LA  CONQUISTA DEL ESPACIO un trabajo de José Oliver Sinca

  MISION: Mars Science Laboratory (Curiosity)

STATUS:

EN CURSO

Inicio V. Tripulados OSIRIS-REx InSight ExoMars Hayabusa2/Akatsuki Juno
Mangalyaan Dawn MAVEN New Horizons Curiosity Opportunity MRO
Mars Express Desarrollo Historia        
Jose Oliver ENCICLOPEDIA DE LA ASTRONAUTICA  

GRAN ROVER CON ENERGIA NUCLEAR (DESARROLLO DE LA MISION)

 

IR A DESCRIPCION DE LA MISION

 

1 de noviembre de 2017, las capacidades de discernimiento de color que el rover Curiosity de la NASA ha estado utilizando en Marte desde 2012 están demostrando ser particularmente útiles en una cresta montañosa que el rover está escalando.

Estas capacidades van más allá de las miles de imágenes a todo color que la Curiosity toma cada año: el rover puede mirar a Marte con filtros especiales útiles para identificar algunos minerales, y también con un espectrómetro que ordena la luz en miles de longitudes de onda, más allá de los colores de luz visible en infrarrojo y ultravioleta. Estas observaciones ayudan a las decisiones sobre dónde conducir y las investigaciones de los objetivos elegidos.

Cada uno de los dos ojos de la MastCam, un teleobjetivo y un ángulo más amplio, tiene varios filtros científicos que se pueden cambiar de una imagen a la siguiente para evaluar la brillantez con que una roca refleja la luz de colores específicos. Por diseño, algunos de los filtros son para longitudes de onda de diagnóstico que ciertos minerales absorben, en lugar de reflejar. La hematita, un mineral de óxido de hierro detectable con los filtros científicos de MastCam, es un mineral de gran interés ya que el explorador examina "Vera Rubin Ridge".

El ChemCam de Curiosity es mejor conocido por zapear rocas con un láser para identificar elementos químicos en ellas, pero también puede examinar objetivos cercanos y lejanos sin usar el láser. Lo hace midiendo la luz solar reflejada por los objetivos en miles de longitudes de onda. Algunos patrones en estos datos espectrales pueden identificar hematita u otros minerales. La hematita se produce a tamaños de grano suficientemente pequeños en las rocas que se encuentran en esta parte de Marte para absorber preferentemente algunas longitudes de onda de luz verde. Esto le da un tono violáceo en las imágenes de color estándar de Curiosity, debido a la mayor reflexión de la luz más roja y más azul que el reflejo de las longitudes de onda verdes. Las capacidades adicionales de discernimiento del color de MastCam y ChemCam muestran la hematita con mayor claridad.

Por ejemplo, un panorama de falso color del 12 de septiembre que combina imágenes MastCam tomadas a través de tres filtros especiales proporcionó un mapa de dónde se podía ver hematita en una región a pocos días de distancia. La hematita es más evidente en las zonas alrededor de la roca madre fracturada. El equipo llevó a Curiosity a un sitio en esa escena para verificar el posible vínculo entre las zonas de fractura y la hematita. La investigación con MastCam, ChemCam y otras herramientas, incluyendo una cámara y un cepillo en el brazo del vehículo, revelaron que la hematita también se encuentra en la roca más lejos de las fracturas, una vez que una capa oscura de polvo marrón se retira. El polvo no cubre la roca fracturada tan completamente.

 

24 de octubre de 2017, El equipo de la Curiosity, está trabajando para restaurar la capacidad de perforación de muestras de Curiosity utilizando nuevas técnicas. El último desarrollo es una prueba preparatoria en Marte.

La misión de cinco años todavía está a varios meses de la pronta reanudación de la perforación en las rocas marcianas. Los gerentes están entusiasmados con las exitosas pruebas de técnicas basadas en la Tierra para solucionar un problema mecánico que apareció a fines del año pasado y suspendieron el uso del taladro del rover. La Curiosity llevó su taladro hasta el suelo el 17 de octubre por primera vez en 10 meses. Presionó la broca hacia abajo y luego aplicó fuerzas laterales menores mientras tomaba medidas con un sensor de fuerza. "Esta es la primera vez que colocamos la broca directamente en una roca marciana sin estabilizadores", dijo Douglas Klein de la JPL (Jet Propulsion Laboratory), ingeniero en jefe para el desarrollo de retorno de la misión a la perforación. "La prueba es para obtener una mejor comprensión de cómo el sensor de fuerza / par en el brazo proporciona información sobre las fuerzas laterales".

Curiosity ha utilizado su taladro para adquirir muestras de material de rocas marcianas 15 veces hasta el momento, de 2013 a 2016. Recogió muestras de roca en polvo que se entregaron a los instrumentos de laboratorio dentro del rover. En cada una de esas ocasiones, se colocaron dos postes de contacto, los estabilizadores a cada lado de la barrena, mientras la broca se encontraba en una posición retraída. Luego, un mecanismo de alimentación motorizado dentro del taladro extendió la broca hacia adelante, y la rotación del bit y las acciones de percusión penetraron en la roca. El mecanismo de alimentación del taladro dejó de funcionar de manera confiable en diciembre de 2016. Después de explorar las posibilidades de restablecer la confiabilidad del mecanismo de alimentación o usarlo a pesar de la falta de fiabilidad, el proyecto estableció una prioridad para desarrollar un método alternativo de perforación sin usar el mecanismo de alimentación. La alternativa prometedora utiliza el movimiento del brazo robótico para avanzar directamente la broca extendida hacia una roca.

La ubicación actual del rover está en "Vera Rubin Ridge" en el Mount Sharp. La Curiosity se acerca a la cima de la cresta de 20 pisos de altura. Se ha estado estudiando la extensión y distribución de la hematita mineral de óxido de hierro en las rocas que conforman la cresta resistente a la erosión.

 

11 de septiembre de 2017, Curiosity se encuentra en la parte más escarpada de Vera Rubin Ridge, lo cual será lo normal en todo su ascenso. La máquina está funcionando magníficamente, después de haber conducido 28 metros de distancia y haber subido 18 metros de elevación vertical en cuatro jornadas marcianas. La elevación actual del rover es -4.202 metros.

Marte tiene elevaciones mucho más extremas que los continentes en la Tierra, y se refleja en las elevaciones de los sitios de aterrizaje hasta la fecha. La Curiosity aterrizó casi a la misma elevación que Viking 2 que lo hizo en 1976 a -4.5 kilómetros. Curiosidad puede pasar la elevación de Phoenix, que aterrizó en 2008 en -4.14 kilómetros. El sitio de aterrizaje más exitoso hasta la fecha fue Opportunity, en Meridiani Planum, a -1.44 km. Todas las elevaciones se miden en relación con el radio medio del planeta.

Curiosity ahora tiene grandes vistas, despejadas a través de las tierras bajas del cráter Gale en la parte posterior del rover. La vista está mejorando a medida que el aire se vuelve más claro rumbo a las estaciones más frías. La primera imagen muestra una vista de la NavCam en la distancia, más allá de una cara del acantilado apenas a la izquierda del rover. La imagen se inclina debido a la inclinación inusualmente alta de 15,5º del rover mientras que sube la cresta. Parte del monte Sharp está en el fondo. La segunda muestra una imagen mirando hacia adelante, donde vemos mucho más roca y menos tierra. El primer plano muestra que algunos de los guijarros están relativamente bien redondeados. La roca cara arriba es suave, lo que significará una conducción más fácil.

 

6 de septiembre de 2017, como sabemos el rover Curiosity va enviando a la Tierra información, datos y todo lo referente con sus estudios de la superficie marciana, luego los científicos analizan esos datos y llegan a las conclusiones. En los últimos meses se ha descubierto una faceta del suelo de Marte, muy importante de cara a un futuro.

El descubrimiento de boro en Marte les da a los científicos más pistas sobre si la vida podría haber existido en el planeta, según un artículo publicado en la revista Geophysical Research Letters.

"Debido a que los boratos pueden desempeñar un papel importante en la fabricación de RNA, uno de los pilares de la vida, la búsqueda de boro en Marte abre la posibilidad de que la vida podría haber surgido en el planeta", dijo Patrick Gasda, investigador postdoctoral en Los Alamos National Laboratorio. "Los boratos son un puente posible de moléculas orgánicas simples a RNA. Sin RNA, usted no tiene ninguna vida. La presencia de boro nos dice que, si productos orgánicos estaban presentes en Marte, estas reacciones químicas podrían haber ocurrido”.

El boro encontrado en Marte fue descubierto en las vetas minerales de sulfato de calcio, lo que significa que el boro estaba presente en las aguas subterráneas de Marte, y proporciona otra indicación de que parte del agua subterránea en cráter Gale era habitable, con temperatura comprendida entre los 0 y 60ºC, y además con pH neutro a alcalino, el boro fue identificado por el instrumento ChemCam (Chemistry and Camera).

Como Curiosity está progresado cuesta arriba, las composiciones tienden hacia más arcilla y más boro. Estas y otras variaciones químicas nos pueden informar sobre las condiciones bajo las cuales los sedimentos fueron inicialmente depositados, y sobre cómo más tarde el agua subterránea que se mueve a través de las capas acumuladas, alteró y transportó elementos disueltos, incluyendo el boro.

El futuro vehículo Mars Rover 2020 estará equipado con un instrumento llamado "SuperCam", desarrollado por Los Alamos y un instrumento llamado SHERLOC, desarrollado por la JPL (Jet Propulsion Laboratory), con la participación significativa de Los Alamos. Ambos buscarán signos de vida pasada en el planeta.

 

9 de agosto de 2017, las heladas nubes tempranas que se asemejan a las nubes de cirros de cristal de la Tierra, se mueven a través del cielo marciano en algunas nuevas secuencias de imágenes del rover de Marte Curiosity.

Estas nubes son las más claramente visibles hasta ahora por la Curiosity, que aterrizó hace cinco años en este mes cerca de 5º al sur del ecuador de Marte. Las nubes que se mueven en el cielo marciano han sido observadas previamente por Curiosity y otras misiones en la superficie de Marte, incluyendo la Phoenix Mars Lander en el Ártico marciano hace nueve años.

Los investigadores utilizaron la cámara de navegación de Curiosity (Navcam) para tomar dos series de ocho imágenes del cielo, en una mañana marciana temprana el mes pasado. Para un set, la cámara apuntó casi hacia arriba. Por el otro, apuntaba justo por encima del horizonte meridional. El movimiento de la nube se registró en ambos y se hizo más fácil de ver por la mejora de la imagen. Una mirada del mediodía en el cielo con la misma cámara el mismo día no mostró nubes.

La órbita elíptica de Marte hace que la distancia de ese planeta desde el Sol varíe más que la de la Tierra. En años anteriores marcianos, un cinturón de nubes apareció cerca del ecuador alrededor en el que Marte estaba en su punto más alejado del Sol. Las nuevas imágenes de las nubes fueron tomadas unos dos meses antes de que el punto más lejano en la órbita, relativamente temprano en la temporada para la aparición de este cinturón de nubes.

"Es probable que las nubes estén compuestas de cristales de hielo de agua que se condensan en granos de polvo, donde hace frío en la atmósfera", dijo John Moores, miembro del equipo científico de Curiosity de la Universidad de York en Toronto, Canadá. "Las mechas se crean cuando los cristales caen y se evaporan en los patrones conocidos como -rayas de otoño- o -colas de yegua-. Mientras que el rover no tiene una manera de determinar la altitud de estas nubes, en la Tierra tales nubes se forman a gran altitud.”

 

3 de agosto de 2017, nos encontramos a tan solo tres días para celebrar el primer lustro del rover Curiosity sobre la superficie de Marte. Fue aquel 5 de agosto de 2012, cuando los cinco sentidos de los ingenieros de la JPL (Jet Propulsion Laboratory) estaban pendientes de las consolas. Era la primera vez en la historia que un ingenio espacial iba a descender sobre un planeta mediante la técnica de la mochila grúa con los retrocohetes.

Todo salió como estaba previsto y deseado, la Curiosity con energía nuclear estaba sobre el planeta rojo y enviando las primeras imágenes. Han pasado cinco años y este vehículo ha clarificado muchas de las incógnitas que se tenían sobre Marte, por el contrario, ha abierto nuevos horizontes sobre la posibilidad de vida pasada en este lugar del Sistema Solar.

Los principales resultados de esta misión, hasta el momento, se pueden resumir en estos 6 puntos:

 

# 1 Un hogar apropiado para la vida: El rover Curiosity encuentra que el Marte antiguo tenía la química correcta para apoyar los microbios vivos. Encuentra el azufre, nitrógeno, oxígeno, fósforo y el carbono, ingredientes clave y necesarios para la vida, esto sucedió en la muestra de polvo perforada en el barro "Sheepbed" en la “Bahía de Yellowknife”. La muestra también revela minerales de arcilla y no demasiada sal, lo que sugiere agua fresca, posiblemente potable que una vez fluyó allí.

 

# 2 Encuentra carbono orgánico en rocas: Las moléculas orgánicas son los bloques de construcción de la vida, y fueron descubiertas en Marte después de una larga búsqueda por el instrumento SAM (Sample Analisys at Mars), en una muestra de roca en polvo de la piedra de barro "Sheepbed" en "Bahía de Yellowknife." El hallazgo no significa necesariamente que hay vida pasada o presente en Marte, pero muestra que los ingredientes necesarios existieron para toda la vida, para empezar allí al mismo tiempo. También significa que los materiales orgánicos antiguos se pueden conservar para que los podamos reconocer y estudiar hoy.

 

# 3 Metano Presente y Activo en la Atmósfera de Marte: El Espectrómetro de Láser Tunizable dentro del instrumento SAM, detectó un nivel de fondo de metano atmosférico y observó un aumento de diez veces en metano durante un período de dos meses. El descubrimiento del metano es emocionante, porque el metano puede ser producido por organismos vivos o por reacciones químicas entre la roca y el agua, por ejemplo. ¿Qué proceso produce metano en Marte? ¿Qué causó el aumento breve y repentino?.

 

# 4 La radiación podría representar riesgos para la salud de los seres humanos: Durante su viaje a Marte, Curiosity experimentó niveles de radiación que excedían el límite de la NASA para los astronautas. El instrumento RAD (Radiation Assessment Detector) encontró que dos formas de radiación plantean riesgos potenciales para la salud de los astronautas en el espacio profundo. Uno de ellos es los rayos cósmicos galácticos (GCRs), partículas causadas por explosiones de supernova y otros eventos de alta energía fuera del Sistema Solar. El otro es las partículas energéticas solares (SEPs) asociadas con las llamaradas solares y las eyecciones de la masa coronal del sol. La NASA utilizará los datos de Curiosity para diseñar misiones para que sean seguras para los exploradores humanos.

 

# 5 Una atmósfera más gruesa y más agua en el pasado de Marte: La suite de instrumentos SAM ha encontrado que la atmósfera actual de Marte se enriquece en las formas más pesadas (isótopos) de hidrógeno, carbono y argón. Estas mediciones indican que Marte ha perdido gran parte de su atmósfera original y su agua. Esta pérdida se produjo hacia el espacio a través de la parte superior de la atmósfera, un proceso que actualmente está siendo observado por el orbitador MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution).

 

# 6 Curiosidad encuentra evidencia de cantos rodados antiguos: Las rocas encontradas por Curiosity son lisas y redondeadas y probablemente laminadas río abajo por lo menos a unos pocos kilómetros. Parecen una acera rota, pero en realidad son sedimentos hechos de pequeños fragmentos cementados juntos, o lo que los geólogos llaman un conglomerado sedimentario. Ellos explican una historia de flujo constante de agua, que fluye alrededor con una altura mínima de 50 centímetros.

 

11 de julio de 2017, el rover Curiosity se encuentra a punto de comenzar una secuencia de experimentos en un nuevo destino. A principios de 2017 si mirábamos hacia delante con la MastCam de la Curiosity se podían observar cuatro capas geológicas para ser examinadas por la misión, lugares más altos situados en la falda de Mount Sharp. "Vera Rubin Ridge" se encuentra justo encima de las rocas rojizas en primer plano de la formación Murray.

"Nuestra campaña en Vera Rubin Ridge ha comenzado", dijo Ashwin Vasavada, científico de la JPL (Jet Propulsion Laboratory). "Curiosity está conduciendo paralelo a la cresta y por debajo de ella, observándola desde diferentes ángulos mientras nos dirigimos hacia una ruta segura para llegar a la cima".

Un atractivo importante de la cresta es un mineral de óxido de hierro, hematita, que puede formarse bajo condiciones húmedas y revelar información sobre ambientes antiguos. Las rocas que contienen hematites en otras partes de Marte fueron la base científica para elegir el lugar de aterrizaje de 2004 de un vehículo móvil y todavía activo, Opportunity. Estudios del Mount Sharp por la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) con su espectrómetro, identificaron hematita en la cresta y también localizaron minerales de arcilla y sulfato relacionados con el agua en capas justo encima de ella.

"Queremos determinar la relación entre las condiciones que produjeron la hematita y las condiciones bajo las cuales se depositaron las capas rocosas de la cresta", dijo Abigail Fraeman otro de los científicos del proyecto. "¿Fueron depositados por el viento, en un lago o en algún otro lugar ?, ¿se formó la hematita mientras los sedimentos se acumulaban, o más tarde, de fluidos que se movían a través de la roca?".

Descifrar la historia de la hematita de la cresta puede arrojar luz sobre si los ambientes de agua dulce que depositaron las capas de la antigua formación de Murray, se estaban volviendo más ácidos en el momento en que las capas de la cresta se formaron. La misión también estará a la espera de pistas sobre si un gradiente en los niveles de oxidación estaba presente, ya que podría haber proporcionado una fuente de energía potencial para la vida microbiana.

 

1 de julio de 2017, un nuevo algoritmo está ayudando al rover a hacer que sus ruedas no sufran el excesivo desgaste que presentan. El software, conocido como control de tracción, ajusta la velocidad de las ruedas de Curiosity dependiendo de las rocas que está subiendo.

Después de 18 meses de pruebas en la JPL (Jet Propulsion Laboratory), el software fue cargado al rover en marzo. La gerencia de la misión del Laboratorio de Ciencia de Marte lo aprobó para su uso el 8 de junio, después de una extensa prueba en JPL y múltiples pruebas en Marte.

Incluso antes de 2013, cuando las ruedas comenzaron a mostrar signos de desgaste, los ingenieros de JPL habían estado estudiando cómo reducir los efectos de la rugosa superficie marciana. En terreno nivelado, todas las ruedas del rover giran a la misma velocidad. Pero cuando una rueda va sobre un terreno irregular, la inclinación provoca que las ruedas detrás o delante de ella empiecen a deslizarse. Este cambio en la tracción es especialmente problemático cuando se recorre sobre rocas puntiagudas e incrustadas. Cuando esto sucede, las ruedas delante tiran de las ruedas que se arrastran en rocas; Las ruedas de atrás empujan las ruedas principales en rocas. En cualquier caso, la rueda de escalada puede terminar experimentando mayores fuerzas, dando lugar a grietas y pinchazos. Las pisadas de cada una de las seis ruedas de Curiosity, llamadas grousers, están diseñadas para escalar rocas. Pero los espacios entre ellos están más en riesgo.

El algoritmo de control de tracción utiliza datos en tiempo real para ajustar la velocidad de cada rueda, reduciendo la presión de las rocas. El software mide los cambios en el sistema de suspensión para determinar los puntos de contacto de cada rueda. Luego, calcula la velocidad correcta para evitar el deslizamiento, mejorando la tracción del rover.

Durante las pruebas en JPL, las ruedas fueron conducidas sobre un sensor de par de fuerza de 15 centímetros en un terreno plano. Las ruedas líderes experimentaron una reducción de la carga del 20%, mientras que las ruedas medias experimentaron una reducción de carga del 11%.

El control de tracción también aborda el problema de los “wheelies”. De vez en cuando, una rueda que sube continuará levantándose, elevándose de la superficie real de una roca hasta que esté girando libremente. Eso aumenta las fuerzas sobre las ruedas que todavía están en contacto con el terreno. Cuando el algoritmo detecta un wheelie, ajusta las velocidades de las otras ruedas hasta que la rueda ascendente vuelve a entrar en contacto con el suelo.

 

21 de junio de 2017, las noticias sobre la misión MSL (Mars Science Laboratory) y específicamente sobre su rover Curiosity se suceden de forma rápida. Hoy hemos de hacer memoria y remontarnos al 22 de julio de 2016, en aquella fecha la JPL (Jet Propulsion Laboratory) anunciaba que el rover había recibido un nuevo software, el llamado AEGIS, que estaba directamente relacionado con la forma de actuar de su instrumento ChemCam (Chemistry and camera), después de casi un año hay que felicitar a sus diseñadores, pues este programa nuevo está dando sus frutos. Tanto es así que la NASA lo va a instalar de serie en la futura misión Mars Rover 2020.

AEGIS (Autonomous Exploration for Gathering Increased Science) permite que el rover consiga más ciencia mientras que los controladores humanos de Curiosity están fuera de contacto. Cada día, programan una lista de comandos para ejecutar basándose en las imágenes y datos del día anterior. Si estos comandos incluyen un objetivo, el rover puede llegar a un nuevo entorno varias horas antes de que pueda recibir nuevas instrucciones. AEGIS le permite romper de forma autónoma rocas que los científicos pueden querer investigar más tarde.

AEGIS ha ayudado al equipo científico a descubrir una serie de minerales interesantes. En ocasiones separadas, las cantidades más altas de cloro y de sílice fueron descubiertas en rocas cercanas, información que ayudó a dirigir la planeación de la ciencia el día siguiente.

Antes de que AEGIS fuera implementado, este tiempo de inactividad era tan valioso que el rover fue instruido para llevar a cabo una orientación "ciega" de ChemCam. Como estaba llevando a cabo comandos, también dispararía el láser, sólo para ver si reuniría datos interesantes. Sin embargo, el objetivo se limitaba a un ángulo preprogramado, ya que no había capacidad a bordo para buscar un objetivo.

Así es como AEGIS ve la superficie marciana. Todos los objetivos encontrados por el A.I. del programa se perfilan: los blancos azules son rechazados, mientras que el rojo se conserva. El objetivo superior está sombreado en verde; Si hay un objetivo de segundo puesto, está sombreado en naranja. Todo en forma automática y a la espera que los ingenieros de la JPL den su visto bueno para acercarse y, por ejemplo, ordenar su perforación y análisis posterior. 

 

20 de junio de 2017, no es la primera vez ni será la última, la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) ha vuelto a fotografiar al rover Curiosity sobre la superficie de Marte, y cuando esta enfilando las primeras cuestas del pico central del cráter Gale el llamado Mount Sharp.

El pasado 5 de junio mediante el sistema de cámaras HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) la MRO obtuvo la posición exacta de la Curiosity cuando el rover se dispone a analizar el punto llamado “Vera Rubin Ridge”, un destino cuesta arriba donde se han observado afloramientos de hematita desde las naves orbitales.

 

9 de junio de 2017, como sabemos desde el año 2014 el rover Curiosity se encuentra analizando el terreno situado en la base del Mount Sharp que es el monte situado en el centro del cráter Gale.

El vehículo comenzó sus estudios en la parte más baja de ese valle y desde entonces ha ido subiendo por la ladera del Mount Sharp. Gracias a los exámenes de los minerales encontrados en su camino, los científicos tienen la historia de la evolución del clima a través de miles de millones de años.

Científicos de la NASA han encontrado una amplia diversidad de minerales en las muestras iniciales de rocas recogidas por el rover Curiosity en las capas más bajas del Monte Sharp en Marte, lo que sugiere que las condiciones cambiaron en los ambientes acuáticos del planeta a lo largo del tiempo.

"Fuimos a cráter Gale para investigar estas capas inferiores del Monte Sharp que tienen estos minerales que precipitan desde el agua y sugieren diferentes ambientes", dijo Elizabeth Rampe. "Estas capas se depositaron hace unos 3.500 millones de años, coincidiendo con un tiempo en la Tierra cuando la vida estaba empezando a crecer." Creemos que los principios de Marte podría haber sido similares a la Tierra temprana, y por lo que estos ambientes podrían haber sido habitables”.

Los minerales encontrados en las cuatro muestras perforadas cerca de la base del Monte Sharp sugieren que varios ambientes diferentes estaban presentes en el antiguo cráter Gale. Hay evidencia de que las aguas tienen diferentes pH y condiciones de oxidación variable. Los minerales también muestran que había múltiples regiones de origen para las rocas en "Pahrump Hills" y "Marias Pass". El estudio de estas capas de roca puede proporcionar información sobre la habitabilidad pasada de Marte, y la determinación de los minerales encontrados en las capas de roca sedimentaria proporciona muchos datos sobre el medio en el que se formaron. Los datos recogidos en Mount Sharp con el instrumento de Química y Mineralogía (CheMin) sobre Curiosidad mostraron una amplia diversidad de minerales.

En la base están los minerales de una fuente primitiva del magma; Son ricos en hierro y magnesio, similar a basaltos en Hawaii. Moviéndose más arriba en la sección, los científicos vieron más minerales ricos en sílice. En la muestra "Telegraph Peak", los científicos encontraron minerales similares al cuarzo. En la muestra "Buckskin", los científicos encontraron la tridimita. La tridimita se encuentra en la Tierra, por ejemplo, en rocas que se formaron a partir de la fusión parcial de la corteza terrestre o en la corteza continental, un hallazgo extraño porque Marte nunca tuvo placas tectónicas.

En las muestras de "Confidence Hills" y "Mojave 2", los científicos encontraron minerales de arcilla, que generalmente se forman en presencia de agua líquida con un pH casi neutro y por lo tanto podrían ser buenos indicadores de ambientes pasados ​​que conducían a la vida. El otro mineral descubierto aquí era jarosita, una sal que se forma en soluciones ácidas. El hallazgo de jarosita indica que hubo fluidos ácidos en algún punto en el tiempo en esta región.

También hay diferentes minerales de óxido de hierro en las muestras. Se encontró hematita cerca de la base; Sólo se encontró magnetita en la parte superior. La hematita contiene hierro oxidado, mientras que la magnetita contiene formas oxidadas y reducidas de hierro. El tipo de mineral de hierro presente mineral puede decir a los científicos sobre el potencial de oxidación de las aguas antiguas.

Los autores discuten dos hipótesis para explicar esta diversidad mineralógica. Las aguas del lago mismas en la base eran oxidantes, así que, o había más oxígeno en la atmósfera u otros factores alentaron la oxidación. Otra hipótesis, la que se plantea en el artículo, es que surgieron fluidos en etapas posteriores. Después de depositar los sedimentos de roca, algunas aguas subterráneas ácidas y oxidadas se movieron hacia el área, lo que condujo a la precipitación de la jarosita y la hematita. En este escenario, las condiciones ambientales presentes en el lago y en aguas subterráneas posteriores eran bastante diferentes, pero ambas ofrecían agua líquida y una diversidad química que podría haber sido explotada por la vida microbiana.

"Tenemos esta evidencia de que Marte fue una vez realmente húmedo, pero ahora está seco y frío", dijo Rampe. "Hoy en día, gran parte del agua está encerrada en los polos y en el suelo a altas latitudes como el hielo. Creemos que las rocas que Curiosity ha estudiado revelan antiguos cambios ambientales que ocurrieron, y de cómo Marte comenzó a perder su atmósfera y el agua se perdió en el espacio”.

En el documento, los autores discuten si este área específica en Marte es una marca de este tipo de acontecimientos o simplemente un secado natural de esta área. Los científicos buscarán respuestas a estas preguntas a medida que el vagabundo suba la montaña. 

 

1 de junio de 2017, como sabemos el rover su fue a la superficie de Marte con una misión principal, investigar si este planeta tuvo posibilidades de albergar vida en algún momento de su historia. Ahora después de tres años en el interior del cráter Gale, más exactamente en las laderas de su pico central el Mount Sharp, los científicos creen que han llegado a diversas conclusiones del pasado, al menos, de este lugar del planeta rojo.

Trabajos previos habían revelado la presencia de un lago hace más de 3.000 millones de años en el Cráter Gale de Marte. Este estudio define las condiciones químicas que existían en el lago y utiliza la poderosa carga útil de Curiosity para determinar que el lago estaba estratificado. Los cuerpos de agua estratificados muestran diferencias químicas o físicas entre aguas profundas y aguas poco profundas. En el lago Gale, el agua poco profunda era más rica en oxidantes que el agua más profunda.

"Estos eran ambientes muy diferentes, coexistentes en el mismo lago", dijo Joel Hurowitz de Stony Brook University, Stony Brook, Nueva York. "Este tipo de estratificación oxidante es una característica común de los lagos en la Tierra, y ahora la hemos encontrado en Marte. La diversidad de ambientes en este lago marciano habría proporcionado múltiples oportunidades para que los diferentes tipos de microbios de sobrevivir, incluyendo aquellos que prosperan en condiciones ricas en oxidantes, las que prosperan en condiciones de oxidante-pobre, y las que habitan la interfaz entre esos entornos ".

Las diferencias en las características físicas, químicas y minerales de varios sitios en la parte baja del Mount Sharp al principio presentaron un rompecabezas al equipo. Por ejemplo, algunas rocas mostraron capas más gruesas con una mayor proporción de un mineral de hierro llamado hematita, mientras que otras rocas mostraron capas muy finas y más de un mineral de hierro llamado magnetita. La comparación de estas propiedades sugirió entornos muy característicos de deposición.

"Podríamos decir que algo estaba pasando", dijo Hurowitz. "¿Qué estaba causando que los minerales de hierro fueran un sabor en una parte del lago y otro sabor en otra parte del lago?.  Tuvimos un ¡Aja!', momento en que nos dimos cuenta de que la información mineral y la información del espesor del lecho se correlacionaban perfectamente entre sí de una manera de lo que se esperaría de un lago estratificado con un límite químico entre aguas poco profundas y aguas más profundas ".

El método utilizado por el equipo para detectar cambios en las condiciones climáticas antiguas de Marte se asemeja a cómo se usan los núcleos de hielo para estudiar las condiciones de temperatura pasadas en la Tierra. Se basa en la comparación de las diferencias en la composición química de las capas de roca sedimentaria rica en barro que se depositaron en aguas tranquilas en el lago. Mientras que el lago estaba presente en Gale, las condiciones climáticas cambiaron de más frío y más seco a más caliente y más húmedo. Tales fluctuaciones a corto plazo en el clima ocurrieron dentro de una evolución del clima a largo plazo de las condiciones más húmedas y más templadas que soportaron los lagos, para pasar al Marte árido de hoy.