LA  CONQUISTA DEL ESPACIO un trabajo de José Oliver Sinca

  MISION: Mars Reconnaissance Orbiter

STATUS:
EN CURSO
Inicio V. Tripulados OSIRIS-REx InSight ExoMars Hayabusa2/Akatsuki Juno
Mangalyaan Dawn MAVEN New Horizons Curiosity Opportunity MRO
Mars Express Desarrollo Historia        
Jose Oliver ENCICLOPEDIA DE LA ASTRONAUTICA  

MRO: MARTE PALMO A PALMO (DESARROLLO DE LA MISION)

 

IR A DESCRIPCION DE LA MISION

 

4 de octubre de 2017, llegan varias noticias y bastante interesantes de Marte y de su satélite natural Phobos. El pasado 27 de septiembre la nave orbital 2001 Mars Odyssey pudo captar unas imágenes mediante su instrumento THEMIS (Thermal Emission Imaging System), donde aparece Phobos con un gradiente de temperaturas en su superficie.

Mirando a través de la imagen de izquierda a derecha presenta una secuencia de veces del día en la luna marciana, desde antes del amanecer, hasta el amanecer, a cantidades crecientes de tiempo después del amanecer. Esto proporciona información sobre la rapidez con que se calienta el suelo, que está relacionada con la textura de la superficie. Como descalzo paseos por la playa puede confirmar, la arena se calienta o se enfría más rápido que las rocas o el pavimento.

"Parte de la cara observada de Phobos estaba en la oscuridad pre-amanecer, parte en la luz del día de la mañana", dijo la Investigadora Principal Adjunta de THEMIS, Victoria Hamilton. "Incluir un área antes del amanecer en la observación es útil porque toda la calefacción del sol del día anterior ha alcanzado su mínimo allí", dijo Hamilton. "A medida que avanza desde el área de la madrugada hasta el área de la mañana, se observa el comportamiento de la calefacción, si se calienta muy rápidamente, es probable que no sea muy rocoso sino polvoriento". La información térmica en esta imagen es de la fusión de observaciones hechas en cuatro bandas de longitud de onda del infrarrojo térmico, centradas de 11.04-14.88μ . La barra de escala correlaciona la codificación de color con el rango de temperatura en la escala de Kelvin, desde 130 K para púrpura oscuro a 270 K para el rojo.

Phobos tiene una forma oblonga con un diámetro promedio de unos 22 kilómetros. La distancia a Phobos desde la 2001 Mars Observer fue de 5.511 kilómetros.

Por su parte y con datos acumulados de la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter), los científicos creen que hay pistas de una posible cuna de la vida en el planeta rojo y lo han extrapolado a nuestra Tierra. El descubrimiento de evidencia de antiguos depósitos hidrotermales de fondo marino en Marte identifica un área en el planeta que puede ofrecer pistas sobre el origen de la vida en la Tierra.

"Incluso si nunca encontramos evidencia de que ha habido vida en Marte, este sitio puede informarnos sobre el tipo de ambiente donde la vida puede haber comenzado en la Tierra", dijo Paul Niles, del Centro Espacial Johnson de la NASA, en Houston. "La actividad volcánica combinada con el agua estancada proporcionó condiciones que eran probablemente similares a las condiciones, que existieron en la Tierra aproximadamente al mismo tiempo - cuando la vida temprana estaba evolucionando aquí".

Hoy en día, Marte no tiene ni agua estancada ni actividad volcánica. Los investigadores estiman una edad de aproximadamente 3700 millones de años para los depósitos marcianos atribuidos a la actividad hidrotermal del fondo marino. Las condiciones hidrotermales submarinas en la Tierra alrededor de ese mismo tiempo, son un fuerte candidato para dónde y cuándo comenzó la vida en la Tierra. La Tierra todavía tiene tales condiciones, donde muchas formas de vida prosperan con la energía química extraída de las rocas, sin luz solar. Pero debido a la corteza activa de la Tierra, nuestro planeta tiene poca evidencia geológica directa preservada desde el momento en que comenzó la vida. La posibilidad de la actividad hidrotermal submarina dentro de lunas heladas como Europa en Júpiter y Enceladus en Saturno alimenta interés en ellos como destinos en la búsqueda de vida extraterrestre.

Los investigadores estiman que el antiguo mar Eridania tenía cerca de 210.000 Km3 de agua. Eso es tanto como todos los otros lagos y mares en el antiguo Marte combinados, y alrededor de nueve veces más que el volumen combinado de todos los Grandes Lagos de América del Norte. La mezcla de minerales identificados a partir de los datos del espectrómetro, incluyendo la serpentina, el talco y el carbonato, y la forma y textura de las capas gruesas del lecho rocoso, condujeron a la identificación de posibles depósitos hidrotermales en el fondo marino. El área tiene flujos de lava posteriores de la desaparición del mar. Los investigadores citan estos como evidencia de que se trata de un área de corteza de Marte con una susceptibilidad volcánica que también podría haber producido efectos antes, cuando el mar estaba presente.

Esta visión de una porción de la región de Eridania del sur de Marte muestra fractura, desmembrados bloques de depósitos de cuenca profunda, que han sido rodeados y parcialmente enterrados por depósitos volcánicos más jóvenes. El área cubierta por esta vista se extiende alrededor de 20 kilómetros. La forma y textura de las capas gruesas de roca madre en la cuenca de Eridania, junto con la mezcla de minerales identificados desde la órbita, llevó a los investigadores a identificar esto como el sitio de posibles depósitos hidrotermales del fondo marino. Una sección transversal esquemática de este terreno muestra una interpretación de su origen. Las identificaciones minerales se hicieron a partir de las observaciones de Marte por la CRISM (Compact Reconnaissance Imaging Spectrometer) de la MRO.

 

28 de septiembre de 2017, a veces pasa, no es lo más común, pero teniendo en cuenta las circunstancias puede suceder.

Los Estados Unidos tienen en órbita de Marte tres naves, la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter), la 2001 Mars Odyssey y la más reciente MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution), estos navíos están remitiendo mucha información y datos a los ingenieros de la JPL (Jet Propulsion Laboratory), que a su vez los transmiten a los científicos. Existen gabinetes que analizan y estudian los datos aportados y emiten sus conclusiones y descubrimientos. Pero puede pasar una cosa, que nadie se dé cuenta de ciertos detalles que al cabo de unos meses o años toman una relevancia importante. ¿A qué me refiero?, hace muy pocos días científicos acaban de descubrir en la zona marciana de Medusa Fossae gran cantidad de hidrógeno de procedencia de hielo-agua bajo la superficie del planeta rojo.

Los científicos que han hecho una nueva mirada a datos más antiguos, han descubierto evidencia de hidratación significativa cerca del ecuador marciano, una firma misteriosa en una región del planeta rojo donde los científicos planetarios calculan que el hielo no debería existir.

Jack Wilson, investigador post-doctoral de la Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory (APL), dirigió un equipo que reprocesó los datos recolectados de 2002 a 2009 por el instrumento del espectrómetro de neutrones en la nave espacial 2001 Mars Odyssey de la NASA. Al poner los datos de composición de baja resolución en un enfoque más nítido, los científicos descubrieron inesperadamente altas cantidades de hidrógeno, que a altas latitudes es un signo de hielo de agua enterrado alrededor de secciones del ecuador marciano.

Mediante esta técnica, los datos recibidos en vez de tener una resolución desde una altura de 520 kilómetros se mejoró como si se hubieran obtenido desde 290 kilómetros, es decir mucho más detallada. "Era como si hubiéramos cortado la altitud orbital de la nave espacial a la mitad", dijo Wilson, "y nos dio una visión mucho mejor de lo que está sucediendo en la superficie".

Cómo el hielo de agua podría estar contenido allí es un misterio. Una teoría principal sugiere que una mezcla del hielo y del polvo de las áreas polares podría ser cíclica a través de la atmósfera, cuando la inclinación axial de Marte era más grande que es hoy. Pero esas condiciones ocurrieron hace cientos o miles de millones de años atrás. El hielo de agua no se espera que sea estable en ninguna profundidad en esa área hoy.

"Tal vez la firma se podría explicar en términos de depósitos extensos de sales hidratadas, pero cómo estas sales hidratadas llegaron a estar en la formación también es difícil de explicar", agregó Wilson. "Por ahora, la firma sigue siendo un misterio digno de estudio adicional, y Marte sigue sorprendiéndonos".

 

21 de abril de 2017, ahora hablando de la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) nos hemos de remontar al 25 de enero de 2004, en esa fecha se produjo la toma de contacto con la superficie marciana del rover Opportunity. Posteriormente allá por el 2006 y una vez que la MRO estaba operativa pudo conseguir una imagen del lugar de descenso, exactamente en el interior del pequeño cráter Eagle. Los ingenieros de la JPL (Jet Propulsion Laboratory) bautizaron esta operación como el “Hole-in-one”, parafraseando el léxico de los jugadores de golf, cuando de un solo golpe son capaces de introducir la bola en el agujero.

El pasado día 10 de abril, la MRO pasaba justo por encima de esa misma localización, y por lo tanto volvió a tomar imágenes del lugar. La diferencia estriba que han pasado 13 años del aterrizaje de la Opportunity y el rover, ha rodado, ha circulado más de 44 kilómetros sobre las llanuras de Meridiani Planum. Gracias al instrumento HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) se puede discernir la plataforma del airbag y la coraza trasera con el paracaídas, la posición exacta es de -1.59º S-354.47º E, la Opportunity está situada en estos momentos mucho más al sur, siguiendo su trabajo sobre Marte. En cambio su pareja de misión Spirit dejó de funcionar en el año 2010, ambos vehículos estaban programados para una vida útil de tan solo 90 días. 

 

29 de marzo de 2017, los franceses dirían “Chapeau”, nosotros “Bravo”, estas expresiones son las que se merece la nave MRO (Mars Reconnaissance Orbiter), acaba de cumplir 10 años en órbita de Marte y haber dibujado hasta 50.000 órbitas al planeta rojo. En todo este tiempo su cámara conte3xto, con una capacidad de 6 m/píxel ha realizado más de 90.000 fotografías lo cual significa tener cartografiada un 99.3% de la superficie del planeta, por su parte la HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment), con capacidad para 25 cm/píxel ha logrado visualizar hasta el 4% de los detalles de Marte.

En total se han recibido de MRO un total de 300 Tb, trabajando desde una trayectoria orbital de 316 por 250 kilómetros.

En estos días la nave ha recibido un encargo especial, es la de analizar el suelo marciano en el lugar de descenso de la futura nave de la nasas InSight (Interior Exploration Using Seismic Investigations, Geodesy and Heat Transport), hasta 73 fotografías de alta resolución han hecho falta para conocer todos los detalles de la superficie, en la elipse de descenso que tienen unas medidas de 130 por 27 kilómetros.

 

22 de marzo de 2017, una nueva investigación de la MRO revela que el gigante volcán marciano Arsia Mons produjo un nuevo flujo de lava en su cumbre cada 1 a 3 millones de años durante el pico final de la actividad. La última actividad volcánica cesó hace unos 50 millones de años, alrededor de la extinción del Cretácico-Paleógeno del planeta, cuando un gran número de especies vegetales y animales de nuestro planeta (incluyendo dinosaurios) se extinguió.

Situado justo al sur del ecuador de Marte, Arsia Mons es el miembro más austral de un trío de anchos volcanes de escudo ligeramente inclinados conocidos colectivamente como Tharsis Montes. Arsia Mons se construyó a lo largo de miles de millones de años, aunque los detalles de su ciclo de vida todavía se están elaborando. Se cree que la actividad volcánica más reciente ocurrió en la caldera, la depresión en forma de tazón en la parte superior, donde se han identificado 29 respiraderos volcánicos. Hasta ahora, ha sido difícil hacer una estimación precisa de cuándo este campo volcánico estaba activo.

"Estimamos que la actividad máxima para el campo volcánico en la cumbre de Arsia Mons probablemente se produjo hace 150 millones de años, el período Jurásico tardío en la Tierra, y luego se extinguió aproximadamente al mismo tiempo que los dinosaurios de la Tierra", dijo Jacob Richardson , Investigador del Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland. "Es posible, sin embargo, que el último respiradero volcánico o dos podría haber estado activo en los últimos 50 millones de años, que es muy reciente en términos geológicos".

El equipo trazó los límites de los flujos de lava de cada uno de los 29 respiraderos volcánicos y determinó la estratigrafía de los flujos. Los investigadores también realizaron una técnica llamada Cuenta Cráteres que enumera el número de cráteres de por lo menos 100 metros de diámetro, para estimar las edades de los flujos.

Esta técnica también proporcionó estimaciones del flujo de volumen para cada flujo de lava. En su pico hace unos 150 millones de años, los respiraderos de la caldera del Arsia Mons probablemente produjeron de forma colectiva alrededor de 1 a 8 Km3 de magma por cada millón de años, aumentando lentamente el tamaño del volcán.

 

9 de marzo de 2017, tenemos naves orbitando Marte desde hace más de dos décadas, de esta forma se puede predecir el clima global del planeta, pero los científicos están asombrados de los cambios que se producen sin tener la capacidad de predecirlos. En el caso que nos ocupa esta referido a las tormentas de polvo del planeta. Se estaba seguro que se podían predecir, pero un acontecimiento reciente desdice lo que meteorólogos habían pronosticado.

En estas últimas semanas se han producido dos tormentas de polvo y arena sobre Marte, una de la otra apenas separadas por dos semanas.

"Lo inusual es que estamos viendo una segunda tan pronto después de la primera", dijo el meteorólogo de Marte Bruce Cantor de Malin Space Science Systems, San Diego, que construyó y opera MARCI (Mars Color Imager) de la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter). "Hemos tenido orbitadores observando los patrones meteorológicos en Marte continuamente, y muchos patrones son cada vez más predecibles, pero justo cuando pensamos que tenemos a Marte, nos lanza otra sorpresa".

Precisamente las tormentas de polvo pueden ser perjudiciales o beneficiosas para el rover Opportunity, el cual va provisto de paneles solares y en función de cómo sea esta tormenta pude limpiarlos y depositar polvo sobre los mismos. Debido a que estas últimas tormentas están en la región de Opportunity, el rover pudo fotografiar la llegada de la misma cuando estaba trabajando en el borde del cráter Endeavour.

 

7 de febrero de 2017, gracias a los 10 años estudiando la superficie de Marte por parte de la nave de la NASA MRO (Mars Reconnaissance Orbiter), los científicos están observando los cambios producidos en el planeta por acción de los vientos o de nuevos impactos sobre su corteza.

La cámara HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) del orbitador tomó las cuatro imágenes utilizadas en esta secuencia, mostrando el mismo sitio durante el período comprendido entre el 31 de marzo de 2007 y el 2 de abril de 2012. La primera de las cuatro observaciones es aquella en la que la zona de impacto es más oscura.

El impacto que procedió del espacio y que creó esta zona de la explosión ocurrió en algún momento entre septiembre de 2005 y febrero de 2006, debido a las observaciones anteriores de la Mars Global Surveyor. La ubicación está entre dos grandes volcanes, llamado Ascraeus Mons y Pavonis Mons, en una zona polvorienta de la región de Tharsis. Durante el período de 2007 a 2012, los vientos soplando a través del paso entre los volcanes oscurecieron algunas regiones y aclararon a otros, probablemente por la eliminación y el depósito de polvo.

La vista cubre un área de alrededor de 1,6 km de ancho, a 7º de latitud norte, 248º de longitud este, el norte es la parte superior de la imagen.

En estos momentos la MRO ha remitido a la Tierra más de 300 Terabits de información, en estos se incluyen el 99% de la superficie fotografiada con una resolución de una pista de tenis y el 2.2% en alta resolución capaz de observar una mesa de oficina. Precisamente por la capacidad de sus cámaras la NASA mediante la JPL (Jet Propulsion Laboratory) ha ordenado al ingenio que comience a estudiar de nuevo diversos lugares para el descenso de la futura misión de un nuevo rover el de momento llamado Mars 2020.

 

25 de enero de 2017, pensábamos que lo sabíamos casi todo sobre la orografía de Marte, pero recientes imágenes de la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) ha demostrado que aun nos queda mucho por conocer.

Gracias a las fotografías de HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) los geólogos han podido observar elevadas crestas afiladas como cuchillos de una altura de 16 pisos. La explicación más plausible es que la lava fluyó hacia las grietas entre las fracturas de la superficie y más tarde se resistió mucho más a la erosión que el material circundante.

Todo este espectáculo está situado en la llamada Medusae Fossae, donde llas líneas levantadas se intersecan como los contornos de múltiples rectángulos adyacentes, pentágonos, triángulos u otros polígonos. A pesar de la similitud en forma, estas redes difieren en origen y varían en escala de centímetros a kilómetros.

 

6 de enero de 2017, la JPL (Jet Propulsion Laboratory) nos ha vuelto a deleitar con una imagen de nuestra Tierra y nuestra Luna, pero tomada desde 205 millones de kilómetros, no es la primera vez para un mismo vehículo espacial ni para otros distintos.

El pasado 20 de noviembre de 2016 la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) se encontraba en una trayectoria propicia para enfocar su HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) hacia un lugar interno del Sistema Solar desde su órbita marciana, así ha sido, y en dos imágenes pudo captar la presencia de la Tierra y su satélite natural. Aunque en una sola exposición podían aparecer ambos cuerpos, el hecho que la luna sea mucho más oscura que la Tierra obligaba a tomar dos imágenes con distintas escalas de brillo. En la fotografía aparece la Luna mucho más cerca de la Tierra de lo normal, pues la distancia es de 30 diámetros terrestres, pero es que en ese momento nuestro satélite estaba por detrás del globo terráqueo. En el instante de tomar la imagen aparece Australia en línea con la cámara de la MRO.

 

20 de diciembre de 2016, de los últimos datos remitidos por la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) destacan las famosas arañas marcianas, unos procesos que se producen en las zonas cercana a los polos de Marte, y que están siendo estudiados por los científicos. El origen está en los diferentes deshielos de CO2 .

"Hemos visto por primera vez estas características más pequeñas que sobreviven y se extienden de año en año, y así es como comienzan las arañas más grandes", dijo Ganna Portyankina de la Universidad de Colorado "Están en áreas de dunas de arena, así que no sabemos si seguirán creciendo o desaparecerán bajo arena movediza".

El hielo de dióxido de carbono, más conocido como "hielo seco", no ocurre naturalmente en la Tierra. En Marte, estas capas cubren el suelo durante el invierno en áreas cercanas a ambos polos, incluyendo las regiones del polo sur, apareciendo el terreno de araña. Los restos oscuros se observan en estas áreas cada primavera.

El Sol primaveral penetra en el hielo para calentar el subsuelo, causando que algo de dióxido de carbono en el fondo se deshaga. El gas atrapado genera presión hasta que se forma una grieta en la capa de hielo. El gas entra en erupción y bajo el hielo se precipita hacia el respiradero, recogiendo partículas de arena y polvo. Esto erosiona la tierra y también suministra al géiser las partículas que caen de nuevo a la superficie, y aparecen como ventiladores oscuros.

La secuencia ilustra posibles etapas en el desarrollo de un tipo de terreno marciano llamado "araneiform", del latín para la forma de araña. Van desde una depresión con un canal (superior izquierda) hasta una amplia red de "arañas" (abajo a la derecha). Cada imagen tiene una barra de escala en metros, desde 20 metros en la imagen superior izquierda a 300 metros en la parte inferior derecha.

 

23 de noviembre de 2016, importante descubrimiento de la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter), sobre todo porque tendrá repercusiones en el futuro. Gracias a su instrumento SHARAD (Shallow Subsurface Radar) ha podido descubrir la presencia de grandes masas de hielo agua bajo la llamada Utopía Planitia de Marte. Este lugar se encuentra situado entre los paralelos 39 y 49º norte y fue el lugar de descenso de la Viking 2 Lander en el año 1.976, su extensión es de unos 3.000 Km2 y SHARAD ha efectuado hasta 600 pases sobre la zona investigando lo que hay bajo ella.

Los resultados de este estudio muestran la presencia de un gran depósito de hielo agua con un volumen similar al del Lago Superior, las flechas bancas del radar indican un reflector del depósito, con un grosor entre los 90 y 180 metros de agua helada de una riqueza del 50 al 85%, el resto puede ser partículas, rocas u otros sedimentos. Este gran mar helado está protegido de la atmósfera por la superficie rocosa del planeta, pero se ha estimado que esa capa de aislante tan solo puede ser de entre 1 y 10 metros de espesor, es decir que está prácticamente a flor de suelo.

El hecho que Marte pueda tener estos depósitos de hielo en una zona muy próxima al ecuador, estaría explicada por la inclinación de su eje de rotación. En la actualidad Marte está inclinado 25º, pero hace 120.000 años lo estaba el doble, por lo tanto donde hoy en día están los casquetes polares serian las zonas templadas del planeta, y el ecuador actual seria el lugar más frió, por lo tanto los hielos aparecerían en esas zonas.

Debido a este descubrimiento, ya se están haciendo elucubraciones de futuros proyectos espaciales para perforar y tomar muestras de estos hielos, donde pueden existir los vestigios de cómo era Marte en aquella época y lo más importante, si estas capas de hielos guardan restos de posible material orgánico.

 

15 de septiembre de 2016, trabajando lo científicos sobre los datos aportados por la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) desde hace años, han llegado a la conclusión que, los lagos y arroyos descubiertos recientemente aparecieron aproximadamente mil millones de años después de lo estimado. Estos resultados proporcionan información sobre la historia del clima del planeta rojo y sugieren las condiciones de la superficie en ese momento más tardío, donde también pueden haber sido adecuado para la vida microbiana.

"Descubrimos valles que llevaban el agua en las cuencas lacustres," dijo Sharon Wilson, de la Smithsonian Institution, Washington, y la Universidad de Virginia, Charlottesville. "Varias cuencas lacustres se llenaron y se desbordaron, lo que indica que había una cantidad considerable de agua en el paisaje durante este tiempo."

Wilson y sus colegas encontraron evidencia de estas características en el norte de la región de Arabia Terra, mediante el análisis de imágenes de la cámara de contexto y la cámara HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) de la MRO, y datos adicionales de la Mars Global Surveyor (década de los 90) de la NASA y la Mars Express de la Agencia Espacial Europea.

"Uno de los lagos en esta región era comparable en volumen a Lake Tahoe", dijo Wilson, refiriéndose a un lago de California-Nevada, que tiene cerca de 188 Km3 de agua. "Este lago marciano en particular fue alimentado por un valle de entrada en su extremo sur y se desbordó a lo largo de su margen norte, el transporte de agua hacia abajo, en una cuenca muy grande, llenó de agua, el apodado Heart Lake".

La cadena de lagos y valles que forman parte del sistema de Heart Lake, se extiende alrededor de 150 kilómetros. Los investigadores calculan Heart Lake pudo contener alrededor de 2.790 Km3, más que en el lago Ontario de los Grandes Lagos de Norteamérica.

Señalan que los valles similares ocurren en otros lugares en Marte, entre aproximadamente 35 y 42 grados de latitud, al norte y al sur del ecuador. La apariencia similar y la naturaleza generalizada de estos valles frescos y poco profundos en Marte, sugieren que se formaron en una escala global, más que a escala local o regional.

 

27 de agosto de 2016, se plantea de nuevo la controversia de los desprendimientos de tierras en la superficie de Marte, y su relación con la presencia de agua bajo la superficie.

Recordemos que hace unos meses la NASA por boca de la JPL (Jet Propulsion Laboratory) presentó un trabajo, por el cual estaba segura que la presencia de surcos sobre pendientes en diversos lugares de Marte, obedecían a la licuación de agua bajo esa superficie. Inmediatamente otros científicos de todo el mundo replicaron en la línea que estas observaciones podían ser explicadas por otros mecanismos, sin presencia de agua.

Hoy de nuevo se vuelve a hablar de las llamadas RSL, más o menos significa líneas de desprendimientos recurrentes. Ha sido gracias a los datos aportados por HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) de la MRO y de THEMIS (Thermal Emission Imaging System) de la 2001 Mars Odyssey, incidiendo en más de 1000 lugares de Marte, y en este caso especial localizados en el conocido como Valles Marineris. En la región de Melas Chasma y Coprates Chasma se han identificado diversas zonas con RSL. La región ocupa una extensión de 2.400 kilómetros de largo por 450 de ancho, y se encuentra entre las latitudes de 9-17º Sur.

 

30 de julio de 2016, de nuevo una gran controversia sobre los datos aportados por la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) y sobre todo por sus dos instrumentos el HiRISE (High Resolution Imaging Science Experiment) y CRISM (Compact Reconnaissance Imaging Spectrometer). Recordemos que hace unos meses científicos presentaron los resultados de sus estudios sobre los barrancos y depósitos en las laderas de acantilados, diciendo que su origen eran debidos a la presencia de agua líquida. Ahora estudiosos del tema de la Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory (APL) han dicho todo lo contrario, esos accidentes topográficos pueden ser explicados perfectamente sin tener en cuenta la presencia de agua.

Los resultados no mostraron evidencia mineralógica de abundante agua líquida o de sus subproductos, lo que apunta a mecanismos distintos de la corriente de agua, como la congelación y descongelación de la escarcha de dióxido de carbono. siendo los principales impulsores de la evolución reciente barranco. Los barrancos son una característica generalizada y común en la superficie de Marte, que ocurre principalmente entre los 30 y los 50 grados de latitud en ambos hemisferios norte y sur, en general, en las pendientes que se orientan hacia los polos. En la Tierra, barrancos similares se forman por corrientes de agua líquida. Sin embargo, en las condiciones actuales, el agua líquida es transitoria en la superficie de Marte, y puede ocurrir sólo como pequeñas cantidades de salmuera incluso a rayas. La falta de agua suficiente para tallar barrancos se ha traducido en una variedad de teorías, para la creación de los barrancos, que incluye diferentes mecanismos que implican la evaporación de agua helada y dióxido de carbono.

"En la Tierra y en Marte, sabemos que la presencia de filosilicatos, arcillas u otros minerales hidratados indica la formación de agua líquida", dijo Jorge Núñez de la APL. "En nuestro estudio, no se encontraron pruebas de arcillas u otros minerales hidratados en la mayoría de los barrancos que estudiamos, y cuando aparecieron, eran los restos de erosión de las rocas antiguas, expuestos y transportados ladera abajo, en lugar de alterados por la presencia de agua líquida. Estos barrancos están tallando el terreno y la aparición de arcillas se formaron miles de millones de años atrás, cuando el agua líquida era más estable en la superficie de Marte ".

Otros investigadores han creado modelos de computadora que muestran cómo la sublimación del hielo de dióxido de carbono estacional puede crear barrancos similares a los observados en Marte, y cómo su forma puede imitar los tipos de barrancos que el agua líquida crearía.

 

9 de junio de 2016, sabemos que sobre Marte en ocasiones se producen tormentas de arena y polvo y que estas en ocasiones son globales, gracias al estudio de naves orbitales desde 1997 se ha confeccionado un mapa general de cuando y como se producen estos eventos. Uno de los últimos trabajos pertenece a la MRO (Mars Reconnaissance Orbiter), que ha podido observar varios de estos fenómenos marcianos.

Se han recogido los datos de las tormentas , pero sobre una altura de 25 kilómetros, pues esas serian regionales y no se enmascararían con las locales, sus episodios abarcan una extensión de más de 2.000 kilómetros de diámetro,  en principio se disipan en nos días, aunque hay otros casos que pueden tener una duración de tres semanas. Se ha calculado que la presencia de estas tormentas pueden hacer variar la temperatura >35 ºC y hay que tener en cuenta que al menos dos tormentas desde 1.997 han envuelto la totalidad del planeta.

Según su localización y cuando aparecen se han determinado tres tipos distintos de tormentas de polvo y arena, que los científicos han etiquetado como A, B y C, tal como muestra el grafico agregado.

 

26 de mayo de 2016, los científicos que usan datos de radar de Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) han encontrado un registro de la última edad de hielo de Marte registrada en casquete polar norte del planeta. Los nuevos resultados están de acuerdo con los modelos anteriores que indican un período glacial terminó hace unos 400.000 años, así como las predicciones acerca de la cantidad de hielo que se han acumulado en los polos desde entonces.

Marte sufre variaciones en la inclinación y la forma de su órbita en cientos de miles de años. Estos cambios provocan cambios sustanciales en el clima del planeta, incluyendo las edades de hielo. La Tierra tiene fases similares, pero menos variables, llamados ciclos de Milankovitch. Los científicos han usado los datos de radar superficial del subsuelo de la MRO llamado SHARAD (Shallow Subsurface Radar) para producir imágenes llamadas radargramas que son como rebanadas verticales de las capas de hielo y polvo, que componen los depósitos de hielo polar de Marte. Para el nuevo estudio, los investigadores analizaron cientos de tales imágenes para buscar variaciones en las propiedades de las capas. Los investigadores identificaron un límite en el hielo, que se extiende a través de todo el casquete polar norte. Por encima del límite, las capas se acumulan muy rápidamente y de manera uniforme, en comparación con las capas por debajo de ellos.

En la Tierra, las edades de hielo se afianzan en las regiones polares y las latitudes altas se vuelven más frías, que la media durante miles de años, haciendo que los glaciares aparezcan hacia las latitudes medias. Por el contrario, la variedad de Marte se produce como resultado del aumento de la inclinación del planeta, sus polos se calienta más que las latitudes más bajas. Durante estos períodos, los casquetes polares se retiran y el vapor de agua migra hacia el ecuador, formando hielo del suelo y de los glaciares en las latitudes medias. A medida que finaliza el período de calentamiento polares, hielo polar se comienza a acumular de nuevo, mientras que el hielo se pierde de latitudes medias. Estos modelos predicen que la última edad de hielo en Marte terminó hace unos 400.000 años, ya que los polos comenzaron a enfriarse con respecto al ecuador. Los modelos sugieren que, desde entonces, los depósitos polares habrían crecido alrededor de 300 metros.