LA  CONQUISTA DEL ESPACIO un trabajo de José Oliver Sinca

  MISION: DAWN A VESTA Y CERES

STATUS:

EN CURSO

Inicio V. Tripulados OSIRIS-REx InSight ExoMars Hayabusa2/Akatsuki Juno
Mangalyaan Dawn MAVEN New Horizons Curiosity Opportunity MRO
Mars Express Desarrollo Historia        
Jose Oliver ENCICLOPEDIA DE LA ASTRONAUTICA  

 

VIAJE A DOS ASTEROIDES (DESARROLLO DE LA MISION)

 

IR A DESCRIPCION DE LA MISION

 

1 de septiembre de 2017, desde hace semanas la nave espacial de la NASA Dawn está orbitando Ceres mediante trayectorias elípticas muy grandes, siguiendo con la campaña de análisis de los rayos cósmicos, hasta saber cuál puede ser su futuro, si intentar la marcha hacia otro asteroide o bien finalizar su misión cuando su poder de propulsión este agotado.

Mientras tanto los científicos han decidido poner nuevos nombres a los cráteres de la superficie de Ceres, así a menudo, los nombres de las características de los cuerpos planetarios están conectados a través de un tema específico, por ejemplo, muchas características de la Luna han sido nombrados por científicos famosos. La misión de Dawn, junto con la Unión Astronómica Internacional, estableció que los cráteres en Ceres serían nombrados para deidades agrícolas de todo el mundo, y otras características serían nombradas para festivales agrícolas. Ceres fue nombrado en homenaje a la diosa romana del maíz y las cosechas de su descubridor, Giuseppe Piazzi, que lo vio con su telescopio en 1801. Desde marzo de 2015, Dawn ha estado orbitando Ceres y devolviendo muchas imágenes intrigantes y otros datos sobre sus características.

Utilizando las sugerencias del equipo de Dawn, la IAU aprobó recientemente 25 nuevos nombres de funciones de Ceres vinculados al tema de las deidades agrícolas, marcados en amarillo en el mapa. Emesh cráter, por ejemplo, se llama así por el dios sumerio de la vegetación y la agricultura. Jumi es el dios letón de la fertilidad del campo.

Las características de superficie recién nombradas varían en tamaño. Thrud, por ejemplo, es un cráter de 7,8 kilómetros de diámetro dentro del gran cráter Zadeni, mientras que Mlezi tiene un diámetro de 42 kilómetros.

 

17 de junio de 2017, como era de suponer el futuro de la misión Dawn pasará por unas reuniones que se han de celebrar en las próximas semanas.

En estos momentos y con tres de los cuatro volantes de inercia inactivos, todo pasa por ir consumiendo hidracina para hacer los movimientos de posición del vehículo. Los científicos no han descartado el envío de Dawn en un viaje a través del Sistema Solar a otro destino, un viaje que podría ahorrar hidracina de la que actualmente está gastando en la órbita sobre Ceres.

La misión principal de Dawn terminó en junio de 2016, y los funcionarios de la NASA aprobaron una prórroga de un año que expira el 30 de junio. El destino de Dawn después del 30 de junio sigue siendo incierto, pero los gerentes de la sede de la NASA pronto decidirán si la nave espacial debe apagarse , continuar explorando Ceres, o salir del planeta enano y quizás volar hacia un asteroide.

Lo que si se tiene claro, es que si la decisión pasa por finalizar la misión, los científicos de la NASA descartan que Dawn impacte sobre Ceres, con el fin de preservar la virginidad de su entorno.

 

25 de mayo de 2017, la nave espacial del Dawn tomó esta imagen de la región polar del sur de Ceres el 17 de mayo de 2017, desde una altitud 42.500 kilómetros. La escala de la imagen es de aproximadamente 4 Km/p. Dawn obtuvo esta imagen para ayudar a los navegadores a refinar sus mediciones de la posición de la nave espacial en órbita. Ceres aparece como una media luna cuando Dawn está en el lado nocturno del planeta enano. El cráter Zadeni, que tiene 128 kilómetros de ancho, es reconocible en el lado inferior izquierdo de la media luna. El cráter grande visto en el lado derecho es cráter de Urvara, que es de 163 kilómetros de diámetro.

Las fracturas grandes que cicatrizan la superficie de Ceres también se pueden distinguir aquí. Dawn capturó una escena similar a mayor resolución, aunque con una geometría ligeramente diferente, el 26 de abril de 2015, desde su órbita RC3 a una altitud de unos 13.600 kilómetros y una resolución de 1.3 Km/p .

La geología de las regiones polares de Ceres es muy áspera en comparación con la que generalmente se encuentra en las latitudes más bajas. Esto se debe a que las temperaturas más bajas cerca de los polos permiten que los cráteres mantengan sus formas originales durante períodos más largos de tiempo.

Las características que se encuentran en Ceres son de nombre de dioses y diosas de la agricultura, así como festivales de cosecha de todo el mundo. Zadeni se nombra para el dios georgiano antiguo de la cosecha abundante, mientras que Urvara es una deidad india e iraní de plantas y de campos.

 

22 de mayo de 2017, ésta imagen de color mejorada de la superficie de Ceres se hizo a partir de datos obtenidos el 29 de abril de 2017, cuando la nave espacial Dawn estaba exactamente entre el Sol y Ceres. Las cámaras de encuadre de Dawn tomaron imágenes de Ceres con un filtro claro, así como cinco filtros de color diferentes.

Las imágenes que combinan estas diferentes perspectivas de filtro de color revelan detalles finos de la superficie de Ceres. Por ejemplo, hacen hincapié en las distintas composiciones y texturas del material expulsado de los cráteres. La región más brillante de Ceres, llamada Cerealia Facula, se destaca en Occator en el centro de esta imagen. Vinalia Faculae, el conjunto de puntos brillantes secundarios en el mismo cráter, se encuentran a la derecha de Cerealia Facula.

Una de las regiones más oscuras de Ceres está al lado de Occator, y representa el material expulsado por el impacto que formó el cráter. El material eyectado forma un gran arco que se extiende a lo largo de varios cientos de kilómetros. La distribución de este material está determinada en parte por la rotación de Ceres.

Otros cráteres también muestran una mezcla de regiones brillantes y oscuras. Mientras que las áreas brillantes se identifican generalmente como material rico en sal excavado de la corteza de Ceres, el origen del material oscuro todavía está por ser explicado. Puede haber sido excavado de una capa diferente dentro del subsuelo de Ceres que el resto de su alrededor. Los científicos seguirán analizando los datos en color para buscar pistas sobre la naturaleza de los diferentes materiales en Ceres.

El color azulado se encuentra generalmente en asociación con cráteres jóvenes. Los científicos creen que el color se relaciona con los procesos que ocurren cuando un impacto expulsa y redistribuye el material sobre la superficie. El bombardeo continuo de la superficie de Ceres por los micrometeoritos altera la textura del material expuesto, llevando a su enrojecimiento. Esta imagen fue tomada la altitud de cerca de 20.000 kilómetros.

 

16 de mayo de 2017, la nave espacial Dawn de la NASA observó con éxito Ceres en oposición el 29 de abril, tomando imágenes de una posición exactamente entre el sol y la superficie de Ceres. Los especialistas de la misión habían maniobrado cuidadosamente a Dawn en una órbita especial para que la nave espacial pudiera ver el cráter Occator, que contiene la zona más brillante de Ceres, desde esta nueva perspectiva. Los puntos brillantes de Occator destacan particularmente bien en una superficie relativamente suave. Dawn tomó estas imágenes de una altitud de unos 20.000 kilómetros.

Sobre la base de datos de telescopios terrestres y naves espaciales que antes se veían los cuerpos planetarios en oposición, los científicos predijeron correctamente que Ceres parecería más brillante de esta configuración de oposición. Este aumento de brillo, o "oleada", relaciona el tamaño de los granos de material sobre la superficie, así como la porosidad de dichos materiales.

 

5 de mayo de 2017, se había dejado a Dawn en oposición respecto a Ceres y el Sol y a punto de comenzar una serie de observaciones científicas del cráter Occator. Lo anterior se ha cumplido, el vehículo ha tomado diversos espectros en infrarrojo y visibles de este accidente orográfico de la superficie del planeta enano.

En cuanto a su posición relativa a Ceres, Dawn está descendiendo en su gran órbita elíptica y hoy se encuentra a 13.830 kilómetros de altura, no obstante a partir de ahora comenzará a ascender hasta los 20.000 kilómetros.

 

26 de abril de 2017, en el año 2010 fue el primero, luego sucedió lo mismo en el 2012 y ahora durante esta semana ha fallado el tercero de los cuatro volantes de inercia, por lo tanto a la nave Dawn tan solo le queda un dispositivo para efectuar sus movimientos sobre su eje en la órbita de Ceres. Esta circunstancia provoco una entrada en “safe-mode” y que su posición relativa en el espacio tuviera que ser corregida por los pequeños jets de hidracina, lo cual acorta la vida útil del ingenio.

Como veíamos en días anteriores Dawn comenzó a disminuir su órbita desde una altura superior a los 50.000 kilómetros sobre Ceres, en estos momentos se encuentra a 25.800 kilómetros y una posición tal, que en las próximas jornadas se encontrará en “oposición”, es decir estará en línea recta entre el propio Ceres y el Sol, de tal manera que podrá analizar de nuevo el cráter Occator desde una perspectiva nueva lo cual servirá para estudiar de nuevo el material brillante de su interior.

 

19 de abril de 2017, la nave espacial Dawn ha revelado muchos deslizamientos de tierra en Ceres, que los investigadores interpretan que han sido moldeados por una cantidad significativa de hielo de agua.

A medida que la nave espacial Dawn continúa explorando Ceres, se evidencia que el enigmático planeta enano retiene una cantidad significativa de hielo de agua. Un nuevo estudio en la revista Nature Geoscience agrega a este cuadro, mostrando cómo el hielo puede haber dado forma a la variedad de deslizamientos de tierra visto en Ceres hoy. Se identificaron tres tipos de deslizamientos de tierra. Tipo I, que son relativamente redondos y grandes, tienen "dedos de los pies" gruesos en sus extremos. Se parecen a los glaciares de roca y deslizamientos de tierra helados. Los deslizamientos de tipo I se encuentran principalmente en latitudes altas en Ceres, que es también donde se piensa que la mayoría del hielo reside justo debajo de la superficie, sugiriendo que implican la mayor cantidad de hielo de cualquiera de las características de flujo. Tres pequeños flujos de tipo 1 se encuentran en Oxo Cráter, un diminuto cráter brillante en el hemisferio norte que alberga un depósito de hielo en la superficie. Las características del Tipo II suelen ser más delgadas y más largas que el Tipo I, y son el tipo más común de deslizamientos de tierra en Ceres. Los depósitos de deslizamiento de tierra son similares a los que quedan detrás de avalanchas vistas en la Tierra.

Los científicos también se sorprendieron de cuántos deslizamientos de tierra han ocurrido en Ceres en general. Alrededor del 20 al 30 por ciento de los cráteres mayores de 10 kilómetros de ancho tienen algún tipo de deslizamiento de tierra asociado con ellos. Tales características de "hielo de tierra", que se formaron a partir de una mezcla de roca y hielo, sólo se habían observado antes en la Tierra y Marte.

Ahora en su fase de misión extendida, Dawn utiliza su motor de iones para girar el plano de su órbita alrededor de Ceres para prepararse para observaciones desde una nueva órbita y orientación. A finales de abril, la nave espacial estará directamente entre el sol y el misterioso Cráter Occator. En esta geometría, Dawn puede aportar nuevos conocimientos sobre el material reflectante del "punto brillante" más famoso de Ceres, el centro altamente reflexivo de Occator que se ha llamado Cerealia Facula. En estos momentos Dawn se encuentra a una altura de 43.520 kilómetros, desde los 53.090 que había llegado, estas maniobras llevaran a Dawn a una órbita estable de 20.000 kilómetros y a partir del 29 de abril comenzará una nueva fase de investigación.

 

8 de abril de 2017, desde que los científicos han tenido los datos aportador por Dawn sobre Ceres, siempre han sospechado que este planeta enano podía tener una atmósfera, posiblemente de forma temporal. Ahora, los investigadores sugieren que esta atmósfera temporal parece estar relacionada con el comportamiento del Sol. El estudio fue realizado por científicos de la misión Dawn de la NASA y otros que previamente identificaron vapor de agua en Ceres usando otros observatorios.

"Creemos que la aparición de la atmósfera transitoria de Ceres es el producto de la actividad solar", dijo Michaela Villarreal, autora principal del nuevo estudio en Astrophysical Journal Letters e investigadora de la Universidad de California en Los Ángeles.

Cuando Dawn comenzó su estudio a fondo de Ceres en marzo de 2015, los científicos encontraron abundante evidencia de agua en forma de hielo. El detector de rayos gamma y neutrones de la nave espacial (GRaND) ​​ha encontrado que la superficie más alta es rica en hidrógeno, lo cual es consistente con amplias extensiones de hielo de agua. Este hielo está más cerca de la superficie en latitudes más altas, donde las temperaturas son más bajas, según un estudio de 2016 publicado en la revista Science. El hielo se ha detectado directamente en el pequeño cráter brillante llamado Oxo y en al menos uno de los cráteres que están persistentemente en la sombra en el hemisferio norte. Otras investigaciones han sugerido que los cráteres persistentemente sombreados probablemente alberguen hielo. Además, las formas de los cráteres y otras características son consistentes con un contenido significativo de hielo en la corteza.

En su trayectoria orbital, Ceres se acerca actualmente al Sol. Pero el sol está ahora en un período particularmente tranquilo, que se espera que dure varios años más. Dado que sus resultados indican que la exosfera de Ceres está relacionada con la actividad solar, los autores del estudio predicen que el planeta enano tendrá poca o ninguna atmósfera durante algún tiempo. Sin embargo, recomiendan que otros observatorios supervisen Ceres para futuras emisiones.

Dawn está ahora en su misión extendida y estudiando Ceres en una órbita altamente elíptica. Los ingenieros están maniobrando la nave espacial a un plano orbital diferente de modo que Ceres pueda ser visto en una nueva geometría. El objetivo principal de la ciencia es medir los rayos cósmicos para ayudar a determinar qué elementos químicos se encuentran cerca de la superficie de Ceres. Como un bono, a finales de abril, el Sol estará directamente detrás de Dawn, cuando la nave espacial está a una altitud de unos 50.000 kilómetros. Ceres aparecerá más brillante que antes en esa configuración, y tal vez pueda revelar más secretos sobre su composición e historia.

Esta es una de las nuevas imágenes enviadas por Dawn desde una altura de 53.090 kilómetros sobre la superficie de Ceres, se puede observar al cráter Occator con sus manchas blancas de sales en el interior en la parte superior. 

 

22 de marzo de 2017, el planeta enano Ceres puede estar a cientos de millones de kilómetros de Júpiter, e incluso más lejos de Saturno, pero la tremenda influencia de la gravedad de estos gigantes gaseosos tiene un efecto apreciable sobre la orientación de Ceres. En un nuevo estudio, los investigadores de la misión Dawn calculan que la inclinación axial de Ceres, el ángulo al que gira mientras gira alrededor del Sol, varía ampliamente a lo largo de unos 24.500 años. Los astrónomos consideran que este es un período de tiempo sorprendentemente corto para tales desviaciones espectaculares.

Los cambios en la inclinación axial, o "oblicuidad", sobre la historia de Ceres están relacionados con la cuestión más amplia de dónde se puede encontrar agua congelada en la superficie, informan los científicos en la revista Geophysical Research Letters. Dadas las condiciones en Ceres, el hielo sólo sería capaz de sobrevivir a temperaturas extremadamente frías, por ejemplo, en áreas que nunca ven el Sol.

"Encontramos una correlación entre los cráteres que permanecen en la sombra en la oblicuidad máxima y los depósitos brillantes que son probablemente hielo de agua", dijo Anton Ermakov, investigador de la JPL (Jet Propulsion Laboratory), y autor principal del estudio. "Las regiones que nunca ven la luz del Sol durante millones de años son más propensas a tener estos depósitos". A lo largo de los últimos 3 millones de años, Ceres ha pasado por ciclos en los que su inclinación oscila entre 2 grados y 20 grados, indican los cálculos.

Cuando la inclinación axial es pequeña, las regiones relativamente grandes de Ceres nunca reciben luz solar directa, particularmente en los polos. Estas regiones persistentemente sombreadas ocupan un área de aproximadamente 2.000 Km2. Pero cuando la oblicuidad aumenta, la mayoría de los cráteres en las regiones polares reciben exposición directa al sol, y las áreas persistentemente sombreadas sólo ocupan de 1 a 10 Km2. Estas áreas en la superficie de Ceres, que permanecen en la sombra incluso con una alta oblicuidad, pueden ser lo suficientemente frías para mantener el hielo superficial, dijeron científicos de Dawn.

Mientras los científicos están analizando y publicando los descubrimientos de la nave Dawn, el vehículo sigue, y sigue, ascendiendo su altura orbital sobre Ceres. En la jornada de hoy está previsto llegar hasta los 41.000 kilómetros, y continuará su escalada hasta principios del mes de abril, cuando una vez estabilizado en una altura procederá a cambiar el ángulo de su órbita.

 

9 de marzo de 2017, la brillante zona central del cráter Occator de Ceres, conocida como Cerealia Facula, es aproximadamente 30 millones de años más joven que el cráter en el que se encuentra, según un nuevo estudio en el Astronomical Journal. Los científicos usaron datos de la nave espacial Dawn para analizar detalladamente la cúpula central de Occator, concluyendo que esta característica intrigante en el planeta enano tiene sólo unos 4 millones de años, muy reciente en términos de historia geológica.

El nuevo estudio apoya las interpretaciones anteriores del equipo de Dawn de que este material reflectante, que comprende la zona más brillante de todos los Ceres, está hecho de sales de carbonato, aunque no confirmó que tipo particular de carbonato previamente identificado. Las áreas secundarias, más pequeñas y brillantes de Occator, llamado Vinalia Faculae, están compuestas por una mezcla de carbonatos y material oscuro.

Nuevas pruebas también sugieren que la brillante cúpula de Occator probablemente se elevó en un proceso que tuvo lugar durante un largo período de tiempo, en lugar de formarse en un solo evento. Creen que el desencadenante inicial fue el impacto que excavó el cráter en sí, haciendo que líquido salobre se levante más cerca de la superficie. El agua y los gases disueltos, como el dióxido de carbono y el metano, surgieron y crearon un sistema de ventilación. Estos gases ascendentes también podrían haber obligado a los materiales ricos en carbonato a ascender hacia la superficie. Durante este período, el material brillante habría estallado a través de fracturas, formando con el tiempo la cúpula que vemos hoy.

 

24 de febrero de 2017, Dawn se encuentra en plena fase de iniciar el llamado XMO4, es decir su cuarta extensión de misión. Para ello los técnicos están accionando los motores iónicos con el fin de elevar la órbita hasta los 20.000 kilómetros. Se espera que llegue a esta cota en el mes de abril y continuar allí hasta finales de junio, cuando finaliza el nuevo presupuesto para continuar la misión.

Como ya se ha comentado, desde que Dawn abandonó las órbitas próximas a la superficie de Ceres los principales instrumentos que han estado activos son los referentes al estudio de los iones que llegan al planeta enano, así como el análisis de los rayos cósmicos que inciden sobre la superficie de este cuerpo del Sistema Solar.

La mayoría de las fotografías de la superficie siguen estando en el paquete suministrado desde la anterior XMO2.

 

16 de febrero de 2017, después de analizar miles de datos aportados por la nave Dawn desde que llegó a Ceres, los científicos de la NASA han manifestado que este planeta enano presenta evidencias de material orgánico en su superficie.

El descubrimiento se suma a la creciente lista de cuerpos en el sistema solar donde se han encontrado compuestos orgánicos. Compuestos orgánicos se han encontrado en ciertos meteoritos, así como se deduce de las observaciones telescópicas de varios asteroides. Ceres comparte muchos puntos en común con meteoritos ricos en agua y compuestos orgánicos, en particular un grupo de meteoritos llamado condritas carbonosas. Este descubrimiento fortalece aún más la conexión entre Ceres, estos meteoritos y sus cuerpos progenitores.

"Esta es la primera detección clara de moléculas orgánicas de la órbita en un cuerpo principal del cinturón", dijo María Cristina De Sanctis, autor principal del estudio, con sede en el Instituto Nacional de Astrofísica, Roma.

Los carbonatos y arcillas previamente identificados en Ceres proporcionan evidencia de actividad química en presencia de agua y calor. Esto plantea la posibilidad de que los productos orgánicos fueron procesados ​​de manera similar en un ambiente cálido y rico en agua. El descubrimiento orgánico agrega a los atributos de Ceres asociados con ingredientes y condiciones para la vida en el pasado distante. Estudios anteriores han encontrado minerales hidratados, carbonatos, hielo de agua y arcillas amoniacadas que deben haber sido alteradas por el agua. Las sales y el carbonato de sodio, como los que se encuentran en las áreas brillantes de Occator, también se cree que han sido llevados a la superficie por líquido.

Los materiales orgánicos en Ceres se localizan principalmente en un área que cubre aproximadamente 1.000 Km2. La firma de compuestos orgánicos es muy clara en la superficie del cráter Ernutet, en su borde sur y en una zona justo fuera del cráter al suroeste. Otra gran área con firmas bien definidas se encuentra a través de la parte noroeste del borde del cráter y sus proyecciones. Hay otras áreas ricas en productos orgánicos más pequeñas a varios kilómetros al oeste y al este del cráter. Los materiales orgánicos también se encontraron en una zona muy pequeña en el cráter de Inamahari, a unos 400 kilómetros de distancia de Ernutet.

 

 

1 de enero de 2017, no es que la nave Dawn haya enmudecido, sino que desde hace días solo está trabajando en el estudio de los rayos cósmicos y su acción sobre la superficie de Ceres. En estos momentos Dawn se encuentra en el nuevo XMO3, es decir su tercera extensión de misión y en una órbita elíptica de 7.520 por 9.350 kilómetros.

Como sabemos uno de los puntos de interés del ingenio ha sido el análisis de los cráteres que siempre están ocultos al Sol, de este modo ha podido determinar la presencia de más de 600 cráteres en el hemisferio norte oscuros, lo cual representa una extensión superior a los 2000 Km2, se intentó hacer lo mismo para el hemisferio norte, pero debido a la estación anual de Ceres fue imposible por falta de iluminación. Al menos en 10 de los cráteres investigados se ha podido descubrir la presencia de depósitos brillantes, que posteriormente y mediante el espectrómetro se ha determinado que son de hielo de H2 O a una temperatura de -163ºC.

Según han manifestado los ingenieros Dawn volverá a activar sus cámaras fotográficas a partir del día 27 de enero, para intentar reconocer lugares ya observados y sus posibles cambios después de meses.

 

15 de diciembre de 2016, cuando los técnicos están preparados para nuevas investigaciones de su nave Dawn, los científicos que analizan los datos recibidos están llegando a grandes conclusiones del estudio realizado sobre el planeta enano Ceres.

A primera vista, Ceres, el cuerpo más grande del cinturón de asteroides, y puede no parecer helado. Las imágenes de la nave espacial Dawn de la NASA han revelado un mundo oscuro y con gran cráter cuyo área más brillante está hecha de sales altamente reflectantes, no de hielo. Pero los estudios recientemente publicados de científicos de Dawn muestran dos líneas de evidencia para el hielo cerca de la superficie del planeta enano. Los investigadores están presentando estos hallazgos en la reunión de la Unión Geofísica Americana de 2016 en San Francisco.

"Estos estudios apoyan la idea de que el hielo se separó de la roca a principios de la historia de Ceres, formando una capa crustal rica en hielo, y que el hielo se ha mantenido cerca de la superficie durante la historia del Sistema Solar", dijo Carol Raymond.

Los investigadores utilizaron el instrumento GRaND (Gamma Ray and Neutron Spectrometer) para determinar las concentraciones de hidrógeno, hierro y potasio de Ceres. GRaND mide el número y la energía de los rayos gamma y los neutrones que emanan de Ceres. Los neutrones se producen a medida que los rayos cósmicos galácticos interactúan con la superficie de Ceres. Algunos neutrones se absorben en la superficie, mientras que otros escapan. Dado que el hidrógeno disminuye la velocidad de los neutrones, se asocia con un menor número de neutrones que escapan. En Ceres, es probable que el hidrógeno esté en forma de agua congelada.

 

En lugar de una capa de hielo sólido, es probable que haya una mezcla porosa de materiales rocosos en los que el hielo llena los poros, descubrieron los investigadores. Los datos de GRaND muestran que la mezcla es aproximadamente 10% en peso.

Un segundo estudio, dirigido por Thomas Platz del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar, se centró en los cráteres que están persistentemente en la sombra en el hemisferio norte de Ceres. Los científicos examinaron cerca de 100 de estos cráteres fríos y oscuros llamados "trampas frías", a -110º K, son tan fríos que muy poco hielo se convierte en vapor en el transcurso de miles de millones de años. Los investigadores encontraron depósitos de material brillante en 10 de estos cráteres. En un cráter parcialmente iluminado por el Sol, el espectrómetro confirmó la presencia de hielo.

Independientemente de su origen, las moléculas de agua en Ceres tienen la capacidad de saltar de las regiones más cálidas a los polos. Una atmósfera tenue del agua ha sido sugerida por la investigación anterior, incluyendo las observaciones del observatorio espacial de Herschel del vapor de agua en Ceres en 2012-13. Las moléculas de agua que salen de la superficie caerían sobre Ceres, y podrían aterrizar en trampas frías. Con cada salto hay una posibilidad de que la molécula se pierde al espacio, pero una fracción de ellos termina en las trampas frías, donde se acumulan.

El área más brillante de Ceres, en el cráter Occator del hemisferio norte, no brilla debido al hielo, sino más bien debido a las sales altamente reflectantes. Un nuevo video producido por el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) en Berlín simula la experiencia de volar alrededor de este cráter y explorar su topografía. La región brillante central del Occator, que incluye una bóveda con fracturas, se ha nombrado recientemente Cerealia Facula. El grupo de puntos menos reflexivos del cráter al este del centro se llama Vinalia Faculae. 

 

13 de diciembre de 2016, después de más de un mes de propulsión iónica, la nave Dawn se encuentra en su estable órbita elíptica de 7.520 por 9.350 kilómetros. A partir de este momento se dedicará a efectuar mediciones de los rayos cósmicos y su repercusión sobre la superficie de Ceres. Estamos también a la espera de nuevas fotografías desde su nueva altura y observar si se han producido cambios en la orografía de ese planeta enano.

De momento se siguen publicando imágenes de cuando Dawn se encontraba a 1.480 kilómetros, en la posición denominada XMO2.

 

28 de noviembre de 2016, Dawn continua su elevación orbital en torno a Ceres, en estos momentos se encuentra a 5.070 kilómetros de altura y no se estabilizará hasta el 5 de diciembre, cuando haya llegado hasta los 7.600 kilómetros. No obstante el interés de los ingenieros es que el navío vaya trabajando a diversas alturas, pues de los 7.600 kilómetros podría llegar hasta los 9.200, pero nunca por debajo de los 7.200 kilómetros. Desde esta posición podrá utilizar de forma correcta el instrumento GRaND (Gamma Ray and Neutron Spectrometer), y analizar la superficie del planeta enano, para intentar descubrir la presencia de hidrógeno procedente del subsuelo, lo cual indicaría la existencia de moléculas de H2 O.

Desde su lanzamiento de Cabo Cañaveral, los motores iónicos del vehículo han impreso un total de 40.000 Km/h, es decir un 98% de la velocidad de su cohete portador que lo puso en trayectoria de órbita solar.