LA  CONQUISTA DEL ESPACIO un trabajo de José Oliver Sinca

 MISION: NEW HORIZONS

STATUS:
EN CURSO
Inicio V. Tripulados OSIRIS-REx InSight ExoMars Hayabusa2/Akatsuki Juno
Mangalyaan Dawn MAVEN New Horizons Curiosity Opportunity MRO
Mars Express Desarrollo Historia        
Jose Oliver ENCICLOPEDIA DE LA ASTRONAUTICA  

NEW HORIZONS, DESTINO: PLUTON (DESARROLLO DE LA MISION)

 

IR A DESCRIPCION DE LA MISION

 

11 de septiembre de 2017, tal y como estaba previsto y de forma automática la nave New Horizons ha despertado de una hibernación de 5 meses. La directora de operaciones de la misión, Alice Bowman, de Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory (APL) , confirmó que la nave espacial estaba en buen estado de salud y funcionaba normalmente, con todos los sistemas de regreso en línea como se esperaba.

Durante los próximos tres días, el equipo de operaciones de misión llevará a la nave espacial a modo "activo", preparándola para una serie de comprobaciones de instrumentos científicos y actividades de recolección de datos, que durarán hasta mediados de diciembre. "Es otro crucero científico de trabajo por el Cinturón de Kuiper para New Horizons", agregó Bowman.

La nave espacial calibrará sus instrumentos en numerosas KBO (Kuiper Belt Object) distantes, realizando observaciones a larga distancia con el telescopio LORRI (Long Range Reconnaissance Imager), mientras que también mide continuamente la radiación, el polvo y el ambiente de gas. El equipo también probará los instrumentos de la nave espacial en preparación para el acercamiento del año próximo a 2014MU69, y transmitirá a principios de octubre una nueva suite de software de protección contra fallos, también conocido como software de autonomía, a la computadora de New Horizons. Mientras tanto la misión de diseño y los equipos de operaciones siguen trabajando en la forma y los detalles del plan de observación 2014MU69. El 9 de diciembre, New Horizons llevará a cabo una maniobra de corrección de rumbo para fijar su hora exacta de llegada en 2014MU69.

El 22 de diciembre New Horizons volverá a la hibernación, donde permanecerá hasta el próximo 4 de junio de 2018, cuando el equipo despertará a la nave espacial por última vez, y comenzarán los preparativos para el encuentro con su objetivo.

En el día de hoy, New Horizons estaba a 5820 millones de kilómetros de la Tierra. A esa distancia, una señal de radio enviada desde la nave espacial alcanzó la Tierra 5 horas y 24 minutos después, aun le restan otros 593 millones de kilómetros para encontrarse con 2014MU69.

 

8 de septiembre de 2017, sabemos que los ingenieros de la Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory (APL) están dudando, ¿a qué altura de 2014MU69 debe volar la nave New Horizons el 1 de enero de 2019?, según los datos que aporten los estudios realizados desde la Tierra se determinará una distancia u otra.

Si todo va según lo planeado, New Horizons llegará a sólo 3.500 kilómetros de 2014MU69 en la aproximación más cercana, mirando desde abajo desde el norte celestial. El plan alternativo, que se utilizará en ciertas situaciones de contingencia, como el descubrimiento de escombros cerca de 2014MU69, llevaría a New Horizons a 10.000 kilómetros 6,000 millas, aún más cerca que la distancia del vuelo sobre Plutón a 12.500 kilómetros.

Si la aproximación más cercana es ejecutada, la cámara de resolución más alta de la New Horizons, el LORRI (Long Range Reconnaissance Imager) debería ser capaz de detectar detalles tan pequeños como 70 metros, en comparación con casi 183 metros en Plutón.

En otro orden de cosas, la International Astronomical Union (IAU) ha puesto los nombres concretos a ciertos accidentes orográficos de Plutón, por lo tanto ya es oficial: el corazón de Plutón lleva ahora el nombre del astrónomo estadounidense pionero Clyde Tombaugh, que descubrió Plutón en 1930. Y un cráter en Plutón ahora se llama oficialmente Venetia Burney, la colegiala británica que en 1930 sugirió el nombre de "Plutón", Dios romano del inframundo, para el planeta recién descubierto de Tombaugh.

Un total de 14 nombres de lugares de Plutón han sido oficializados por la UAI; muchos más serán propuestos pronto a la UAI, tanto en Plutón como en sus lunas. "Las designaciones aprobadas honran a muchas personas y misiones espaciales que allanaron el camino para la exploración histórica de Plutón y el Cinturón de Kuiper, los mundos más lejanos jamás explorados", dijo Alan Stern, investigador principal de New Horizons del Southwest Research Institute de Boulder, Colorado.

 

8 de agosto de 2017, parece que se confirma la naturaleza binaria o de dos cuerpos del asteroide 2014MU69, así lo han ratificado los últimos análisis de los datos obtenidos del último avistamiento por ocultación del pasado 17 de julio.

Los círculos rojos demuestran que los instrumentos que estuvieron observando la ocultación de una estrella (aun sin nombre) por la presencia de 2014MU69 se cortan en dos posiciones. Si bien la opción de dos cuerpos es la más extendida, también hay la posibilidad de un cuerpo muy elongado. Esto solo lo podrá saber sin lugar a dudas la New Horizons el primero de enero de 2019.

En estos momentos la nave se encuentra en un periodo de hibernación, pero está programado que el 11 de septiembre vuelva a despertar. Los ingenieros han preparado una serie de operaciones con el fin de evaluar el estado de sus sistemas e instrumentos, y hacer una observación de 2014MU69, con el fin de conocer posibles datos nuevos. De todas formas el vehículo se encuentra muy lejos, para que LORRI (Long Range Reconnaissance Imager) pudiera obtener imágenes definidas.

El 9 de diciembre la New Horizons efectuará una corrección de trayectoria y posteriormente entrará de nuevo en hibernación, después será despertada pasado el verano de 2018 para preparar su encuentro con 2014MU69. Por cierto, se espera que antes de ese encuentro las asociaciones astronómicas den el nombre definitivo a este cuerpo del KBO (Kuiper Belt Object).

La New Horizons se acerca a su objetivo a una velocidad de 1 millón de kilómetros al día, y en el momento del “fly-by” la velocidad relativa entre el navío y el asteroide será de 14 Km/s.

 

3 de agosto de 2017, ¿Podría el próximo objetivo de la New Horizons ser dos objetivos?. Esta conclusión es la que han llegado los astrónomos después de analizar los datos de los tres avistamientos entre junio y julio. Sobre la base de estas nuevas observaciones de ocultación, los miembros del equipo dicen que 2014 MU69 puede no ser un objeto esférico solitario, pero se  sospecha que podría ser un "esferoide”, o incluso un par binario. La forma extraña que tiene hace pensar a los científicos, que pueden ser dos cuerpos que orbitan muy cerca o incluso tocarse, lo que se conoce como un contacto cercano, o tal vez están observando un solo cuerpo con un pedazo grande sacado de él, algo similar a lo que estudió la nave Rosetta con el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

El tamaño de 2014MU69 o sus componentes también se pueden determinar a partir de estos datos. Parece no tener más de 30 kilómetros de largo, o, si es un binario, cada uno cerca de 15-20 kilómetros de diámetro.

"Este nuevo hallazgo es simplemente espectacular. La forma de 2014MU69 es verdaderamente provocativa, y podría significar otra primicia para New Horizons, ir a un objeto binario en el Cinturón de Kuiper", dijo Alan Stern, investigador principal de la misión del Instituto de Investigación del Suroeste (SWRI), Colorado. "No podría estar más feliz con los resultados de la ocultación, que prometen una bonanza científica para el fly-by".

 

18 de julio de 2017, finalizada la campaña de tres avistamientos de la ocultación de una estrella lejana por el paso de 2014 MU69, en esta tercera ocasión ha sido en lugares recónditos de Argentina, y según han manifestado los científicos, hasta en cinco ocasiones se ha podido estudiar el paso de este objeto por delante de la luz estelar.

"Hasta ahora tenemos cinco ocultaciones confirmadas", dijo Marc Buie del Instituto de Investigación del Suroeste (SwRI) en Boulder, mientras los científicos de New Horizons examinaban los emocionantes datos iniciales. Buie lideró un equipo de más de 60 observadores que lucharon contra fuertes vientos y frío para establecer 24 telescopios móviles en una remota región de Chubut y Santa Cruz, Argentina. Su objetivo: detectar la sombra del misterioso objeto que la New Horizons observará el día de Año Nuevo 2019, para comprender mejor su tamaño, forma, órbita y el entorno que lo rodea. Antes de estas observaciones, sólo el Telescopio Espacial Hubble detectó con éxito a 2014 MU69, e incluso no había sido capaz de determinar tamaño o forma.

El paso del objeto frente a la estrella apenas tuvo una duración de 200 milisegundos, lo suficiente para que después de hacer los análisis oportunos sepamos algo más sobre este cuerpo que se encuentra a 6.600 millones de kilómetros de nosotros. Estamos por tanto a la espera de los resultados de estas observaciones que comenzaron el 3 de julio y han finalizado hoy.

 

15 de julio de 2017, nos encontramos pendientes de la última campaña de seguimiento del asteroide 2014 MU69, pero a la vez ayer se cumplían dos años de la llegada de la nave New Horizons a Plutón, Charon y todos los sistemas que orbitan el planeta enano principal. Gracias a los datos aportados por las observaciones de sus instrumentos, la Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory (APL) ha conseguido editar tanto fotografías, confeccionando mapas, como videos del momento crucial de la misión, cuando la New Horizons pudo observar, por primera vez en la historia, al último cuerpo de nuestro Sistema Solar.

 

11 de julio de 2017, el observatorio aerotransportado de la NASA, SOFIA (Stratospheric Observatory for Infrared Astronomy), estaba en el lugar correcto en el momento adecuado para estudiar el entorno alrededor de un objeto lejano de Cinturón de Kuiper, 2014 MU69, que es el próximo objetivo de la nave espacial New Horizons.

El equipo a bordo de SOFIA fue capaz de posicionar el telescopio volador precisamente donde los datos del telescopio espacial Hubble de la NASA y el satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea indicaban que el centro de la sombra estaría, precisamente en el momento adecuado.

"Esta fue la observación de ocultación más difícil debido a 2014 MU69 es muy pequeño y muy distante", dijo Kimberly Ennico Smith, científico del proyecto SOFIA. "Trabajando con los investigadores de New Horizons a bordo, con nuestro equipo de instrumentos y con nuestra tripulación de vuelo, optimizamos nuestra estrategia de observación y recolectamos datos durante todo el evento de ocultación".

El equipo de la misión analizará esos datos durante las próximas semanas, buscando especialmente anillos o escombros alrededor de 2014 MU69 que podrían presentar problemas para la New Horizons cuando la nave espacial sobrevuele el objeto el 1 de enero de 2019.

 

6 de julio de 2017, la primera de las tres observaciones sobre el KBO (Kuiper Belt Object) 2014 MU69 ha dado varias sorpresas a los astrónomos que los investigaron.

El pasado 3 de junio se pudieron obtener más de 100.000 imágenes de la estrella de ocultación por este nuevo objetivo de la nave New Horizons. "Estos datos muestran que MU69 podría no ser tan oscuro o tan grande como algunos esperaban", dijo el líder del equipo de ocultación Marc Buie, un miembro del equipo de ciencia de New Horizons del Instituto de Investigación del Suroeste (SWRI).

Las estimaciones iniciales del diámetro de MU69, basadas principalmente en datos tomados por el Telescopio Espacial Hubble desde el descubrimiento de KBO en 2014, caen en el rango de 20-40 kilómetros, aunque los datos de las observaciones de ocultación en tierra de este verano podrían implicar, que está en o incluso por debajo de los tamaños más pequeños esperados antes de la ocultación del 3 de junio.

Tendremos que esperar a las nuevas observaciones del 10 y 17 de julio para asegurar todos los nuevos conceptos que se han puesto sobre la mesa, lo cual será de gran ayuda para que la New Horizons esté preparada el 1 de enero de 2019. 

 

 

27 de mayo de 2017, mientras New Horizons está en hibernación y aun le quedan muchos meses para llegar a su segundo objetivo, en la Tierra los astrónomos no han cesado de trabajar para asegurar el encuentro de la nave con 2014 MU69.

Gracias a la geometría celeste, en el mes de junio y julio se van a dar una serie de circunstancias que permitirán a los profesionales de los telescopios observar el paso de 2014 MU69 frente a unas estrellas. El 3 de junio, y luego otra vez el 10 de julio y 17 de julio, MU69 ocultará o bloqueará la luz de tres estrellas diferentes, una en cada fecha. Para observar el 3 de junio "ocultación estelar", más de 50 miembros del equipo y colaboradores se están desplegando a lo largo de las vías de visualización proyectadas en Argentina y Sudáfrica. Prepararán telescopios portátiles equipados con cámaras en la estrella de ocultación y observarán los cambios en su luz que pueden decirles mucho sobre MU69.

"Nuestro principal objetivo es determinar si hay peligros cerca de MU69; anillos, polvo o incluso satélites, que podrían afectar nuestra planificación de vuelo", dijo el investigador principal de New Horizons, Alan Stern, del Instituto de Investigación del Suroeste (SWRI) en Boulder, Colorado. "Pero también esperamos aprender más acerca de su órbita y posiblemente determinar su tamaño y forma, todo lo cual ayudará a aumentar nuestro esfuerzo de planificación".

El equipo de la misión cuenta con 22 nuevos telescopios portátiles de 40 centímetros listos, junto con más de dos docenas de telescopios de base fija que se ubicarán a lo largo de la ruta de ocultación a través de Argentina y Sudáfrica. Pero decidir exactamente dónde colocarlos era un desafío. Este objeto particular del Cinturón de Kuiper fue descubierto apenas hace tres años, así que su órbita es todavía en gran parte desconocida. Sin un arreglo preciso en la posición del objeto, o en el camino exacto que su estrecha sombra podría tomar a través de la Tierra, el equipo está espaciando los equipos de telescopio a lo largo de "líneas de valla de piquete", uno cada 10 o 25 kilómetros, para aumentar las probabilidades de que al menos uno o más de los telescopios portátiles atrapará el centro del evento y ayudará a determinar el tamaño de 2014  MU69.

 

10 de abril de 2017, la nave espacial New Horizons de la NASA se ha relajado en una larga siesta de verano, entrando en una fase de hibernación el 7 de abril que durará hasta principios de septiembre.

Antes de hoy, New Horizons había estado "despierto" durante casi dos años y medio, desde el 6 de diciembre de 2014, cuando el equipo comenzó los preparativos finales para las operaciones de Plutón. Los 852 días transcurridos desde el final de su último período de hibernación son los más largos, New Horizons ha permanecido en operaciones activas desde su lanzamiento en enero de 2006.

Este período de hibernación durará 157 días, finalizando el 11 de septiembre, pero la actividad de la misión no necesariamente se detendrá. Los equipos de operaciones científicas y de misión estarán desarrollando cargas de comando detalladas para el encuentro 2014 MU69, configurando las observaciones científicas durante gran parte de los vuelos de nueve días. Sus planes actualmente acomodan dos potenciales altitudes de sobrevuelo; El equipo reducirá su opción a la altitud final mientras que aprende más sobre las características y la órbita de MU69, que fue descubierta hace menos de tres años.

Durante el modo de hibernación, gran parte de la nave espacial New Horizons está desarmada. El ordenador de a bordo monitorea la salud del sistema y transmite un tono semanal de estado de baliza a la Tierra, y aproximadamente una vez al mes envía datos sobre la salud y la seguridad de la nave espacial. Las secuencias a bordo enviadas con antelación por los controladores de la misión eventualmente despertarán a New Horizons para revisar los sistemas críticos, recopilar nuevos datos científicos de la Cinturón de Kuiper y realizar correcciones de rumbo (si es necesario).

 

 

4 de abril de 2017, en estos momentos la nave New Horizons se encuentra en la mitad de camino entre Plutón y su nuevo objetivo, es decir el vehículo ha recorrido 877 millones de kilómetros desde que se produjera su encuentro con el planeta enano.

Desde esa posición su instrumentos LORRI (Long Range Reconnaissance Imager) ha efectuado 45 exposiciones de 10 segundos cada una del lugar del universo donde ha de llegar el 1 de enero de 2019, evidentemente es imposible observar a 2014 MU69 que sí aparecerá en las imágenes a partir de septiembre de 2018, cuando resten tres meses para su encuentro cercano.

La New Horizons se encuentra en estos momentos a una distancia de la Tierra de 5.700 millones de kilómetros y está previsto que en breves días se produzca una nueva hibernación del navío, con el fin de preservar sus instrumentos y dispositivos vitales. 

 

9 de febrero de 2017, la New Horizons ha salido de una situación de “safe-mode” de 24 horas debido a un error en la carga de comandos. Debido a este fallo el ingenio suspendió todo el cronograma de actividades y situó su antena hacia la Tierra para recibir ayuda. Una vez que la Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory (APL) analizó lo ocurrido dedicaron sus esfuerzos a solucionar la situación, pero hemos de tener en cuenta que debido al retardo de las señales (10.5 horas de ida y vuelta), este tipo de trabajos se han dilatado varios días.

En estos momentos la New Horizons se encuentra a 5.700 millones de kilómetros de nuestro planeta, siguiendo una trayectoria que le llevará a 2014 MU69.

 

1 de febrero de 2017, la nave New Horizons ha completado una leve corrección de trayectoria para que el 1 de enero de 2019 pueda llegar a las cercanías de 2014 MU69. La combustión tuvo una duración de 44 segundos efectuando un cambio en la velocidad de la New Horizons de 44 cm/s. Parece una tontería esos 44 centímetros, pero en su destino dentro de 23 meses, significa una variación de aproximación al KBO (Kuiper Belt Object) de 10.000 kilómetros.

 

22 de enero de 2017, queda menos de dos años para que la nave New Horizons se aproxime a un objeto del KBO (Kuiper Belt Object) y los científicos están trabajando para conocer más datos de esta roca y lo que se pueda encontrar el ingenio. En estos momentos poco se conoce del llamado 2014 MU69, su diámetro puede estar entre 21 y 40 kilómetros, y lo que es más importante se desconoce si tiene anillos asociados o polvo cercano a la superficie.

Con el fin de no poner en peligro a la New Horizons los ingenieros de vuelo han programado dos tipos de encuentro para el 1 de enero de 2019. El primero a una altura de apenas 3.000 kilómetros con lo cual se podrían ver objetos del tamaño de un edificio. Pero este escenario podría ser peligroso si este asteroide tuviera material orbital. La segunda estaría ligeramente más lejos de la superficie y seria determinada en función de los descubrimientos aportados por las investigaciones a través de HST (Hubble Space Telescope) y GAIA, satélites que analizarán a 2014 MU69 en los próximos meses.

 

28 de diciembre de 2016, a partir del 1 de enero de 2017 a la nave New Horizons le restarán dos años justos para llegar a su nuevo objetivo, el KBO (Kuiper Belt Object) denominado 2014 MU69.

El próximo año se comenzará con las observaciones de una media docena de KBOs por nuestro telescopio LORRI en enero. Esas observaciones, como las que hicimos en 2016, de otra media docena de KBO, están diseñadas para comprender mejor las órbitas, las propiedades superficiales, las formas, los sistemas de satélites y la frecuencia de los anillos alrededor de estos objetos. Estas observaciones no pueden realizarse desde cualquier telescopio terrestre, el Telescopio Espacial Hubble o cualquier otra nave espacial, porque todos esos otros recursos están demasiado lejos o se ven desde ángulos equivocados para lograr esta ciencia. Así que este trabajo es algo que sólo New Horizons puede hacer.

También en enero, continuaremos estudiando el polvo y el ambiente de partículas cargadas del Cinturón de Kuiper usando los instrumentos SWAP, PEPSSI y SDC, y usaremos nuestro espectrómetro de ultravioleta Alice para estudiar el gas de hidrógeno que aparece en la heliosfera.

Es probable que febrero comience con una pequeña maniobra de corrección de rumbo (aproximadamente de 0.5 m/s) para asegurar el encuentro de 2014 MU69. En marzo, una vez que todos los datos de KBO recogidos en enero vuelvan a la Tierra, pondremos a New Horizons en hibernación por primera vez desde 2014. Esto durará hasta septiembre, cuando comenzaremos varios meses más de observaciones de KBO usando LORRI.

 

18 de noviembre de 2016, un océano líquido bajo la superficie congelada de Plutón es la mejor explicación para las características reveladas por la nave espacial New Horizons, según un nuevo análisis. La idea de que Plutón tiene un océano subterráneo no es nueva, pero el estudio proporciona la investigación más detallada aún, de su probable papel en la evolución de rasgos clave como la vasta llanura conocida como Sputnik Planitia (anteriormente Sputnik Planum).

Sputnik Planitia, que aparece a un lado de la famosa característica en forma de corazón vista en las primeras imágenes de New Horizons, está sospechosamente bien alineada con el eje de las mareas de Plutón. La probabilidad de que esto sea sólo una coincidencia es sólo un 5%, por lo que la alineación sugiere que la masa extra en esa ubicación interactuó con las fuerzas de marea entre Plutón y su luna Caronte para reorientar a Plutón, poniendo a Sputnik Planitia directamente enfrente del lado que mira a Caronte. Sin embargo, parece poco probable que una cuenca profunda proporcione la masa adicional necesaria para causar ese tipo de reorientación.

Al igual que otras grandes cuencas del sistema solar, el Sputnik Planitia fue creada probablemente por el impacto de un meteorito gigante, que habría afectado a una enorme cantidad de la corteza helada de Plutón. Con un océano subsuperficial, la respuesta a esto sería un surgimiento de agua que empuja hacia arriba contra la corteza diluida y debilitada del hielo. En el equilibrio, porque el agua es más densa que el hielo, que todavía dejaría una cuenca bastante profunda con una fina corteza de hielo sobre la masa de agua.

Sin embargo, los cálculos muestran que esto requeriría una capa de nitrógeno increíblemente profunda, con más de 40 kilómetros de espesor, en cambio encontraron que una capa de nitrógeno de aproximadamente 7 kilómetros espesor sobre un océano subsuperficial proporcionaría suficiente masa para crear una "anomalía de gravedad positiva" consistente con las observaciones.

 

27 de octubre de 2016, el último bit de información y datos del encuentro de la New Horizons con Plutón y Caronte ha llegado a los laboratorios terrestres. Hoy mismo una secuencia de observaciones tomadas por Ralph (Visible and Infrared camera) ha culminado la descarga de las grabadoras de este ingenio espacial, un total de 50 Gb han estado remitidos a las antenas del DSN (Deep Space Network) durante 15 meses.

"Los datos del sistema de Plutón que ha recogido New Horizons nos ha sorprendido una y otra vez, por su belleza y la complejidad de Plutón y su sistema de lunas", dijo Alan Stern,  "Hay una gran cantidad de trabajo por delante para nosotros, comprender las más de 400 observaciones científicas que han sido todas enviados a la Tierra. Y eso es exactamente lo que vamos a hacer, después de todo, ¿quién sabe cuándo una nueva nave espacial se va a acercar al sistema de Plutón?".

Para tener una idea de lo que ha supuesto ésta recogida de datos basta decir, que la velocidad de transmisión ha sido de 2Kb/s, desde una distancia de 5.500 millones de kilómetros, y que la señal para llegar a la Tierra ha necesitado 5 horas y 8 minutos.

Como sabemos el próximo objetivo de la New Horizons es uno de los objetos de la KBO (Kuiper Belt Object), el denominado 2014 MU69 que según apreciaciones desde los observatorios terrestres tiene un diámetro entre los 21 y 40 kilómetros. La nave espacial hará un “fly-by” el 1 de enero de 2019 a una distancia de 3.000 kilómetros.

 

19 de octubre de 2016, se sospechaba pero los científicos no querían creerlo, de nuevo aparecen pruebas que Plutón posee nubes, y digo que los científicos no querían creerlo porque, si complicada era la atmósfera de este planeta enano, este fenómeno la hace todavía más compleja.

Los científicos ya sabían de las observaciones de la New Horizons que la superficie helada de Plutón por debajo de la atmósfera variaba ampliamente en el brillo. Los datos del sobrevuelo no sólo confirmaban que, también muestra las áreas más brillantes (tales como secciones de gran región en forma de corazón de Plutón), y se encuentran entre los más reflexivo en el Sistema Solar. "Que el brillo indica actividad en la superficie", dijo Bonnie Buratti, del equipo científico y co-investigador de la JPL (Jet Propulsion Laboratory). "Porque vemos un patrón de alta reflectividad de la superficie que equivale a la actividad, se puede inferir que el planeta enano Eris, que se sabe que es altamente reflectante, también es probable que sea activo.".

Mientras Plutón muestra muchos tipos de actividad, un proceso de la superficie aparentemente falta, son los deslizamientos de tierra. Sorprendentemente, sin embargo, han sido publicado que en la luna más grande de Plutón, Caronte, sí aparecen estos deslizamientos. "Hemos visto deslizamientos de tierra similares en otros planetas rocosos y helados, como Marte y la luna Iapetus de Saturno, pero estos son los primeros deslizamientos de tierra que hemos visto tan lejos del Sol, en el Cinturón de Kuiper", dijo Ross Beyer, una investigadora del Centro Sagan en el Instituto SETI y la NASA Ames Research Center en Moffett Field, California. "La gran pregunta es ¿que se pueden detectar en otro lugar en el Cinturón de Kuiper?"

Pero ahí no acaban las sorpresas, gracias a unos estudios realizados por el HST (Hubble Space Telescope), la New Horizons cuando llegue a su próximo objetivo 2014 MU69 se va a encontrar un asteroide rojo, muy rojo, mucho más que lo observado en Plutón o Caronte. "El color rojizo nos dice el tipo de objeto que es 2014 MU69”, dijo Amanda Zangari, una investigadora del Instituto de Investigación del Suroeste. "Los datos confirman que el día de Año Nuevo de 2019, New Horizons se encontrará uno de los antiguos bloques de construcción de los planetas.".

En estos momentos la New Horizons se encuentra a 5.500 millones de kilómetros de la Tierra y a unos 540 millones de kilómetros más allá de Plutón, viajando a una velocidad de 14 Km/s respecto al Sol, y aun le restan otros 1000 millones de kilómetros para llegar a su segundo objetivo a 2014 MU69. Este ingenio ha remitido a la Tierra el 99% de toda la información grabada en sus ordenadores, se espera que el 23 de este mes ya se haya recibido todo lo almacenado.

 

14 de septiembre de 2016, cuando se producía el acercamiento de la sonda New Horizons hacia Plutón, los científicos observaron un fenómeno que no tenía demasiada explicación. Su principal satélite Caronte presentaba una tonalidad parda rojiza en su polo norte, jamás se había visto algo similar en nuestro Sistema Solar. Las investigaciones continuaron y hoy tenemos teorías que explicarían esa “boina” tan característica de la luna de Plutón.

Durante el año pasado, después de analizar las imágenes y otros datos que New Horizons ha enviado de vuelta de su histórico vuelo, los científicos creen que han resuelto el misterio. El colorante polar de Caronte proviene del propio Plutón, como el gas metano que se escapa de la atmósfera de Plutón y queda "atrapado" por la gravedad de la luna y se congela en la superficie fría, helada en el polo de Caronte. Además es seguido por transformaciones químicas, por la luz ultravioleta del Sol, que transforma el metano en hidrocarburos más pesados ​​y, finalmente, en materiales orgánicos rojizos llamados tolinas.

El equipo de la New Horizons ha excavado en los datos para determinar si las condiciones sobre Caronte con un diámetro de 1.212 kilómetros, podrían permitir la captura y procesamiento de gas metano. Los modelos que se utilizaron era la órbita de Plutón y Caronte de 248 años alrededor del Sol, y mostraron algunas condiciones climáticas extremas en los polos de Caronte, donde 100 años de luz solar alternativo continuo, con otro siglo de oscuridad continua. Las temperaturas de superficie durante estos largos inviernos llegan hasta los -257ºC, lo suficientemente frío como para congelar el gas metano en un sólido.

Los modelos también sugirieron que en la primavera de Caronte la luz del Sol desencadena la conversión del metano congelado en gas. Pero mientras que el hielo de metano sublima rápidamente, los hidrocarburos más pesados ​​creados a partir de este proceso de evaporación se mantienen en la superficie.