LA  CONQUISTA DEL ESPACIO un trabajo de José Oliver Sinca

  MISION: OSIRIS-REx (Origins Spectral Interpretation Resource Identification Security-Regolith Explorer)

STATUS:

EN CURSO

Inicio V. Tripulados Mars Rover 2020 BepiColombo InSight OSIRIS-REx ExoMars
Hayabusa2/Akatsuki Juno Mangalyaan Dawn MAVEN New Horizons Curiosity
Opportunity MRO Mars Express Desarrollo Historia    
Jose Oliver ENCICLOPEDIA DE LA ASTRONAUTICA  
 
OSIRIS-REx, TRAERA POLVO DE BENNU (DESARROLLO DE LA MISION)

 

IR A DESCRIPCION DE LA MISION

 

21 de mayo de 2018, la nave OSIRIS-REx ha completado su segunda sesión de medición  de masas, algo muy importante cuando tenga que evolucionar para coger muestras de la superficie de Bennu. Después de la recolección de la muestra, OSIRIS-REx se alejará del  asteroide y volverá a hacer piruetas. El equipo de tierra comparará las propiedades de masa de la nave para los giros "vacío" y "completo", para obtener una estimación básica de la masa de la muestra recolectada. La maniobra Sample Mass Measurement (SMM) de principios de mayo proporcionó al equipo la información de calibración para esa actividad.

La semana pasada, el equipo de la misión realizó una comprobación con éxito de la antena de ganancia media (MGA) de la nave espacial. Con esta prueba, todas las antenas de la nave espacial se han usado en vuelo. OSIRIS-REx tiene cuatro antenas para comunicarse entre la nave espacial y la Tierra. La mayor, la antena de alta ganancia (HGA), tiene la velocidad de datos más alta pero un patrón de ganancia estrecho, lo que significa que debe apuntar directamente a la Tierra para una transmisión correcta. El MGA tiene un patrón más grande, pero una velocidad de datos más baja. En geometrías favorables, se usará para comunicar la telemetría de estado a la Tierra durante la maniobra de muestreo. Las dos antenas de baja ganancia (LGA) proporcionan una cobertura casi completa y comunicaciones de velocidad de datos muy bajas. Los LGA son especialmente útiles para transmitir telemetría de progreso durante eventos, como maniobras, cuando las otras antenas de la nave no están frente a la Tierra. 

 

7 de mayo de 2018, poco que reseñar de las actividades de la nave OSIRIS-REx, lo cual es buena noticia. Solamente hay que hablar, en el campo de las curiosidades, una imagen tomada por las cámaras del ingenio en el cual se ve reflejada la presencia del instrumento REXIS (Regolith X-ray Imaging Spectrometer) sobre la cápsula de retorno SRC (Sample Return Capsule). Los rayos solares incidían sobre el vehículo desde la izquierda de la fotografía con un ángulo de 30º.

OSIRIS-REx continua ejerciendo sus operaciones nominales cuando le restan 474 millones de kilómetros de viaje hasta llegar al asteroide Bennu a finales de diciembre de este mismo 2018. 

 

21 de abril de 2018, OSIRIS-REx continuó las operaciones de crucero esta semana pasada. Sobre el terreno, los miembros del equipo de navegación trabajaron sobre los resultados de una prueba del Ejercicio de Entrenamiento de Navegación (NTE) sobre el modelado de formas de asteroides. La prueba fue diseñada para demostrar la preparación del equipo con el fin de realizar técnicas de navegación ópticas durante las operaciones de aproximación de asteroides. Esto significa que el equipo podría dirigir la nave espacial usando los puntos de referencia de Bennu como guía, en lugar de usar campos estelares. La navegación por puntos de referencia proporciona información más precisa y oportuna sobre la ubicación de la nave en los alrededores de Bennu, lo que mejora la seguridad y la eficacia de la misión. Cuando se investiga un cuerpo casi circular, el dirigir la nave mediante campos estelares es muy precisa, pero en el caso de Bennu, un asteroide con forma muy irregular, los campos estelares podrían acarrear algún problema. Por lo tanto, es mucho mejor memorizar la forma de Bennu para saber donde estas en cada momento.

Esta imagen de la SRC (Sample Return Capsule) de OSIRIS-REx ha puesto serios a los ingenieros de la NASA, fue tomada por la cámara StowCam de la nave espacial como parte de una inspección visual del SRC, que se realiza periódicamente para conocer el estado del hardware de la nave. Una pequeña mancha oscura es visible en la superficie del SRC que no estaba presente durante las imágenes de salida tomadas después del lanzamiento en 2016. El análisis posterior ha demostrado que este punto es una hendidura de aproximadamente 2 milímetros de ancho: el tamaño de un semilla de amapola: puede haber sido causada por una partícula que golpeó el SRC durante el vuelo.

El SRC es la cápsula de la nave espacial que seguramente almacenará la muestra del asteroide Bennu una vez que se haya recogido, y finalmente se desprenderá de la nave espacial y aterrizará bajo paracaídas en el desierto de Utah en 2023. El desperfecto visible en la imagen se encuentra en el escudo de calor ablativo del SRC, que fue diseñado para resistir el impacto de partículas y la entrada de alta velocidad a la atmósfera de la Tierra. Después de una investigación adicional, se ha determinado que ese golpe no afectará el rendimiento del SRC.

 

 

9 de abril de 2018, en estas semanas, el equipo de la misión continuó el análisis de los datos obtenidos durante el lanzamiento + 18 meses de las calibraciones de OCAMS (Camera Suite OSIRIS-REx) y TAGCAMS. El equipo también trabajó de forma simultánea en la semana 5 de la simulación de la preparación operacional, que replica el calendario de operaciones de la misión para finales del otoño.

La nave espacial permaneció en operaciones nominales durante estas últimas semanas. Sobre el terreno, el equipo continuó planificando operaciones de proximidad de asteroides, para su ejecución a finales del verano, y al mismo tiempo participando en la simulación de prueba de disponibilidad operacional en curso.

El 4 de abril, el equipo aplicó un parche informático para la Lista de Objetivos de Asteroides Relativos en los ordenadores de la nave espacial. Esta actualización permitirá al equipo de instrumentos de OSIRIS-REx trabajar mientras la nave espacial usando su sensación de nadir (la ubicación directamente debajo de la nave espacial), cuando tome observaciones científicas. En la actualidad, la nave utiliza punteo absoluto (en lugar de relativo), por lo que cada vez que el equipo de tierra envía una nueva efeméride, las observaciones planificadas deben actualizarse. Esta nueva capacidad reducirá en gran medida el número de actualizaciones tardías de información requeridas para las observaciones y hará que los productos de observación sean reutilizables.

En estos momentos, OSIRIS-REx ha recorrido más de 1.500 millones de km desde su lanzamiento en septiembre de 2016. Actualmente se encuentra a 47,7 millones de km de la Tierra y le queda un poco más de 500 millones de km de recorrido hasta llegar al asteroide Bennu. Fijémonos que desde la última información, hace un mes, la velocidad relativa entre la nave y Bennu se ha reducido en 1 Km/s.

 

12 de marzo de 2018, durante las próximas nueve semanas, los equipos de planificación, los equipos de instrumentos y los equipos de operaciones de la misión simularán toda la gama de actividades necesarias para respaldar la misión durante la última semana de la Fase de aproximación (actualmente programada para finales de noviembre). Al ensayar las operaciones reales, que realizará el equipo de la misión una vez que OSIRIS-REx llegue a Bennu, el Super ORT ejercitará a fondo el equipo, las herramientas y los procesos de la misión.

Esta última semana estuvo muy ocupada para la misión. A lo largo de la semana, la nave espacial ejecutó la campaña de calibración y test de la carga útil, Launch + 18 Months. Dos veces al año durante la Fase de Crucero, la misión ejerce su carga útil, la ciencia y los instrumentos de navegación, para garantizar que funcionen como se espera y para continuar las calibraciones de los instrumentos en preparación para las operaciones de asteroides. La campaña se extiende durante las próximas dos semanas para proporcionar oportunidades de calibración continua para OCAMS (las cámaras de ciencias) y TAGCAMS (las cámaras de navegación).

Esta semana, la nave espacial también realizó una comprobación de las velocidades de enlace descendente recientemente aprobadas para las comunicaciones de regreso a la Tierra, y completó la última de las actividades programadas de desgasificación de SRC. El equipo sobre el terreno también está progresando a través del ejercicio de simulación Super ORT (Operational Readiness Test) de nueve semanas, en paralelo con las actividades del día a día reales. 

 

19 de febrero de 2018, se han tomado 80 imágenes de TAGCAMS con el fin de observar si según la posición del navío la luz parásita había desaparecido, se seguirán haciendo este tipo de comprobaciones antes de llegar a Bennu.

Esta semana, la nave espacial realizó actividades que validaron su capacidad para realizar algunas de las maniobras necesarias para la recolección de muestras. El 12 de febrero, la nave espacial completó una maniobra de alejamiento TAG (Touch-and-Go), que reproduce la maniobra de propulsión que utilizará la nave espacial para abandonar la superficie del asteroide después de tomar muestras de su superficie. El 15 y 16 de febrero, la nave espacial ejecutó un checkout de sus dos propulsores LTR (Rocket Low-Engine-Assembly-Thrust Low). Estos pequeños motores cohete se utilizarán para hacer ajustes de velocidad precisos cuando OSIRIS-REx esté en órbita alrededor de Bennu, así como la operación en la fase de órbita crítica de la nave espacial, para establecer el punto de salida de órbita apropiado, que conducirá a la adquisición de la muestra.

Como he comentado, hay que fijarse que hoy la velocidad relativa entre OSIRIS-REx y Bennu ha descendido a 5 Km/s, esto es simplemente por mecánica orbital, sin que el ingenio haya tenido que encender sus motores. Poco a poco esta velocidad relativa irá disminuyendo de forma natural hasta el momento que la nave quede en órbita del asteroide, entonces si se tendrá que usar un leve frenado químico de su sistema de propulsión.

 

13 de febrero de 2018, las operaciones de vuelo continuaron normalmente durante estos últimos días. El equipo finalizó la comprobación de la regresión del instrumento OLA (OSIRIS-REx Laser Altimeter) con el nuevo software de vuelo en funcionamiento y ahora se está realizando un análisis de los resultados. Los segundos controles en vuelo de LIDARs 1 y 2 también se realizaron el 29 de enero y el 2 de febrero.

Como parte de una prueba de ingeniería, la nave espacial OSIRIS-REx capturó esta imagen de la Tierra y la Luna utilizando su cámara NavCam1 el 17 de enero desde una distancia de 63.6 millones de kilómetros. Cuando la cámara adquirió la imagen, la nave se alejaba de su casa a una velocidad de 8.5 Km/s. La Tierra es el punto más grande y brillante en el centro de la imagen, y la Luna más pequeña y más oscura aparece a la derecha. Varias constelaciones también son visibles en el espacio circundante.

NavCam1, es un generador de imágenes en escala de grises, forma parte del conjunto de cámaras de navegación TAGCAMS (sistema de cámara Touch-And-Go). Malin Space Science Systems diseñó, construyó y probó TAGCAMS; Lockheed Martin integró TAGCAMS a la nave espacial OSIRIS-REx y liderará su trabajo.

 

29 de enero de 2018, del 16 al 17 de enero, el equipo de la misión realizó una actividad de caracterización de la luz difusa que involucraba el instrumento OCAMS (Camera Suite OSIRIS-REx) y las cámaras de navegación TAGCAMS. La luz parásita se produce cuando la luz del Sol brilla en la plataforma científica de OSIRIS-REx y los rayos del Sol rebotan en sus estructuras más altas, como PolyCam, OTES y la Cápsula de retorno de muestra. A través de una serie de reflexiones de segundo, tercero y nivel superior, esta luz redirigida se abre paso en los campos de visión de las cámaras y produce reflejos en las imágenes, especialmente para exposiciones prolongadas.

El objetivo de la prueba de luz parásita es estudiar y determinar la dirección y la cantidad de luz no deseada que se dispersa en las cámaras. El Grupo de Trabajo de Procesamiento de Imágenes utiliza estos patrones de fondo de luz difusa para corregir las imágenes que se adquieren cuando el mazo de ciencia apunta hacia el Sol, como durante la búsqueda de posibles penachos de polvo y gas alrededor de Bennu.

La cantidad de luz perdida que las cámaras de la nave han detectado está dentro de los requisitos normales de rendimiento del sistema. Este estudio de caracterización de la luz difusa es simplemente un esfuerzo por comprender el comportamiento del sistema en vuelo en el entorno espacial real, que no se pudo realizar completamente en tierra o en simulaciones de computadora antes del lanzamiento.

Estos últimos días, el equipo cargó un nuevo software de vuelo para el OLA (OSIRIS-REx Laser Altimeter) a la nave espacial y realizó una comprobación del instrumento, que confirmó que está funcionando como se esperaba. Sobre el terreno, los científicos e ingenieros de instrumentos se reunieron en el Centro de Operaciones y Procesamiento de Ciencia OREx (SPOC) en la Universidad de Arizona, para ayudar a finalizar el calendario de actividades de operaciones científicas de la misión, que comenzará en agosto de 2018.

Ahora una consideración en cuanto a la posición de OSIRIS-REx en estos momentos respecto a Bennu. Fijémonos que la distancia entre la nave espacial y su objetivo son “escasos 37 millones de kilómetros”, pero en cambio le restan más de 662 millones para que se produzca en encuentro y su entrada en órbita del asteroide, ¿porqué esa trayectoria?. Lo importante no es la distancia sino la velocidad, hace 15 días la velocidad relativa entre OSIRIS-REx y Bennu era de 7 Km/s, hoy se ha reducido a 6 Km/s. Es impensable que una nave espacial de bajo coste pueda proceder a un frenado tan grande sin llevar unos tanques de combustible de toneladas, por ese motivo la órbita de OSIRIS-REx y Bennu se irá solapando lentamente a la vez que sus velocidades relativas prácticamente llegarán a pocos metros por segundo. Todo esto ha de suceder el 3 de diciembre de este año, aunque antes, el 28 de junio se ha de proceder a una TCM (Corrección de Trayectoria) para el ajuste fino de la llegada.

 

15 de enero de 2018, desde principios de año la nave OSIRIS-REx continua con sus maniobras de desgasificación del SRC (Sample Return Capsule), exponiendo al Sol la cápsula que contrajo humedad en la Tierra. El equipo de la misión estudiará los resultados de esta actividad en las próximas semanas, para determinar si la campaña ha eliminado suficiente agua de la cápsula o si se requieren más operaciones de desgasificación.

El 10 de enero, la nave espacial realizó otra maniobra de inclinación en apoyo de la campaña de desgasificación en curso. Hoy la nave espacial ha reanudado la comunicación de envío de datos a la Tierra a través de su antena de alta ganancia, después de un período de cuatro meses limitado a las antenas de baja ganancia con un relación de bit rates muy bajas.

El día establecido para llegar a su objetivo, el asteroide Bennu es el 3 de diciembre del año en curso.

 

2 de enero de 2018, la nave OSIRIS-REx mantiene su trayectoria y todas las constantes de sus sistemas funcionan a la perfección. En estas últimas semanas se han hecho una serie de maniobras para asegurar sus movimientos cuando se encuentre en las cercanías de Bennu.

La nave espacial realizó una actividad de pirouette de medición de masa de muestra (SMM) como parte de la campaña de desgasificación en curso. La pirueta SMM fue diseñada originalmente para ayudar al equipo de la misión a medir la masa de la muestra después de ser recolectada de la superficie de Bennu en 2020. Una vez que la muestra está en la cabeza TAGSAM, OSIRIS-REx se alejará de la superficie del asteroide y realizará una maniobra de giro. El equipo de tierra comparará las propiedades de masa de la nave espacial con las de un giro previo sin muestra, para obtener una estimación básica de la masa de la muestra recolectada. Sin embargo, para la campaña de desgasificación, el equipo de la misión empleó esta maniobra de giro SMM para exponer diferentes partes de la nave espacial al Sol, con el fin de eliminar aún más el agua de la nave espacial. Este ejercicio evitará que el agua interfiera con el equilibrio de la nave espacial cuando realice la maniobra después del muestreo. Los informes preliminares indican que la actividad se desarrolló como se esperaba.

El 20 de diciembre, la misión hizo la transición a la subfase 5 del Crucero de Salida, que es la última antes de programar el ingenio para su llegada a Bennu. Para marcar la transición, la nave volvió a usar la antena +X Low Gain Antenna (LGA) para sus comunicaciones de envío a la Tierra. La nave espacial se había estado comunicando previamente con la -X LGA. La próxima transición de las operaciones de la misión será en la Fase de Aproximación, que comienza el 17 de agosto de 2018, cuando la nave espacial se encuentre a aproximadamente 2 millones de kilómetros de Bennu. 

 

11 de diciembre de 2017, OSIRIS-REx continúa las operaciones de crucero, en camino a la llegada en agosto de 2018 al asteroide Bennu. La nave espacial se encuentra actualmente a 47,6 millones de kilómetros de la Tierra y está ejecutando un programa diseñado para estudiar y reducir la presencia de agua en la nave espacial.

Durante la rutina de pruebas en vuelo de las propiedades térmicas de la nave espacial a principios de este año, el equipo de navegación de la misión observó una leve aceleración inesperada de la nave espacial, cuando la cápsula de retorno de muestras (SRC) fue expuesta a la luz solar. El equipo de la misión determinó que este pequeño empuje fue causado por la desgasificación del agua, que había sido adsorbida por el escudo térmico y la carcasa trasera del SRC antes del lanzamiento. La retención de agua en mantos y otros materiales, y la subsiguiente desgasificación de esta agua, ocurre con todas las naves espaciales. Para Osiris-Rex, se determinó que cuando el SRC (Sample Return Capsule) se expone al Sol a una distancia de menos de 1 U.A. (Unidades Astronómicas, 1 U.A.= 150 millones de kilómetros), esta agua atrapada escapó y provocó un pequeño empuje a toda la nave. Si bien este pequeño empuje no sería un problema para otras misiones, la gravedad en el asteroide Bennu es lo suficientemente baja, que incluso esta pequeña cantidad de empuje podría hacer las operaciones orbitales más difíciles para Osiris-Rex.

Para entender mejor los efectos de desgasificación en la trayectoria de la nave espacial, y evaporar gran parte del agua que queda antes de que la nave espacial llega a Bennu, el equipo de la misión Osiris-Rex ha diseñado un programa de eliminación de gases, que se ha puesto en marcha. La elección del momento tuvo en cuenta tanto la proximidad del Sol a la nave espacial (menos de 1 UA) como el hecho de que no se planificaron actividades científicas durante este período. El programa de desgasificación se está ejecutando al mismo tiempo que las operaciones de crucero de salida y no afecta el momento de la llegada de la nave a Bennu.

A partir de mediados de octubre, la nave espacial ha sido colocada en diversas posiciones para exponer diferentes partes del SRC a la luz solar directa e iniciar la desgasificación. Se da prioridad a las porciones del SRC que enfrentarán al Sol durante las operaciones de proximidad de los asteroides. El equipo de la misión ha sido capaz de detectar y medir la velocidad de desgasificación en cada posición y ha determinado que el agua se elimina como se esperaba. El objetivo es reducir la desgasificación hasta el punto en que la nave espacial pueda volar por las trayectorias planificadas alrededor de Bennu sin modificaciones, y las indicaciones preliminares muestran que el programa está avanzando hacia este objetivo. El programa de desgasificación está programado para ejecutarse hasta principios de enero de 2018.

 

 

14 de octubre de 2017, este índice de vegetación, creado usando imágenes tomadas por la cámara MapCam de OSIRIS-REx el 22 de septiembre de 2017, muestra áreas en la Tierra con abundante vida vegetal. Las áreas verdes brillantes tienen densidades más altas de árboles y otras plantas, y las áreas verdes más oscuras tienen densidades más bajas. Hawaii se destaca contra el Océano Pacífico en el medio de la imagen. Australia, Nueva Zelanda y Papúa Nueva Guinea son visibles en la parte inferior izquierda, y partes de China, Japón y Corea aparecen en la esquina superior izquierda.

Para producir el índice de vegetación, el equipo de procesamiento de imágenes OSIRIS-REx usó imágenes tomadas con los filtros rojo e infrarrojo cercano de MapCam y aplicó un algoritmo para resaltar áreas donde la proporción de energía infrarroja reflejada era mayor, lo que indica la presencia de la vida vegetal. Los científicos usan este tipo de índice, llamado índice de vegetación de diferencia normalizada o NDVI, para estudiar los cambios y patrones en la vida de las plantas en la superficie de la Tierra. No se espera que OSIRIS-REx encuentre vida vegetal en Bennu, pero el equipo de procesamiento de imágenes de la misión planea utilizar técnicas similares para identificar otros materiales en la superficie del asteroide.

 

12 de octubre de 2017, cuando la nave OSIRIS-REx se encuentra a 10 millones de kilómetros de la Tierra aun nos esta remitiendo imágenes de días pasados, sobre todo fotografías posteriores a la maniobra EGA (Earth Gravity Assist) realizada el 22 de septiembre.

En esta ocasión ha repetido una imagen de la Tierra y la Luna juntas, pero en esta vez tomada con los filtros de su MapCam para que se aprecien los coleres. El momento de la exposición fue el 2 de octubre cuando el navío se encontraba a una distancia de 5.120.000 kilómetros de la Tierra y a 5.420.000 kilómetros de la Luna.

 

3 de octubre de 2017, ha llegado otra de las fotografías obtenidas por la nave OSIRIS-REx el pasado 25 de septiembre, en este caso solo aparece la Luna desde una distancia de 1.2 millones de kilómetros, la imagen de la PolyCam fue generada a partir de 9 exposiciones distintas de 1 megapíxel y mediante un sistema informático se pudo lograr el aumento de resolución. En el momento de la toma de la imagen OSIRIS-REx estaba viajando a una velocidad de 22.530 Km/h y se pueden apreciar diversos cráteres, tanto de la parte visible de nuestro satélite natural como de la zona oculta.

 

28 de septiembre de 2017, el pasado día 26 de este mes se comenzaron a publicar imágenes tomadas por OSIRIS-REx después de su EGA (Earth Gravity Assist) con la Tierra, pero aquella imagen no era la primera que obtuvo el vehículo, hoy la JPL (Jet Propulsion Laboratory) si que ha facilitado lo primero que vieron las cámaras del ingenio el pasado 22 de septiembre.

En la fotografías se observa el globo terráqueo a una distancia de 110.000 kilómetros, la capa de nubes y el Océano Pacífico dominan la mayor parte de la foto, pero el huracán María y los restos del huracán José se pueden ver en la parte superior derecha de la imagen, frente a la costa este de los Estados Unidos. Esta imagen fue capturada por NavCam 1, una cámara de imágenes en blanco y negro que es una de las tres cámaras que componen TAGCAMS (el Sistema de Cámara Touch-and-Go), que forma parte del sistema de guía, navegación y control de OSIRIS-REx.

Otra de la exposiciones publicadas están realizadas el 25 de septiembre, cuando OSIRIS-REx se encontraba a 1.297.000 kilómetros de la Tierra, desde allí tuvo suficiente campo de visión como para poder plasmas en una sola imagen nuestro planeta y nuestro satélite natural la Luna, cuando estos dos cuerpos se encontraban a una distancia entre sí de 401.200 kilómetros.

 

26 de septiembre de 2017, han pasado cuatro días del llamado EGA (Earth Gravity Assist) y la nave OSIRIS-REx ha comenzado a remitir las observaciones que había hecho de la Tierra durante las horas anteriores y posteriores al momento crucial. Así mismo, se han publicado algunas de las imágenes captadas por astrónomos en el acercamiento del navío a nuestro planeta.

En primer lugar, y siguiendo el orden cronológico podemos aprecias diversas fotografías obtenidas cuando OSIRIS-REx se encontraba entre 2 y 1 millones de kilómetros de la Tierra. 

En el momento del encuentro cercano con la esfera terrestre OSIRIS-REx no tenía sus instrumentos activados, fue cuando ya había rebasado la Tierra que automáticamente diversos dispositivos se pusieron a trabajar, sirviendo básicamente para la calibración de los mismos. Una imagen compuesta del color de la Tierra tomada el 22 de septiembre por la cámara de MapCam en la nave espacial OSIRIS-REx fue tomada unas horas después de que la nave espacial completara su asistencia gravitacional, a una distancia de aproximadamente 170.000 kilómetros. MapCam es parte del OSIRIS-REx Camera Suite (OCAMS) operado por la Universidad de Arizona. Visible en esta imagen son el Océano Pacífico y varias masas de tierra familiares, incluyendo Australia en la parte inferior izquierda, la Baja California y el suroeste de Estados Unidos en la parte superior derecha.

Las rayas verticales oscuras en la parte superior de la imagen son causadas por cortos tiempos de exposición (menos de tres milisegundos). Se requieren tiempos cortos de exposición para captar un objeto tan brillante como la Tierra, pero no se prevé para un objeto tan oscuro como será el asteroide Bennu, por eso la cámara fue diseñada para recibir la poca luz de ese asteroide.

A sí mismo, tenemos diversos espectrogramas obtenidos por OVIRS (OSIRIS-REx Visible and Infrared Spectrometer) y OTES (OSIRIS-REx Thermal Emission Spectrometer), de la atmósfera terrestre a diversas alturas y que será muy importante cuando OSIRIS-REx deba analizar la superficie de Bennu.

 

 

22 de septiembre de 2017, a las 16:52 la nave OSIRIS-REx ha recibido el cambio de velocidad y de dirección que querían los técnicos de la NASA, en ese momento estaba en el punto más cercano a la Tierra sobre la Antártida y al sur del Cabo de Hornos.

Después de recorrer unos 100.000 kilómetros el centro de seguimiento recuperó la conexión con el ingenio para comenzar a recibir las observaciones terrestres, es una forma conocer el estado de los instrumentos y calibrar los mismos. Los técnicos esperan comenzar a recibir las imágenes y la información del paso por nuestro planeta a partir del 26 de este septiembre, en total OSIRIS-REx habrá tomado unas 1000 imágenes de nuestro globo más datos espectrométricos del mismo. 

 

20 de septiembre de 2017, está a punto de llegar el momento decisivo para OSIRIS-REx, cuando pasado mañana se proceda a su asistencia gravitacional con la Tierra y nuestro planeta altere tanto velocidad como dirección al ingenio, con el fin de llegar a Bennu en noviembre de 2018.

La nave espacial OSIRIS-REx llegó de nuevo a la zona de influjo de la gravedad terrestre ayer, donde la Tierra representa la fuerza gravitacional primaria que actúa sobre el vehículo, alterando su curso. La aproximación más cercana ocurrirá el viernes 22 de septiembre a las 16:51:45 GMT(Greenwich Mean Time) a una altitud de 17.237 kilómetros sobre la Antártida, al sur del Cabo de Hornos, y con una velocidad relativa de 30.670 Km/h.

OSIRIS-REx saldrá de la esfera gravitacional terrestre el 25 de septiembre después de que el intercambio de momento angular con la Tierra impartiese un cambio en la velocidad de 3.778 Km/s, alrededor del 90% más que lo que sería posible con la carga propulsora inicial de la nave espacial. La mayoría del Delta-v proporcionada por la ayuda de gravedad de la Tierra está dirigida al cambio de plano, la transición de OSIRIS-REx de una órbita solar inclinada de 0,2º a una órbita de 6.4º para coincidir con la inclinación orbital de Bennu. La órbita heliocéntrica objetivo para OSIRIS-REx, después del sobrevuelo de la Tierra, será de 0.87 por 1.31 U.A. (Unidades Astronómicas, 1 U.A.= 150 millones de kilómetros), inclinada como hemos dicho 6.4º. El asteroide Bennu orbita en 0.897 por 1.356 AU, con una inclinación respecto al plano de la eclíptica de 6.03º.

Antes de producirse este encuentro con la Tierra, los ingenieros han estado vigilando que la trayectoria no intercediera con cualquier navío espacial o con chatarra orbital, también se ha tenido en cuenta el efecto de la Luna, de la cual OSIRIS-REx pasará a una distancia de 265.500 kilómetros diez horas después del “fly-by”.

También astrónomos profesionales y amateurs tienen sus telescopios preparados para observar desde la superficie de la Tierra el paso de la nave e intentar obtener alguna imagen de su estela con el universo de fondo.