LA  CONQUISTA DEL ESPACIO un trabajo de José Oliver Sinca

ESTACION ESPACIAL + VUELOS TRIPULADOS

STATUS:

EN CURSO

Inicio V. Tripulados OSIRIS-REx InSight ExoMars Hayabusa2/Akatsuki Juno
Mangalyaan Dawn MAVEN New Horizons Curiosity Opportunity MRO
Mars Express Desarrollo Historia        
Jose Oliver ENCICLOPEDIA DE LA ASTRONAUTICA  

   

 OBRA FARAONICA EN ORBITA TERRESTRE

 

17 de septiembre de 2017, la verdad sea dicha, toda esta semana el protagonismo de la conquista del espacio estaba puesta a 1.400 millones de kilómetros, era el final de la misión de la nave Cassini que ha estado estudiando Saturno y su entorno desde el año 2004.

Pero a bordo de la Estación Espacial la actividad no estaba, ni mucho menos, olvidada. Paolo Nespoli a los mandos del brazo robotizado Canadarm2 trabajaba para la separación de la nave de carga Dragón que desde el 16 de agosto estaba acoplada a la sección Harmony de la I.S.S. horas después este módulo de la SpaceX entraba en la atmósfera terrestre para amerizar al suroeste de las Islas del Canal en el Océano Pacífico.

El siguiente vuelo de una nave Dragón está prevista para finales del próximo mes de noviembre o a principios de diciembre.

Por su parte,  la nave de carga china Tianzhou-1 ha cumplido todos sus objetivos en la misión de llegar a la base espacial Tiangong-2, repostar y efectuar diversos acoplamientos. En esta última ocasión Tianzhou-1 ha realizado un acoplamiento exprés, similar al que utilizan las naves Soyuz para llegar a la Estación Espacial.

Hace 12 semanas la base Tiangong-2 se estabilizó en una órbita de 390 por 393 kilómetros de altura con una inclinación de 42.8º respecto al ecuador, posteriormente Tianzhou-1 se separó del vehículo principal y se elevó hasta los 395 kilómetros. Una vez a esta altura se pusieron en marcha diversos experimentos, entre ellos la liberación de varios CubeSats. Acto seguido accionando sus motores de aproximación y mediante comunicación láser Tianzhou-1 fue en busca de Tiangong-2 para su acoplamiento.

Según las autoridades chinas en breves fechas se producirá la destrucción de Tianzhou-1 en la atmósfera terrestre. Se espera que durante el año 2019 se intente un vuelo tripulado después que otro navío de carga llegue de nuevo a la base permanente Tiangong-2.

 

12 de septiembre de 2017, cuando eran las 21:17 GMT(Greenwich Mean Time) en Baikonur y Mark Vande Hei, Joe Acaba y Alexander Misurkin estaban sentados en sus butacas de la Soyuz MS-06, los motores del portador se encendían, la parte restante de la Expedición-53 se ponía en camino de la Estación Espacial. En esta ocasión era de nuevo un acoplamiento exprés, es decir que en tan solo 5 horas y 38 minutos los tres tripulantes se encontraron acoplados al módulo Poisk de la I.S.S. por lo tanto ya son de nuevo seis astronautas en la estación. Por delante y en cinco meses tienen trabajo científico, pues entre la propia Soyuz como las naves de carga que han de llegar, la Expedición-53 deberá desarrollar al menos 250 experimentos en diversos campos de la ciencia.

En otro orden de cosas hay que hablar del relevo en la presidencia de la administración espacial de los Estados Unidos. En anterior administrador de la NASA Charlie Bolden abandonó el cargo cuando hubo cambio de presidente en el país, pasando de Barack Obama a Donald Trump, ahora este último ha propuesto como directos de la agencia a Jim Bridenstine. Este congresista de tres periodos de Oklahoma es un piloto en la Reserva de la Marina de Estados Unidos que se ha interesado por la política espacial en su tiempo en Capitol Hill. Bridenstine es miembro del Comité de Servicios Armados de la Cámara y del Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología. "Creo que es importante para nosotros mantener a Marte como una prioridad, pero también creo que si el resto del mundo va a la Luna, debemos estar liderando ese esfuerzo y no seguirlo, o simplemente descartarlo por completo", dijo Bridenstine dijo a los periodistas en febrero.

 

8 de septiembre de 2017, el problema que ocupa a la NASA en estos días está más en la superficie terrestre que en el espacio.

En lo que representa la actividad espacial hay que mencionar que se están desarrollando diversos experimentos de nueva factura, como es el estudio de las alteraciones del AFN por estar en largos espacios de microgravedad, física y ciencias de la vida, así como investigaciones para conocer como modifica el campo magnético terrestre el paso eléctrico de diversos dispositivos. A bordo de la Estación Espacial todo está preparado para dar la bienvenida a los tres astronautas que completarán la Expedición-53,cuyo lanzamiento sigue previsto para el 12 de septiembre desde la base rusa de Baikonur y dentro de la cápsula Soyuz MS-06.

Como se decía en un principio, la preocupación de la NASA esta en tierra, primero hace unas semanas el huracán Harvey afectó al centro de control de Houston, pero es que ahora otro ciclón el llamado Irma está asolando las islas del Caribe, acercando se a Cuba y cuyo recorrido llegará a Florida. Con vientos sostenidos de 270 Km/h, Irma puede afectar seriamente a las instalaciones del Kennedy Space Center, por tal motivo se han suspendido todos los trabajos entre hoy y hasta el lunes 11. Tan solo un retén de 140 personas estarán preparadas para los posibles desperfectos ocasionados y la reparación de los mismos.

 

3 de septiembre de 2017, quedaban pocas horas para el retorno a la Tierra de Peggy Whitson, Jack Fisher y Fyodor Yurchikhin, y como es preceptivo se celebró la ceremonia de cambio de dirección, es decir el cambio de comandante, Fyodor Yurchikhin cedió sus honores al astronautas de la NASA Randy Bresnik, el cual estaba tomando el bastón de mando delante de sus compañeros Sergey Ryazanskiy y Paolo Nespoli. Pocas horas después comenzaron los preparativos para el retorno a la Tierra de la nave Soyuz MS-04.

Cuando era el 2 de septiembre se procedió a la separación de las naves y a los pequeños encendidos de los motores de la nave rusa, después de una separación de seguridad Fyodor Yurchikhin accionó los retrocohetes durante 4 minutos y 37 segundos, la velocidad del ingenio se redujo en 461 Km/h, eso significa que la nave Soyuz comienza a descender dentro de la atmósfera terrestre. A las 07:21 hora del Kazajstán los tres tripulantes que habían pertenecido a la Expedición-52 se encontraban en casa, Peggy Whitson con 289 días más en el espacio y 4623 órbita a la Tierra con la I.S.S., ha superado a su compatriota Jeff Williams en 131 días y se ha colocado en la 8ª persona del mundo con más jornadas en el espacio, ahora ya contabiliza 665 días. Por su parte Jack Fisher y Fyodor Yurchikhin suman otros 136 días en su haber.

Como es normal desde mi punto de vista, aunque los tres astronautas que han quedado en órbita reciben de forma oficiosa la denominación de Expedición-53, esperaré hasta el lanzamiento del próximo 12 de septiembre, cuando a bordo de la nave Soyuz MS-06 viajen al espacio los tres nuevos componentes de la tripulación de la Estación Espacial, me refiero a Alexander Misurkin, Mark Vande Hei y Joe Acaba, a partir de ese momento si que consideré la Expedición-53 como activa y trabajando en el espacio.

 

31 de agosto de 2017, antes de hablar de lo puramente astronáutico, estos días lo que ha marcado de base lo ocurrido en la Estación Espacial no está en el espacio sino en la Tierra. El paso del huracán Harvey sobre Texas ha afectado severamente las instalaciones de la NASA en Houston, el Lindon B. Johnson Space Center, por lo tanto los seis astronautas han visto sus operaciones modificadas por ese devastador suceso, que ha causado decenas de víctimas mortales.

Debido al retorno de parte de la Expedición-52 a la Tierra, la nave Progress-67 encendió sus motores durante 2 minutos y 57 segundos elevando la I.S.S. un promedio de 600 metros, quedando su órbita en el punto más alto a 404.2 kilómetros. Esta trayectoria ha de facilitar la vuelta a casa de Peggy Whitson, Jack Fisher y Fyodor Yurchikhin prevista para la noche del 2 de septiembre a bordo de la nave Soyuz MS-04. Por lo tanto Peggy Whitson habrá acabado su prorroga espacial contabilizando 288 días en el espacio, lo cual acumulado a lo que tenía en anteriores misiones le colocan en el primer lugar del ranking de astronautas de la NASA con 655 días en microgravedad. Sus compañeros Jack Fisher y Fyodor Yurchikhin habrán aumentado ese guarismo en 136 días más.

 

25 de agosto de 2017, una vez finalizada la tarea de estudiar el eclipse total que ha sucedido sobre los Estados Unidos, los astronautas de la Expedición-52 han extraído de la parte no presurizada de la nave Dragón el instrumento CREAM, un dispositivo que investigará los rayos cósmicos.

La permanencia de CREAM en la I.S.S. durará al menos tres años para expandir enormemente el conjunto de datos recolectados por el sistema CREAM, que voló seis veces entre 2004 y 2010 y acumuló 161 días de mediciones. Las partículas en el rango de alta energía de interés son pocas y muy lejanas, requiriendo detectores grandes o tiempos de integración muy largos para capturar datos estadísticamente relevantes.

CREAM alberga una pila de cinco detectores diferentes que funcionan al unísono para proporcionar una medición precisa de la carga, energías de las partículas, dirección de las partículas y separación entre protones y electrones. El instrumento cubre un amplio rango de energía de 1010 a 1015 electrón-voltios y se espera revelar los mecanismos en curso en el cosmos que puede crear tales energías tremendas y cómo eso afecta la composición del universo.

Los dos nuevos astronautas de la estación espacial, Paolo Nespoli y Randy Bresnik, se unieron hoy para medir la efectividad del nuevo Mini-Exercise Device-2 (MED2). El MED2 es más pequeño y menos voluminoso que otros equipos de ejercicio espacial, que proporcionan más habitabilidad en una nave espacial. El dúo trabajó en MED2 y tomó fotografías para demostrar su capacidad para proporcionar movimiento y resistencia durante una sesión de ejercicio.

En las últimas horas los tripulantes de la Estación Espacial han recibido la orden de analizar la evolución del huracán Harvey, que esta asolando el Golfo de México y se acerca peligrosamente a las costas del estado de Texas. 

 

22 de agosto de 2017, después de la caminata de los dos componentes rusos de la Estación Espacial el trabajo científico ha vuelto a ser protagonista de estos últimos días, pero si algo ha eclipsado a todo lo demás esto es el gran eclipse que ha sucedido sobre los Estados Unidos, de costa a costa, del Océano Pacífico hasta el Océano Atlántico.

Hasta que no ha llegado el momento, la tripulación participó en varios estudios, incluyendo ultrasonido de eco vascular, una investigación de la Agencia Espacial Canadiense que examina los cambios en los vasos sanguíneos y el corazón, mientras que los miembros de la tripulación están en el espacio. También completaron cuestionarios semanales para la investigación de la ESA Space Headaches, que recopila información que puede ayudar en el desarrollo de métodos, para aliviar los síntomas asociados y mejorar el bienestar y el rendimiento de los miembros de la tripulación en el espacio.

Los miembros de la tripulación de la estación han tenido sus cámaras equipadas con filtros especiales, ya que gracias a rodear la Tierra cada 90 minutos, han disfrutado por  tres ocasiones para fotografiar el eclipse solar desde las ventanas de la I.S.S..

 

17 de agosto de 2017, vaya por delante que el paseo espacial de Fyodor Yurchikhin y Sergey Ryazanskiy se ha completado de forma perfecta, pero ha tenido una duración de una hora más de lo previsto.

Ambos astronautas lo primero que hicieron al salir de la Estación Espacial ha sido lanzar, literalmente, por la borda cinco satélites pequeños, sus masas iban de los 4 hasta los 14 kilogramos. Posteriormente se acercaron a la paleta de muestras de material científico que están expuestas al ambiente espacial para llevársela al interior de la I.S.S. acto seguido se han dedicado a instalar diversos pasamanos para facilitar futuros paseos espaciales y en penúltimo lugar han acoplado 10 sensores de temperatura en el exterior del módulo Poisk.

Para el final han dejado la instalación de una caja de materiales cerca de la salida de los gases de los motores de corrección de órbita en el módulo Zvezda. Los jets de la Estación Espacial consumen monometilhidracina y tetróxido de nitrógeno, esos compuestos son de alta toxicidad, pero sus productos resultantes de la ignición no lo son, en cambio como en todas reacciones químicas el rendimiento nunca es del 100%, por lo tanto de las toberas salen esos compuestos sin quemar. El dispositivo situado al lado de los motores es portador de diversos materiales, para que sufran el ataque de los gases de los jets, y luego allá por el año 2019 se recuperaran para conocer qué tipo de material ha resistido mejor esa posible corrosión.

Fyodor Yurchikhin y Sergey Ryazanskiy regresaron a la Estación Espacial después de 7 horas y 34 minutos, lo cual significa que desde 1.998, cuando se comenzó la construcción de la Estación Espacial se han invertido en paseos espaciales 1258 horas y 15 minutos.

Aquí abajo en la Tierra, la NASA ha tenido que negociar con la Orbital ATK el retraso del lanzamiento de su Cygnus en la misión OA-8, que en principio debía partir en la proa de un Antares en el mes de octubre pero ahora será para 10 de noviembre, desde el centro espacial de Wallops Flight Facility (Virginia). El motivo es que en el mes de octubre se han de realizar dos paseos espaciales y además Rusia ya tiene programado el disparo de la Progress-68 para el día 12 de ese mes. 

 

16 de agosto de 2017, 42 horas y 21 minutos ha sido el tiempo invertido en su vuelo libre la cápsula Dragón para ser atrapada por el brazo robotizado Canadarm2 y acoplada al módulo Harmony de la Estación Espacial. Jack Fisher y Paolo Nespoli han sido los dos astronautas elegidos para asir al navío y acercarlo lentamente hacia su lugar de unión, el SpX-12 estará adosado a la I.S.S. durante 35 días, después como en todas las ocasiones amerizará portando en su interior resultados de los ensayos científicos realizados en estas últimas semanas.

Por su parte a los seis astronautas les esperan nuevas citas importantes, en primer lugar el EVA (Actividad Extravehicular) de mañana por parte de Fyodor Yurchikhin y Sergey Ryazanskiy, luego han de preparar diversos dispositivos científicos para hacer un seguimiento del eclipse solar que se ha de producir el día 21 de agosto.

 

14 de agosto de 2017, empieza el baile, si por baile entendemos una serie de días o semanas de gran actividad para los tripulantes de la Estación Espacial.

Ho ha correspondido al lanzamiento de una nueva nave de carga del tipo Dragón, la llamada CRS-12 o SpX-12, ha partido de la rampa 39A de Cabo Cañaveral en la proa de un nuevo cohete Falcón 9 a las 16:31 GMT(Greenwich Mean Time). La llegada a la órbita previa y el extendido de sus dos paneles solares se ha efectuado de forma perfecta.

Por su parte la primera fase del portador Falcón 9 aterrizaba en la Zona-1 situada a 15 kilómetros al sur del lugar de lanzamiento, esta fase recuperada ha estado cayendo desde su separación con el segundo piso durante 7 minutos y 45 segundos, abriendo su tren de aterrizaje y posándose suavemente en la Tierra para una posterior utilización.

Durante dos días Dragón estará persiguiendo a la I.S.S., para proceder a su acoplamiento el miércoles 16 de agosto.

 

10 de agosto de 2017, aunque se siguen haciendo trabajos científicos, se acercan varias citas importantes de llegada y salidas de vehículos, por los tanto los astronautas de la Expedición-52 se preparan para las operaciones orbitales.

En primer lugar, hay que resaltar la maniobra de elevación de la órbita de la Estación Espacial, el llamado “reboost”. Mediante el encendido de los motores de la Progress-67 durante 125.1 segundo, la velocidad de la I.S.S. se ha aumentado en 0.25 m/s, esto es preciso para ajustar su órbita para la vuelta a casa de Peggy Whitson, Jack Fisher y Fyodor Yurchikhin, es decir los primeros componentes de esta Expedición-52, esto ha de suceder el 3 de septiembre. Como sabemos Peggy Whitson ha tenido unas semanas de prorroga en el espacio, por lo que cuando vuelva a la Tierra habrá completado 289 días en el espacio, sus otros dos compañeros acumularan 135 días más en órbita. Siguiendo con este tipo de actividades, para el 25 de agosto se ha repetir una nueva corrección de trayectoria de la Estación Espacial, el motivo es la llegada de la nueva Expedición-53, que tiene previsto su puesta en acción el 13 de septiembre mediante la nave Soyuz MS-06, a bordo los astronautas Mark Vande Hei, Joe Acaba y Alexander Misurkin.

Ese primer reboost también debe facilitar las cosas para un lanzamiento de carga, el perteneciente a la SpX-12, efectivamente una nueva cápsula Dragón, que tiene el momento de su lanzamiento el 14 de agosto. En su interior llevará 2.910 kilogramos de material y víveres, 1.652 en la parte presurizada y otros 1.258 en la exterior, el acoplamiento con la ayuda del brazo robotizado Canadarm2 está previsto para dos días después.

Este lanzamiento de la SpaceX se ha adelantado del plan original por lo comentado hace unos días. Recordemos que hay que hacer un paseo espacial en el cual los astronautas han de liberar varios CubeSats, como su órbita es errática en los primeros días, no se ha querido arriesgar que Dragón pudiera ser golpeado por alguno de ellos, por tal motivo el EVA (Actividad Extravehicular) se ha pospuesto para el 17 de agosto, cuando Dragón ya tiene que estar acoplado a la Estación Espacial. Si por cualquier causa el disparo del Falcón 9 con Dragón se tuviera que retrasar, también se aplazaría el paseo espacial. 

 

7 de agosto de 2017, la Expedición-52 trabaja a plena velocidad después de que llegaran los tres astronautas de refuerzo. Una de las principales tareas de los nuevos tripulantes es la de familiarizarse con los sistemas de seguridad y evacuación de emergencia, que consiste en que cada equipo de tres personas deban ir lo más rápidamente posible a una de las dos cápsulas Soyuz acopladas en la Estación Espacial.

En el aspecto científico hay que mencionar los estudios llevados a cabo desde hace semanas, en cuanto a la atrofia de la musculatura en el cuerpo humano. Gracias a que los tres nuevos astronautas no han estado sometidos a la microgravedad, serán los conejillos de indias para el estudio.

Fyodor Yurchikhin y Sergey Ryazanskiy están preparando sus trajes espaciales para el paseo espacial que han de realizar el próximo día 17, donde se espera que estén unas seis horas fuera de la I.S.S., para trabajos de mantenimiento, ciencia y desplegar minúsculos satélites.

 

28 de julio de 2017, de nuevo las naves rusas no han fallado, a la hora prevista el vehículo Soyuz MS-05 transportaba al espacio a Sergey Ryazanskiy, Randy Bresnik y Paolo Nespoli, en una trayectoria perfecta. Por lo tanto se ha completado lo que ahora sí, desde mi punto de vista, es la Expedición-52. Allá arriba le estaban esperando Fyodor Yurchikhin, Peggy Whitson y Jack Fisher, que habían estado los tres solos por espacio de varias semanas. Este equipo solo permanecerá unido 5 semanas, pues está programado que el 2 de septiembre vuelvan a la Tierra, a bordo de la Soyuz MS-04, lo antiguos tripulantes que habitaban la Estación Espacial.

 

26 de julio de 2017, los tres tripulantes de la Expedición-51 han completado siete días de trabajos científicos destinados a la salud humana y su rendimiento en el espacio, también han hecho ensayos relacionados con el cáncer.

Uno de los efectos de vivir en el espacio es la tendencia de los fluidos a desplazarse hacia arriba, hacia la cabeza de un astronauta. Esto resulta en la apariencia común de "cara hinchada" que los astronautas experimentan cuando escapan de la gravedad de la Tierra. Sin embargo, los efectos más graves observados en la órbita podrían incluir daño ocular y visual. Los tres miembros de la tripulación de la Expedición-51 están explorando un dispositivo único, que invierte algunos de estos cambios de fluidos hacia la cabeza y podrían contrarrestar los cambios en la visión en el espacio. Peggy Whitson intentó el traje de la presión negativa del cuerpo con la ayuda del comandante Fyodor Yurchikhin. El astronauta de la NASA, Jack Fischer, se unió al comandante y realizó pruebas de presión de fluido en el cerebro/oído y exámenes oculares en Whitson.

Pero lo importante son los preparativos para recibir a los tres nuevos astronautas para que, ahora sí, la nueva expedición pase a denominarse Expedición-52. Sergey Ryazanskiy, Randy Bresnik y Paolo Nespoli se encuentran en el centro de lanzamientos ruso para viajar a bordo de la Soyuz MS-05, que en tan solo 6 horas y 19 minutos deberá acoplarse al módulo Rassvet de la Estación Espacial, esto está previsto para pasado mañana día 28 de julio, a las 15:41 GMT(Greenwich Mean Time).

Se da el caso que Fyodor Yurchikhin y Sergey Ryazanskiy tienen previsto efectuar un paseo espacial el 12 de agosto, y como trabajo esencial es el de liberar unos pequeños satélites que están en el interior de una de las naves Soyuz. Precisamente, por la incertidumbre de la trayectoria orbital de esos dispositivos la SpaceX no piensa lanzar una nave Dragón de carga, hasta conocer exactamente la órbita de los satélites y si no hay peligro de impacto. En principio la fecha para Dragón es el 14 de agosto, pero todo dependerá de la seguridad en la aproximación hacia la I.S.S.

 

20 de julio de 2017, mientras la nueva expedición ha llegado a Baikonur para su lanzamiento el 28 de julio, a bordo de la Estación Espacial los tres tripulantes están trabajando en el cultivo y manipulación de células en 2D y 3D. Así mismo, se hacen avances en el tipo de alimentos que habrían de tomar futuros astronautas en un viaje a Marte y ensayos sobre el crecimiento de células cancerosas en un estado de microgravedad.

La operación más delicada en la jornada de hoy ha sido la separación de la nave de carga Progress-66, y ha estado comandada por Fyodor Yurchikhin, esta nave va cargada de basura y desechos de la I.S.S. y que estarían ocupando un volumen necesario para otros menesteres. Después de estar cinco meses acoplada al puerto Pirs, la Progress-66 a las pocas horas de su separación encendió sus motores, para ser destruida por la atmósfera terrestre sobre la vertical del Océano Pacífico. El próximo disparo de un vehículo de reavituallamiento estará bajo la responsabilidad de SpaceX, con un nuevo vehículo Dragón, la fecha de disparo no podrá ser antes del 10 de agosto próximo.

 

15 de julio de 2017, los tres astronautas de la Estación Espacial siguen con su plan de experimentos y con los ojos puestos en el día 28 de este julio, cuando otros tres astronautas más serán lanzados al espacio.

A lo largo de las últimas jornadas se han estado haciendo trabajos de simulación de evacuación de emergencia, estas operaciones dirigidas por el comandante Fyodor Yurchikhin; cultivo de células y tejidos con herramientas magnéticas, y ejercicios físicos de gran intensidad y control de la recuperación del astronauta. También han comenzado los trabajos de ir cargando la nave Progress-66 con todo el material inservible para que el 20 de julio se separe de la Estación Espacial y se destruya en la atmósfera terrestre.

 

8 de julio de 2017, vuelta a la normalidad a bordo de la Estación Espacial, si por normalidad se entiende continuar con todos los experimentos programados.

En estos días se han reanudado los ensayos sobre la propagación de llamas o fuego en microgravedad, trabajos varios de mantenimientos en especial de fontanería, se han analizado los microorganismos existentes en el aire respirable y por último se han vuelto a liberar diversos CubeSats desde el módulo japonés Kibo.

Lo más interesante está por llegar, exactamente el 28 de julio está previsto el lanzamiento de la Soyuz MS-05, a bordo tres astronautas, no dos como en el anterior disparo. Sergey Ryazanskiy, Randy Bresnik y el italiano Paolo Nespoli darán verdadero nombre a la Expedición-52. El lanzamiento será mediante el sistema exprés, es decir que en tan solo 6 horas o cuatro órbitas la nave se acoplará al módulo Rassvet et de la I.S.S.

 

3 de julio de 2017, la cápsula de la misión CRS-11 de la SpaceX ya descansa sobre la cubierta de un buque de recuperación. No hemos de olvidar que es la primera vez que se trata de una cápsula recuperada de un vuelo anterior, por lo tanto, se ha demostrado que ha podido resistir el infierno que representa entrar en la atmósfera en dos ocasiones. El ingenio fue recuperado al suroeste de California a 420 kilómetros de las costas del Pacífico.

Durante 29 días y 16 horas Dragón ha estado en el espacio, y desde la Estación Espacial se pudo observar el momento de la entrada atmosférica dejado tras de sí la estela de los materiales incandescentes. A bordo de la nave se encuentran 1.860 antena de alta ganancia de material para los laboratorios, incluidos ratones vivos para ser estudiados. 

 

2 de julio de 2017, la nave de carga Dragón se ha separado de la Estación Espacial gracias a la intervención del brazo robotizado Canadarm2 que estaba comandado por Peggy Whitson y Jack Fisher. Después de una separación lenta el buque ha encendido sus motores Draco para alejarse y buscar la trayectoria precisa para su amerizaje. No obstante, los responsables de control han tenido que posponer el momento de la entrada atmosférica debido a las pésimas condiciones marítimas que reinaban en la zona de contacto con el agua, el punto de amerizaje se encuentra a 400 kilómetros al suroeste de California en pleno Océano Pacífico.