LA  CONQUISTA DEL ESPACIO un trabajo de José Oliver Sinca

ESTACION ESPACIAL + VUELOS TRIPULADOS

STATUS:

EN CURSO

Inicio V. Tripulados OSIRIS-REx InSight ExoMars Hayabusa2/Akatsuki Juno
Mangalyaan Dawn MAVEN New Horizons Curiosity Opportunity MRO
Mars Express Desarrollo Historia        
Jose Oliver ENCICLOPEDIA DE LA ASTRONAUTICA  

   

 OBRA FARAONICA EN ORBITA TERRESTRE

 

14 de noviembre de 2017, Paolo Nespoli y Randy Bresnik no lo han tenido fácil para capturar a Cygnus de la misión OA-8, pues el módulo de carga estaba unos 250 metros fuera de la trayectoria. Cuando Cygnus había llegado a la órbita de la Estación Espacial, 401 por 408 kilómetros, los ingenieros del centro de control se han percatado que ese camino no era el adecuado para que el brazo robotizado Canadarm2 pudiera coger al buque de suministros, se ha tenido que ajustar la trayectoria lo cual ha supuesto un retardo de 15 minutos en la operación de acoplamiento al módulo Harmony de la I.S.S.

Una vez que el también llamado “SS Eugene Cernan” está acoplado a la base espacial, los astronautas han comenzado los trabajos de abrir la escotilla y trasladar todo el material al interior de la Estación Espacial. Mientras sucedía esto otros miembros de la tripulación de la Expedición-53 estaban saboreando lechugas y repollos que habían sido cultivados por ellos mismos en la microgravedad de la I.S.S.

Como se ha mencionado el OA-8 permanecerá adosado a la estación hasta el 4 de diciembre, fecha que será separado del complejo para seguir una especifica misión. Cygnus se elevará unos 100 kilómetros sobre la Estación Espacial para liberar 14 nanoracks que lleva acoplados en su fuselaje externo, posteriormente encenderá sus motores para que sea engullido y quemado por la atmósfera terrestre, sobre la vertical del Océano Pacífico.

 

12 de noviembre de 2017, el lanzamiento de la nave de carga Cygnus OA-8 estaba prevista para ayer, pero la presencia de una avión en la zona de disparo obligó a la Orbital ATK a suspender el momento cero hasta pasadas 24 horas. Hoy cuando todo estaba previsto para las 12:14 GMT(Greenwich Mean Time) la aparición, en esta ocasión de un barco en las aguas cercanas al Wallops Flight Facility (Virginia) pospuso el lanzamiento 5 minutos, es decir hasta el momento límite de la ventana de lanzamiento.

Al final ha sido a las 12:19 GMT cuando los dos motores de origen ruso del cohete Antares 200 se ponían en ignición, una hora y media después el módulo Cygnus apodado “SS Eugene Cernan” había abierto sus paneles solares y se dirige hacia la Estación Espacial donde le esperan los componentes de la Expedición-53. Paolo Nespoli el próximo martes día 14 de noviembre será el encargado de recoger a Cygnus mediante el brazo robotizado Canadarm2 y acoplarlo al módulo Harmony de la I.S.S. en su interior Cygnus transporta 3.338 kilogramos de material, con varios experimentos nuevos y distintos CubeSats para ser liberados al espacio.

Se espera que esta misión OA-8 este acoplada a la Estación Espacial hasta el 4 de diciembre, cuando sea separada de la Estación Espacial para que en pocas horas después se queme en la atmósfera terrestre sobre la vertical del Océano Pacífico.

8 de noviembre de 2017, los astronautas de la Expedición-53 están inmersos en diferentes tipos de experimentos, entre ellos destacan la capacidad de una cierta ropa para proteger de las radiaciones espaciales. Se ha creado un tipo de trajes, que mediante zonas con agua protegen los órganos humanos más sensibles a las radiaciones. Este tipo de tejidos híbridos serán utilizados de forma continua para medir el nivel de protección ante las radiaciones que traspasan el fuselaje de la Estación Espacial.

Por otro lado, todo está previsto para recibir al siguiente buque de carga, será el OA-8 con el Cygnus denominado “SS Eugene Cernan”, legendario astronauta de la época del proyecto Apollo. Un cohete Antares pondrá en ruta a esta nave el 11 de noviembre desde el centro de lanzamientos de Wallops Flight Facility (Virginia).

 

3 de noviembre de 2017, finalizado el crecimiento de vegetales, los tripulantes de la Expedición-53 se preparan para el análisis de lo conseguido. Lechugas, repollos, etc., han crecido en los reactores de la Estación Espacial y a partir de ahora se deberá estudiar su estructura interna, para su integración en futuros vuelos espaciales.

Gracias al encendido de los motores de la nave de carga Progress-67 por espacio de 3 minutos y 26 segundos la I.S.S. ha sido elevada de órbita, esta operación ha sido necesaria para preparar la llegada de una nave Cygnus de la Orbital ATK, que tiene previsto el lanzamiento el próximo 11 de noviembre, llegando a la Estación Espacial dos días después.

En el ámbito de lo festivo y lúdico, no olvidamos de recordar que tanto en la Tierra como en el espacio, se ha celebrado el pasado día 31 de octubre la famosa noche de Halloween. En la Estación Espacial no ha sido menos, disfrazándose los astronautas a su modo personal.

 

27 de octubre de 2017, una vez relajados de los tres paseos espaciales los astronautas de la Expedición-53 se han dedicado a sus trabajos de ciencia a tiempo completo. En primer lugar han dado sus impresiones sobre la nueva iluminación LED y la repercusión en su sistema de visión y sobre todo en el rendimiento cognitivo, después han explicado la evolución del crecimiento de cinco tipos de lechugas diferentes, análisis de orina y sangre, etc.

Los seis tripulantes han tenido que solventar un leve problema en el módulo Kibo, donde uno de de sus nanosatélites ha tenido una fuga de Freón (compuestos gaseosos de cloro y flúor), al menos 100 ml se han evaporado en el ambiente, no afectando ni a las personas ni al hardware.

Por último hay que hacer mención a una conexión videotelefónica con el Vaticano, el propio Papa Francisco ha estado hablando con los astronautas, exactamente ha hablado en italiano con Paolo Nespoli y éste ha hecho de traductor al resto de la tripulación.

 

20 de octubre de 2017, tercer y último EVA completado con éxito por la Expedición-53, que además será el último paseo espacial del año 2017.

Randy Bresnik y Joe Acaba han estado fuera de la Estación Espacial durante 6 horas y 49 minutos, realizando todos los trabajos encomendados, además de solucionar el desenfoque de una cámara, que durante la pasada salida del día 5 de octubre no quedó en condiciones. Esta ha sido el EVA número 205 desde que comenzó a construirse la I.S.S., lo cual ha significado 124 astronautas fuera de la Estación Espacial de 10 naciones distintas. En total se han acumulado 1.278 horas y 25 minutos de flotar libremente en la órbita,  o lo que es lo mismo...53.3 días.

También se ha publicado un grafico donde aparece los lugares que ha podido fotografías el astronauta Randy Bresnik a lo largo de una sola órbita, comenzando por el Océano Pacífico y finalizando al oeste de Australia.

19 de octubre de 2017, los tripulantes de la Expedición-53 están realizando simulacros de emergencia médica, donde hay que recluirse en zonas seguras de la Estación Espacial y estudiar la situación por contaminación. Pero lo más importante en estos momentos es la preparación del último paseo espacial, por parte de Randy Bresnik y Joe Acaba. Este nuevo EVA (Actividad Extravehicular) está previsto para mañana, con una duración estimada de 6 horas y 30 minutos. Los astronautas tendrán como trabajo el de ensamblar varias piezas del brazo robotizado, instalar una cámara HD de 720p de video y 16.2 megapíxel de fotografías, sustituir fusibles y la eliminación de varios aislantes externos.

Ahora nos hemos de hacer eco de una noticia importante, por su posible trascendencia, situémonos en el 10 de abril de este año 2017, se completaba la Expedición-50 en la I.S.S., por lo tanto volvían a la Tierra Sergey Ryazanskiy, Andrey Borisenko y Shane Kimbrough, al parecer el descenso y aterrizaje no comportó ningún problema, pues bien, los tres astronautas estuvieron a punto de morir. Según ha publicado Roscosmos, en el momento de abrir el paracaídas principal se produjo un descenso súbito de la presión de la cabina, la suerte para los tripulantes era que llevaban sus trajes espaciales perfectamente presurizados. Este tipo de problemas se ha dado en las naves Soyuz desde hace mucho tiempo y los técnicos de la agencia rusa todavía no han dado con el origen del fallo. 

 

16 de octubre de 2017, como se ha dicho alguna vez, la trayectoria y el acoplamiento de una nave Progress “ha sido de libro”. Efectivamente hoy el nuevo carguero de Rusia, la Progress-68, se ha acoplado al módulo Pirs de la Estación Espacial después de dos días de vuelo en paralelo, esto sucedía cuando ambos vehículos se encontraban a 405 kilómetros sobre el Este de China. Se espera que a partir de hoy mismo los seis astronautas comiencen a desempaquetar este navío, el cual tiene previsto estar adosado a la I.S.S. hasta marzo de 2018.

 

14 de octubre de 2017, después de dos días de aplazamiento la nave de carga rusa Progress-68 se encuentra persiguiendo a la Estación Espacial. A las 08:46:53 GMT los motores de la Soyuz se ponían en marcha en la base 31/6 de Baikonur, para trazar una trayectoria de dos días y 34 órbitas al final de las cuales esta nueva nave de reavituallamiento se ha de encontrar con la I.S.S. La Progress-68 es portadora de 2.700 kilogramos de material incluido combustible para efectuar los cambios orbitales de la Estación Espacial. Los funcionarios de Roscosmos aun no han aclarado el origen del fallo informático del pasado día 12 cuando se abortó el disparo de esta nave cuando restaban 20 segundos para el lanzamiento.

Por su parte la NASA ha comunicado que el tercer paseo espacial que deben llevar a cabo Randy Bresnik y Joe Acaba se ha pospuesto hasta el viernes día 20 de octubre.

 

12 de octubre de 2017, todo estaba previsto hoy en Baikonur a las 09:32:03 GMT(Greenwich Mean Time), era el momento del disparo de una nave de carga, la Progress-68, esta vez se iba a dar una vuelta de tuerca al proceso de acoplamiento a la Estación Espacial, seria en tan solo 3 horas y 24 minutos, o lo que es lo mismo en 2 únicas órbitas. La cuenta atrás se desarrollaba a la perfección hasta llegados el momento de T= -20 segundos, ahí el sistema informático ha paralizado el lanzamiento, el vuelo se ha cancelado.

De momento se desconocen las causas del problema pero los responsables de Roscosmos han declarado que la nueva fecha será el próximo sábado 14 de octubre, pero en esta ocasión ya no se intentará ese lanzamiento superexprés, sino que será una persecución de dos días hasta el lunes 16 cuando se proceda al acoplamiento. El hecho de volver al sistema exprés es debido a la geometría de las órbitas de la I.S.S. y del lugar de lanzamiento, pero este nuevo sistema se espera implantarlo no solo para naves de reavituallamiento y por tanto sin tripulación, sino para las propias Soyuz que lleven expediciones a la Estación Espacial.

 

10 de octubre de 2017, segundo paseo espacial finalizado con todos los trabajos efectuados. En 6 horas y 26 minutos Randy Bresnik y Mark Vande Hei han conseguido lubricar el LEE mediante una pistola que llevaba el componente químico adecuado para facilitar el movimiento del extremo del brazo robotizado. Como el tiempo invertido estaba por debajo del planificado, ambos astronautas han recibido la orden de ir reparando desperfectos menores que han aparecido a lo largo del tiempo, apretar una serie de tornillos, cambiar una cámara que estaba mostrando un color rosa inadecuado, y cambiar de posición varios pasamanos para facilitar futuras EVA’s.

Para el 18 de octubre esta previsto finalizar esta secuencia de paseos espaciales con el tercero y último. En esa ocasión repetirá Randy Bresnik pero su compañero será Joe Acaba, que culminarán las tareas de lubricación e incidirán sobre otros dispositivos con muestras de agotamiento.

 

5 de octubre de 2017, primero de los tres paseos de este mes completado por Randy Bresnik y Mark Vande Hei, que además alargando un poco la salida han tenido tiempo para realizar otros trabajos en la Estación Espacial. En 6 horas y 55 minutos, los dos astronautas han conseguido cambiar del extremo del brazo robotizado Canadarm2 el sistema de asir las cargas que llegan desde la Tierra. Este sistema que se denomina LEE (Latching End Effectors) ha estado trabajando durante 16 años y los ingenieros de la NASA se habían percatado, que en los últimos meses estaba dando problemas de seguridad, cuando debía coger y transportar las cargas. Con una masa de 200 kilogramos el LEE en un complejo dispositivo mecánico y eléctrico que además está recubierto de una protección térmica, después de finalizar el paseo espacial y desde la Tierra se están haciendo las comprobaciones oportunas para asegurar que funciona correctamente. Si por cualquier motivo hubiera que hacer alguna intervención más, los mismos astronautas Randy Bresnik y Mark Vande Hei lo intentarían solucionar.

El próximo martes 10 de octubre está prevista la segunda salida de los mismos astronautas, el motivo es el de lubricar el LEE y por lo tanto no habría problemas en asegurar que este sistema de atraque manual de naves funcione a la perfección.

 

3 de octubre de 2017, la Estación Espacial ha sido elevada unos cientos de metros en su trayectoria actual, para facilitar la llegada de diversas naves en las próximas semanas. Gracias al encendido de los motores de la Progress-67 por espacio de 3 minutos y 40 segundos, la I.S.S. estará en predisposición de recibir la Progress-68 este mismo mes, después las naves Cygnus de Orbital ATK y Dragón de SpaceX en el mes de noviembre, la última prevista es una nueva triada de astronautas a bordo de la Soyuz MS-07 a mediados de diciembre. Para poder cumplir con esas llegadas, aun se deberán efectuar otros dos encendidos más en las siguientes semanas.

Pero el trabajo principal de los seis astronautas es la primera de las tres salidas al exterior por parte de Randy Bresnik y Mark Vande Hei, que está prevista para pasado mañana. En esta primera EVA (Actividad Extravehicular), ambos astronautas deberán cambiar el efector situado en el extremo del brazo robotizado Canadarm2 de 17.6 metros de longitud, posteriormente en las salidas del 10 y 18, lubricarán este dispositivo e instalaran cámaras externas a la Estación Espacial.

Ahora hemos de hablar de aquel módulo inflable que fue acoplado a la Estación Espacial en mayo de 2016, el llamado BEAM (Bigelow Expandable Activity Module), tenía prevista una permanencia en la I.S.S. de 2 años, pero su resistencia al espacio es tan positiva que la NASA y Bigelow están llegando al acuerdo de mantener este módulo acoplado a la Estación Espacial por espacio de otro años más con la posibilidad de dos extensiones de 1+1 año. Gracias a su comportamiento, y que está resistiendo perfectamente al impacto de los micrometeoritos, la NASA podrá utilizar el volumen de este módulo para almacenar cargas que no son esenciales para el trabajo de los astronautas. Se ha calculado que se podría guardar un mínimo de 103 bultos de 0.53 m3, despejando ciertas áreas de la Estación Espacial que en estos momentos está repleta de material. En este año  y medio los astronautas de la Estación Espacial han entrado en 13 ocasiones observando que los medidores de radiación y de impactos han dado lecturas muy por encima de las mejores expectativas.

 

27 de septiembre de 2017, siguen los experimentos a bordo de la Estación Espacial, pero siempre con un ojo puesto en los tres paseos espaciales que se han de realizar en la primera quincena de octubre.

Una de las novedades es el nuevo modelo de cinta para correr en microgravedad, es un diseño más pequeño y que ha incorporado todas las recomendaciones de los astronautas que lo han utilizado. Por otro lado se hacen análisis de sangre y de orina de todos los componentes de la Expedición-53 y estos son comparados a medida que progresan en el espacio. Se ha estrenado otro de los reactores para el cultivo de vegetales, en este caso serán de nuevo lechugas pero además se ha incorporado un tipo de repollos, que serán controlados para el futuro alimentos de vuelos de larga duración. Los seis tripulantes de la I.S.S. han trabajado, así mismo, en instalar diversos detectores de radiaciones de neutrones, para conocer las zonas de la Estación Espacial que se ven más afectadas por este tipo de emisiones peligrosas para el cuerpo humano.

Por último, como se ha comentado, Randy Bresnik y Mark Vande Hei están revisando los trajes espaciales para su primera caminata espacial prevista para el 5 de octubre, luego ambos astronautas repetirán el día 10 siguiente. Para finalizar esta ronda de EVA’s Randy Bresnik y Joe Acaba saldrán de la Estación Espacial el 18 de octubre.

 

22 de septiembre de 2017, sin dejar de hacer sus experimentos, la Expedición-53 está preparando lo necesario para efectuar tres paseos espaciales de mantenimiento en el transcurso de dos semanas.

El comandante Randy Bresnik comenzó a desempaquetar equipo de la caminata espacial hoy antes de la primera de tres EVA’s programadas para comenzar el 5 de octubre. Dirigirá las tres caminatas espaciales con los astronautas de la NASA Mark Vande Hei y Joe Acaba. Vande Hei se unirá a él en los dos primeros y Acaba participará en la última caminata espacial. El trío reemplazará uno de los dos efectos finales en el brazo robótico del Canadarm2, lubricará el nuevo componente y reemplazará las cámaras en dos lugares en el armazón de la estación.

Los ingenieros de vuelo Paolo Nespoli y Sergey Ryazanskiy están explorando cómo la vida en el espacio afecta su médula ósea. El estudio echa un vistazo a las muestras de sangre y aliento con la sangre que se procesa en una centrífuga. Bresnik también está recolectando sus muestras de sangre y orina que los científicos analizarán posteriormente para cualquier cambio fisiológico causado por la microgravedad.

Por otro lado y tal como se había comentado, el carguero de reabastecimiento Tianzhou-1 de China ha vuelto a la Tierra para quemarse en su entrada atmosférica tal y como se había comentado días atrás.

Tianzhou-1 es el primero de una serie de buques diseñados para entregar carga, comida, ropa, agua y combustible a las tripulaciones de la futura estación espacial de China, un complejo en órbita programado para ser completado hacia 2022. La misión de demostración realizó tres atraques con el laboratorio espacial chino Tiangong-2, un precursor de la estación espacial planeada, y transfirió con éxito el combustible líquido y el oxidante en el tanque propulsor de Tiangong 2 tres veces.

No más tripulaciones chinas están planeadas para visitar Tiangong-2. La próxima misión de Shenzhou lanzará a los astronautas al módulo de Tianhe-1, la sección de comando de la estación espacial de China prevista un lanzamiento en 2019.

 

17 de septiembre de 2017, la verdad sea dicha, toda esta semana el protagonismo de la conquista del espacio estaba puesta a 1.400 millones de kilómetros, era el final de la misión de la nave Cassini que ha estado estudiando Saturno y su entorno desde el año 2004.

Pero a bordo de la Estación Espacial la actividad no estaba, ni mucho menos, olvidada. Paolo Nespoli a los mandos del brazo robotizado Canadarm2 trabajaba para la separación de la nave de carga Dragón que desde el 16 de agosto estaba acoplada a la sección Harmony de la I.S.S. horas después este módulo de la SpaceX entraba en la atmósfera terrestre para amerizar al suroeste de las Islas del Canal en el Océano Pacífico.

El siguiente vuelo de una nave Dragón está prevista para finales del próximo mes de noviembre o a principios de diciembre.

Por su parte,  la nave de carga china Tianzhou-1 ha cumplido todos sus objetivos en la misión de llegar a la base espacial Tiangong-2, repostar y efectuar diversos acoplamientos. En esta última ocasión Tianzhou-1 ha realizado un acoplamiento exprés, similar al que utilizan las naves Soyuz para llegar a la Estación Espacial.

Hace 12 semanas la base Tiangong-2 se estabilizó en una órbita de 390 por 393 kilómetros de altura con una inclinación de 42.8º respecto al ecuador, posteriormente Tianzhou-1 se separó del vehículo principal y se elevó hasta los 395 kilómetros. Una vez a esta altura se pusieron en marcha diversos experimentos, entre ellos la liberación de varios CubeSats. Acto seguido accionando sus motores de aproximación y mediante comunicación láser Tianzhou-1 fue en busca de Tiangong-2 para su acoplamiento.

Según las autoridades chinas en breves fechas se producirá la destrucción de Tianzhou-1 en la atmósfera terrestre. Se espera que durante el año 2019 se intente un vuelo tripulado después que otro navío de carga llegue de nuevo a la base permanente Tiangong-2.