LA  CONQUISTA DEL ESPACIO un trabajo de José Oliver Sinca

ESTACION ESPACIAL + VUELOS TRIPULADOS

STATUS:

EN CURSO

Inicio V. Tripulados Mars Rover 2020 BepiColombo InSight OSIRIS-REx ExoMars
Hayabusa2/Akatsuki Juno Mangalyaan Dawn MAVEN New Horizons Curiosity
Opportunity MRO Mars Express Desarrollo Historia    
Jose Oliver ENCICLOPEDIA DE LA ASTRONAUTICA  

   

 OBRA FARAONICA EN ORBITA TERRESTRE

 

 

24 de mayo de 2018, después de un paseo en solitario de tres días, la nave de carga de la Orbital ATK Cygnus se ha acoplado al módulo Unity de la Estación Espacial. Minutos antes de las 12:13 GMT los dos astronautas Scott Tingle y Ricky Arnold accionaban los controles del brazo robotizado Canadarm2 para capturar y acercar este módulo a la I.S.S, que se encontraba estático 10 metros por debajo de la base habitada por los tripulantes de la Expedición-55. Ahora los astronautas deberán esperar unas horas antes de proceder a la apertura de las escotillas, y comenzar el trabajo de reubicar las cargas enviadas al espacio.

Esta misión de reavituallamiento OA-9 estará acoplada a la Estación Espacial hasta el 15 de julio, en esa fecha se ha de producir un hecho inusual, antes de su separación Cygnus debe encender sus motores para elevar la I.S.S. hasta una altura de 500 kilómetros, hasta la fecha solo se producían estos cambios de altura mediante las naves Progress (y por los Shuttle en su momento), pero nunca hasta tanta altura. El cambio sustancial de la distancia a la Tierra obedece a que desde esa altura se han de liberar 6 CubeSats, que están diseñados para trabajar en otras cotas orbitales.

 

21 de mayo de 2018, el jueves día 17 el cohete Antares 230 con la nave Cygnus salían del hangar en el Wallops Flight Facility (Virginia) con dirección a la rampa de lanzamiento. Al mismo tiempo los responsables de la Orbital ATK hacían un comunicado en el cual el disparo de la nave de carga hacia la Estación Espacial se posponía 24 horas, la razón era para seguir con una serie de inspecciones y aprovechar que el lunes 21 de mayo las previsiones meteorológicas eran de un 80% de posibilidades de disparar a Cygnus, el domingo 20 tan solo llegaban al 30%.

Los seis astronautas de la Expedición-55 seguían el momento de la cuenta atrás, cuando a las 08:44 GMT(Greenwich Mean Time) Antares encendía sus dos motores RD-181 y ponía rumbo a la órbita terrestre, 30 minutos más tarde se confirmaba que los paneles solares se habían abierto, ahora que esperar hasta el 24 de mayo para proceder a la captura de Cygnus. Una nave Cygnus que lleva el nombre de James J.R. Thompson, fallecido el año pasado y que ostentó el cargo de director de la propia empresa Orbital ATK.

Esta misión de avituallamiento OA-9 es portadora de 3.268 kilogramos de material, incluyendo 16 CubeSats, cámaras de HD y un experimento que trabajará en las proximidades del cero absoluto de temperatura, el total 34 nuevas experiencias van a ser descargadas en la I.S.S.. 

 

16 de mayo de 2018, antes de entrar en lo que realmente ha importado en las últimas horas, a bordo de la Estación Espacial se han estado realizando diversos experimentos relacionados con la resistencia humana en el espacio. Oleg Artemyev ha trabajado en la resistencia cardiaca de varios tripulantes de la actual Expedición-55, por su parte Anton Shkaplerov ha estado tomando lectura de la radiación a la que son sometidos los astronautas en el interior de la I.S.S. mediante una colección de dosímetros que están en los distintos módulos de la base orbital.

Entrando en lo puramente relacionado con el paseo espacial, hay que adelantar que para Ricky Arnold será su octavo EVA y que para Drew Feustel su tercero. Ambos caminantes espaciales completaron con éxito su trabajo en el exterior de la Estación Espacial, en primer lugar lograron desinstalar dos bombas de amoniaco y reemplazarlas por otras nuevas llevadas a la Estación Espacial por una de las naves Dragón. Están bombas son las responsables de refrigerar dos de los ocho paneles solares principales de la I.S.S., y habían estado síntomas de bajo rendimiento. De todas formas, y para tenerlas de reserva, estas bombas antiguas serán guardadas en otra posición de la Estación Espacial por si fueran necesarias en un futuro.

Posteriormente completaron el paseo espacial con la sustitución de una cámara exterior de definición estándar por otra de alta definición, lo cual también incluye el cambio de una luz de iluminación y la orientación correcta del nuevo dispositivo. Por último han instalado una caja electrónica de comunicaciones en banda KU.

En total han estado fuera de la Estación Espacial 6 horas y 31 minutos, en este paseo número 210 desde que se iniciara la construcción de la I.S.S. allá por el 1998. La suma de tiempo total de todos los astronautas que han estado flotando fuera de esta megaestructura asciende a 54 días, 16 horas y 40 minutos. Ricky Arnold y Drew Feustel tienen por delante otro paseo espacial el 14 de junio, pero antes han de asistir a la llegada de una nave Cygnus, el 24 de mayo, a la despedida de tres compañeros el 3 de junio y a la llegada de la Expedición-56 el 8 de junio. 

 

11 de mayo de 2018, se acabó la rutina y la tranquilidad para los seis integrantes de la Expedición-55, los próximos días serán de actividades fuera de las meras experiencias científicas. En primer lugar Ricky Arnold y Drew Feustel están revisando sus trajes espaciales para el paseo que han de realizar el 16 de este mes, durante el cual deberán cambiar unos sistemas de control térmico. Pero es que esos mismos astronautas tienen programado un segundo EVA (Actividad Extravehicular) para el 14 de junio, cuando tendrán que instalar unos nuevos dispositivos que serán llevados a la Estación Espacial por parte de la nave de carga Cygnus.

En estos paseos los dos tripulantes llevarán un sistema de seguridad denominado SAFER, el cual les permitiría acercarse a la Estación Espacial en caso de perder sus cordones de seguridad. Ricky Arnold y Drew Feustel han probado ese nuevo sistema de propulsión a gas con unas gafas de realidad virtual, donde pueden ensayar los movimientos y maniobras como si estuvieran fuera de la base orbital.

Como hemos apuntado, el 20 de mayo despegará de la Wallops Flight Facility (Virginia) un cohete Antares con la nave Cygnus, que cuatro días más tarde se acoplará al I.S.S.

En el interior de la Estación Espacial se han liberado al espacio varios CubeSats desde el módulo japonés Kibo, así como se han encendido los motores de la Progress-69, durante 2 minutos y 52 segundos, para ajustar la órbita del complejo con el fin de facilitar la llegada y la salida de naves espaciales. La llegada ha sido descrita, la salida corresponde a la actual Expedición-55 con tres de sus seis componentes, es decir, el 3 de junio Anton Shkaplerov, Scott Tingle, y Norishige Kanai volverán a la Tierra, a bordo de la Soyuz MS-07, después de pasarse seis meses en el espacio.

 

 

5 de mayo de 2018, estaba previsto para el pasado día 2 de mayo pero ha sido hoy cuando la nave Dragón de la CRS-14 se ha desacoplado del módulo Harmony de la Estación Espacial y después de unas horas ha amerizado en el Océano Pacífico. El sudoeste de California recibía a la cápsula de SpaceX donde en su interior iban 1.743 kilogramos de material de laboratorio, dispositivos averiados incluido el Robonaut2, que habiendo llegado a la I.S.S. en 2011 había dado síntomas de problemas eléctricos.

Por su parte los seis astronautas seguían realizando experiencias científicas y preparando el paseo espacial de Ricky Arnold y Drew Feustel previsto para el 16 de este mes.

Si bien, como he comentado el puerto de atraque Harmony se ha quedad vacio será por poco tiempo, pues está previsto que el 20 de mayo se dispare desde Wallops Flight Facility (Virginia) una nave Cygnus de carga, que será impulsada por el cohete Antares.

 

2 de mayo de 2018, hoy estaba prevista la separación de la nave Dragón del módulo Harmony de la Estación Espacial pero los responsables de SpaceX han determinado que se haga el sábado día 5. El problema ha estado en los fuertes vientos y por lo tanto el estado de la mar en el Océano Pacífico en el sudoeste de LongBeach, que hacía peligroso el amerizaje. Por lo tanto los ratones y todo el material científico instalado en el interior de esa nave de carga estarán en órbita cuatro días más dentro del SpX-14.

En el interior de la I.S.S. los seis astronautas de la Expedición-55 continúan sus experimentos, y en estas últimas jornadas enfocados a los diversos ejercicios físicos de sus componentes, con nuevas maquinas llevadas a la base espacial.

 

27 de abril de 2018, gran actividad tanto científica como de mantenimiento de la Expedición-55 en esta última semana.

En primer lugar hay que resaltar que se ha activado el experimento MISSE en el exterior del módulo japonés Kibo, este ensayo es una plataforma de diversos materiales e imprimaciones que se dejan a la exposición del espacio exterior, para conocer su resistencia o degradación. Por otro lado, Scott Tingle está ultimando el experimento de crecimiento de plantas comestibles para ser introducidas en la nave Dragón para enviarlas a la Tierra y su posterior estudio.

Drew Feustel se ha dedicado a labores de mantenimiento del baño de los astronautas y actualizaciones informáticas que regulan el funcionamiento de diversos sistemas. Este mismo astronauta Drew Feustel junto a Ricky Arnold han comenzado los trabajos de preparar los trajes espaciales que utilizarán en un paseo espacial el próximo 16 de mayo, en esta salida ambos tripulantes cambiarán un equipo de control térmico de amoniaco, que está dando problemas en la refrigeración de sistemas externos.

Después de casi un mes de evolucionar por una órbita terrestre desde el 28 de marzo, los controladores de Moscú dieron la orden de encender los motores a la nave de carga Progress-68 para que se destruyera sobre la vertical del Pacífico Sur. Así mismo, la nave Dragón está siendo cargada con material científico e instrumentos obsoletos o averiados, para su retorno controlado a la Tierra el 2 de mayo, amerizando como es habitual al oeste de las costas de la Baja California. 

 

19 de abril de 2018, jornadas dedicadas casi exclusivamente a experiencias medicas a bordo de la Estación Espacial. Los astronautas de la Expedición-55 han desarrollado ensayos sobre medicina, tejidos humanos, análisis de orina y sangre. Por su parte Norishige Kanai continua haciendo un seguimiento exhaustivo a los ratones que llegaron en la nave Dragón, gracias a esta experiencia se espera conocer más sobre la atrofia muscular y ósea de los humanos en el espacio.

En otro ámbito de trabajos hay que reseñar que se sigue vaciando el buque de carga Dragón de los instrumentos instalados en la parte exterior, así como se ha realizado una maniobra de elevación de la órbita de la I.S.S. mediante el encendido de los motores de la Progress-69 durante 2 minutos y 6 segundos.

Aquí abajo, en la Tierra, la NASA esta estudiando la posibilidad de alargar la permanencia de sus astronautas en la Estación Espacial, en vez de 6 meses se cree que podrían estar entre 7 u 8 meses. Esta estrategia es debida a que el final de 2019 se aproxima y será cuando la agencia espacial de los Estados Unidos no quiere seguir pagando el alquiler a los rusos por la utilización de sus cohetes Soyuz. La NASA se ha puesto en contacto con las dos principales empresas comerciales Boeing y SpaceX para conocer cuando tendrán operativas sus naves para llevar astronautas a la Estación Espacial, aceptando que su acoplamiento a la base espacial no fuera de días sino de semanas o meses. De esta forma se garantizaría la permanencia de personas estadounidenses en la I.S.S.

 

13 de abril de 2018, semana muy interesante por lo que respecta a los experimentos realizados por la Expedición-55 a bordo de la Estación Espacial.

En primer lugar, hay que destacar las experiencias con los ratones enviados por la nave Dragón y que Norishige Kanai ha estado estudiando desde su llegada. Por su parte Scott Tingle realiza análisis sobre futuros medicamentos y sus efectos en el espacio, es decir, en estado de microgravedad y su efecto sobre el cuerpo humano. En otro orden de trabajos son relevantes los estudios sobre combustión, biología y física de fluidos.

Al llegar al día de hoy los astronautas tenían una tarea importante, el de desacoplar uno de los grandes instrumentos llevados a la I.S.S. por la nave de carga Dragón y que estaba en la parte externa de popa. Mediante el brazo robotizado Canadarm2 se ha podido trasladar el llamado ASIM hasta la plataforma exterior del módulo Columbus. ASIM es una suite de varios instrumentos creados por el ESA (Agencia Espacial Europea) con una masa total de 314 kilogramos, que servirá para el estudio de las tormentas terrestres.

 

4 de abril de 2018, mientras los dos rusos de la Expedición-55, Anton Shkaplerov estaba realizando trabajos de mantenimiento y Oleg Artemyev ejercitando los músculos en un nuevo sistema de trabajo físico, Norishige Kanai el japonés comenzaba la maniobra de captura de la nave Dragón que estaba a menos de 18 metros de la Estación Espacial.

Después de dos días de persecución el SpX-14 se encuentra acoplado al módulo Harmony de la I.S.S., a partir de ahora y cuando se hayan abierto las dos escotillas se deberán transportar ye instalar las nuevas cargas traídas desde la Tierra.

Entre las investigaciones que llegan del Laboratorio Nacional de EE. UU, se encuentra una investigación de Seguimiento Metabólico para evaluar el uso de un nuevo método para evaluar, en microgravedad, los impactos metabólicos de las drogas farmacéuticas. Esto podría conducir a medicamentos más efectivos y menos costosos en la Tierra. La Plataforma Variable-g Multiuso (MVP) servirá como un nuevo banco de pruebas a bordo de la Estación Espacial, capaz de albergar 12 módulos de experimentos separados con muestras tales como plantas, células, cristales de proteínas y moscas de la fruta. 

 

2 de abril de 2018, en estas últimas horas, después del paseo espacial realizado, los astronautas de la Expedición-55 se han dedicado a experimentos sobre problemas físicos de los propios tripulantes, entre ellos destacan la forma de combatir el dolor de cabeza y otros ensayos médicos. Pero lo principal ha sido el seguir el lanzamiento de una nave Dragón, la que pertenece a la misión SpX-14 que llevará a la Estación Espacial 2647 kilogramos de material científico y víveres.

A las 20:30 GMT y sobre la rampa de lanzamiento LC-40 el cohete Falcón 9 encendía sus 9 motores Merlín D, el navío comenzaba a subir siguiendo la ruta perfecta para llegar a su objetivo. Hay que mencionar que en este lanzamiento la primera fase de Falcón 9 era reutilizable y que la cápsula Dragón ya ha volado en dos ocasiones más.

A los pocos minutos del disparo Dragón se encontraba en órbita terrestre y con sus dos paneles abiertos, ahora le resta una persecución de dos días para finalizar con el acoplamiento en el módulo Harmony de la I.S.S., esto será el miércoles 4 de este mes de abril.

 

2 de abril de 2018, la que fuera primera base espacial de China ha desaparecido en el Pacífico sur. Sabíamos que la base Tiangong-1 estaba desde hacía años vacía y errática desde meses atrás, hoy los 8506 kilogramos de este laboratorio de la China se ha destruido completamente después de 2376 días en órbita y haber albergado diversas tripulaciones de naves del tipo Shenzhou.

Lanzada el 30 de septiembre de 2011 este módulo de 12 metros de largo por 3.3 de diámetro estuvo operativo hasta el año 2013, posteriormente fue abandonada en espera de que se lanzara la Tiangong-2. A partir de 2016 y con todas sus reservas de combustible agotadas los ingenieros chinos no podían dirigir su destrucción atmosférica, el seguimiento de los últimos días ha sido exhaustivo, en principio se ha llegado a decir que podía caer en zonas habitadas infringiendo algún tipo de daño, no ha sido así por suerte, el punto exacto de destrucción ha sido sobre la vertical de 13.6º de latitud sur y 195.7º de longitud oeste, es decir donde habitualmente esta el cementerio de residuos orbitales. Cada año caen a la Tierra 100 toneladas métricas de chatarra espacial incluyendo las segundas y terceras fases de cohetes que son lanzados habitualmente desde los distintos centros espaciales de todo el mundo..

 

29 de marzo de 2018, esta semana ha sido de bastante trabajo para los astronautas de la Expedición-55, además de todas las actividades científicas han tenido que preparar y desarrollar un paseo espacial llevado a cabo por los recién llegados  Drew Feustel y Ricky Arnold.

Ayer mismo se dispuso la liberación de una nave de las dos Progress que están acopladas a la Estación Espacial, en concreto la Progress-68, que ha despertado el misterio en los corredores de la NASA. era habitual que una vez la nave de carga rusa se separara de la I.S.S. estuviera como mucho una semana en órbita terrestre antes de caer al Océano Pacífico, en el caso de la Progress-68 este tiempo se prolongará hasta cuatro semanas, es decir que hasta el 25 de abril estará haciendo “algo”. Según conjeturas de especialistas rusos, esta nave era portadora de un instrumento en su fuselaje exterior, que no era habitual, por lo tanto se supone que antes de su destrucción desarrollará algún experimento especifico.

En cuanto al paseo espacial, los dos astronautas nombrados han estado 6 horas y 10 minutos flotando fuera de la Estación Espacial. Hay que resaltar que esta EVA comenzó con 1 hora y 20 minutos de retraso por problemas en uno de los trajes espaciales, pero que a la postre no tuvo ninguna repercusión.

Ricky Arnold y Drew Feustel consiguieron todos sus objetivos; instalar un nuevo equipo de telecomunicaciones y WiFi en el exterior del módulo Tranquility, eliminar dos puentes de fluido refrigerante de amoniaco y el cambio de una cámara de video que todavía operaba en 4:3 por otra en HD. Este paseo espacial será importante para el buen funcionamiento de un nuevo instrumento que se instalará en el exterior del módulo japonés Kibo, el llamado ECOSTRESS que con 465 kilogramos tomará imágenes en HD en el campo de los infrarrojos.

Una vez concluido el paseo espacial, los seis astronautas no tendrán tiempo para el descanso, pues está programado un disparo desde Cabo Cañaveral de una nueva nave Dragón la perteneciente a la misión de reavituallamiento SpX-14, esto será el 2 de abril con una llegada a la Estación Espacial el día 4 siguiente. 

 

23 de marzo de 2018, hoy era el día para que la Expedición-55 fueran de seis astronautas y así ha sido. El comandante de la nave rusa Soyuz MS-08 Oleg Artemyev accionaba los controles automáticos del radar Kurs y la cápsula con tres hombres se acoplaba al módulo Poisk de la Estación Espacial, en ese momento se estaba sobrevolando Serbia en los Balcanes.

Dos horas después, cuando eran las 21:48 GMT(Greenwich Mean Time) se abrían las escotillas para que los seis tripulantes se pudieran fundir en los abrazos de cariño, cuando una nueva nave tripulada se acopla a la I.S.S..

A partir de ahora les espera mucho trabajo, incluida la llegada de una nueva nave de carga Dragón, la SpX-14 el 2 de abril, pero antes hay que enfrentarse con una paseo espacial, que por cierto lo harán dos de los nuevos llegados, Drew Feustel y Ricky Arnold y que está prevista para el 29 de este mes.

 

21 de marzo de 2018, era la noche en Baikonur, exactamente a las 23:44 hora local, cuando la nave Soyuz MS-08 encendía sus motores llevando a bordo a Drew Feustel, Ricky Arnold y el comandante Oleg Artemyev, se iniciaba la Expedición-55 hacia la Estación Espacial.

En pocos minutos el navío llegaba a una órbita inicial de 200 por 242 kilómetros, durante dos días se realizarán los encendidos necesarios para que la nave Soyuz MS-08 pueda acoplarse al módulo Poisk de la Estación Espacial la cual está situada en una trayectoria orbital de 403 por 406 kilómetros, esto sucederá el viernes 23 de marzo. La vuelta de estos tres hombres a la Tierra está programada para el 28 de agosto de este año 2018.

En el interior de la base le estarán esperando el comandante de la nueva Expedición-55 Anton Shkaplerov junto con Scott Tingle y Norishige Kanai, los cuales apoyarán la maniobra de acoplamiento ajustando la posición de la estación, si fuera necesario.

 

19 de marzo de 2018, los tres tripulantes de la actual Expedición-54 están trabajando en labores científicas, sobre todo enfocadas al campo del crecimiento de plantas entre las que destacan el cultivo de lechugas. Por otro lado también tienen puesto un ojo en la Tierra, pues estamos a dos días del nuevo lanzamiento de una nueva triada de astronautas.

En efecto, el próximo 21 de marzo, Oleg Artemyev, Ricky Arnold y Drew Feustel partirán al espacio a bordo de la nave Soyuz MS-08, será el lanzamiento número 1.186 de una Soyuz, desde el comienzo de su historia, allá por los años 60.

Para facilitar el acoplamiento del día 23, la nave Progress-69 ha encendido sus motores durante 1 minuto y 48 segundo, dejando a la Estación Espacial a una altura idónea para el atraque.

Otro de los trabajos realizados por la tripulación de a bordo, es la de preparar una paseo espacial previsto para el 29 de marzo, donde además de trabajos de mantenimiento los astronautas dejarán en el exterior una nueva placa con diferentes materiales para su exposición a las condiciones del espacio.

 

8 de marzo de 2018, los tres residentes de la Estación Espacial siguen efectuando experimentos, pero con un ojo mirando a la base de lanzamientos de Baikonur.

Anton Shkaplerov, Scott Tingle y Norishige Kanai están desarrollando experiencias en el campo del crecimiento de las plantas, medioambiente de la I.S.S., ensayos de combustión y otras labores de mantenimiento. Pero uno de los trabajos más importantes es ir preparando la llegada de lo que será la Expedición-55, que ha de partir de Baikonur el próximo 21 de marzo.

Aquí en la Tierra los tres nuevos astronautas, Oleg Artemyev, Ricky Arnold y Drew Feustel ya se encuentran en el centro de lanzamientos de la Roscosmos en el Kazajstán. Se espera que la persecución de la Estación Espacial tenga una duración de dos días y que se produzca el acoplamiento el 23 de este mes.

 

28 de febrero de 2018, tal y como estaba previsto, ayer se procedió a efectuar el cambio de comandancia de la Estación Espacial, Alexander Misurkin cedió sus atributos a Anton Shkaplerov, el cual será el comandante de las expediciones hasta el mes de junio, cuando vuelva a la Tierra.

Por su parte la actual Expedición-54 dispuso todo para que parte de sus miembros volvieran a las estepas heladas del kaza54 dispuso todo para que parte de sus miembros volvieran a las estepas heladas del Kazajstán. Alexander Misurkin, Joe Acaba y Mark Vande Hei se introdujeron hoy en la cápsula Soyuz MS-06, cuando en Estados Unidos era aun el día 27 de febrero y en Europa ya había cambiado de jornada. Después de unos minutos de separación muy lenta la nave encendió sus motores durante 4 minutos y 39 segundos, de esta forma se redujo la velocidad en 128 m/s, esta operación provocó que la Soyuz MS-06 comenzara a bañarse en las capas altas de la atmósfera terrestre.

Después de soportar la coraza temperaturas de 1.600ºC y los tres astronautas deceleraciones de hasta 5G la nave aparecía sobre las nubes y a las 02:31 GMT(Greenwich Mean Time), los tres tripulantes de la Soyuz aterrizaban perfectamente sobre la nieve a -10ºC. Atrás han quedado 2688 órbitas en 168 días, 5 horas y 14 minutos de misión, ahora allí en la I.S.S. tres astronautas esperan la llegada de los que será la nueva Expedición-55, pero eso sucederá el 21 de marzo próximo. De momento y para mí, Anton Shkaplerov, Scott Tingle y Norishige Kanai seguirán siendo miembros de la Expedición-54 hasta que no se actualice con tres nuevos miembros.

 

23 de febrero de 2018, los miembros de la tripulación de Expedition-54, Alexander Misurkin y Joe Acaba, trabajan con equipos de ciencia de la combustión dentro del módulo de laboratorio Destiny de la estación espacial. Ellos y el resto de la tripulación también investigaron la botánica y la ciencia biomédica, para apoyar a las tripulaciones futuras en misiones más largas en el espacio.

Acaba pasó estos días guardando muestras de botánica en un congelador de ciencia, para el estudio Plant Gravity Perception. Ese experimento pretende observar cómo las plantas detectan la gravedad y la luz en las primeras etapas de crecimiento. El astronauta también esta empaquetando su equipo personal dentro de la nave espacial Soyuz MS-06.

El astronauta japonés Norishige Kanai conectó electrodos en el área de su pecho, usó un manguito para la pierna y realizó una ecografía. Trabajó junto con médicos de tierra para el estudio Vascular Echo, que analiza los vasos sanguíneos y el corazón humano y cómo cambian en el espacio y en la Tierra.

Un par de astronautas también abrieron BEAM hoy para guardar una mano robótica y verificar si hay contaminantes. El cosmonauta Anton Shkaplerov continúa descargando las cargas de la Progress-69 que llegó la semana pasada. El astronauta de la NASA Scott Tingle guardó hábitats de roedores y trabajó en el equipo de ciencia de la combustión.

El comandante de la Expedición-54, Alexander Misurkin, está preparando la nave espacial Soyuz MS-06 para su desacoplamiento el 27 de febrero. Él y los ingenieros de vuelo Joe Acaba y Mark Vande Hei preparan su vuelta de tres horas y media a la Tierra, donde aterrizarán en paracaídas en Kazajstán, después de 168 días en el espacio. Misurkin entregará el comando de la Estación Espacial Internacional al cosmonauta Anton Shkaplerov el mismo lunes 26, antes de volver a casa.

Serán reemplazados por tres nuevos residentes en la Estación Espacial, es decir los que será la Expedición-55. El cosmonauta Oleg Artemyev dirigirá la nave espacial Soyuz MS-08 que se lanzará el 21 de marzo y que lo transportará a él y a los astronautas de la NASA Ricky Arnold y Drew Feustel a la estación espacial dos días después. No es muy habitual que entre la bajada de una tripulación y la subida de la siguiente pasen tres semanas, lo normal es apenas 10 días.

 

16 de febrero de 2018, la Expedición-54 ha completado el paseo espacial por las manos de Mark Vande Hei y Norishige Kanai, cuando en menos del tiempo establecido han conseguido todos sus objetivos y más.

Ambos astronautas salieron al espacio abierto desde el módulo Quest, el destinado a los EVA’s de la NASA, en tan solo dos horas y media han conseguido cambiar de ubicación los dos LEE obsoletos que estaban adosados en el fuselaje de la Estación Espacial. En primer lugar han trasladado el LEE extraído del brazo robotizado el pasado enero hacia una plataforma móvil de la I.S.S., y el antiguo LEE que estaba en esa plataforma lo han llevado al interior del Quest. Se espera que un vuelo de las cápsulas recuperables Dragón pueda volver a la Tierra. El que queda en el exterior de la I.S.S. se mantendrá allí, por si fuera necesaria su instalación en caso que fallara alguno de los operativos.

Como iban por delante del tiempo establecido, los astronautas han recibido la orden de aprovechar las horas que tenían por delante para hacer más trabajos no programados. Primero han lubricado los nuevos LEE, efectores de cierre, del Canadarm2; después han montado nuevos accesorios en el DREXTE, extremo manipulador de cargas pequeñas; y por último han instalado nuevas conexiones eléctricas relacionadas con el brazo robotizado.

En total los dos tripulantes han estado 5 horas y 57 minutos flotando por el exterior de la Estación Espacial, lo cual hace que en el total de paseos espaciales desde 1.998 se contabilicen 1.299 horas y 59 minutos en 208 EVA’s.