente, más cerca del Sol. Como la nave espacial se encuentra actualmente a 197 millones de km del Sol (1,3 veces más lejos del Sol que de la Tierra) y se aleja a 35.000 km/h, el equipo no espera que se realicen más intentos de despliegue. beneficioso en las condiciones actuales.

Debido al impulso de energía que recibió la nave espacial durante la asistencia gravitatoria de la Tierra en octubre pasado, la nave espacial se encuentra ahora en una órbita que la llevará a más de 500 millones de kilómetro del Sol antes de regresar a la Tierra para una segunda asistencia gravitatoria terrestre el 12 de diciembre de 2024. Durante el próximo año y medio, el equipo continuará recopilando datos sobre cómo se comporta la matriz solar durante el vuelo. Lo más importante es que el equipo observará cómo se comporta la matriz durante una maniobra en febrero de 2024, cuando la nave espacial opere su motor principal por primera vez. A medida que la nave espacial se calienta durante su aproximación a la Tierra en el otoño de 2024, el equipo volverá a evaluar si se necesitarán pasos adicionales para reducir el riesgo.

 

17 de diciembre de 2022, el equipo de Lucy actualizó el controlador de actitud de la nave espacial el 6 de diciembre, resolviendo la interacción de vibración observada anteriormente entre el controlador y los modos estructurales del panel solar. Como se informó anteriormente, la vibración fue demasiado pequeña para representar un riesgo y la nave espacial continúa operando de manera segura. El equipo reanudó las actividades de despliegue de paneles solares, con un intento el 13 de diciembre que no resultó satisfactoria. Dado que el progreso estimado en el despliegue ha disminuido a niveles mínimos, la probabilidad de que se produzca un bloqueo en el entorno térmico actual es muy baja. Por lo tanto, el equipo tomó la decisión de suspender las actividades adicionales de redespliegue hasta 2023. Se pueden considerar oportunidades futuras después de un análisis cuidadoso de los datos y a medida que cambia el entorno térmico.

 

20 de noviembre de 2022, ahora que la nave espacial Lucy de la NASA ha llevado a cabo con éxito su primera asistencia de gravedad terrestre, ha reanudado la comunicación de alta velocidad de datos con la Tierra. La nave espacial Lucy continúa operando de manera segura y avanza hacia los objetivos de su misión.

A principios de este año, el equipo ejecutó una serie de comandos para desplegar aún más la matriz solar desbloqueada de la nave espacial. Si bien los intentos de despliegue se detuvieron durante un período de comunicaciones de baja velocidad de datos, el equipo continuó analizando la telemetría de la nave espacial y realizando pruebas en tierra. Sobre la base de estos análisis, el equipo decidió continuar con los intentos de implementar aún más la matriz solar. La probabilidad de éxito de la misión en el estado actual desbloqueado es alta, sin embargo, el equipo espera que el despliegue adicional, o el bloqueo potencial, solo mejore la confianza en el rendimiento sin poner en peligro la seguridad de la nave espacial.

El lunes 7 de noviembre, la nave espacial recibió instrucciones de apuntar hacia el Sol y operar los motores de despliegue de la matriz durante un corto período de tiempo. Como era de esperar, el último intento desplegó el ala gradualmente hacia adelante, pero no se trabó. La operación logró proporcionar al equipo datos para evaluar el estado de la matriz y determinar cualquier cambio desde el último intento de despliegue el 16 de junio. Durante este análisis, el equipo identificó que se producía una pequeña vibración cuando la matriz desbloqueada interactuaba con el controlador de actitud de la nave espacial. mientras que la matriz apuntaba hacia la Tierra y a una temperatura fría. La vibración no se produjo como resultado de la actividad de despliegue en sí. Si bien esta vibración es demasiado pequeña para representar un riesgo para la nave espacial en su estado actual, se han detenido otros intentos de implementación de la matriz mientras se actualiza el controlador de actitud para resolver este problema. Mientras tanto, la nave espacial se reorientó para que la matriz esté más caliente y el equipo descubrió que la vibración no está presente. El equipo reevaluará más actividades de redespliegue una vez que las actualizaciones del controlador estén verificadas en la nave espacial.

Todos los instrumentos de Lucy funcionaron como se esperaba durante la asistencia por gravedad y proporcionaron una excelente prueba de los sistemas y procedimientos de la misión de la nave espacial. El equipo continúa analizando las imágenes de la Tierra y la Luna recopiladas durante el sobrevuelo.

 

28 de octubre de 2022, la nave espacial Lucy de la NASA capturó esta imagen (que ha sido recortada) de la Tierra el 15 de octubre de 2022, como parte de una secuencia de calibración de instrumentos a una distancia de 620 000 km. La parte superior izquierda de la imagen incluye una vista de Hadar, Etiopía, hogar del ancestro fósil humano de 3,2 millones de años de antigüedad que dio nombre a la nave espacial. Lucy es la primera misión para explorar los asteroides troyanos de Júpiter, una antigua población de "fósiles" de asteroides que orbitan alrededor del Sol a la misma distancia que Júpiter. Para llegar a estos asteroides distantes, la trayectoria de la nave espacial Lucy incluye tres asistencias de gravedad terrestre para impulsarla en su viaje hacia estos enigmáticos asteroides. La imagen fue tomada con el sistema de cámara de seguimiento terminal (T2CAM) de Lucy, un par de cámaras idénticas que son responsables de rastrear los asteroides durante los encuentros de alta velocidad de Lucy. El sistema T2CAM fue diseñado, construido y probado por Malin Space Science Systems; Lockheed Martin integró las T2CAM en la nave espacial Lucy y las Opera.

Una imagen mayormente negra con la Tierra visible cerca del borde derecho y la Luna apenas visible en el borde izquierdo. Ambos son en escala de grises. El 13 de octubre de 2022, la nave espacial Lucy de la NASA capturó esta imagen de la Tierra y la Luna desde una distancia de 1,4 millones de km. La imagen se tomó como parte de una secuencia de calibración de instrumentos cuando la nave espacial se acercó a la Tierra para la primera de tres asistencias de gravedad terrestre. Estos sobrevuelos de la Tierra proporcionan a Lucy la velocidad necesaria para llegar a los asteroides troyanos, pequeños cuerpos que orbitan alrededor del Sol a la misma distancia que Júpiter. En su viaje de 12 años, Lucy sobrevolará un número récord de asteroides y examinará su diversidad, en busca de pistas para comprender mejor la formación del Sistema Solar.

 

17 de octubre de 2022, cuando Lucy se acerque más a la Tierra para su primera asistencia por gravedad, navegará a 350 km sobre la superficie. Eso es más bajo que la altitud de la Estación Espacial y lo suficientemente bajo como para que la nave espacial sea visible a simple vista desde el oeste de Australia durante unos minutos a partir de las 18:55 hora local (10:55 GMT). En su camino hacia abajo, Lucy volará a través de la capa más concurrida de la órbita de la Tierra, que es monitoreada por el 18º Escuadrón de Control Espacial de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos. El escuadrón ayuda a la NASA a identificar acercamientos cercanos.

Los asteroides troyanos están atrapados en órbitas alrededor del Sol a la misma distancia que Júpiter, ya sea muy por delante o por detrás del planeta gigante. Lucy está actualmente en un año en un viaje de doce años. Esta asistencia por gravedad colocará a Lucy en una nueva trayectoria para una órbita de dos años, momento en el cual regresará a la Tierra para una segunda asistencia por gravedad. Esta segunda asistencia le dará a Lucy la energía que necesita para cruzar el cinturón de asteroides principal, donde observará el asteroide Donaldjohanson, y luego viajará al enjambre de asteroides troyanos líder. Allí, Lucy volará más allá de seis asteroides troyanos: Eurybates y su satélite Queta, Polymele y su satélite aún sin nombre, Leucus y Orus. Luego, Lucy regresará a la Tierra para una tercera asistencia de gravedad en 2030 para volver a apuntar a la nave espacial para una cita con el par de asteroides binarios Patroclus-Menoetius en el enjambre de asteroides troyanos que lo sigue.

“El equipo de Lucy ha preparado dos maniobras diferentes”, dice Coralie Adam, jefa adjunta del equipo de navegación de Lucy de KinetX Aerospace en Simi Valley, California. “Si el equipo detecta que Lucy corre el riesgo de colisionar con un satélite o con escombros, entonces, 12 horas antes de la aproximación más cercana a la Tierra, la nave espacial ejecutará uno de estos, alterando el tiempo de aproximación más cercana en dos o cuatro segundos. Esta es una pequeña corrección, pero es suficiente para evitar una colisión potencialmente catastrófica”.

La Estación Espacial Internacional, por ejemplo, ha maniobrado para apartarse de los desechos espaciales 31 veces desde 1999, incluidas tres veces desde 2020.

 

6 de octubre de 2022, la misión Lucy se lanzó en octubre de 2021 para estudiar los asteroides troyanos, que orbitan alrededor del sol a la misma distancia que Júpiter, con un grupo por delante del planeta gigante y un segundo grupo por detrás. La misión les dará a los científicos su primer vistazo de cerca a esta clase de asteroides, que son "fósiles" que quedaron de la formación del Sistema Solar. Pero los científicos de la misión todavía tienen mucho trabajo por hacer mientras Lucy viaja por el espacio. "Hemos estado muy ocupados preparándonos para la misión Lucy", dijo Marc Buie, científico planetario del Southwest Research Institute en Colorado, durante una conferencia de prensa celebrada el martes (4 de octubre) junto con la conferencia anual de la División. de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Americana. "Estoy tratando de averiguar todo lo que podamos sobre los objetivos de Lucy", dijo Buie. Específicamente, está buscando información para fines de planificación y navegación de sobrevuelo. "Piense en lo que estoy hablando aquí hoy como un informe del equipo de reconocimiento".

La campaña de reconocimiento se basa en ocultaciones, que ocurren cuando un cuerpo celeste pasa frente a una estrella vista desde la Tierra. Al registrar cuándo desaparece y reaparece la estrella desde un grupo de ubicaciones en el suelo, los astrónomos pueden esbozar un contorno básico, al estilo de conectar los puntos, del objeto que realiza el bloqueo. Cuantas más observaciones de ocultación puedan hacer los científicos, más detallado se vuelve ese contorno. El equipo de ocultación de Lucy, liderado por Buie, comenzó las observaciones de los cinco objetivos principales de la misión en 2018, pero las oportunidades han sido particularmente numerosas este año. "2022 es el año más loco para mí por hacer ocultaciones", dijo Buie, citando 13 excursiones internacionales en un solo período de tres meses. Debido a que las ocultaciones son visibles desde un área específica de la Tierra, los observadores se han desplegado en lugares de todo el mundo; Buie pasó gran parte del verano persiguiendo ocultaciones por toda Australia.

La bonanza viene por cortesía de la propia galaxia. Vistos desde la Tierra, los troyanos pasan por delante de la Vía Láctea dos veces cada 12 años de viaje alrededor del Sol, y durante este paso hay muchas estrellas disponibles para bloquear. Desde ahora hasta que comiencen los sobrevuelos de troyanos en 2027, Buie espera menos campañas de observación de ocultación, tal vez solo dos o tres para cada objetivo principal. En total, se espera que Lucy observe nueve asteroides diferentes, el primero de los cuales se encuentra en el cinturón principal. Los sobrevuelos de Troya comenzarán en agosto de 2027 y el itinerario se diseñó en torno a cinco asteroides particulares: Eurybates, Polymele, Leucus, Orus y Patroclus. Tres de ellos tienen lunas; Patroclus tiene casi el mismo tamaño que el cuerpo principal, mientras que Eurybates y Polymele son mucho más pequeños.

El trabajo de ocultación ya ha ofrecido a los científicos dos sorpresas sobre Polymele. Los astrónomos detectaron una pequeña luna, aún sin nombre, que orbita alrededor de Polymele durante las observaciones de ocultación reunidas en marzo. Y el contorno revelado hasta ahora sugiere que la roca principal es extraña por sí sola. "En realidad es una especie de forma de hamburguesa, un objeto muy achatado", dijo Buie. Mientras tanto, a Leucus parece faltarle una parte de su lado sur. "Ese podría estar peleando con Polymele por el premio al objeto más extraño que vamos a ver", dijo Buie. "Leucus es solo una forma extraña y no puedo esperar para llegar allí y echar un vistazo a este de cerca".

"Creo que podemos comenzar a caracterizar el registro de cráteres en un objeto sin enviar una nave espacial allí", dijo. "Entonces puedo salir y examinar miles de asteroides. Cualquiera que sea su asteroide favorito, ya sea un asteroide cercano a la Tierra o todo el camino hasta el Cinturón de Kuiper, independientemente de la distancia, puedo decirles: 'Este objeto nunca ha sido golpeado' o 'Este objeto ha sido golpeado como loco'".

La presentación se produce cuando la nave espacial Lucy se enfrenta a un hito, con un sobrevuelo de la Tierra programado para el 16 de octubre. La maniobra será la primera de dos asistencias de gravedad que la nave espacial hace en la Tierra para ganar velocidad y establecer su rumbo a través del cinturón de asteroides. a la órbita de Júpiter; el segundo llegará a finales de 2024.

 

 

8 de septiembre de 2022, “Nos emocionó que 14 equipos informaran haber observado la estrella parpadear cuando pasó detrás del asteroide, pero cuando analizamos los datos, vimos que dos de las observaciones no eran como las demás”, dijo Marc Buie, líder de ciencia de ocultación de Lucy en el Southwest Research Institute, con sede en San Antonio. “Esos dos observadores detectaron un objeto a unos 200 km de distancia de Polymele. Tenía que ser un satélite”. Usando los datos de ocultación, el equipo evaluó que este satélite tiene aproximadamente 5 km de diámetro, orbitando Polymele, que tiene alrededor de 27 km a lo largo de su eje más ancho. La distancia observada entre los dos cuerpos fue de unas 200 km. Siguiendo las convenciones de nombres planetarios, el satélite no recibirá un nombre oficial hasta que el equipo pueda determinar su órbita. Como el satélite está demasiado cerca de Polymele para ser visto claramente por los telescopios terrestres o en órbita terrestre, sin la ayuda de una estrella posicionada fortuitamente, esa determinación tendrá que esperar hasta que el equipo tenga suerte con futuros intentos de ocultación o hasta que Lucy se acerca al asteroide en 2027. En el momento de la observación, Polymele estaba a 770 millones de km de la Tierra. Esas distancias son aproximadamente equivalentes a encontrar una moneda de veinticinco centavos en una acera en Los Ángeles, mientras se trata de detectarla desde un rascacielos en Manhattan.

Los asteroides contienen pistas vitales para descifrar la historia del sistema solar, tal vez incluso los orígenes de la vida, y resolver estos misterios es una alta prioridad para la NASA. El equipo de Lucy originalmente planeó visitar un asteroide del cinturón principal y seis asteroides troyanos, una población de asteroides previamente inexplorada que conducen y siguen a Júpiter en su órbita alrededor del Sol. En enero de 2021, el equipo utilizó el telescopio espacial Hubble para descubrir que uno de los asteroides troyanos, Eurybates, tiene un pequeño satélite. Ahora, con este nuevo satélite, Lucy está en camino de visitar nueve asteroides en este increíble viaje de 12 años.

 

4 de julio de 2022, del 6 de mayo al 16 de junio, el equipo de la misión Lucy de la NASA llevó a cabo un esfuerzo de varias etapas destinado a desplegar aún más el conjunto solar desbloqueado de la nave espacial. El equipo ordenó a la nave espacial que operara el motor de despliegue de la matriz durante períodos de tiempo limitados, lo que les permitió monitorear de cerca la respuesta de la nave espacial. Como resultado de este esfuerzo, la misión logró seguir implementando el conjunto y ahora estima que el conjunto solar está abierto entre 353 y 357 grados (de un total de 360 ​​grados para un conjunto completamente desplegado). Además, la matriz está bajo una tensión sustancialmente mayor, lo que le otorga una estabilización significativamente mayor. El equipo de la misión confía cada vez más en que el conjunto solar satisfará con éxito las necesidades de la misión en su estado actual de tensión y estabilización.

Se pausarán más intentos de despliegue cuando la nave espacial Lucy entre en un período planificado de comunicaciones limitadas. Debido a las limitaciones térmicas provocadas por las posiciones relativas de la Tierra, la nave espacial y el Sol, la nave espacial no podrá comunicarse con la Tierra a través de su antena de alta ganancia durante varios meses. A lo largo de este período, la nave espacial permanecerá en contacto con el equipo de tierra de Lucy a través de su antena de baja ganancia. La nave espacial saldrá de este apagón parcial de comunicaciones después de su maniobra de asistencia por gravedad terrestre el 16 de octubre. En ese momento, el equipo de la misión tendrá más oportunidades para intentar más esfuerzos de despliegue si se considera necesario.

El 21 de junio, la nave espacial llevó a cabo con éxito una maniobra de corrección de trayectoria, que es la segunda de una serie de maniobras para preparar la nave espacial para su sobrevuelo a la Tierra.

 

24 de junio de 2022, originalmente la nave Lucy debía estudiar 7 asteroides troyanos, eso ya lo sabíamos, pero hace unos meses apareció otro pequeño que era compañero de Eurybates, se le llamó Queta. Pues bien, hace pocos días Lucy recibió la noticia que no serán 8, sino 9 los cuerpos que deberá analizar.

Lucy se lanzó en octubre de 2021 y se dirige a los asteroides troyanos que, gracias a la atracción de la inmensa gravedad de Júpiter, viajan en la órbita del gigante gaseoso por delante y por detrás del gigante. En 2027, Lucy se convertirá en el primer objeto hecho por el hombre en volar más allá de uno de estos asteroides.

El tercer objetivo de Lucy es un asteroide llamado Polymele, una roca espacial con forma de calabaza que tiene aproximadamente 21 kilómetros de punta a punta. La forma de Polymele es extraña para un asteroide, lo que sugiere que es un remanente del Sistema Solar muy primitivo, uno que ha logrado evitar colisiones hasta ahora. En marzo, los astrónomos que observaban a Polymele en preparación para la eventual visita de Lucy vieron pasar el asteroide frente a una estrella, bloqueando la luz distante de esa estrella. En el proceso, encontraron algo muy curioso: una diminuta roca espacial compañera. "Obtuvimos una muy buena forma proyectada de Polymele, y luego nos sorprendió mucho detectar un objeto a unos 200 kilómetros de distancia de Polymele", dijo Hal Levison, científico planetario del Southwest Research Institute e investigador principal de Lucy. en una presentación la semana pasada. "Tiene 5 kilómetros de diámetro y se encuentra casi exactamente en el plano ecuatorial de Polymele". Ese compañero no tiene nombre y no lo tendrá hasta que los científicos sepan más sobre la órbita exacta del asteroide, lo que podría no suceder hasta la visita de Lucy. Pero algunos astrónomos han comenzado a llamarlo en broma Shaun por el personaje de la animación "Shaun the Sheep".

 

13 de junio de 2022, el equipo de la misión Lucy de la NASA se encuentra en medio de un esfuerzo de varias etapas para desplegar aún más el conjunto solar desbloqueado de la nave espacial. El 9 de mayo, el equipo ordenó a la nave espacial que operara el motor de despliegue de la matriz utilizando los devanados del motor primario y de respaldo simultáneamente para generar más par, es decir, un tirón más fuerte. El motor funcionó como se esperaba, enrollando aún más el cordón que abre el panel solar. Después de hacer funcionar el motor durante una serie de intervalos cortos para evitar el sobrecalentamiento, el equipo hizo una pausa para analizar los resultados.

Los datos de la nave espacial mostraron que el despliegue estaba procediendo de manera similar a las pruebas de ingeniería en tierra, lo que permitió al equipo avanzar con la segunda etapa del intento. El análisis de los datos también sugirió que aún quedaba un cordón adicional por retraer. El equipo volvió a enviar los mismos comandos el 12 de mayo. Aunque esta serie de comandos no abrió completamente el panel solar, sí avanzó el despliegue lo suficiente como para aumentar la tensión que estabiliza los paneles como se esperaba. El 26 de mayo, se ordenó nuevamente a la nave espacial que desplegara la matriz solar. Como en los dos primeros intentos, ambos devanados del motor se operaron simultáneamente durante cortos períodos de tiempo para evitar el sobrecalentamiento. Posteriormente, el equipo analizó nuevamente los datos del evento, que nuevamente mostraron que la matriz continuaba abriéndose. El equipo repitió la secuencia de comando de despliegue por cuarta vez el 2 de junio. Si bien la matriz aún no se enganchó, los datos indican que continuó desplegándose y endureciéndose aún más durante el intento.

El equipo tiene varias oportunidades más para repetir estos comandos de despliegue. Si bien no hay garantía de que los intentos adicionales bloqueen la matriz, existe una fuerte evidencia de que el proceso está sometiendo a la matriz a más tensión, estabilizándola aún más. Incluso si la matriz finalmente no se engancha, el refuerzo adicional puede ser suficiente para volar la misión según lo planeado.

La nave espacial completó una maniobra de corrección de trayectoria el 7 de junio. Esta fue la primera de una serie de maniobras que realizará la nave espacial en preparación para la primera asistencia de gravedad terrestre de la misión programada para el 16 de octubre de 2022. La misión se está preparando para un sobrevuelo asistido por la gravedad de la Tierra en octubre, cuando la nave espacial pasará a unos 350 kilómetros sobre la Tierra. Después de un segundo sobrevuelo de la Tierra en 2024, Lucy pasará por un asteroide en el cinturón principal en 2025, luego varios asteroides troyanos en un grupo que conduce a Júpiter en órbita alrededor del Sol en 2027 y 2028. Un tercer sobrevuelo de la Tierra en 2030 establecerá encuentros con dos asteroides troyanos en un cúmulo separado detrás de Júpiter en 2033.

 

23 de mayo de 2022, La nave espacial Lucy observó el eclipse lunar total del 15 al 16 de mayo de 2022 desde un punto de vista único, a 100 millones de km de la Tierra, casi el 70% de la distancia entre la Tierra y el Sol. Usando su cámara pancromática de alta resolución, L'LORRI, Lucy pudo observar cómo la Tierra proyectaba su sombra sobre la Luna. A esta distancia, la Tierra y la Luna aparecían a solo 0,2 grados de distancia para Lucy, con la misma separación que las luces traseras de un automóvil vistas desde 400 metros de distancia.

En este video de lapso de tiempo, la Tierra se ve a la izquierda (su rotación claramente visible) mientras que la Luna (a la derecha, iluminada seis veces para aumentar su visibilidad) desaparece de la vista cuando pasa a la sombra de la Tierra. El video cubre un período de casi tres horas, desde las 01:40 GMT del 16 de mayo a las 04:30 GMT del mismo día. Las observaciones terminaron antes de que la Luna emergiera de la sombra.

La nave espacial Lucy se lanzó en octubre de 2021. Actualmente viaja de regreso a la Tierra para recibir asistencia gravitatoria y ayudar a impulsarla en su viaje hacia los asteroides troyanos.

 

18 de mayo de 2022, el 9 de mayo, el equipo Lucy de la NASA ejecutó el primero de los dos pasos planificados en sus esfuerzos por completar el despliegue de la matriz solar bloqueada de la nave espacial. Este primer paso tuvo un tiempo limitado y estaba destinado a validar que las pruebas en tierra del equipo representaban adecuadamente el rendimiento del sistema de vuelo, en lugar de desbloquear la matriz solar. Actualmente se está realizando un análisis para determinar si los resultados son consistentes con las pruebas en tierra. Después de revisar los datos, el equipo determinará los próximos pasos para el esfuerzo de implementación. El segundo paso está programado tentativamente para aproximadamente un mes después del primero.

 

22 de abril de 2022, el 18 de abril, la NASA decidió seguir adelante con los planes para completar el despliegue de la matriz solar bloqueada y desbloqueada de la nave espacial Lucy. La nave espacial funciona con dos grandes conjuntos de células solares que fueron diseñadas para desplegarse y engancharse en su lugar después del lanzamiento. Una de las matrices en forma de abanico se abrió según lo planeado, pero la otra se detuvo justo antes de completar esta operación.

A través de una combinación de caracterización rigurosa del conjunto solar en vuelo y pruebas en tierra, los ingenieros de Lucy determinaron que el conjunto solar desbloqueado está casi completamente abierto, posicionado aproximadamente a 345 de los 360 grados completos, y está produciendo suficiente energía para la nave espacial. No obstante, el equipo está preocupado por los posibles daños a la matriz si la nave espacial realiza un encendido del motor principal en su configuración actual.

Después del lanzamiento, los paneles se abrieron con un pequeño motor que enrolla un cordón unido a ambos extremos del panel solar plegado. El equipo estima que quedan por retraer de 50 a 100 centímetros de este cordón (de aproximadamente 737 centímetros en total) para que la matriz abierta se trabe.

El panel solar se diseñó con un devanado de motor primario y de respaldo para brindar una capa adicional de confiabilidad para el despliegue del panel solar de misión crítica. Los ingenieros de Lucy aprovecharán esta redundancia al usar ambos motores simultáneamente para generar un par más alto que el que se usó el día del lanzamiento. Las pruebas en tierra muestran que este par adicional puede ser suficiente para tirar de la cuerda de seguridad enredada la distancia restante necesaria para trabarla. El equipo ahora se está preparando para completar el despliegue de paneles solares en dos pasos. El primer paso, programado tentativamente para la semana del 9 de mayo, tiene como objetivo retirar la mayor parte del cordón restante y verificar que los resultados del vuelo sean consistentes con las pruebas en tierra. Este paso también fortalecerá la matriz acercándola a un estado totalmente tensado. Debido a que este paso está diseñado para tener una duración limitada, es probable que la matriz no se bloquee en ese punto.

Si este paso va según lo planeado, el segundo paso continuará con la implementación del arreglo con la intención de bloquearse por completo. La información obtenida de la primera parte ayudará a afinar la segunda. Actualmente, el segundo paso está planificado para un mes después del inicial, lo que les da a los ingenieros tiempo suficiente para analizar los datos vistos en el primer intento.

 

11 de abril de 2022, el 14 de febrero, la nave espacial Lucy de la NASA, que se encuentra en los primeros meses de su viaje a los asteroides troyanos, obtuvo una serie de imágenes de calibración con sus cuatro cámaras de luz visible. Las primeras imágenes de prueba se tomaron en noviembre de 2021, poco después del lanzamiento de Lucy el 16 de octubre de 2021, pero la prueba de febrero fue mucho más extensa. Lucy usó su Plataforma de Señalización de Instrumentos para señalar 11 campos de estrellas diferentes para probar el rendimiento y la sensibilidad de la cámara, así como la capacidad de la nave espacial para apuntar con precisión en diferentes direcciones.

Las cuatro cámaras son las cámaras gemelas de seguimiento de terminales (T2CAM), la cámara de imágenes visibles multicolor (MVIC) y la cámara de reconocimiento de largo alcance (L'LORRI). Las cámaras T2CAM tienen un amplio campo de visión, 11º por 8,2º, y se utilizan principalmente para bloquear y rastrear automáticamente los asteroides troyanos durante los sobrevuelos cercanos de Lucy, asegurando que los demás instrumentos de la nave espacial apunten al objetivo.

MVIC, parte del instrumento L'Ralph, es una cámara de escaneo a color de mayor resolución que puede escanear su campo de visión de 8,3º de altura en una franja tan amplia como se desee, de forma muy similar a las panorámicas tomadas por la cámara de un teléfono móvil. L'LORRI es una cámara de teleobjetivo monocromática de alta resolución con un estrecho campo de visión de 0,29º cuadrados y obtendrá las imágenes más detalladas de Lucy de sus objetivos asteroides. La prueba no incluyó el espectrómetro infrarrojo LEISA de Lucy (también parte del instrumento L'Ralph) o su instrumento L'TES de mapeo de temperatura, que requiere objetivos planetarios cercanos para obtener datos útiles.

 

29 de enero de 2022, los ingenieros han identificado la razón probable por la que uno de los dos paneles solares en la misión del asteroide Lucy no se enganchó en su lugar después del lanzamiento, pero la NASA aún está estudiando si solucionar el problema. En una reunión del 25 de enero del Grupo de Evaluación de Cuerpos Pequeños de la NASA, Hal Levison, investigador principal de Lucy en el Southwest Research Institute, expresó su confianza en que, independientemente de si el panel solar está completamente desplegado o no, el problema no afectará la capacidad de la nave espacial para transportar lleva a cabo su misión de estudiar varios asteroides troyanos que conducen y siguen a Júpiter en su órbita alrededor del Sol.

Poco después de su lanzamiento el 16 de octubre, desplegó dos grandes paneles solares circulares, cada uno de 7,3 metros de diámetro. El sistema está diseñado para desplegarse como abanicos y engancharse en su lugar. Mientras que una matriz, llamada -Y, se desplegó y se trabó por completo, la otra, +Y, no se trabó en su lugar.

“La gente ha estado trabajando día y noche desde el lanzamiento para tratar de averiguar qué está pasando, y creo que lo entendemos”, dijo Levison. El panel +Y, en lugar de desplegar 360º completos, fue 347º. En esa configuración, la nave espacial sigue generando más del 90% de su potencia esperada. “La energía no es un problema para la nave espacial, ni lo será durante toda la misión si tenemos que volar tal y como está ahora”.

Los conjuntos se despliegan cuando un motor tira de un cordón, girando un extremo del panel y colocándolo en su lugar. Levison dijo que la razón más probable por la que el panel no se trabó es que, por alguna razón, hubo una pérdida de tensión en el cordón durante el despliegue. Eso hizo que se cayera de un carrete y se enrollara alrededor del eje del motor. Quedan por estirar unos 75 centímetros de cordón. “Coincide muy bien con los datos, por lo que tenemos mucha confianza en que esto es cierto”, dijo. Una posible causa de la pérdida de tensión, agregó, es una "interacción dinámica" entre los dos paneles durante el despliegue.

Los administradores de la misión están considerando dos alternativas. Una es volver a encender los motores e intentar traer el segmento restante del cordón para que el panel pueda trabarse en su lugar. “Ya casi llegamos, así que creo que si podemos tirar un poco más fuerte, podríamos lograr que se enganche”, dijo. El motor puede tirar más fuerte, dijo, pero los ingenieros quieren evaluar los riesgos de hacerlo antes de intentarlo de nuevo. La otra opción es mantener el panel como está. Si bien el panel puede generar suficiente energía sin estar completamente implementada, Levison dijo que los ingenieros quieren estudiar su integridad en esa configuración durante las quemas del motor principal. “El análisis hasta ahora se ve bien. Deberíamos poder hacer al menos algunas de las principales igniciones del motor que estamos planeando”.

No hay prisa por decidir si volver a implementar el panel o dejarlo como está. “Tenemos mucho tiempo porque no tenemos programado encender el motor principal por un tiempo”, dijo. “Nos estamos tomando nuestro tiempo para analizar cuidadosamente nuestras opciones”. Esa evaluación coincide con la actualización más reciente de la NASA sobre la misión, publicada el 12 de enero. Indicó que el plan actual para la misión "admite un intento de bloqueo a finales de abril", pero que los ingenieros aún estaban estudiando dejar el panel en su estado actual desbloqueado.

Levison agregó que todos los demás aspectos de la nave espacial, incluidos sus instrumentos, estaban funcionando bien. “Excepto por este problema, la nave espacial realmente está pateando traseros”, dijo. "Los instrumentos y la nave espacial se están comportando nominalmente".

 

23 de enero de 2022, hace 100 días, la misión Lucy despegó del Kennedy Space Center y comenzó su viaje de 12 años hacia los asteroides troyanos de Júpiter. En estos últimos 100 días, Lucy viajó más de 230 millones de kilómetros. Actualmente, la nave espacial se encuentra a 63 millones de kilómetros de la Tierra. La luz tarda 3,5 minutos en recorrer esa distancia desde la Tierra hasta Lucy.

El siguiente gráfico muestra una vista de arriba hacia abajo de la órbita de la Tierra y de Lucy en el primer año después del lanzamiento. Las unidades están en unidades astronómicas (au). Una unidad astronómica es aproximadamente la distancia promedio de la Tierra al Sol y corresponde a unos 150 millones de kilómetros

Durante su primer año en el espacio, Lucy se encuentra actualmente en su punto más alejado del Sol y estará en su punto más alejado de la Tierra el 26 de abril. Se puede ver qué tan lejos está Lucy de la Tierra y el Sol en el segundo gráfico a continuación.

Hay dos hitos este año. Habrá una maniobra de espacio profundo (DSM) en el verano para poner a Lucy en la trayectoria correcta para su primera asistencia de gravedad terrestre (EGA1) el 16 de octubre de 2022.

 

15 de enero de 2022, la nave espacial Lucy, lanzada el 16 de octubre de 2021, ahora está a más de 48 millones de kilómetros, de la Tierra y continúa operando de manera segura en modo de "crucero de ida". Además de un panel solar que no se enganchó después del despliegue, un problema que el equipo de la misión está trabajando para resolver, todos los sistemas de la nave espacial son normales. Los conjuntos están produciendo mucha energía, cargando la batería de la nave espacial como se espera en condiciones normales de funcionamiento. El plan actual admite un intento de cierre a finales de abril; sin embargo, el equipo continúa estudiando la posibilidad de dejar el panel como está. Mientras tanto, en el laboratorio, están probando un despliegue del panel solar de motor dual utilizando tanto el motor primario como el de respaldo. La prueba tiene como objetivo determinar si la activación de ambos motores al mismo tiempo aplica suficiente fuerza para completar el despliegue y bloquear el panel.

Además de la actividad de los paneles solares, el equipo continúa realizando operaciones de rutina en la nave espacial. La siguiente actividad es calibrar el hardware de guía, navegación y control para garantizar la precisión de puntería de la nave espacial. El 5 de enero, Lucy completó una prueba para observar la dinámica de la nave espacial con el fin de caracterizar el panel solar.

 

8 de diciembre de 2021, la NASA planea realizar pruebas adicionales en tierra en un modelo de ingeniería del motor y el cordón del panel solar de Lucy antes de intentar potencialmente el despliegue completo de una de las matrices solares de la sonda. Un equipo de proyecto completó una evaluación el 1 de diciembre del problema actual de los paneles solares, que no pareció implementarse por completo como estaba planeado después del lanzamiento a finales de octubre. Las pruebas iniciales en tierra determinaron que se requieren operaciones de motor adicionales para aumentar la probabilidad de que el panel de Lucy enganche en su lugar según lo previsto, y el equipo recomendó pruebas adicionales.

Las operaciones de la nave espacial incluyeron descargar y cargar la batería mientras apuntaba a la Tierra, mover la nave espacial para apuntar al Sol, operar el motor de la matriz solar con los parámetros del día de lanzamiento, volver a apuntar a la Tierra y luego otra descarga de batería y recarga. Los paneles solares cargan las baterías, luego las baterías se descargan deliberadamente y los circuitos del panel solar se utilizan para recargar las baterías; La realización de estos procesos de carga y descarga le da al equipo más información sobre los circuitos de los paneles solares.

El equipo recopiló información sobre dos de los 10 gores, los segmentos individuales del panel solar que componen el panel completo, que anteriormente no tenían datos. La NASA ahora tiene datos sobre los 10 gores que confirman que están abiertos, produciendo energía como se esperaba y no están pegados. Estas actividades están ayudando a la agencia a crear un plan sólido para intentar implementar completamente el panel. Las pruebas en tierra adicionales que utilizan la configuración del modelo de ingeniería validarán un intento de dos motores para un despliegue completo. Actualmente, la NASA está creando un cronograma y los recursos necesarios para respaldar ese esfuerzo, además de continuar estudiando la posibilidad de dejar el panel como está.

 

17 de noviembre de 2021, se cumple un mes del lanzamiento de la nave Lucy con dirección a los asteroides troyanos, como sabemos todo el interés esta puesto en uno de los dos paneles solares. Mientras que un lado se desplegó perfectamente, los datos del otro lado parecían indicar un problema. El panel solar izquierdo no se había bloqueado y solo devolvía alrededor del 90% de la energía esperada. Esto llevó al equipo a concluir que la matriz no se había desplegado por completo. A pesar de esto, la nave espacial es segura, estable y recolecta mucha energía (el cordón que se usa para extender el panel solar lo mantiene en su lugar). Por lo tanto, el equipo de anomalías en tierra ha tenido mucho tiempo para trabajar cuidadosa y metódicamente para comprender el problema y determinar la mejor manera de avanzar, mientras que el resto del equipo se enfoca en el resto de los sistemas de la nave espacial según lo planeado.

Con los paneles solares produciendo una gran cantidad de energía, los otros subsistemas de la nave espacial se encendieron a su vez. La antena de alta ganancia, los sistemas de energía eléctrica, el sistema de control térmico y los sistemas de manejo de datos funcionaron como se esperaba. La orden fue enviada a Lucy para que liberara su Panel de Señalamiento de Instrumentos (IPP) fuera de la posición almacenada, preparando la nave espacial para obtener sus primeros datos. Este campo de estrellas poco imponente es una de las primeras vistas obtenidas desde la nave espacial Lucy, tomada por su Terminal Tracking Camera (T2Cam).

Cada instrumento se encendió a su vez, comenzando con la cámara de seguimiento del terminal (T2Cam) y luego seguido por L’TES, L’Ralph y finalmente L’LORRI. Todos los instrumentos arrojaron datos preliminares que indican que están funcionando como se esperaba. Las pruebas y calibraciones de instrumentos y otros sistemas continuarán durante los próximos meses a medida que Lucy se adapte a su nueva vida en el espacio.

El equipo de respuesta ante anomalías del panel solar de Lucy ha avanzado en la búsqueda de la causa del despliegue incompleto de la matriz solar. El equipo ha utilizado un modelo de ingeniería del motor y el cordón de la matriz solar para replicar lo que se observó durante el despliegue inicial. Los datos de la prueba y los hallazgos sugieren que es posible que el cordón no se haya enrollado en el carrete como se esperaba. Las pruebas continúan para determinar qué causó este resultado y es posible una variedad de escenarios. El equipo no planea intentar mover o caracterizar aún más el estado actual del despliegue del panel solar antes del miércoles 1 de diciembre como muy pronto.

 

28 de octubre de 2021, poco después del despegue de Lucy el 16 de octubre, los miembros del equipo de la misión determinaron que uno de los dos enormes paneles solares de la nave espacial no se había desplegado por completo. Los encargados de Lucy han estado trabajando duro en el problema, pero sigue sin resolverse en la actualidad.

"El análisis indica que el panel está desplegado entre el 75% y el 95%. Actualmente se mantiene en su lugar mediante un cordón, diseñado específicamente para ayudar a desplegar los paneles durante el despliegue", escribieron funcionarios de la NASA en una actualización el miércoles por la tarde (27 de octubre). "Un equipo de respuesta a anomalías continúa trabajando para establecer qué causó que la matriz solar no se desplegara por completo", agregaron funcionarios de la NASA. "La NASA y SwRI están evaluando una variedad de opciones, incluida la posibilidad de dejar el panel en su estado actual. Cualquier intento de volver a implementar el panel de manera segura no ocurriría antes del 16 de noviembre". SwRI es el Southwest Research Institute en Boulder, Colorado, la base de operaciones del investigador principal de Lucy, Hal Levison.

Aparte del problema de los paneles solares, Lucy y sus sistemas están en buena forma, dijeron funcionarios de la NASA. La nave espacial continúa marcando hitos y ha realizado varias pequeñas maniobras según lo planeado. Actualmente está en modo crucero, "que es el modo de vuelo estándar para vuelos de salida y permite una autonomía sustancial para la nave espacial", escribieron funcionarios de la NASA en la actualización.

Otro gran hito está programado para el viernes (29 de octubre). Ese día, el equipo de Lucy planea apuntar la nave espacial hacia la Tierra, para que puedan prepararse para comenzar a revisar sus instrumentos científicos.

La luz del sol es aproximadamente 25 veces más débil en el reino de los troyanos que el flujo que experimentamos aquí en la Tierra, por lo que Lucy necesita enormes paneles solares para absorberla. Cada uno de sus dos paneles tiene 7,3 metros de ancho cuando está completamente desplegado.

 

18 de octubre de 2021, todo parecía que iba bien a bordo de la nave Lucy, su puesta en órbita de aparcamiento y salida terrestre se había producido de forma perfecta. Después vino el momento de abrir los paneles solares, los mismos que utiliza el lander InSight sobre la superficie de Marte, y algo no fue como se esperaba.

Los ingenieros están investigando por qué uno de los dos paneles solares en la nave espacial Lucy de la NASA puede no haberse bloqueado en su lugar cuando se desplegó después del lanzamiento el 16 de octubre. En una declaración del 17 de octubre, la NASA dijo que si bien la nave espacial está en buen estado, uno de los dos paneles solares circulares "puede no estar completamente anclado" después de su despliegue. Los paneles solares se desplegaron en la primera media hora después de la separación de la etapa superior Centaur del cohete Atlas 5 que lo lanzó a principios del 16 de octubre.

Ambos paneles solares están generando energía, dijo la agencia, y no hay otros problemas con la nave espacial. "En la actitud actual de la nave espacial, Lucy puede continuar operando sin ninguna amenaza para su salud y seguridad", dijo la NASA en el comunicado. "El equipo está analizando los datos de la nave espacial para comprender la situación y determinar los próximos pasos para lograr el despliegue completo del panel solar".

Los dos paneles solares de Lucy tienen 7,3 metros de diámetro cada uno. Almacenadas en una configuración plegada, fueron diseñadas para desplegarse "como abanicos chinos", dijo Joan Salute, directora asociada de programas de vuelo en la división de ciencia planetaria de la NASA, en una sesión informativa previa al lanzamiento el 14 de octubre. Los paneles tienen un total combinado de 51 m2 de células solares. Esa gran área es necesaria, ya que la nave espacial volará a la distancia de Júpiter del Sol, donde la luz del Sol es solo un pequeño porcentaje de la potencia de la Tierra. “Eso permite a Lucy viajar más lejos del Sol que cualquier otra nave espacial impulsada por energía solar hasta la fecha”, dijo Katie Oakman, líder de estructuras y mecanismos de Lucy en Lockheed Martin Space. Lockheed fue el contratista principal de Lucy, aunque los paneles solares fueron construidos por Northrop Grumman.

En las cercanías de la Tierra, los paneles de Lucy pueden generar 18 kilovatios de energía. Sin embargo, al volar por los asteroides troyanos que son el destino de la misión, las matrices producirán solo 500 vatios de potencia, todavía suficiente para operar la nave espacial y sus tres instrumentos principales. "Estamos muy contentos de informar que estamos obteniendo la mayor parte de la energía que esperábamos en este punto de la misión", dijo Joan Salute, directora asociada de programas de vuelo en la división de ciencia planetaria de la NASA. “No es del 100%, pero está bastante cerca. Así que es una gran noticia".

Salute dijo que los controladores pueden intentar ordenarle a Lucy que vuelva a intentar un despliegue completo del panel solar. "Están verificando diferentes análisis, asegurándose de que sea seguro implementarlos", dijo. "Uno de los pasos que tomarían en un plazo bastante corto sería proporcionar un segundo intento de despliegue y cierre completos".

Aunque los paneles solares están generando suficiente energía, los ingenieros también están evaluando si es seguro encender el motor principal de la nave espacial con un panel solar abierto. La primera gran maniobra de la misión en el espacio profundo está programada tentativamente para mediados de noviembre.

No está claro si el problema afectará a otros trabajos para revisar la nave espacial después de su lanzamiento. Eso incluye el despliegue de la plataforma de cardán de instrumentos, en la que se montan los tres instrumentos principales.

 

16 de octubre de 2021, lo estaba esperando desde hace varios años, lo estábamos esperando y ha sucedido, la misión Lucy de la NASA, la primera de la agencia a los asteroides troyanos de Júpiter, se lanzó a las 09:34 GMT de hoy sábado en un cohete Atlas V de United Launch Alliance (ULA) desde el Complejo de Lanzamiento Espacial 41 en la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral en Florida.

Durante los próximos 12 años, Lucy volará junto a un asteroide del cinturón principal y siete asteroides troyanos, lo que la convierte en la primera misión de una nave espacial de la agencia en la historia para explorar tantos asteroides diferentes. Lucy investigará de cerca estos "fósiles" de formación planetaria durante su viaje.

Aproximadamente una hora después del lanzamiento, Lucy se separó de la segunda etapa del cohete ULA Atlas V 401. Sus dos enormes paneles solares, cada uno de 7,3 metros de diámetro, se desplegaron con éxito unos 30 minutos más tarde y comenzaron a cargar las baterías de la nave espacial para alimentar sus subsistemas.

"El lanzamiento de hoy marca un verdadero momento de círculo completo para mí, ya que Lucy fue la primera misión que aprobé en 2017, solo unos meses después de unirme a la NASA", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas en la sede de la agencia en Washington. "Una verdadera misión de descubrimiento, Lucy es rica en oportunidades para aprender más sobre estos misteriosos asteroides troyanos y comprender mejor la formación y evolución del Sistema Solar primitivo".

Lucy envió su primera señal a la Tierra desde su propia antena a la DSN (Deep Space Network) de la NASA a las 10:40 GMT. La nave espacial ahora viaja a aproximadamente 108,000 Km/h en una trayectoria que orbitará al Sol y lo traerá de regreso a la Tierra en octubre de 2022 para una asistencia por gravedad.

"Comenzamos a trabajar en el concepto de misión de Lucy a principios de 2014, por lo que este lanzamiento ha tardado mucho en hacerse", dijo Hal Levison, investigador principal de Lucy, con sede en Boulder. “Todavía pasarán varios años antes de que lleguemos al primer asteroide troyano, pero estos objetos merecen la espera y todo el esfuerzo debido a su inmenso valor científico. Son como diamantes en el cielo".

Desde la Tierra, los científicos no pueden ver muchos detalles sobre un troyano determinado. Pero entre los dos grupos de asteroides en Júpiter, los astrónomos han identificado más de 10,000 cuerpos atrapados en los espacios de estacionamiento gravitacionales delante y detrás del planeta gigante gaseoso en su trayectoria orbital alrededor del Sol. (Estos grupos se denominan enjambres L4 y L5, un guiño al término técnico para tales puntos dulces gravitacionales, puntos de Lagrange). Desde la distancia, los científicos han notado una diversidad inusual entre los asteroides troyanos, particularmente en términos de su color, que va del gris al bastante rojo y está relacionado con las diferencias esperadas en la composición química.

 

11 de octubre de 2021, vayamos al inminente lanzamiento de otra misión a los asteroides, Lucy, los equipos de Cabo Cañaveral transfirieron el explorador de asteroides Lucy de la NASA a un edificio de integración de United Launch Alliance y montaron la sonda científica robótica sobre un cohete Atlas 5 para despegar el 16 de este mes, utilizando un propulsor construido originalmente para enviar astronautas al espacio.

La nave espacial Lucy estaba encapsulada dentro del carenado de carga útil de su cohete Atlas 5 en las instalaciones de procesamiento de Astrotech en Titusville, Florida. ULA transportó la sonda científica, dentro de su carenado, desde Astrotech hasta la Instalación de Integración Vertical en la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral la madrugada del jueves 7. La ventana de lanzamiento de 75 minutos se abre el 16 de octubre a las 09:34 GMT. El cohete Atlas 5 que lanza a Lucy volará en su configuración básica, sin ningún propulsor de cohete sólido.

En agosto, los gerentes de la misión reasignaron el refuerzo de primera etapa del Atlas 5 del programa Starliner a la misión Lucy. El Atlas 5 ya estaba apilado en su plataforma de lanzamiento en Cabo Cañaveral y listo para despegar con una nave espacial Starliner para comenzar un vuelo de prueba sin piloto a la Estación Espacial Internacional. Pero los ingenieros dejaron en tierra la nave espacial Starliner, después de encontrar válvulas atascadas en el sistema de propulsión de la cápsula. Los equipos de tierra sacaron la nave espacial de la parte superior de su cohete Atlas 5 y devolvieron el Starliner a la fábrica de Boeing en el cercano Centro Espacial Kennedy para la resolución de problemas.

La misión de 981 millones de $ será la primera en explorar una población de asteroides llamados troyanos, que orbitan alrededor del sol por delante y por detrás de Júpiter.

El viernes1 de octubre, United Launch Alliance completó un ensayo general de cuenta regresiva en Cabo Cañaveral. El equipo de lanzamiento cargó queroseno, hidrógeno líquido y propelentes de oxígeno líquido en el cohete Atlas 5 de la misión Lucy, verificando que el vehículo de lanzamiento y los sistemas terrestres estén listos para la cuenta regresiva real. Mientras que ULA probó el cohete Atlas 5, los trabajadores de la instalación de procesamiento de carga útil de Astrotech encapsularon la nave espacial Lucy dentro de la cubierta de la nariz del Atlas 5. El carenado aerodinámico protegerá la sonda durante las preparaciones finales previas al lanzamiento y protegerá la nave durante los primeros minutos del ascenso al espacio.

Los científicos saben poco sobre los asteroides troyanos. Lucy será la primera nave espacial en volar a través de los enjambres de troyanos, donde los investigadores han encontrado más de 7.000 objetos pequeños. Puede haber miles más esperando ser descubiertos utilizando grandes telescopios. Pero incluso el telescopio espacial Hubble no puede resolver detalles sobre la composición y apariencia de los asteroides troyanos. Los científicos tienen una aproximación aproximada del tamaño de cada objeto que será visitado por Lucy y conocen un poco sobre sus colores. Algunos son grises y otros son de apariencia más rojiza.

Después de despegar de Cabo Cañaveral, la nave espacial Lucy pasará un año en una órbita alrededor del Sol similar a la de la Tierra, antes de regresar a su planeta de origen en octubre próximo para una maniobra de asistencia gravitacional para comenzar a dirigirse hacia el Sistema Solar. Un segundo sobrevuelo de la Tierra en diciembre de 2024 enviará a Lucy hacia su primer encuentro con un asteroide. La nave espacial pasará rápidamente al asteroide Donaldjohanson, llamado así por el científico que descubrió el fósil de Lucy, en abril de 2025.

En su arco más distante, Lucy estará a más de 800 millones de kilómetros del Sol. La nave espacial será la más alejada del Sol que jamás haya dependido de la energía solar. Un giro final por la Tierra en 2030 preparará a Lucy para el último encuentro de la misión de 12 años, un sobrevuelo de un par binario de asteroides llamados Patroclo y Menoetius en marzo de 2033. Cada uno de los dos objetos tiene aproximadamente el mismo tamaño, con diámetros de más de 100 kilómetros, lo que los convierte en los objetivos más grandes de la estancia de Lucy en el Sistema Solar. En cada asteroide, Lucy tendrá solo unas horas para tomar las mejores fotografías y recopilar los datos más útiles. La sonda pasará junto a los asteroides a una velocidad relativa de varios kilómetros por segundo, utilizando una plataforma de instrumentos cardán para apuntar su cámara e instrumentos científicos.

"Lucy es una misión de sobrevuelo, por lo que después de pasar años viajando más de mil millones de kilómetros para llegar a nuestros objetivos, apuntamos casi directamente a ellos, volando a menos de 1,000 kilómetros de sus superficies", dijo Keith Noll, científico del proyecto de la NASA, para la misión Lucy.

 

 

28 de septiembre de 2021, la NASA probó las funciones de Lucy, la primera nave espacial de la agencia en estudiar los asteroides troyanos de Júpiter, la llenó de combustible y se está preparando para su lanzamiento el sábado 16 de octubre. Siguiendo todos los protocolos de la pandemia, los miembros del equipo de Lucy han pasado las últimas ocho semanas en el Kennedy Space Center preparando la nave espacial para el vuelo. Los ingenieros han probado los sistemas mecánicos, eléctricos y térmicos de la nave y han practicado la ejecución de la secuencia de lanzamiento desde los centros de operaciones de la misión en Kennedy y Lockheed Martin Space en Littleton, Colorado. A principios de agosto, los ingenieros instalaron la antena de alta ganancia de la nave espacial, su segunda característica más destacada después de los paneles solares expansivos, que permitirán que la nave espacial se comunique con la Tierra.

El 18 de septiembre, los ingenieros de propulsión terminaron de llenar los tanques de combustible de Lucy con aproximadamente 725 kilogramos de hidracina líquida y oxígeno líquido, que constituyen el 40% de la masa de la nave espacial. El combustible se utilizará para maniobras precisas que impulsarán a Lucy a sus destinos de asteroides según lo programado, mientras que los paneles solares, cada uno del ancho de un autobús escolar, recargarán las baterías que alimentarán los instrumentos de la nave espacial.

La nave espacial Lucy pronto se empaquetará en las dos mitades del carenado del vehículo de lanzamiento, que se cerrará a su alrededor como una concha. Una vez que la nave espacial esté encapsulada, el equipo de Lucy podrá comunicarse eléctricamente con ella a través de un "cordón umbilical". "Lanzar una nave espacial es casi como enviar a un niño a la universidad: has hecho todo lo posible por ellos para prepararlos para el próximo gran paso por su cuenta", dijo Hal Levison, investigador principal de la misión Lucy, con sede en el Southwest Research Institute en Boulder, Colorado.

A principios de octubre, la nave espacial encapsulada será transportada a la Instalación de Integración de Vehículos en la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral, donde será "acoplada" con el cohete United Launch Alliance Atlas V 401. El Atlas V despegará del Complejo de Lanzamiento Espacial 41 y llevará a Lucy fuera de la atmósfera de la Tierra para comenzar el largo viaje hacia los asteroides troyanos.

Los astrónomos han catalogado más de 7.000 troyanos hasta la fecha, pero la población total de las rocas espaciales es mucho mayor, quizás incluso rivalizando con la del cinturón de asteroides principal entre Marte y Júpiter. Lucy será la primera nave espacial en observar de cerca a cualquier troyano, y sus observaciones podrían ser reveladoras.

Unos días antes del lanzamiento, los ingenieros encenderán la nave espacial Lucy en preparación para la misión. Este proceso tardará unos 20 minutos. El primer intento de lanzamiento de Lucy está programado para las 09:34 GMT del 16 de octubre. Ese día, el equipo será "llamado a las estaciones", que es cuando se espera que todos lleguen al control de la misión y otras estaciones para monitorear la nave espacial y ejecutar todos los procedimientos de cuenta atrás de lanzamiento. Si el clima o cualquier otro problema prohíbe un lanzamiento ese día, el equipo tendrá oportunidades de lanzamiento adicionales a partir del día siguiente.

 

22 de septiembre de 2021, cuando queda menos de un mes para el lanzamiento de la nave Lucy, los astrónomos están haciendo sus últimos cálculos a los diferentes objetivos de este ingenio, los dos grupos de asteroides troyanos que se encuentran en la órbita de Júpiter.

Cápsulas del tiempo desde el nacimiento de nuestro Sistema Solar hace más de 4.000 millones de años, se cree que los enjambres de asteroides troyanos asociados con Júpiter son restos del material primordial que formó los planetas exteriores. Los troyanos orbitan alrededor del Sol en dos grupos sueltos, con un grupo delante de Júpiter en su camino y el otro detrás. Agrupados alrededor de los dos puntos de Lagrange equidistantes del Sol y Júpiter, los troyanos son estabilizados por el Sol y su planeta más grande en un acto de equilibrio gravitacional. Estos cuerpos primitivos contienen pistas vitales para descifrar la historia del Sistema Solar y quizás incluso los orígenes del material orgánico en la Tierra.

Lucy de la NASA será la primera misión espacial en estudiar los troyanos. La misión toma su nombre del ancestro humano fosilizado (llamado "Lucy" por sus descubridores) cuyo esqueleto proporcionó una visión única de la evolución de la humanidad. Asimismo, la misión Lucy revolucionará nuestro conocimiento de los orígenes planetarios y la formación del Sistema Solar. El lanzamiento de Lucy está programado para octubre de 2021 y, con el impulso de la gravedad de la Tierra, completará un viaje de 12 años a ocho asteroides diferentes: un asteroide del cinturón principal y siete troyanos, cuatro de los cuales son miembros de "dos por el precio de uno" sistemas binarios. El complejo camino de Lucy lo llevará a ambos grupos de troyanos y nos dará nuestra primera vista de cerca de los tres tipos principales de cuerpos en los enjambres (los llamados tipos C, P y D).

Este diagrama ilustra la trayectoria orbital de Lucy. La trayectoria de la nave espacial (verde) se muestra en un marco de referencia donde Júpiter permanece estacionario, dando a la trayectoria su forma de pretzel. Después del lanzamiento el 16 octubre de 2021, Lucy tiene dos sobrevuelos cercanos a la Tierra antes de encontrar sus objetivos troyanos. En la nube L4, Lucy volará por (3548) Eurybates (blanco) y su satélite, (15094) Polymele (rosa), (11351) Leucus (rojo) y (21900) Orus (rojo) desde 2027-2028. Después de pasar nuevamente por la Tierra, Lucy visitará la nube L5 y se encontrará con el binario (617) Patroclus-Menoetius (rosa) en 2033. Como beneficio adicional, en 2025 en el camino hacia la L4, Lucy vuela por un pequeño asteroide del cinturón principal, (52246) Donaldjohanson (blanco), llamado así por el descubridor del fósil de Lucy. Después de volar con el binario Patroclus-Menoetius en 2033, Lucy continuará pedaleando entre las dos nubes de Troya cada seis años.

 

11 de agosto de 2021, la primera nave espacial de la NASA para explorar los asteroides troyanos llegó el viernes 30 de julio al Kennedy Space Center de la agencia en Florida. Ahora se encuentra en una sala limpia en la cercana Astrotech, lista para comenzar los preparativos finales para su lanzamiento en octubre. La misión tiene un período de lanzamiento de 23 días a partir del 16 de octubre. Lucy se someterá a pruebas finales y repostaje antes de ser trasladada a su plataforma de lanzamiento en la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral.

"La pandemia de coronavirus requirió que rediseñáramos la forma en que realizamos el ensamblaje, la integración y las pruebas", dijo Donya Douglas-Bradshaw, gerente de proyecto de Lucy en el Centro de Vuelo Espacial Goddard. “Cuando pienso en dónde estaba el proyecto hace un año y los desafíos que enfrentamos, no podría estar más orgulloso de todo el equipo. El hecho de que la nave espacial esté segura en KSC es un testimonio del sacrificio y la dedicación mostrados por cada miembro del equipo y sus familias".

La misión Lucy es la primera misión espacial que explora una población diversa de cuerpos pequeños conocidos como asteroides troyanos de Júpiter. Estos pequeños cuerpos son remanentes de nuestro Sistema Solar primitivo, ahora atrapados en órbitas estables asociadas con el planeta gigante Júpiter, formando dos "enjambres" que conducen delante y detrás de Júpiter en su camino alrededor del Sol. Estas órbitas se agrupan alrededor de puntos estables de equilibrio gravitacional conocidos como Puntos de Lagrange.

Durante su misión principal de doce años, Lucy explorará un número récord de asteroides, volando junto a un asteroide del cinturón principal y siete asteroides troyanos. Lucy también incorpora tres ayudas de gravedad terrestre para llegar a los enjambres de troyanos y lograr estos encuentros específicos.

Durante el fin de semana, el equipo transfirió la nave espacial desde su contenedor de envío a la sala limpia de Astrotech y realizó inspecciones posteriores a la nave, lo que confirmó que Lucy llegó en buenas condiciones. La nave espacial está ahora lista para comenzar su ronda final de pruebas y controles previos al lanzamiento, que incluyen pruebas de software, pruebas funcionales de instrumentos y potencia, pruebas de carga de propulsión, pruebas de telecomunicaciones y autopruebas de la nave espacial.

 

13 de julio de 2021, en la década de 1970, cuatro naves espaciales comenzaron sus viajes de ida fuera de nuestro Sistema Solar. Como los primeros objetos construidos por humanos que se aventuraron en el espacio interestelar, la NASA eligió colocar placas en Pioneer 10 y 11 y registros de oro en las naves espaciales Voyager 1 y 2 para que sirvan como mensajes a cualquier navegante extraterrestre que algún día pueda encontrar estas naves espaciales. Continuando con este legado, la nave espacial Lucy de la NASA llevará una placa similar. Sin embargo, debido a que Lucy no se aventurará fuera de nuestro Sistema Solar, la placa de Lucy es una cápsula del tiempo con mensajes para nuestros descendientes.

Después de que Lucy termine de visitar un número récord de asteroides para una sola misión en 2033 (8 asteroides en 6 órbitas independientes alrededor del Sol), la nave espacial Lucy continuará viajando entre los asteroides troyanos y la órbita de la Tierra durante al menos cientos de miles. si no millones de años. Es fácil imaginar que algún día en un futuro lejano nuestros descendientes encontrarán a Lucy flotando entre los planetas. Por lo tanto, el equipo de Lucy eligió poner una cápsula del tiempo a bordo de la nave espacial Lucy en forma de placa, mensajes esta vez no para extraterrestres desconocidos, sino para aquellos que vendrán después de nosotros. La placa se instaló en la nave espacial en una ceremonia en Lockheed Martin Space en Littleton, Colorado, el 9 de julio de 2021.

Esta cápsula del tiempo contiene mensajes de miembros prominentes de nuestra sociedad; individuos que nos han pedido que contemplemos el estado de la condición humana así como nuestro lugar en el universo. A estos líderes reflexivos se les pidió que brindaran consejos, palabras de sabiduría, palabras de alegría y palabras de inspiración a quienes pudieran leer esta placa en un futuro lejano. Estos mensajes fueron solicitados a los premios Nobel de Literatura, los Poetas Laureados de los Estados Unidos y otras figuras inspiradoras, incluidos los miembros de la banda que indirectamente inspiraron el nombre de la misión Lucy. El nombre de Lucy se inspiró en la canción de los Beatles "Lucy in the Sky with Diamonds".

 

Abril 2021, el 9 de enero de 2020, la misión Lucy de la NASA anunció oficialmente que visitaría no siete, sino ocho asteroides. Resulta que Eurybates, uno de los asteroides a lo largo del camino de Lucy, tiene un pequeño satélite. Aunque la búsqueda de satélites es uno de los objetivos centrales de la misión, encontrar estos pequeños mundos antes del lanzamiento de Lucy le da al equipo la oportunidad de investigar sus órbitas y planificar observaciones de seguimiento más detalladas con la nave espacial. Sin buscar a estos compañeros de asteroides antes del lanzamiento, Lucy también podría correr el riesgo de encontrarse con un par binario inesperado.

Afortunadamente, el equipo científico de Lucy ya está familiarizado con la herramienta perfecta para usar. "Una de las formas en que puedes intentar buscar satélites es usando Hubble. Y eso es algo que he hecho mucho con el Cinturón de Kuiper", dice Keith Noll, científico del proyecto de la misión en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, y uno de los descubridores del satélite de Eurybates. "Conocemos más de 100 binarios en el Cinturón de Kuiper, y la gran mayoría de ellos se encontraron con el Hubble".

Poco después de que el equipo de Lucy descubriera el satélite, tanto él como Eurybates se movieron detrás del Sol, evitando que el equipo lo observara más. Sin embargo, los asteroides emergieron detrás del Sol en julio de 2020, y desde entonces, el equipo de Lucy ha podido observar el satélite con Hubble en múltiples ocasiones, lo que le permitió al equipo definir con precisión la órbita del satélite y permitir que el pequeño satélite finalmente llegara un nombre oficial - Queta.

Queta es el primer asteroide troyano nombrado según una convención de nomenclatura recientemente revisada para los asteroides troyanos. Aunque anteriormente los troyanos solo tenían el nombre de héroes de la Ilíada de Homero, los troyanos más pequeños ahora reciben el nombre de atletas olímpicos y paralímpicos, en reconocimiento a estos héroes de hoy en día. Queta recibe su nombre en honor a la atleta mexicana de pista y campo Norma Enriqueta "Queta" Basílio Sotelo. En los Juegos Olímpicos de Verano de 1968, se convirtió en la primera mujer en la historia en encender el pebetero olímpico. El nombre "Queta" fue seleccionado para el satélite de Eurybates porque el papel de Basilio es similar al de Eurybates, un heraldo griego. En la antigua Grecia, los heraldos eran mensajeros al servicio de reyes o gobiernos, ocupación que a veces implicaba correr largas distancias.

 

Abril de 2021, la nave espacial Lucy ha completado con éxito las pruebas de vacío térmico de ambos paneles solares, el paso final para verificar estos componentes críticos de la nave espacial en preparación para su lanzamiento este otoño. Una vez que los paneles solares de la nave espacial Lucy estén conectados y completamente extendidos, podrían cubrir un edificio de cinco pisos. Lucy, la decimotercera misión del Programa Discovery de la NASA, requiere estos grandes paneles solares, ya que funcionará más lejos del Sol que cualquier misión espacial anterior impulsada por energía solar. Durante su gira de 12 años por los asteroides troyanos, la nave espacial Lucy operará a un récord de 853 millones de km del Sol, más allá de la órbita de Júpiter.

"El éxito de la última prueba de despliegue de paneles solares de Lucy marcó el final de un largo camino de desarrollo. Con dedicación y excelente atención a los detalles, el equipo superó todos los obstáculos para preparar estos paneles solares", dijo Matt Cox, director del programa Lucy de Lockheed Martin, en Littleton, Colorado. "Lucy viajará más lejos del Sol que cualquier misión anterior de clase Discovery impulsada por energía solar, y una de las razones por las que podemos hacerlo es la tecnología de estos paneles solares".

Los paneles solares, fabricados por Northrop Grumman en Goleta, California, suministrarán energía a la nave espacial y sus instrumentos durante la misión de 12 años. Los paneles solares necesitan suministrar alrededor de 500 vatios, aproximadamente el equivalente a la energía necesaria para hacer funcionar una lavadora. A pesar de esta necesidad relativamente modesta, los paneles solares deben ser grandes ya que necesitan operar tan lejos del Sol.

"Aproximadamente una hora después del lanzamiento de la nave espacial, los paneles solares deberán desplegarse sin problemas para asegurar que tengamos suficiente energía para impulsar la nave espacial durante toda la misión", dijo el investigador principal Hal Levison del Southwest Institute en Boulder, Colorado. "Estos 20 minutos determinarán si el resto de la misión de 12 años será un éxito. Los aterrizadores de Marte tienen sus siete minutos de terror, nosotros tenemos esto".

Las pruebas de despliegue de paneles solares se realizaron entre diciembre de 2020 y febrero de 2021 en la cámara de vacío térmico de 8,8 metros por 19,8 metros en Lockheed Martin Space, donde la nave espacial se está ensamblando y operaciones de prueba. Aunque cuando se pliegan, los paneles solares tienen solo 10 cm de grosor, una vez expandidos, cada panel solar tiene un diámetro de 7,3 metros. Además, los paneles solares no pueden soportar su propio peso de 77 kg cada uno en la gravedad terrestre, por lo que se emplea un dispositivo de descarga de peso de precisión especial dentro de la cámara para soporte adicional.

Estas pruebas clave acercan a la nave espacial un paso más hacia la preparación para el disparo. La nave espacial Lucy se enviará al Kennedy Space Center en Florida este verano para que esté lista para su lanzamiento, cuando se abra su ventana en las horas previas al amanecer del 16 de octubre de 2021.

 

 

Marzo de 2021, hablaremos un poco de los asteroides que tiene que estudiar Lucy, su descubrimiento y su historia.

El 22 de febrero de 1906, el astrofotógrafo alemán Max Wolf ayudó a remodelar nuestra comprensión del Sistema Solar. Nacido en 1863, Wolf tenía la costumbre de alterar drásticamente el panorama astronómico. Algo así como un prodigio, descubrió su primer cometa con solo 21 años. Luego, en 1890, declaró audazmente que planeaba utilizar la fotografía de campo amplio en su búsqueda para descubrir nuevos asteroides, lo que lo convertiría en el primero en hacerlo. Dos años más tarde, Wolf había encontrado 18 nuevos asteroides. Más tarde se convirtió en la primera persona en usar el "comparador estéreo", un dispositivo similar a View-Master que mostraba dos fotografías del cielo a la vez, de modo que los asteroides en movimiento parecían emerger del fondo estrellado.

Quizás no sea sorprendente, entonces, que el 22 de febrero de 1906, Wolf hiciera otro descubrimiento importante: un asteroide con una órbita particularmente inusual. Mientras Júpiter se movía, este asteroide permanecía por delante de Júpiter, como si de alguna manera estuviera atrapado en la órbita de Júpiter alrededor del Sol. El astrónomo alemán Adolf Berberich observó que el asteroide estaba a casi 60º frente a Júpiter. Esta posición específica le recordó al astrónomo sueco Carl Charlier un comportamiento peculiar predicho por el matemático italo-francés Joseph-Louis Lagrange más de 100 años antes. Lagrange argumentó que si un cuerpo pequeño (como un asteroide) se coloca en uno de los dos puntos estables en la órbita de un planeta alrededor del Sol (llamados puntos de Lagrange L4 y L5), el asteroide permanecería estacionario desde la perspectiva del planeta debido a la fuerzas gravitacionales combinadas del planeta y el Sol. Charlier se dio cuenta de que el asteroide de Wolf estaba atrapado en el punto Lagrange L4 de Júpiter. Hasta el descubrimiento de Wolf, la predicción de Lagrange había sido solo un ejercicio matemático. Ahora bien, estos astrónomos tenían pruebas fotográficas de que Lagrange tenía razón. Ocho meses después, uno de los estudiantes graduados de Wolf, August Kopff, descubrió un asteroide en el otro punto estable de Lagrange L5 de Júpiter, así como otro asteroide atrapado en L4 unos meses después.

Una vez que se descubrieron tres de estos asteroides que habitan en puntos de Lagrange, los astrónomos comenzaron a preguntarse cómo llamarlos. En este punto, a la mayoría de los asteroides se les dio nombres de mujeres de la mitología romana o griega, a menos que sus órbitas fueran particularmente extrañas. Los asteroides en cuestión ciertamente tenían órbitas extrañas, por lo que el astrónomo austríaco Johann Palisa sugirió los nombres de Aquiles, Patroclo y Héctor después de personajes de La Ilíada. Aquiles era un héroe griego casi invulnerable (excepto por su talón), y Patroclo era amigo suyo. Héctor, príncipe de los troyanos, finalmente mató a Patroclo, y Aquiles se vengó matando a Héctor. Los asteroides recientemente descubiertos recibieron nombres inspirados en la Ilíada.

A medida que los astrónomos continuaban descubriendo asteroides escondidos en los puntos Lagrange de Júpiter, continuaron nombrándolos como héroes de la guerra de Troya y comenzaron a referirse a ellos como "asteroides troyanos". ("Asteroides troyanos" eventualmente se referiría a los asteroides que habitan en los puntos estables de Lagrange de cualquier planeta, aunque los nombres de La Ilíada están reservados para los troyanos de Júpiter). Más tarde se convirtió en una convención nombrar los asteroides L4 de Júpiter después de caracteres griegos y los asteroides L5 de Júpiter después de caracteres troyanos, por lo que L4 y L5 se convirtieron en el "campo griego" y el "campo de Troya", respectivamente. Al parecer, Palisa no previó esta tradición, ya que su nombre de los primeros tres asteroides llevó a un "espía" griego que residía en el campo de Troya (Patroclo) y un troyano confundido (Hektor) que probablemente entró en el campo de Grecia con la esperanza de ordenar algunos de sus famosos caballos de madera hechos a medida.

Ninguna nave espacial ha estado jamás en esta población de cuerpos pequeños, llamados asteroides troyanos. Ahora, una nueva misión del Programa de Descubrimiento de la NASA llamada Lucy volará por siete asteroides troyanos, más un asteroide del cinturón principal, para estudiar la diversidad de esta población en una única misión récord de 12 años. La ventana de lanzamiento de la nave espacial Lucy se abre el 16 de octubre de 2021. Lucy, que se lanzará a finales de 2021, será la primera misión espacial en explorar los asteroides troyanos. Se trata de una población de pequeños cuerpos que quedan de la formación del Sistema Solar. Lideran o siguen a Júpiter en su órbita alrededor del Sol y pueden informarnos sobre los orígenes de los materiales orgánicos en la Tierra.

 

Febrero de 2021, hace tan solo cinco meses, al comienzo del proceso de operaciones de Montaje, Prueba y Lanzamiento (ATLO), los componentes de la nave espacial Lucy se estaban construyendo en todo el país. Hoy, una nave espacial casi ensamblada se encuentra en la bahía alta en Lockheed Martin Space en Littleton, Colorado. "Hace poco más de un año y medio, estaba emocionado de sostener las primeras piezas pequeñas de metal que estaban destinadas a viajar a los asteroides troyanos", dice Hal Levison, investigador principal del Southwest Research Institute. "Ahora hay una nave espacial real, casi lista para funcionar. Es increíble".

El instrumento final, L'Ralph, fue construido por el Centro Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, y fue recibido en Lockheed Martin el 21 de enero e integrado a la nave espacial el 26 de enero. L'Ralph es el instrumento más complicado que volará en Lucy, ya que en realidad son dos instrumentos en uno. La cámara de imágenes visibles multiespectrales (MVIC), tomará imágenes en color de luz visible de los asteroides troyanos. El Linear Etalon Imaging Spectral Array (LEISA) recolectará los espectros infrarrojos de los asteroides. Ambos componentes trabajarán juntos para permitirle a Lucy determinar la composición de los asteroides troyanos, y proporcionar información sobre la historia temprana de nuestro sistema solar.

L'Ralph se ha instalado en la plataforma de señalización de instrumentos de Lucy. Esta plataforma proporciona a la nave espacial una flexibilidad significativa durante los encuentros, así los instrumentos pueden apuntar a los asteroides troyanos durante los sobrevuelos de alta velocidad, mientras que la antena de alta ganancia permanece apuntando a la Tierra, también podrá realizar ajustes finos y fuera de plano, apuntando para obtener los mejores datos posibles sobre estos esquivos objetos.

Los otros dos instrumentos científicos de Lucy, L'TES y L'LORRI, diseñados y construidos en la Universidad Estatal de Arizona, y el Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins, respectivamente, así como las dos Cámaras de Seguimiento de Terminales ya se han instalado en la plataforma. Ahora que L'Ralph está instalado, la plataforma en sí se instalará en el bus de la nave espacial, lo que hará que Lucy esté un paso más cerca de estar lista para su viaje de 12 años a los troyanos.

 

Enero de 2021, la misión Lucy de la NASA está un paso más cerca del lanzamiento, ya que L’TES (Thermal Emission Spectrometer), el espectrómetro de emisión térmica Lucy, se ha integrado con éxito en la nave espacial. L'TES, desarrollado por un equipo de la Universidad Estatal de Arizona (ASU), es efectivamente un termómetro remoto. Medirá la energía del infrarrojo lejano emitida por los asteroides troyanos cuando la nave espacial Lucy sobrevuela a siete de estos objetos sin precedentes durante esta primera misión a esta población.

El instrumento llegó a Lockheed Martin Space el 13 de diciembre y se integró con éxito en la nave espacial el 16 de diciembre. Al medir las temperaturas de los asteroides troyanos, L'TES proporcionará al equipo información importante sobre las propiedades materiales de las superficies. Como la nave espacial no podrá aterrizar en los asteroides durante estos encuentros de alta velocidad, este instrumento permitirá al equipo inferir si el material de la superficie está suelto, como arena, o consolidado, como rocas. Además, L'TES recopilará información espectral utilizando observaciones térmicas infrarrojas en el rango de longitud de onda de 4 a 50 micrómetros.

"El equipo de L'TES ha utilizado nuestro experimentado diseño, fabricación y funcionamiento de espectrómetros de emisión térmica similares en otras misiones como OSIRIS-REx y Mars Global Surveyor mientras construimos este instrumento", dijo el investigador principal del instrumento, Phil Christensen. "Cada instrumento tiene sus propios desafíos, pero según nuestra experiencia, esperamos que L’TES nos brinde datos excelentes, así como probablemente algunas sorpresas, sobre estos objetos enigmáticos".

Además de L'TES, se instaló recientemente la antena de alta ganancia de Lucy, que permitirá la comunicación de la nave espacial con la Tierra para la navegación y la recopilación de datos, así como la medición precisa de las masas de los asteroides troyanos. Se unió a L’LORRI, la cámara de mayor resolución de Lucy, construida por el Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins, que se instaló a principios de noviembre. El instrumento científico restante de Lucy, L’Ralph, la cámara de imágenes en color y el espectrómetro infrarrojo de la misión, se entregará a principios de 2021.

 

Noviembre de 2020, el generador de imágenes de reconocimiento Lucy LOng Range (L'LORRI) viajó desde el Laboratorio de Física Aplicada (APL) de Johns Hopkins, en Laurel, Maryland, donde se construyó y probó, a Lockheed Martin Space, en Littleton, Colorado, donde se está llevando a cabo la nave espacial. ensamblado. Fue recibido de manera segura en Lockheed Martin el 25 de octubre y se integró con éxito en la nave espacial el 30 de octubre.

"Lucy es una nave espacial asombrosa, pero siempre estoy deseando que llegue el día en que comencemos a obtener datos de estos fósiles del sistema solar nunca antes vistos", dice el investigador principal de Lucy, Hal Levison. “Ahora que hemos instalado el primer instrumento científico, estamos un paso más cerca de ese día. Me gustaría agradecer al equipo de APL por todo su arduo trabajo para llevar el instrumento a la nave espacial a tiempo durante la pandemia COVID19".

Los asteroides troyanos son dos grupos de asteroides que conducen y siguen a Júpiter en su órbita alrededor del Sol. Los científicos tienen evidencia de que estos asteroides pueden haber estado dispersos por todo el sistema solar exterior al principio de la historia del sistema solar, y han estado atrapados en estos lugares estables durante más de cuatro mil millones de años. Ninguna nave espacial ha estado jamás en esta población de cuerpos pequeños, y Lucy volará por siete de estos asteroides troyanos, más un asteroide del cinturón principal, lo que le permitirá estudiar la diversidad de esta población en una única misión sin precedentes.

L'LORRI es el primer instrumento científico que se instala en Lucy. A veces se hace referencia a L'LORRI como los "ojos de águila" de Lucy porque tiene la resolución espacial más alta de todas las cámaras de Lucy. Este instrumento, que es pancromático (que cubre de 0,35 a 0,85 micrones), producirá imágenes en blanco y negro que proporcionarán las vistas más detalladas de las superficies de estos cuerpos nunca antes vistos. "L'LORRI es bastante similar a su predecesor, el instrumento LORRI que voló en New Horizons y envió imágenes increíbles del sistema Plutón y el objeto Arrokoth del cinturón de Kuiper", dice Hal Weaver, líder del equipo de instrumentos en APL. "No puedo esperar a ver las imágenes de este instrumento L'LORRI y lo que nos enseñarán sobre los asteroides troyanos".

Además de L'LORRI, se agregarán dos instrumentos científicos más a Lucy durante los próximos meses. L'TES (el espectrómetro de emisión térmica Lucy) se está construyendo en la Universidad Estatal de Arizona en Tempe, Arizona. L'Ralph, que se está construyendo en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt Maryland, es dos instrumentos en uno, un generador de imágenes visible en color (la cámara de imágenes visibles multiespectrales, MVIC) y un espectrómetro de imágenes infrarrojas (Linear Etalon Imaging Spectral Array , LEISA). Juntos, junto con las cámaras de seguimiento de terminales T2CAM y la antena de alta ganancia, que facilitarán tanto las comunicaciones como la radiociéncia, estos instrumentos revelarán esta población de asteroides nunca antes explorada con un detalle sin precedentes.

 

Septiembre de 2020, la primera misión de la NASA para explorar los asteroides troyanos está un paso más cerca del lanzamiento. La misión Lucy del Programa Discovery superó un hito crítico y está oficialmente autorizada para pasar a la siguiente fase. Esta importante decisión se tomó después de una serie de revisiones independientes del estado de la nave espacial, los instrumentos, el programa y el presupuesto. El hito, conocido como Key Decision Point-D (KDP-D), representa la transición oficial desde la etapa de desarrollo de la misión hasta la entrega de componentes, pruebas, ensamblaje e integración que conducen al lanzamiento.

Durante esta parte del ciclo de vida de la misión, conocida como Fase D, se completa el bus de la nave espacial (la estructura que llevará la parte científica), los instrumentos se integran en la nave espacial y se prueban, y la nave espacial se envía al Kennedy Space Center de la NASA. en Florida para la integración con el vehículo de lanzamiento.

Las operaciones de ensamblaje, prueba y lanzamiento (ATLO) comenzaron según lo programado en Lockheed Martin Space en Littleton, Colorado, a pesar de muchos desafíos imprevistos relacionados con la pandemia de coronavirus. El cronograma fue revisado para permitir la integración posterior de componentes que se retrasaron debido a las restricciones de COVID-19. El tanque de oxidante ya se ha integrado con la nave espacial y la integración de los instrumentos comenzará en octubre. Todo el ensamblaje y las pruebas de la nave espacial se completarán a finales de julio de 2021, cuando la nave espacial se enviará a Cabo Cañaveral, en preparación para la apertura de la ventana de lanzamiento el 16 de octubre de 2021.

Después del lanzamiento, Lucy tendrá una larga fase de crucero antes de llegar a su primer objetivo. Lucy volará sobre Júpiter para hacer sobrevuelos cercanos más allá de un número récord de asteroides, encontrando el primero de ocho objetivos en abril de 2025 y el par binario final de asteroides en marzo de 2033.

 

Agosto de 2020, la semana pasada marcó la finalización de un hito importante en el camino hacia las operaciones de ensamblaje, prueba y lanzamiento de naves espaciales para la misión Lucy de la NASA. La Revisión de Integración de Sistemas aseguró que los segmentos, componentes y subsistemas, la instrumentación científica, los sistemas eléctricos y de comunicación y los sistemas de navegación están programados para integrarse en el sistema. Confirmó que las instalaciones, el personal de apoyo y los planes y procedimientos están en el cronograma para respaldar la integración.

Para mantener al equipo a salvo durante la pandemia de la COVID-19, la NASA y las instituciones asociadas retrasaron la construcción de algunos de los instrumentos y componentes. El equipo de operaciones de montaje, prueba y lanzamiento de Lucy (ATLO) desarrolló un nuevo programa para permitir que el equipo reordene el cronograma de montaje y prueba para dar a los componentes y subsistemas la flexibilidad que necesitan y aún así preparar la nave espacial para un lanzamiento programado en octubre. 2021. La finalización satisfactoria de esta Revisión de la integración del sistema significa que el proyecto puede continuar con el montaje y prueba de la nave espacial en preparación para el lanzamiento. La nave espacial está en camino de comenzar ATLO el próximo mes en las instalaciones de Lockheed Martin Space Systems en Littleton.

Otro hito próximo es el Key Decision Point-D (KDP-D), que se produce después de que el proyecto haya completado una serie de revisiones independientes que cubren la salud técnica, el cronograma y el costo del proyecto. El KDP-D de Lucy está programado para finales de agosto de este año.

Con sobrevuelos pasando por ocho asteroides diferentes, uno en el cinturón principal de asteroides y siete en los enjambres de troyanos, Lucy será la primera misión espacial de la historia en explorar tantos destinos diferentes en órbitas independientes alrededor de nuestro Sol.

 

 

Julio de 2020, el 9 de enero de 2020, la misión Lucy anunció oficialmente que visitaría no siete, sino ocho asteroides. Resulta que Eurybates, uno de los asteroides a lo largo del camino de Lucy, tiene un pequeño satélite. Aunque la búsqueda de satélites es uno de los objetivos centrales de la misión, también es beneficioso para el equipo descubrir satélites antes de la misión. Encontrar estos pequeños mundos antes de que Lucy se lance significa que el equipo puede investigar sus órbitas y planificar observaciones de seguimiento más detalladas con la nave espacial. Sin buscar a estos compañeros de asteroides antes del lanzamiento, Lucy también corre el riesgo de encontrarse con un par binario inesperado. Ver dos asteroides cuando la nave espacial espera que solo uno pueda confundir su sistema de seguimiento autónomo.

Afortunadamente, el equipo científico de Lucy sabía exactamente la herramienta a utilizar. “Una de las formas en que puedes intentar buscar satélites es usar Hubble. Y eso es algo que he hecho mucho con el Cinturón de Kuiper", dice Keith Noll, el Científico del Proyecto de la misión en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, y uno de los descubridores del satélite Eurybates. "Conocemos más de 100 binarios en el Cinturón de Kuiper, y la gran mayoría de ellos se encontraron con Hubble".

Para saber dónde buscar satélites, el equipo científico tuvo que calcular las esferas de Hill de los asteroides que querían examinar. La esfera de Hill es una esfera imaginaria alrededor de un cuerpo, dentro de la cual el cuerpo tiene la influencia gravitacional dominante. En otras palabras, todos los satélites estables de un cuerpo orbitan dentro de su esfera Hill. La esfera de Hill de la Tierra, por ejemplo, tiene un radio de casi 1.5 millones de km, y la Luna orbita de forma segura en el interior a aproximadamente 380,000 km.

Fue en noviembre de 2019, la noche antes de una gran reunión del equipo científico, se estaba preparando una presentación sobre la búsqueda de satélites. Al buscar fotos para demostrar las dificultades de distinguir entre satélites y otras manchas brillantes, se encontró con una de las fotos del Hubble del 12 de septiembre de 2018. Después de experimentar con el brillo y el contraste, se vio un brillo especial cerca de Eurybates. "Dios, que realmente se parece a lo que esperaría que fuera un satélite" dijo Noll. Al darse cuenta de que se estaba haciendo tarde, rodeó el objeto y terminó de hacer la presentación.

En su charla al día siguiente, señaló la sorprendente semejanza del objeto con un satélite. En la audiencia estaba Mike Brown, uno de los coivestigadores científicos de la misión (quien, en una nota no relacionada, es quizás mejor conocido por sus contribuciones para despojar a Plutón de su estatus de "planeta"). Brown interrumpió para preguntarle a Noll si había mirado los datos de la otra observación el 14 de septiembre, pero Noll admitió que aún no había tenido la oportunidad. Según Noll, antes de que terminara de presentar, Brown examinó los datos del 14 de septiembre y exclamó: "¡También lo veo allí!".

Desde una perspectiva de dinámica planetaria, también tenía sentido que Eurybates pudiera tener un satélite. Eurybates es uno de un conjunto masivo de fragmentos creados por la misma colisión de asteroides, por lo que la idea de que uno de estos fragmentos podría estar orbitando Eurybates no es descabellada.

Presentaron una propuesta urgente para usar Hubble nuevamente, que fue aprobada tan rápidamente que el equipo pudo obtener sus observaciones aproximadamente un mes después (en lugar de los habituales 1-2 años). Solicitaron doce oportunidades para observar el satélite, pero se les concedió tres. Si pudieran ver el satélite nuevamente en al menos uno de los tres, se les darían los otros nueve.

Su primera oportunidad fue el 11 de diciembre. El satélite no se presentó. Lo intentaron por segunda vez el 21 de diciembre, pero para su consternación, la pequeña roca tímida no se encontraba por ningún lado. El equipo comenzó a dudar de que su llamado satélite existiera. Finalmente, el 3 de enero, lo encontraron. El pequeño satélite tenue era claramente visible en las nuevas imágenes. En las dos observaciones anteriores, probablemente estaba demasiado cerca de Eurybates (que es 6000 veces más brillante que su compañero) para ser visto. La diferencia de brillo sugiere que el satélite probablemente tenga menos de 1 km de diámetro, insignificante en comparación con Eurybates de 64 km.

 

Mayo de 2020, si la misión de asteroides Lucy de la NASA ya se enfrentaba a un itinerario ocupado con siete objetivos diferentes de rocas espaciales. Ahora, el equipo ha descubierto que uno de esos asteroides tiene un pequeño compañero.

Es descubrimiento se produjo gracias al telescopio espacial Hubble, que el equipo reclutó por primera vez en 2018 para estudiar una roca espacial llamada Eurybates. Al igual que varios de los otros objetivos de la misión Lucy, Eurybates pertenece a un grupo de asteroides conocidos como troyanos, que ocupan aproximadamente la misma órbita alrededor del sol que Júpiter, pero se agrupan delante o detrás del gigante gaseoso. Los científicos se habían preguntado si Eurybates podría tener un compañero, pero al examinar esas imágenes del Hubble de 2018 quedó vacío, hasta que los investigadores revisaron los datos en noviembre de 2019 y vieron algo.

"Pedimos más tiempo del Hubble para confirmar, y nos dieron tres intentos", dijo en un comunicado Keith Noll, científico del proyecto Lucy en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Maryland y co-descubridor del satélite Eurybates. "En las dos primeras observaciones en diciembre no vimos nada, así que comenzamos a pensar que podríamos tener mala suerte. Pero en la tercera órbita, ahí estaba". Esa tercera órbita llegó a principios de enero.

Los científicos que trabajan en la misión Lucy esperan volver a mirar el satélite el próximo mes, cuando vuelva a la vista del Hubble por primera vez desde que se confirmó el descubrimiento en enero. Mientras tanto, se centran en utilizar los datos que tienen para precisar la órbita del satélite alrededor de Eurybates, lo que debería aumentar las probabilidades de observarlo con éxito durante el próximo intento. Lo que los investigadores saben hasta ahora sugiere que la roca espacial recientemente identificada es realmente pequeña: como el objeto es más de 6,000 veces más pequeña que Eurybates, es probable que el satélite tenga menos de 1 kilómetro de ancho, según el comunicado.

Los científicos de la misión Lucy esperan que el satélite recién descubierto, y el resto de la gira de troyanos de la misión, les ayude a comprender cómo el Sistema Solar se vio como se ve. Los troyanos son probablemente migajas que se escaparon durante la formación de los gigantes gaseosos y quedaron atrapados en estos focos de estabilidad orbital, lo que significa que estas rocas espaciales deberían tener pistas sobre los primeros días del Sistema Solar.

 

Febrero de 2020, SpaceX ha presentado una protesta desafiando un contrato de la NASA de casi 150 millones de $ otorgado a United Launch Alliance el mes pasado para enviar una sonda robótica de asteroides al espacio. La protesta presentada ante la Oficina de Responsabilidad del Gobierno el 11 de febrero cuestiona un contrato de lanzamiento para la misión científica LUCY a United Launch Alliance. La NASA anunció el 31 de enero que ULA ganó el contrato de lanzamiento de la misión LUCY, que despegaría en octubre de 2021 desde Cabo Cañaveral a bordo del cohete Atlas 5 de ULA.

La NASA confirmó la protesta y dijo que la agencia emitió una orden de suspensión de trabajo en la misión LUCY después de la presentación de SpaceX ante la GAO. En respuesta a una consulta, un portavoz de la NASA aclaró más tarde que la orden de detener el trabajo solo afecta el contrato de lanzamiento de LUCY, no otro trabajo en la misión, que presenta una nave espacial construida por Lockheed Martin y un equipo científico administrado por Hal Levison, un investigador con sede en el Southwest Research Institute en Boulder, Colorado.

La NASA seleccionó la variante Atlas 5 de ULA sin ningún booster de cohete sólido, conocida como la configuración del vehículo "401", para la misión LUCY. El cohete Falcon 9 de SpaceX también tiene la capacidad de elevar para enviar a la nave espacial LUCY en su trayectoria interplanetaria, suponiendo que el Falcon 9 dedique todo su propulsor al lanzamiento, sin dejar reserva de combustible para aterrizar la primera etapa en tierra o mar.

 

Año 2019, primero, y lo más importante, ¡Lucy aprobó su Revisión de diseño crítico de misión (CDR)! Al pasar este importante hito de la misión, Lucy ha demostrado que el diseño de la misión está completamente maduro y que el equipo está listo para pasar a la fabricación a gran escala. ¡El segundo hito es que Lucy está ahora a menos de dos años del lanzamiento! O, más precisamente, ahora estamos a dos años del inicio de la ventana de lanzamiento. Antes del amanecer del 16 de octubre de 2021, Lucy tendrá su primera oportunidad de lanzamiento. Entonces, mientras Lucy ha completado su fase de diseño, ¡todavía hay mucho por hacer antes del lanzamiento! En menos de un año, los equipos de instrumentos del Centro de Vuelo Espacial Goddard, el Laboratorio de Física Aplicada y la Universidad Estatal de Arizona entregarán los instrumentos a Lockheed Martin para que puedan colocarse en la nave espacial. El equipo de la nave espacial tendrá aproximadamente 10 meses para ensamblar la nave espacial y probarla. Después de eso, la nave espacial se dirigirá al Centro Espacial Kennedy en preparación para el lanzamiento.